LA NACION

Ra­món Cruz. “Con Bi­den pue­de ha­ber una tran­si­ción a una eco­no­mía lim­pia”

El pre­si­den­te del Sie­rra Club des­ta­ca la pla­ta­for­ma am­bien­tal del pre­si­den­te elec­to

- Tex­to Ra­fael Mat­hus Ruiz

WAS­HING­TON.– Ra­món Cruz hi­zo his­to­ria en me­dio de la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus: se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te his­pano del Sie­rra Club, la or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa del me­dio am­bien­te más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos. Puer­to­rri­que­ño, con más de 20 años de ex­pe­rien­cia en sus­ten­ta­bi­li­dad y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, Cruz li­de­ró al Sie­rra Club en su prin­ci­pal ob­je­ti­vo de 2020: sa­car a Do­nald Trump –”el pe­li­gro más gran­de pa­ra el me­dio am­bien­te”, lo de­fi­ne– de la Ca­sa Blan­ca.

Aho­ra, tras el triun­fo de Joe Bi­den y Ka­ma­la Ha­rris en la elec­ción pre­si­den­cial, Cruz ve al futuro con es­pe­ran­za. Bi­den lle­ga a la pre­si­den­cia con el plan más am­bi­cio­so de la his­to­ria pa­ra ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, la ma­yor ame­na­za que en­fren­ta el mun­do. Es una ho­ja de ru­ta que pin­ta de cuer­po en­te­ro al futuro pre­si­den­te: to­ma la vi­sión del Green New Deal, el re­vo­lu­cio­na­rio plan cli­má­ti­co di­se­ña­do por el ala pro­gre­sis­ta de los de­mó­cra­tas, pe­ro en una ver­sión más mo­de­ra­da y gra­dua­lis­ta. Pe­ro, aun así, Cruz cree que Bi­den pue­de con­ver­tir­se en el pre­si­den­te que más es­fuer­zos des­plie­gue pa­ra re­ver­tir el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co y po­ner a Es­ta­dos Uni­dos “al fren­te del li­de­raz­go mun­dial de esa tran­si­ción a una eco­no­mía lim­pia”.

“La pla­ta­for­ma am­bien­tal, de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, de jus­ti­cia am­bien­tal de Bi­den es la más fuer­te de cual­quier can­di­da­to pre­si­den­cial en el pa­sa­do”, di­ce.

Cruz cree que Bi­den tam­bién pue­de ir mu­cho más le­jos que su an­ti­guo je­fe, Ba­rack Oba­ma, por­que “el mer­ca­do ya pa­só la pá­gi­na” y ya va a una eco­no­mía ver­de. Una po­ten­cial tra­ba: el ca­si se­gu­ro con­trol del Se­na­do por par­te de los re­pu­bli­ca­nos.

–¿Qué im­pli­ca el triun­fo de Bi­den pa­ra el cli­ma?

–La pla­ta­for­ma am­bien­tal, de lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, de jus­ti­cia am­bien­tal de Bi­den es la más fuer­te de cual­quier can­di­da­to pre­si­den­cial en el pa­sa­do. Es­ta­mos muy es­pe­ran­za­dos. Real­men­te hay un man­da­to pa­ra aten­der la cri­sis cli­má­ti­ca des­de el pri­mer día pa­ra des­ha­cer o vol­ver a re­cons­truir to­do lo que el pre­si­den­te Trump des­man­te­ló. Él des­man­te­ló to­do el mar­co re­gu­la­to­rio de los úl­ti­mos 50 años pa­ra fa­vo­re­cer a com­pa­ñías con­ta­mi­nan­tes. Él pu­so a los lo­bis­tas, a los ca­bil­de­ros de esas in­dus­trias los pu­so a des­man­te­lar el mar­co re­gu­la­to­rio am­bien­tal. La pri­me­ra prio­ri­dad se­rá des­ha­cer ese da­ño. Y vol­ver a en­trar al Acuer­do de Pa­rís, re­cu­pe­rar el li­de­raz­go mun­dial.

–¿Bi­den va a ser el pre­si­den­te que más ha­ga por lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co?

–Sí, se per­fi­la que sea así. Ob­via­men­te ne­ce­si­ta un Se­na­do que apo­ye, pe­ro va a po­der ha­cer mu­chas co­sas por de­cre­to. Bi­den tie­ne una vi­sión de la eco­no­mía en­te­ra, su

“build back bet­ter” es real­men­te un plan que no es so­lo de in­fra­es­truc­tu­ra y de re­cons­truc­ción, sino que es muy se­me­jan­te a las as­pi­ra­cio­nes del Green New Deal, de po­ner a Es­ta­dos Uni­dos al fren­te del li­de­raz­go mun­dial de esa tran­si­ción a una eco­no­mía lim­pia. Es un cam­bio gran­de.

–¿Pue­de ir más le­jos que Ba­rack Oba­ma?

–Bueno, pue­de ir más le­jos de lo que hi­zo Oba­ma. El mer­ca­do ya pa­só la

–¿Bi­den lle­ga muy tar­de?

–No creo, pe­ro en gran me­di­da eso va a de­pen­der de Chi­na y de có­mo Bi­den re­to­me y re­cons­tru­ya esa re­la­ción. Se ne­ce­si­ta a am­bos lí­de­res mun­dia­les. Trump bá­si­ca­men­te le en­tre­gó en ban­de­ja de plata a Chi­na el li­de­raz­go mun­dial, tan­to eco­nó­mi­co co­mo am­bien­tal y en mu­chos as­pec­tos. En­ton­ces, tú mis­mo aho­ra lo que tie­nes es, si to­ma­mos el ejem­plo del Acuer­do de Pa­rís, Trump le sa­có a Es­ta­dos Uni­dos el li­de­raz­go, se lo dio a Chi­na, y Chi­na ha tra­ta­do de re­mo­de­lar el mun­do a la ima­gen que ellos quieren. Si ves lo que es­tá fi­nan­cian­do a tra­vés del “One Belt One Road”, es lo que hi­zo Es­ta­dos Uni­dos des­pués de la pos­gue­rra. Si lle­ga­mos tar­de o no, es tem­prano pa­ra de­cir­lo. Pe­ro el mun­do ya es­tá en esa di­rec­ción y que Chi­na es­tá to­man­do car­tas en el asun­to ya se sa­be.

–¿Qué re­pre­sen­ta­ba Trump pa­ra el me­dio am­bien­te?

–La ad­mi­nis­tra­ción Trump re­pre­sen­ta el pe­li­gro más gran­de a ni­vel mun­dial pa­ra el me­dio am­bien­te. Él y su flo­ta de lo­bis­tas y ca­bil­de­ros que pu­so en las agen­cias fe­de­ra­les se han de­di­ca­do a des­man­te­lar el mar­co re­gu­la­to­rio am­bien­tal de es­te país, que se cons­tru­yó du­ran­te los úl­ti­mos 50 años. Ellos se han da­do la ta­rea de des­man­te­lar­lo. Ha si­do ne­fas­to. Ellos han ayu­da­do a la in­dus­tria del car­bón cuan­do el mer­ca­do ya dio vuel­ta la pá­gi­na. Con to­do el res­pal­do que han te­ni­do de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, se han ce­rra­do al­re­de­dor de la mi­tad de las plan­tas de car­bón en Es­ta­dos Uni­dos. Ya es una ten­den­cia muy di­fí­cil de re­ver­tir. El mer­ca­do ya pa­só la pa­gi­na, y te­ne­mos una ad­mi­nis­tra­ción que es­tá tra­tan­do de re­vi­vir­la en vez de pa­sar la pá­gi­na tam­bién e in­ver­tir en ener­gía lim­pia.

–¿Qué lec­cio­nes de­jó la pan­de­mia?

–Los cien­tí­fi­cos son las per­so­nas que me­jor nos pue­den de­cir qué te­ne­mos que ha­cer. El me­jor co­no­ci­mien­to po­si­ble de­be dic­tar los pa­sos a se­guir. Eso lo ha de­ja­do muy en cla­ro la pan­de­mia. Los paí­ses que aler­ta­ron rá­pi­da­men­te son los paí­ses que me­jor la han po­di­do en­fren­tar. Eso ha que­da­do muy cla­ro. A me­di­da que ha­ya otras epi­de­mias y otros desas­tres na­tu­ra­les que so­la­men­te se van a agra­var más con el cam­bio cli­má­ti­co, ese men­sa­je que­da cla­ro. Hay mu­cha gen­te que ha di­cho que la caí­da de la eco­no­mía de­jó ciu­da­des con aires más lim­pios, me­jor ca­li­dad de agua. Eso se ce­le­bra, pe­ro sa­be­mos que una vez que em­pie­ce el mo­tor de la eco­no­mía ha­brá nue­vos im­pac­tos, y por eso la im­por­tan­cia de crear em­pleo ba­jo una eco­no­mía lim­pia. Una de las en­se­ñan­zas de es­te pe­río­do ha si­do ver, so­bre to­do en un país tan con­su­mis­ta co­mo Es­ta­dos Uni­dos, qué co­sas son im­por­tan­tes, y cuá­les no. pá­gi­na, el mer­ca­do es­tá de nues­tro la­do. El car­bón es una tec­no­lo­gía del si­glo XIX. Hay una opor­tu­ni­dad de ir más allá de lo que hi­zo Oba­ma. Oba­ma sen­tó las ba­ses, ne­go­ció el Acuer­do de Pa­rís, pe­ro ya cin­co años des­pués la gen­te ya sa­be a dón­de va el mun­do. El ni­vel de in­ver­sión de las tec­no­lo­gías de al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía, de ener­gía re­no­va­ble, ha cam­bia­do bas­tan­te. Hay una for­ma de so­bre­pa­sar lo que hi­zo Oba­ma por­que va a ser el mo­tor eco­nó­mi­co del futuro. Eso ya se sa­be. Bi­den no tie­ne que lu­char por ga­nar un es­pa­cio que no es­ta­ba to­ma­do an­tes.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina