LA NACION

Un go­bierno con per­so­na­li­dad múl­ti­ple

- Héctor M. Gu­yot Politics · Mario Negri · Sigmund Freud · Argentina · Una · Cristina Fernandez de Kirchner · Raúl Alfonsín

En los 80, des­de su pal­co de ora­dor, Raúl Al­fon­sín so­lía de­te­ner sus dis­cur­sos con la vis­ta per­di­da en un pun­to in­de­ter­mi­na­do de la mul­ti­tud: “Un médico por allá, por fa­vor”, pe­día con el bra­zo ex­ten­di­do cuan­do al­gún se­gui­dor, por el ca­lor o la falta de ai­re, da­ba mues­tras de des­va­ne­ci­mien­to. Acaso co­mo una se­ñal de la ma­la sa­lud de la po­lí­ti­ca, es­ta se­ma­na mu­chos han in­vo­ca­do la pre­sen­cia de mé­di­cos. Más pre­ci­sa­men­te, de psi­có­lo­gos. Aquí hay di­va­nes en can­ti­dad, pe­ro, a juz­gar por las no­ti­cias, no al­can­zan. En el país del des­va­río, to­dos so­mos po­ten­cia­les pa­cien­tes. Y ha­bría que aten­der tam­bién a los en­via­dos del FMI, que to­da­vía han de se­guir atur­di­dos por lo que les ha to­ca­do ver en es­tas tie­rras.

Con iro­nía, Ma­rio Ne­gri pi­dió un psi­có­lo­go pa­ra el dipu­tado ofi­cia­lis­ta Al­do Leiva, quien, du­ran­te el de­ba­te so­bre el im­pues­to a las gran­des for­tu­nas, ha­bía ca­li­fi­ca­do a los opo­si­to­res de “he­re­de­ros del odio, de los que bom­bar­dea­ron la Pla­za de Ma­yo, los cóm­pli­ces de la dic­ta­du­ra mi­li­tar”. Hay co­sas que ni Freud po­dría arre­glar. Lue­go, quien pi­dió un psi­có­lo­go fue el Pre­si­den­te. Se lo re­co­men­dó a Ja­vier Díaz, an­te una pre­gun­ta so­bre la in­se­gu­ri­dad y la “sen­sa­ción de mie­do” en las ca­lles que le hi­zo el pe­rio­dis­ta. Al­ber­to Fer­nán­dez, que re­ser­va su agre­si­vi­dad pa­ra tran­ces co­mo es­te, le res­pon­dió que esas sen­sa­cio­nes eran ma­te­ria de di­ván, no su­ya.

Ocu­rre que lo su­yo es tam­bién ma­te­ria de psi­có­lo­gos. Don­de so­bra car­ne de di­ván es en el pro­pio Go­bierno. Allí man­da –o de­be­ría– al­guien que no se atre­ve a man­dar. Es se­gun­da al­guien que no sa­be ni quie­re ser se­gun­da. Y hay un ter­ce­ro que, en su afán de ser pri­me­ro, ex­hi­be su in­cons­cien­te sin nin­gún pu­dor. Col­ga­dos de ca­da uno de ellos, los dis­tin­tos ti­pos de pe­ro­nis­mos con­for­man una Ges­talt im­po­si­ble don­de unos y otros se apo­yan o se de­vo­ran mu­tua­men­te (de­jo es­ta pa­ra­do­ja pa­ra la jun­ta mé­di­ca) al bor­de de un abis­mo que de­be­ría ho­rro­ri­zar a to­dos por igual.

Ima­gi­ne­mos al Go­bierno re­cos­ta­do en el di­ván. Abre la boca y em­pie­zan a aflo­rar, so­li­tas, las con­tra­dic­cio­nes. An­te la vi­si­ta del FMI, de cu­ya de­ci­sión de­pen­de el país, ofre­ce su cos­ta­do ra­cio­nal. Pa­ra aco­tar el déficit, de­ci­de ter­mi­nar con el IFE, sol­tar las ta­ri­fas y re­du­cir las ju­bi­la­cio­nes. Ha­bla con los em­pre­sa­rios, a quie­nes les pro­me­te me­di­das más du­ras de las que fi­gu­ran en el pre­su­pues­to. Un alumno ejem­plar. Pe­ro su cos­ta­do emo­cio­nal, con la otra mano, es­cri­be una car­ta in­cen­dia­ria en don­de no so­lo acusa al FMI de irres­pon­sa­ble, sino que le ad­vier­te que se abs­ten­ga de con­di­cio­nar las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de la Argentina. Ade­más, con ges­to re­vo­lu­cio­na­rio, lan­za un im­pues­to a las gran­des for­tu­nas. Don­de ter­mi­nan las con­tra­dic­cio­nes em­pie­za el trau­ma, por­que, en lu­gar de re­sis­tir el im­pac­to, el la­do ra­cio­nal se vis­te de chi­co ma­lo y con voz tré­mu­la elo­gia la car­ta que lo ha­bía des­au­to­ri­za­do. “El ajus­te lo van a pa­gar los que es­pe­cu­la­ron, los acree­do­res”, so­bre­ac­túa la su­bor­di­na­ción.

Del otro la­do no hay una jun­ta de ex­per­tos en per­so­na­li­dad múl­ti­ple, sino los en­via­dos del FMI, que de­ben son­dear el gra­do de con­sen­so que ten­dría un even­tual acuer­do so­bre la deu­da. En paí­ses nor­ma­les, el con­sen­so alu­de a las coin­ci­den­cias en­tre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción. En la Argentina, no pa­re­ce ha­ber­lo ni en­tre los que go­bier­nan. Los hom­bres del Fon­do bus­can en­ten­der qué es lo que pa­sa en la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta, igual que los ar­gen­ti­nos de a pie. Por suer­te, es­tá el ter­ce­ro con vo­ca­ción de pri­me­ro que, con la so­li­ci­tud de siem­pre, pa­re­ce dispuesto a acla­rar­les cual­quier du­da.

Así las co­sas, si hay al­go que es­ca­sea en el país, ade­más de dó­la­res, es la con­fian­za. No la hay en­tre las dis­tin­tas fac­cio­nes del Go­bierno. Y no la hay en la so­cie­dad, que asis­te azo­ra­da a la de­ri­va de una ad­mi­nis­tra­ción que se en­re­da en sus pro­pias con­fron­ta­cio­nes in­ter­nas. Mu­cho me­nos la hay en­tre even­tua­les in­ver­so­res. ¿Y en el FMI? ¿Qué ha­brán ano­ta­do en sus cua­der­nos los ex­per­tos del or­ga­nis­mo? ¿Cuál se­rá su diag­nós­ti­co? En el mun­do lo­co en el que vi­vi­mos, más allá de los sín­to­mas del en­fer­mo, el desen­la­ce no es­tá es­cri­to.

Re­cos­ta­do en el di­ván, des­pués de mu­cho ha­blar, el Go­bierno qui­zá ad­mi­ti­ría que hay so­lo una co­sa que no se dis­cu­te. Una so­la cer­te­za. No se­ría una gran re­ve­la­ción, por­que es­tá a la vis­ta. La vi­ce­pre­si­den­ta bus­ca su im­pu­ni­dad a tra­vés del ani­qui­la­mien­to de la Jus­ti­cia y en es­te plan se avan­za sin pau­sa. La “co­mi­sión Be­ral­di”, un con­se­jo con­sul­ti­vo en el que re­vis­ta el abo­ga­do defensor de Cris­ti­na Kirch­ner, con­cre­tó ya el si­mu­la­cro que am­pa­ra­rá la conquista de la Pro­cu­ra­ción, des­de don­de, a tra­vés del ma­ne­jo de los fis­ca­les, se bus­ca­rá des­ac­ti­var las cau­sas de co­rrup­ción que se le si­guen a la vi­ce­pre­si­den­ta. Al mis­mo tiem­po, en­tre otras ma­nio­bras, se ata­ca la cau­sa de los cua­der­nos de las coimas cues­tio­nan­do la va­li­dez de las de­cla­ra­cio­nes de los arre­pen­ti­dos. De lo­cos. Aquí no hay di­ván que val­ga. Es un ob­je­ti­vo en el que se tra­ba­ja a con­cien­cia. Así de in­cons­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina