LA NACION

Ro­sa­rio fue otra vez sa­cu­di­da por la vio­len­cia de si­ca­rios

Dos hom­bres fue­ron eje­cu­ta­dos ayer con más de 15 disparos

- Ger­mán de los San­tos

RO­SA­RIO.– A las 8, más de 15 balazos sor­pren­die­ron a los ve­ci­nos que, cuan­do se ani­ma­ron a sa­lir a la ca­lle, se en­con­tra­ron con dos hom­bres eje­cu­ta­dos, ves­ti­dos con la ro­pa de una empresa de re­fri­ge­ra­ción pa­ra la que tra­ba­ja­ban.

Án­gel So­to, de 20 años, y An­drés Pi­za­rro, de 30, eran cu­ña­dos y ayer por la ma­ña­na iban a tra­ba­jar en mo­to, cuan­do en La­va­lle y Ame­ná­bar, en el ba­rrio San Francisqui­to, en Ro­sa­rio, fue­ron em­bos­ca­dos por dos ata­can­tes que se mo­vi­li­za­ban en un au­to­mó­vil y les dis­pa­ra­ron más de 15 balazos. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que des­pués de que re­sul­ta­ran he­ri­das, las víc­ti­mas fue­ron eje­cu­ta­das en el pi­so.

El fis­cal de Ho­mi­ci­dios, Gastón Ávila, des­car­tó que el he­cho hu­bie­se te­ni­do co­mo mó­vil el ro­bo. La mo­to en la que cir­cu­la­ban las víc­ti­mas que­dó ti­ra­da en la ca­lle.

“La hi­pó­te­sis del ro­bo no se ma­ne­ja por­que las dos víc­ti­mas te­nían sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, y bi­lle­te­ras. In­clu­so, la mo­to que­dó en el lu­gar”, ex­pli­cóel­fun­cio­na­rio­del­mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la Acu­sa­ción, que con­fir­mó que se tra­tó de una “eje­cu­ción”.

Por la me­to­do­lo­gía del do­ble cri­men, las sos­pe­chas se cen­tran en que se tra­tó de un ata­que li­ga­do al nar­co­trá­fi­co. Si­ca­rios, más de 15 disparos y la eje­cu­ción en el sue­lo de las víc­ti­mas avalan esa hi­pó­te­sis ini­cial.

Los fa­mi­lia­res de So­to y Pi­za­rro, que lle­ga­ron rá­pi­da­men­te al ba­rrio San Francisqui­to, don­de se pro­du­jo el do­ble cri­men, se­ña­la­ron que las víc­ti­mas “no te­nían bron­ca con na­die”. Un gru­po de mu­je­res llo­ra­ba en el lu­gar los ase­si­na­tos de los dos hom­bres.

“Mi ma­ri­do y mi her­mano iban a tra­ba­jar. No sa­be­mos na­da. Los ve­ci­nos nos di­je­ron que se es­cu­cha­ron va­rios disparos y que los ata­ca­ron des­de un au­to”, ase­gu­ró Fia­ma So­to.

La mu­jer agre­gó: “Pa­ra mí [los ase­si­nos] se equi­vo­ca­ron, por­que mi her­mano y mi ma­ri­do no tie­nen bron­ca con na­die. No sé qué pu­do ha­ber pa­sa­do. Lo úni­co que nos di­je­ron fue que los ata­ca­ron des­de un au­to gris, pe­ro na­da más”, ad­vir­tió la mu­jer.

“Es­tos mu­cha­chos vi­vían acá cer­ca, aten­dían un quios­co y una po­lle­ría, eran nue­vos en la zo­na y no sa­be­mos si te­nían pro­ble­mas con al­guien”, re­co­no­ció un ve­cino, que evi­tó dar su nom­bre por te­mor a re­pre­sa­lias. So­to y Pi­za­rro vi­vían en el mis­mo pa­si­llo, a me­dia cua­dra don­de en­con­tra­ron la muer­te.

El ata­que a una co­mi­sa­ría

El mar­tes a la no­che dos hom­bres en mo­to, uno con cas­co y otro con ca­pu­cha, ba­lea­ron con una rá­fa­ga de ame­tra­lla­do­ra el fren­te de la co­mi­sa­ría 32a. de Ro­sa­rio, ubi­ca­da en la zo­na oes­te de la ciu­dad. Los efec­ti­vos que es­ta­ban en esa de­pen­den­cia so­lo ati­na­ron a arro­jar­se al sue­lo pa­ra sal­var el pe­lle­jo: ni re­pe­lie­ron el ata­que ni atra­pa­ron a los ata­can­tes, una ac­ti­tud pa­si­va que es blan­co de las crí­ti­cas con­tra los uni­for­ma­dos por par­te del mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad de San­ta Fe, Mar­ce­lo Sain.

En 2020, se pro­du­je­ron en es­ta ciu­dad 187 ase­si­na­tos, una ci­fra que –se­gún las es­ti­ma­cio­nes– al fi­nal de es­te año su­pe­rará al nú­me­ro de muer­tes vio­len­tas de 2019, cuan­do se pro­du­je­ron 202. El mes más san­grien­to fue sep­tiem­bre, con 28 ho­mi­ci­dios, prác­ti­ca­men­te uno por día.

En enero y en fe­bre­ro se co­me­tie­ron 23 y 27 crí­me­nes, res­pec­ti­va­men­te, se­gún da­tos del Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Los me­ses con me­nor can­ti­dad de ase­si­na­tos fue­ron abril y ma­yo, en mo­men­tos en que re­gía la pri­me­ra eta­pa del ais­la­mien­to so­cial y obli­ga­to­rio, con 4 y 8 ca­sos, res­pec­ti­va­men­te. Un 11,3% de los ho­mi­ci­dios do­lo­sos tu­vie­ron co­mo víc­ti­mas a me­no­res de 19 años.

Una ho­ra an­tes del aten­ta­do con­tra la co­mi­sa­ría 32a. se pro­du­jo un ata­que con la mis­ma me­to­do­lo­gía en la lo­ca­li­dad de Pé­rez, ve­ci­na a Ro­sa­rio, don­de un jo­ven de 23 años re­ci­bió un dis­pa­ro en la ca­be­za cuan­do se en­con­tra­ba en la puer­ta de su ca­sa con su hi­ja de dos años en bra­zos. Los ata­can­tes, se­gún fuen­tes po­li­cia­les, fue­ron dos hom­bres que se mo­vían en una mo­to.

Ma­tías R., de 23 años, fue tras­la­da­do poco des­pués al Hos­pi­tal de Emer­gen­cias, don­de que­dó in­ter­na­do en es­ta­do crí­ti­co. La ni­ña re­sul­tó ile­sa. Los in­ves­ti­ga­do­res del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la Acu­sa­ción (MPA) rea­li­zan un pe­ri­ta­je de la cá­ma­ra de vi­deo­vi­gi­lan­cia que re­gis­tró el mo­men­to del ata­que.

La es­pi­ral de vio­len­cia no pa­re­ce de­te­ner­se en las con­flic­ti­vas ca­lles de Ro­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina