LA NACION

Ve­ci­nos de­nun­cian ro­bos y hur­tos en el Ba­jo de San Isi­dro

La pre­sen­cia de una ca­sa to­ma­da y dos asal­tos re­gis­tra­dos en po­cos días preo­cu­pan a los ha­bi­tan­tes de una tra­di­cio­nal zo­na del co­nur­bano nor­te

- Ariel Fes­ta Crime · Personal Safety · Mendoza · Como · Francisco de Miranda · Una · Buenos Aires

Ve­ci­nos de San Isi­dro es­tán preo­cu­pa­dos por ro­bos en la zo­na co­no­ci­da co­mo el Ba­jo. En uno de esos epi­so­dios, una mu­jer que se en­con­tra­ba den­tro su au­to­mó­vil fue sor­pren­di­da por dos de­lin­cuen­tes que le apun­ta­ron con un ar­ma en la ca­be­za pa­ra ro­bar­le el vehícu­lo. Dos se­ma­nas atrás, Pau­la, que vi­ve des­de ha­ce más de cua­tro años en el ba­rrio, re­gre­só a su hogar y se en­con­tró con que fal­ta­ban tres bi­ci­cle­tas y sus res­pec­ti­vos cas­cos. Esos su­ce­sos, re­gis­tra­dos es­te mes, in­tran­qui­li­za­ron a los mo­ra­do­res de un área por lo ge­ne­ral tran­qui­la.

“Yo ha­bía sa­li­do dos ho­ras, y en ese lap­so en­tra­ron. Sal­ta­ron el por­tón de mi ca­sa y pa­sa­ron por arri­ba de las bi­ci­cle­tas. Ten­go mie­do por­que si pue­den sal­tar un por­tón de ca­si 3 me­tros de al­to, en­ton­ces pue­den me­ter­se en cual­quier la­do”, con­tó la ve­ci­na dam­ni­fi­ca­da por ese ro­bo.

Unos días an­tes, el 5 del ac­tual, cer­ca de las 20, una ami­ga de Pau­la se en­con­tra­ba en su au­to­mó­vil es­pe­rán­do­la a muy po­cos me­tros de su ca­sa. En ese mo­men­to, fue abor­da­da por dos de­lin­cuen­tes. “Apa­re­ció un hom­bre ar­ma­do di­cién­do­me a los gri­tos que me ba­ja­ra del au­to. Ins­tin­ti­va­men­te le to­mé la mu­ñe­ca pa­ra que no me dis­pa­ra­ra, el hom­bre se­guía gri­tán­do­me. Lo­gré to­mar mi car­te­ra, mi ce­lu­lar y las lla­ves, me ba­jó a los em­pu­jo­nes del au­to y em­pe­cé a co­rrer”, re­la­tó Flo­ren­cia, la víc­ti­ma de ese he­cho de vio­len­cia. Los la­dro­nes no pu­die­ron lle­var­se el vehícu­lo.

Se­gún ex­pli­có esa mu­jer, la po­li­cía ac­tuó rá­pi­da­men­te y poco des­pués fue­ron cap­tu­ra­dos tres sos­pe­cho­sos, que tie­nen an­te­ce­den­tes por ro­bo de au­to­mó­vi­les. Se­gún pu­do ave­ri­guar la na­cion, so­lo uno de esos hom­bres que­dó de­te­ni­do, mien­tras que sus pre­sun­tos cóm­pli­ces fue­ron li­be­ra­dos la se­ma­na pa­sa­da.

Fuen­tes de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San Isi­dro in­for­ma­ron que en los úl­ti­mos me­ses so­lo se tie­ne re­gis­tra­do la de­nun­cia de dos in­ten­tos de ro­bos. Uno de esos ca­sos su­ce­dió el pa­sa­do 5 de es­te mes cuan­do tres de­lin­cuen­tes fue­ron de­te­ni­dos por mó­vi­les que se des­ple­ga­ron en la zo­na an­te un lla­ma­do al 911 que aler­ta­ba so­bre el epi­so­dio que tu­vo co­mo víc­ti­ma a Flo­ren­cia, en Suá­rez Sán­chez al 800, y un frustrado hur­to de bi­ci­cle­tas en Pe­dro Mendoza al 100.

“De lo re­gis­tra­do sur­ge que no hay in­cre­men­to de in­se­gu­ri­dad, sino he­chos ais­la­dos. No obs­tan­te, se pu­so ma­yor aten­ción en los pa­tru­lla­jes y en el mo­ni­to­reo de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ins­ta­la­das en esa zo­na”, ase­gu­ra­ron en la in­ten­den­cia.

Co­mo me­di­da de pre­ven­ción tras esos he­chos de in­se­gu­ri­dad, los ve­ci­nos del ba­rrio de­ci­die­ron man­te­ner víncu­los a tra­vés de las re­des so­cia­les pa­ra in­ter­cam­biar­se aler­tas an­te mo­vi­mien­tos anor­ma­les en la zo­na. Has­ta an­tes del ini­ció de la cua­ren­te­na pa­ra la pre­ven­ción de con­ta­gios del co­ro­na­vi­rus Covid-19, a muy po­cos me­tros de la zo­na don­de ocu­rrie­ron los úl­ti­mos ro­bos de­nun­cia­dos, fun­cio­na­ba una es­cue­la. La ac­ti­vi­dad del Co­le­gio San Juan El Pre­cur­sor au­men­ta­ba no­ta­ble­men­te el trán­si­to de per­so­nas por el ba­rrio, lo que ha­cía sen­tir más se­gu­ros a los ve­ci­nos, se­gún con­ta­ron aque­llos que vi­ven en ese ba­rrio.

En la ca­lle Es­ta­nis­lao Díaz una fa­mi­lia de­ci­dió au­to­pro­te­ger­se con un ten­di­do eléc­tri­co so­bre el pa­re­dón de su ca­sa: “Ha­ce un tiem­po, cuan­do le en­tra­ron a ro­bar a una ve­ci­na, ade­más de ro­bar­le su­frió un he­cho de vio­la­ción. Nues­tra me­dia­ne­ra es ba­ja, por tal ca­so, pue­den sal­tar rá­pi­da­men­te acá, es por eso que co­lo­ca­mos el ten­di­do eléc­tri­co”, ex­pli­có la mu­jer que de­ci­dió elec­tri­fi­car su me­dia­ne­ra.

Una con­flic­ti­va pro­pie­dad

Otra ve­ci­na que re­si­de en la mis­ma ca­lle di­jo que de­nun­ció la pre­sen­cia en la zo­na de gen­te que con­su­mía dro­gas en la ma­dru­ga­da. “Lla­mé y vino la guar­dia ur­ba­na”, con­tó.

Una ca­sa aban­do­na­da se­ría el lu­gar mar­ca­do por los ve­ci­nos co­mo pun­to de ven­ta y con­su­mo de dro­gas. Una mu­jer que vi­ve en Es­ta­nis­lao Díaz el 800, cer­ca de esa vivienda, ase­gu­ró: “Nun­ca fui mie­do­sa, pe­ro te­me­mos que em­peo­re, que se me­tan en las ca­sas”.

En tan­to que Ma­ri­na, que tie­ne su vivienda en Maes­tro Suá­rez Sán­chez, ex­pre­só: “Por la cua­ren­te­na hu­bo un mon­tón de pre­sen­cia po­li­cial. Aho­ra hay po­ca. Ne­ce­si­ta­mos una res­pues­ta más rá­pi­da pa­ra que la po­li­cía lle­gue a tiem­po. Cua­tro me­ses atrás, a unas po­cas ca­sas de acá es­ta­ban los al­ba­ñi­les tra­ba­jan­do y se ba­ja­ron dos pi­bes de un au­to y les ro­ba­ron ce­lu­la­res y bi­lle­te­ras”.

Al­gu­nos me­ses atrás, una per­so­na in­gre­só a ro­bar en la vivienda ubi­ca­da en Maes­tro Suá­rez Sán­chez al 800, y tras ser bus­ca­da in­ten­sa­men­te por la po­li­cía, co­men­zó a sal­tar las me­dia­ne­ras de las ca­sas pa­ra huir de los agen­tes. En las se­ma­nas con más res­tric­cio­nes por la cua­ren­te­na, dos ro­bos ocu­rrie­ron en vi­vien­das so­bre la ca­lle Es­ta­nis­lao Díaz. Lau­ra, una de las víc­ti­mas, ase­gu­ró que no lle­gó a dar­se cuen­ta del he­cho por lo rá­pi­do que ocu­rrió to­do. “Sal­ta­ron el por­tón, y des­de aden­tro uno le pa­só la bi­ci­cle­ta a otro que es­ta­ba afue­ra y des­pués se fue­ron”.

Ve­ci­nos del lu­gar ase­ve­ra­ron que la ca­lle Pe­dro de Mendoza, la cual es­tá pe­ga­da a las vías del tren y con muy poco trán­si­to, se­ría uti­li­za­da por los de­lin­cuen­tes pa­ra una rá­pi­da fu­ga lue­go de co­me­ter ilí­ci­tos.

Las fuen­tes del mu­ni­ci­pio afir­ma­ron que no han re­ci­bi­do reclamos de los ve­ci­nos y des­ta­ca­ron que man­tie­nen “una ex­ce­len­te re­la­ción con ellos”. Y agre­ga­ron: ”Las co­mi­sa­rías y la pre­sen­cia po­li­cial de­pen­den del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la pro­vin­cia de Buenos Aires. El mu­ni­ci­pio in­vier­te mu­chos re­cur­sos en el pa­tru­lla­je municipal y cá­ma­ras, aun­que por falta de au­to­no­mía no tie­ne una po­li­cía pro­pia ni pue­de de­ter­mi­nar po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad en el par­ti­do”.

 ?? Ricardo pris­tu­pluk ?? Ve­ci­nos ase­gu­ran que se sien­ten in­se­gu­ros en un ba­rrio de San Isi­dro
Ricardo pris­tu­pluk Ve­ci­nos ase­gu­ran que se sien­ten in­se­gu­ros en un ba­rrio de San Isi­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina