LA NACION

La fo­to que con­fir­ma las tor­pe­zas ca­pri­cho­sas

- Pa­blo Sir­vén Santiago de los Caballeros · Argentina · Tucuman · Michelangelo · William Welch · Mauricio Macri · Europe

No por re­ma­ni­da, una vez más la fra­se “una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras” vol­vió a cons­ta­tar­se muy do­lo­ro­sa­men­te en los he­chos en cuan­to tras­cen­dió el vi­deo de un hom­bre car­gan­do en bra­zos y a pie a una ni­ña en­fer­ma de cán­cer por­que la po­li­cía no de­ja­ba in­gre­sar su vehícu­lo en el te­rri­to­rio de la pro­vin­cia de San­tia­go del Es­te­ro, en el mar­co de las res­tric­cio­nes por el Covid-19.

Esa ins­tan­tá­nea, más que otras de los mi­lla­res que se ge­ne­ra­ron en la Argentina des­de que es­ta­lló la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, ca­ló en las fi­bras más ín­ti­mas de to­dos los que la vie­ron por­que vino a sin­te­ti­zar en un so­lo gol­pe de vis­ta la mag­ni­tud de las tor­pe­zas ca­pri­cho­sas y las sal­va­ja­das au­to­ri­ta­rias que, con la ex­cu­sa de las cua­ren­te­nas, han ve­ni­do des­ple­gan­do au­to­ri­da­des de dis­tin­tos dis­tri­tos.

Die­go Jiménez, el pa­pá de Abi­gail, la chi­ca de do­ce años que ha­bía si­do lle­va­da a Tu­cu­mán pa­ra tra­tar­se un tu­mor en su pier­na, se can­só de es­pe­rar a que lo au­to­ri­za­ran a pa­sar y de­ci­dió cru­zar la fron­te­ra ca­mi­nan­do, con su hi­ja al­za­da.

La ima­gen es de­sola­do­ra: lo ve­mos de atrás avan­zar por una ru­ta de­sier­ta en el ins­tan­te que va a pa­sar una se­ñal de trán­si­to que in­di­ca el in­gre­so a San­tia­go del Es­te­ro.

La com­po­si­ción de la ima­gen re­mi­te le­ja­na­men­te a La Pie­dad, de Miguel Án­gel. En aque­lla, ve­mos de fren­te a María, la ma­dre de Cris­to, que re­ci­be en su re­ga­zo el cuer­po exá­ni­me de su hi­jo tras ser ba­ja­do de la cruz. En es­ta, al hom­bre se lo ve de es­pal­das, pe­ro des­bor­da, a am­bos la­dos de su cuer­po, el de su hi­ja gra­ve­men­te en­fer­ma.

Un ilus­tra­dor, co­no­ci­do en las re­des so­cia­les co­mo Mal­di­ta Co­ma­dre­ja (@Co­ma­dre­ja­dark), cap­tó ese mo­men­to y al re­di­bu­jar­lo lo con­vir­tió en un ícono que des­de su pu­bli­ca­ción se ha vi­ra­li­za­do fu­rio­sa­men­te, re­pro­du­ci­do por anó­ni­mos has­ta por el ex­pre­si­den­te Mauricio Ma­cri.

El pre­ci­so ins­tan­te en que un miliciano es de­rri­ba­do en ple­na Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la; la fo­to de la ni­ña viet­na­mi­ta hu­yen­do des­nu­da de los ho­rro­res de otra san­gría bé­li­ca; el ma­ni­fes­tan­te so­li­ta­rio que ha­ce fren­te a los tan­ques que avan­zan por la Pla­za de Tia­nan­mén; el ni­ñi­to si­rio que ya­ce co­mo dor­mi­do en una pla­ya tur­ca tras mo­rir aho­ga­do en un nau­fra­gio de in­mi­gran­tes ha­cia Eu­ro­pa fue­ron chispazos que po­drían no ha­ber tras­cen­di­do si al­guien no se hu­bie­se to­ma­do el tra­ba­jo de cap­tu­rar­los en re­gis­tros que que­da­ron pa­ra la pos­te­ri­dad.

Del vi­deo que co­mo tes­ti­mo­nio del abu­so que su­frían gra­ba­ron los pa­dres de Abi­gail sur­ge la ima­gen de la ca­mi­na­ta la­ce­ran­te, la fo­to del año que me­jor sin­te­ti­za es­tos me­ses de tan­tos su­fri­mien­tos y mal­tra­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina