LA NACION

Re­cha­zo de ADEPA, Fo­pea y la SIP a las crí­ti­cas de Rai­mun­di

El em­ba­ja­dor an­te la OEA re­la­cio­nó a los me­dios con el law­fa­re

- car­los rai­mun­di em­ba­ja­dor an­te la oea Politics · Nicolás Maduro · Venezuela · Twitter · Inter-American Press Association

La Aso­cia­ción de En­ti­da­des Pe­rio­dís­ti­cas Ar­gen­ti­nas (ADEPA), que ac­tual­men­te agru­pa a 180 em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas de to­do el país, ex­pre­só ayer su preo­cu­pa­ción por los di­chos del em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Car­los Rai­mun­di, quien fus­ti­gó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al afir­mar que en el país “se co­rrió el ho­ri­zon­te de la li­ber­tad de ex­pre­sión has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos”. Su­ma­ron tam­bién su re­cha­zo la So­cie­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Pren­sa (SIP) y el Fo­ro de Pe­rio­dis­mo Ar­gen­tino (Fo­pea).

Rai­mun­di, que ha­ce poco sa­lió en de­fen­sa del ré­gi­men de Nicolás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la, se reunió an­te­ayer con el nue­vo re­la­tor de Li­ber­tad de Ex­pre­sión por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), Pe­dro Va­ca. Tras el en­cuen­tro, el re­pre­sen­tan­te ar­gen­tino ex­pre­só por Twit­ter al­gu­nos de los te­mas con­ver­sa­dos y de­nun­ció la exis­ten­cia de law­fa­re, que de­fi­nió co­mo un me­ca­nis­mo que, “a tra­vés del es­car­nio pú­bli­co, ge­ne­ra un cli­ma de con­de­na so­cial que lue­go con­di­cio­na el ac­cio­nar del Po­der Ju­di­cial”.

“Su dis­pa­ra­ta­da reivin­di­ca­ción de la teo­ría del law­fa­re vie­ne sien­do uti­li­za­da en nues­tro país des­de ha­ce años pa­ra des­le­gi­ti­mar no so­lo los pro­ce­sos ju­di­cia­les en cau­sas por co­rrup­ción e in­cum­pli­mien­to de los de­be­res de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, sino la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca, una de las fun­cio­nes bá­si­cas de la pren­sa en de­mo­cra­cia, en tan­to es­ta ejer­ce una fun­ción de au­di­to­ría so­cial so­bre los abu­sos en el ejer­ci­cio del po­der y el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos”, in­di­có ADEPA. Y aña­dió: “De los di­chos de Rai­mun­di, pa­re­ce des­pren­der­se que la li­ber­tad de ex­pre­sión es una con­ce­sión ex­tra­or­di­na­ria de los go­bier­nos de la cual la ciu­da­da­nía de­be­ría es­tar agra­de­ci­da, y no un de­re­cho inalie­na­ble de la so­cie­dad”.

“Con un dis­cur­so si­mi­lar a las dic­ta­du­ras, el em­ba­ja­dor ar­gen­tino se va­na­glo­ria de la ‘to­le­ran­cia’ de un go­bierno a las crí­ti­cas co­mo si fue­ra una no­ve­dad en la his­to­ria argentina, don­de, des­de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, to­dos los go­bier­nos han te­ni­do co­mo re­qui­si­to de­mo­crá­ti­co pre­ci­sa­men­te el es­tar abier­tos a las crí­ti­cas. Nos preo­cu­pa que se con­si­de­re ex­ce­si­va la li­ber­tad de ex­pre­sión en nues­tro país cuan­do pa­ra no­so­tros es in­su­fi­cien­te, da­da la per­sis­ten­cia de li­mi­ta­cio­nes di­rec­tas e in­di­rec­tas al tra­ba­jo dia­rio de los pe­rio­dis­tas en mu­chos lu­ga­res del país”, agre­gó Fo­pea.

La SIP, en tan­to, ex­pre­só: “SIP com­par­te preo­cu­pa­ción de ADEPA so­bre de­cla­ra­cio­nes de em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te la OEA, con­tra­rias a la li­ber­tad de pren­sa”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina