LA NACION

Com­pul­sión por re­pe­tir erro­res del pa­sa­do

- Nés­tor O. Sci­bo­na

Un acon­te­ci­mien­to tan ines­pe­ra­do y dis­rup­ti­vo co­mo la pan­de­mia de Covid-19, que agra­vó múl­ti­ples pro­ble­mas cró­ni­cos de arras­tre, bien po­dría ser uti­li­za­do por el go­bierno de Al­ber­to Fer­nán­dez pa­ra pre­sen­tar un diag­nós­ti­co más rea­lis­ta de ca­ra al futuro: la Argentina en­tró mal y sal­drá peor de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca. Tras la caí­da ré­cord del PBI en 2020 (-11,5%, más pro­fun­da que en 2001/2002), le lle­va­rá tres años re­tor­nar a los ra­quí­ti­cos ni­ve­les de 2019, a me­nos que un fuer­te re­pun­te de la ba­jí­si­ma in­ver­sión pri­va­da per­mi­ta agran­dar la tor­ta pro­duc­ti­va, ex­por­tar más, re­po­ner o crear empleos for­ma­les y ba­jar la po­bre­za.

Ese diag­nós­ti­co, que me­ses atrás apa­re­ció ais­la­da­men­te en de­cla­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas de unos po­cos fun­cio­na­rios, de­be­ría ad­mi­tir que nin­guno de los pro­ble­mas ma­cro­eco­nó­mi­cos (co­men­zan­do por el al­to déficit fis­cal sin fi­nan­cia­ción ge­nui­na) po­drá ser re­suel­to de un año pa­ra otro por la va­cu­na. Pe­ro, si se ac­tua­ra con sen­sa­tez, po­dría jus­ti­fi­car un nue­vo pun­to de par­ti­da pa­ra im­pul­sar acuer­dos en el Con­gre­so so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas a me­diano y lar­go pla­zo, que evi­ten el cons­tan­te cam­bio de re­glas. Así, el Es­ta­do pa­sa­ría a ser par­te de la so­lu­ción y no del pro­ble­ma co­mo vie­ne ocu­rrien­do des­de ha­ce dé­ca­das.

No obs­tan­te, el rum­bo va en sen­ti­do con­tra­rio. Cuan­do fal­tan 11 me­ses pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas va di­lu­yén­do­se cual­quier po­si­bi­li­dad de acuer­dos po­lí­ti­cos. La es­tra­te­gia del ofi­cia­lis­mo es con­fron­tar abier­ta­men­te con la opo­si­ción de Jun­tos por el Cam­bio (que ha­ce un año ob­tu­vo el 41% de los vo­tos), en­san­char la grie­ta po­lí­ti­ca y cor­tar­se so­lo, aún con sus fuer­tes di­ver­gen­cias in­ter­nas a cues­tas. Al­ber­to Fer­nán­dez es­tá con­di­cio­na­do por las car­tas de Cris­ti­na Kirch­ner y su agen­da pa­ra avan­zar so­bre el Po­der Ju­di­cial, ser ex­cul­pa­da en sus cau­sas por co­rrup­ción; de­bi­li­tar ins­ti­tu­cio­nal­men­te a la Pro­cu­ra­ción Ge­ne­ral; ali­near al Se­na­do de­trás de sus ini­cia­ti­vas y con­ti­nuar ubi­can­do a mi­li­tan­tes de La Cám­po­ra y el Ins­ti­tu­to Pa­tria en áreas cla­ve del Po­der Eje­cu­ti­vo.

Sin plan eco­nó­mi­co y con prio­ri­da­des con­tra­dic­to­rias, el Go­bierno pa­só a mos­trar una com­pul­sión por re­pe­tir erro­res del pa­sa­do. No so­lo se pa­re­ce ca­da vez más a los de CFK por vol­ver a su­bir la pre­sión tri­bu­ta­ria con la crea­ción o au­men­to de 14 im­pues­tos, co­mo aca­ba de enu­me­rar el tri­bu­ta­ris­ta Se­bas­tián Domínguez y lle­var el to­tal a ca­si 170. O por exal­tar las vir­tu­des de un Es­ta­do tan so­bre­di­men­sio­na­do co­mo de­fi­ci­ta­rio y fa­lli­do en sus fun­cio­nes bá­si­cas, sin ha­ber pro­pues­to si­quie­ra un cam­bio es­truc­tu­ral. Ha­ce 20 días, el Pre­si­den­te afir­mó que su de­ber “es ve­nir a ter­mi­nar con la ta­rea que em­pe­zó Nés­tor y que si­guió Cris­ti­na”, sin re­pa­rar en que el úl­ti­mo con­du­jo a la de­rro­ta elec­to­ral del kirch­ne­ris­mo. Pa­ra­fra­sean­do a Jor­ge Luis Bor­ges, la Argentina tie­ne to­do el pa­sa­do por de­lan­te.

Sin em­bar­go, el Go­bierno tam­bién tie­ne por de­lan­te la ta­rea de evi­tar que el des­or­de­na­do trán­si­to del ASPO al DISPO has­ta que pue­da es­tar dis­po­ni­ble la pri­me­ra va­cu­na, con­duz­ca a un des­ba­ra­jus­te ma­yor por la abun­dan­cia de pe­sos y la am­plia bre­cha cam­bia­ria. Por eso es­tá mez­clan­do re­cien­tes do­sis de or­to­do­xia eco­nó­mi­ca con ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­lis­tas, en un do­ble men­sa­je que agre­ga más con­fu­sión al sec­tor pri­va­do. No ha­ce falta ser es­pe­cia­lis­ta pa­ra ad­ver­tir que po­pu­lis­mo sin re­cur­sos es si­nó­ni­mo de ma­yo­res ma­les eco­nó­mi­cos.

En es­ta mis­ma se­ma­na, el ofi­cia­lis­mo apli­có es­ta com­bi­na­ción en cua­tro acciones.

Por un la­do, la ley de pre­su­pues­to pa­ra 2021 re­du­ce el déficit primario por la eli­mi­na­ción de los gas­tos aso­cia­dos al Covid (IFE y ATP). Pe­ro, al ajus­tar las par­ti­das a ba­se de una im­pro­ba­ble in­fla­ción de 29% anual, de­ja mar­gen pa­ra una dis­tri­bu­ción más dis­cre­cio­nal de otros gas­tos y obras pú­bli­cas en el año elec­to­ral si pre­vi­si­ble­men­te la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va su­pera ese por­cen­ta­je.

Por otro, el au­men­to por de­cre­to de 5% en las ju­bi­la­cio­nes de di­ciem­bre ele­va la mí­ni­ma a $19.035 men­sua­les (un mon­to in­fe­rior a la ca­nas­ta ali­men­ta­ria que determina la lí­nea de in­di­gen­cia) y la má­xi­ma $112.900. Los in­cre­men­tos acu­mu­la­dos de 35,3% y 24,3% res­pec­ti­va­men­te, acha­tan la pi­rá­mi­de pre­vi­sio­nal y so­lo en el pri­mer ca­so se acer­can a la in­fla­ción de es­te año. Pa­ra 2021, la ley de pre­su­pues­to pre­vé una suba no­mi­nal de 30,5% en el gas­to pre­vi­sio­nal, en una im­plí­ci­ta in­cor­po­ra­ción de la fu­tu­ra fór­mu­la de mo­vi­li­dad que eli­mi­na la in­de­xa­ción por in­fla­ción y es­ta­ble­ce dos ajus­tes se­mes­tra­les.

Co­mo con­tra­par­ti­da, la me­dia san­ción en Dipu­tados del con­tro­ver­ti­do im­pues­to “por úni­ca vez” a las gran­des for­tu­nas, im­pul­sa­do por Má­xi­mo Kirch­ner, fue pre­sen­ta­do por el ofi­cia­lis­mo co­mo un apor­te so­li­da­rio (pe­ro obli­ga­to­rio) de los más ri­cos a los más po­bres y mo­ti­vó no so­lo el apo­yo de la poco es­pon­tá­nea “ca­ra­va­na fe­de­ral” de La Cám­po­ra y par­te del sin­di­ca­lis­mo, sino el uná­ni­me re­cha­zo de las prin­ci­pa­les en­ti­da­des em­pre­sa­rias por su ca­rác­ter con­fis­ca­to­rio y por in­cluir ac­ti­vos pro­duc­ti­vos con lo cual ahu­yen­ta fu­tu­ras in­ver­sio­nes. Aun­que su re­cau­da­ción bus­ca mo­ri­ge­rar los efec­tos de la pan­de­mia, la dis­tri­bu­ción tam­bién es dis­cu­ti­ble: ca­si la mi­tad se des­ti­na a pro­yec­tos de gas na­tu­ral a car­go de la es­ta­tal Iea­sa en acuer­dos con YPF (25%) y a sub­si­dios a mipy­mes (20%). El res­to, en­tre com­pras de va­cu­nas y equi­pa­mien­to médico (20%); be­cas Pro­gre­sar (20%) y ha­bi­tan­tes de ba­rrios po­pu­la­res re­gis­tra­dos (15%),

Pa­ra com­ple­tar el cua­dro, la car­ta que el blo­que de se­na­do­res K en­vió a la di­rec­to­ra ge­ren­te del FMI re­to­ma el dis­cur­so de cam­pa­ña de Al­ber­to Fer­nán­dez, al acu­sar al or­ga­nis­mo de vio­lar sus es­ta­tu­tos por ha­ber­le pres­ta­do mu­cho a Mauricio Ma­cri, re­cla­mar­le res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da y abs­te­ner­se de “exi­gir o con­di­cio­nar las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la Argentina pa­ra los pró­xi­mos años”. Pe­ro el con­cep­to que usa­ron y abu­sa­ron el Pre­si­den­te y el mi­nis­tro de Eco­no­mía des­de que asu­mie­ron, fue la ac­ti­tud “cons­truc­ti­va” del Fon­do con la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da; que no ame­ri­ta pe­dir­le aho­ra que vio­le sus es­ta­tu­tos con una re­con­si­de­ra­ción de los in­tere­ses y un pla­zo de amortizaci­ón de va­rias dé­ca­das. O sea que la cul­pa es del que pres­ta, aun­que la Argentina in­cum­plió los 28 acuer­dos que fir­mó con el Fon­do en 62 años.

Más ubi­ca­do, el mi­nis­tro Guzmán aca­ba de pe­dir el apo­yo de los go­bier­nos del G-20, don­de los paí­ses cen­tra­les son los que de­ci­den en el board del FMI y no Kris­ta­li­na Geor­gie­va, quien an­tes pi­dió una ho­ja de ru­ta y “un am­plio con­sen­so po­lí­ti­co” so­bre el futuro pro­gra­ma. Por eso se en­via­rá al Con­gre­so el futuro acuer­do, un sen­de­ro fis­cal, mo­ne­ta­rio y de acu­mu­la­ción de re­ser­vas por tres años, más una ley pa­ra que los cré­di­tos ex­ter­nos (in­clu­so del FMI) ten­gan apro­ba­ción le­gis­la­ti­va y no pue­dan ser des­ti­na­dos a gas­tos co­rrien­tes del Es­ta­do. Di­fí­cil sa­ber si la car­ta es “pa­ra la tribuna lo­cal” co­mo su­po­nen al­gu­nos, o si le com­pli­ca­rá al Go­bierno la re­pro­gra­ma­ción de los vencimient­os por US$44.000 mi­llo­nes.

El pa­no­ra­ma se­ría di­fe­ren­te si la Argentina tu­vie­ra po­lí­ti­cas de Es­ta­do y las re­glas no cam­bia­ran pen­du­lar­men­te con ca­da go­bierno. Pe­ro ni aún con las po­cas que se acor­da­ron en los úl­ti­mos años pu­do ase­gu­rar­se su cum­pli­mien­to.

Sin ir más le­jos, no se res­pe­ta­ron los 190 días de cla­se; ni la jor­na­da ex­ten­di­da en las es­cue­las; se aca­ban de res­trin­gir be­ne­fi­cios de la ley de eco­no­mía del co­no­ci­mien­to y el Po­der Ju­di­cial a ni­vel na­cio­nal y pro­vin­cial aún no im­ple­men­tó los Cuer­pos Mé­di­cos Fo­ren­ses pre­vis­tos en la nue­va ley de ries­gos de tra­ba­jo de 2017, pa­ra evi­tar in­dem­ni­za­cio­nes des­co­mu­na­les que fo­men­ta­ron la in­dus­tria del jui­cio. Tam­bién aho­ra se ha­bla de otra ley de hi­dro­car­bu­ros, que su­frió cambios con ca­da go­bierno.

No es un se­cre­to que los paí­ses que lo­gra­ron es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca du­ran­te dé­ca­das in­clu­ye­ron en las le­yes la exi­gen­cia de ma­yo­rías le­gis­la­ti­vas especiales (ge­ne­ral­men­te de dos ter­cios) pa­ra mo­di­fi­car­las o de­ro­gar­las. Pre­ci­sa­men­te, la cláu­su­la que el cris­ti­nis­mo bus­ca anu­lar pa­ra de­sig­nar al futuro je­fe de los fis­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina