LA NACION

El da­ño de un de­rrum­be silencioso

- Fran­cis­co Oli­ve­ra

No fue la pri­me­ra de­silu­sión del año. Sí, la más re­cien­te. Has­ta ha­ce po­cos días, la ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos veía al Go­bierno con­ven­ci­do de que el apor­te so­li­da­rio ex­tra­or­di­na­rio, pro­yec­to de ley que ob­tu­vo me­dia san­ción el miér­co­les en Dipu­tados, era una ma­la idea que, en el peor de los ca­sos, y pa­ra pros­pe­rar, de­bía ser so­me­ti­da a mo­di­fi­ca­cio­nes de fon­do. Es lo que ha­bían in­ter­pre­ta­do, por ejem­plo, en la Unión In­dus­trial Argentina des­pués de re­unir­se en di­fe­ren­tes mo­men­tos con Al­ber­to Fer­nán­dez, Má­xi­mo Kirch­ner y Ser­gio Mas­sa. En un What­sapp que le en­vió al pre­si­den­te de una cá­ma­ra, el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor ha­bía si­do in­clu­so más tran­qui­li­za­dor: la ini­cia­ti­va no te­nía fe­cha de tra­ta­mien­to y ni si­quie­ra es­ta­ba cla­ro si se dis­cu­ti­ría es­te año. Una lec­ción pa­ra otras ve­ces y otros pro­yec­tos: el úni­co lobby efec­ti­vo en la Argentina es con la úni­ca inac­ce­si­ble, Cris­ti­na Kirch­ner.

Di­fi­cul­ta­des que par­ten del ori­gen y la con­for­ma­ción del Fren­te de To­dos. Un fun­cio­na­rio aca­ba de ad­mi­tír­se­lo a un eje­cu­ti­vo pe­tro­le­ro. “Acor­dás al­go y pa­sa lo con­tra­rio: hay que to­mar to­do con pin­zas”, le di­jo. En el mun­do de los ne­go­cios es una des­gra­cia. Poco an­tes de que se em­pe­za­ra a tra­tar el pro­yec­to, la es­tra­te­gia em­pre­sa­rial ha­bía si­do la pru­den­cia. ¿Có­mo opo­ner­se a al­go cu­yo enun­cia­do con­tem­pla re­cau­dar de quie­nes más ga­nan pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los que me­nos tie­nen en una pan­de­mia?, se pre­gun­ta­ban en la UIA. Le­van­tar la voz, pen­sa­ban, se­ría con­tra­pro­du­cen­te. Ade­más su co­mi­té de cri­sis, ar­ma­do es­pe­cial­men­te pa­ra la cua­ren­te­na y en con­tac­to per­ma­nen­te con la Ca­sa Ro­sa­da, es­ta­ba tran­qui­lo. Por eso el mar­tes, du­ran­te su reunión interna, si­guie­ron in­sis­tien­do en no re­cha­zar to­do, sino en re­co­men­dar cambios. Se los ha­bían en­via­do por es­cri­to al Go­bierno y a los le­gis­la­do­res: 1) Ex­cluir de la nue­va obli­ga­ción las acciones o par­ti­ci­pa­cio­nes en ac­ti­vos pro­duc­ti­vos (tam­bién los in­mue­bles). 2) Per­mi­tir ha­cer el apor­te me­dian­te in­ver­sio­nes el año pró­xi­mo. 3) Ex­cep­tuar del gra­va­men los tí­tu­los pú­bli­cos y las obli­ga­cio­nes ne­go­cia­bles de em­pre­sas ar­gen­ti­nas pa­ra no afec­tar el aho­rro en mo­ne­da na­cio­nal y en ins­tru­men­tos pú­bli­cos que aca­ban de ser re­es­truc­tu­ra­dos. 4) In­cor­po­rar un mí­ni­mo no im­po­ni­ble y co­rre­gir las alí­cuo­tas pa­ra evi­tar tra­tos de­sigua­les.

Pe­ro el op­ti­mis­mo du­ró me­nos de 24 ho­ras. A la ma­ña­na si­guien­te, ya con la vo­ta­ción de Dipu­tados con­su­ma­da, vol­vió a ac­ti­var­se el What­sapp de la UIA. “No nos die­ron ni pe­lo­ta”, pro­tes­tó uno de ellos an­te es­te dia­rio. De­ci­die­ron en­ton­ces emi­tir un co­mu­ni­ca­do, es­ta vez más crí­ti­co y bas­tan­te si­mi­lar al del res­to de las en­ti­da­des, en el que ex­pre­sa­ban “desacuer­do” y “preo­cu­pa­ción”. Es­ta­ban sor­pren­di­dos con el res­pal­do de al­gu­nos ra­di­ca­les al pro­yec­to. El de los ju­je­ños Jor­ge Riz­zot­ti y Ga­brie­la Bur­gos, por ejem­plo. Al día si­guien­te, las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción em­pre­sa­rial se cen­tra­ron en los me­dios de esa pro­vin­cia.

El mal­hu­mor ganó in­clu­so a quie­nes ini­cial­men­te apo­ya­ban la me­di­da, a los que es­tán ex­clui­dos o to­da­vía elo­gian al Go­bierno. Que­dó ex­pre­sa­do, ade­más, en la úl­ti­ma de­cla­ra­ción pú­bli­ca de Jor­ge Bri­to, que murió ayer .“es­te im­pues­to so­lo agre­ga más ele­men­tos a aque­llos que quieren ir­se del país ”, ha­bía di­cho a In­fo­bae. “Pa­ra no­so­tros fue un im­pac­to aními­co: que­da cla­ro que la Argentina so­lo in­ten­ta con nue­vos im­pues­tos –agre­gó a Ale­jan­dro Bes­ta­ni, pre­si­den­te de la na­cion IN­CA y miem­bro del Mo­vi­mien­to Na­cio­nal Py­me–. Aho­ra no nos pe­ga, pe­ro pro­ba­ble­men­te el año pró­xi­mo sí”. Teddy Ka­ra­go­zian, due­ño de TN Pla­tex, ha­bía si­do más ex­plí­ci­to ho­ras an­tes de la se­sión en Dipu­tados: “El Con­gre­so de la Argentina es­tá por co­me­ter un gra­ve error que con­de­na­rá por mu­chos años a nues­tro país a con­ti­nuar con el em­po­bre­ci­mien­to de la so­cie­dad, que ca­da vez atrae me­nos in­ver­so­res. Em­pre­sas co­mo la nues­tra es­tán in­vir­tien­do, pe­ro pa­ra cre­cer ne­ce­si­ta­mos más in­ver­sio­nes aún”. Ya no con­fían ni los más cré­du­los. Ni si­quie­ra en el nom­bre ele­gi­do pa­ra la ley: ¿quién pue­de es­tar se­gu­ro de que se tra­ta de un apor­te “ex­tra­or­di­na­rio” en un país pro­pen­so a eter­ni­zar ex­cep­cio­nes? El eco­no­mis­ta Es­te­ban Domecq com­pen­dió es­ta se­ma­na en Twit­ter los úl­ti­mos au­men­tos tri­bu­ta­rios y la crea­ción de nue­vas im­po­si­cio­nes: es­ta se­rá la de­ci­mo­quin­ta en 11 me­ses de go­bierno.

¿To­mó la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca ver­da­de­ra con­cien­cia de la si­tua­ción?, se pre­gun­tan aho­ra los em­pre­sa­rios. ¿Sa­ben que el mo­do de su­pe­rar un shock de ofer­ta co­mo el que pro­vo­có el Covid es no afec­tar la ge­ne­ra­ción de ri­que­za? La iner­cia de un país cu­ya po­bla­ción es ma­yo­ri­ta­ria­men­te crí­ti­ca y pre­jui­cio­sa res­pec­to de los due­ños del ca­pi­tal em­pu­ja a lo con­tra­rio. Aun­que no sea ino­cuo. Se­gún da­tos de la AFIP, en tér­mi­nos ne­tos, la Argentina no crea em­pre­sas des­de 2011. Con los ex­por­ta­do­res de bie­nes el cua­dro es peor: se­gún el Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción, la úl­ti­ma vez que ese uni­ver­so cre­ció de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va fue en 2006, y hoy es­tá en ni­ve­les in­fe­rio­res a los de 1994. Es un re­tro­ce­so de 26 años.

El pe­si­mis­mo em­pre­sa­rial re­si­de en dos fac­to­res: el país vie­ne de fra­ca­sar con una ad­mi­nis­tra­ción más ami­ga­ble con el mun­do de los ne­go­cios, la de Ma­cri, y ya na­die con­fía en que la pró­xi­ma reac­ti­va­ción, si lle­ga, se­rá lo su­fi­cien­te­men­te ro­bus­ta. Es pro­ba­ble que el PBI cai­ga es­te año ca­si el tri­ple que el de Bra­sil, país al que ade­más la Argentina aca­ba de su­pe­rar en muer­tos por mi­llón de ha­bi­tan­tes por Covid. Es lo que sus­ten­ta las bur­las de Bol­so­na­ro. El re­le­va­mien­to del Ban­co Cen­tral bra­si­le­ño en­tre agen­tes del mer­ca­do vie­ne ade­más re­cor­tan­do la ex­pec­ta­ti­va de caí­da pa­ra es­te año: el lu­nes se pu­bli­có -4,66%, una mejora res­pec­to del -4,8% de la se­ma­na pa­sa­da. La in­fla­ción de oc­tu­bre fue ahí del 0,86%, la más al­ta men­sual des­de 2002, pe­ro se pro­yec­ta en 3,25% pa­ra to­do 2020, por de­ba­jo de la me­ta. Y es me­nos de lo que la Argentina acu­mu­la en un mes.

Pa­ra el Go­bierno es un di­le­ma por­que cual­quier vi­ra­je re­quie­re au­da­cia po­lí­ti­ca. Los em­pre­sa­rios de la ali­men­ta­ción te­men lo con­tra­rio: que se afe­rre a la emer­gen­cia. Por ejem­plo, con el pro­gra­ma Pre­cios Má­xi­mos, que se apli­ca des­de el 20 de mar­zo y ven­ce el 31 de di­ciem­bre, que re­pre­sen­ta 68% de sus ven­tas en vo­lu­men y 22% de su fac­tu­ra­ción. El Go­bierno em­pe­zó a re­du­cir­lo de ma­ne­ra gra­dual. La se­cre­ta­ria de Co­mer­cio In­te­rior, Pau­la Es­pa­ñol, dis­pu­so la se­ma­na pa­sa­da la “sus­pen­sión” de otras 50 ca­te­go­rías de pro­duc­tos de la lis­ta. ¿Por qué Es­pa­ñol sus­pen­de y no ter­mi­na de dar de ba­ja? La in­quie­tud de los fa­bri­can­tes po­dría re­su­mir­se en el tí­tu­lo del úl­ti­mo li­bro de Au­gus­to Cos­ta, mi­nis­tro de Ki­ci­llof: “To­do pre­cio es po­lí­ti­co”. Por eso, la Am­cham, cá­ma­ra de em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, se su­mó an­te­ayer a los cues­tio­na­mien­tos. “Trans­cu­rri­dos ya ocho me­ses de una me­di­da con­si­de­ra­da y re­co­no­ci­da co­mo co­yun­tu­ral, pe­ro en un en­torno in­fla­cio­na­rio de en­tre el 3-4% men­sual y con el otor­ga­mien­to de au­men­tos que al­can­za­ron en ese pe­río­do en­tre el 5 y 6,5%, la pre­gun­ta es cuán sos­te­ni­ble es”, plan­teó en un co­mu­ni­ca­do, el enési­mo en una se­ma­na de ob­je­cio­nes cor­po­ra­ti­vas por es­cri­to.

Tan­ta lo­cua­ci­dad de em­pre­sa­rios es nue­va pa­ra un go­bierno kirch­ne­ris­ta. Pe­ro lo re­le­van­te lo ha­cen en si­len­cio, en ca­da de­ci­sión de que no es es­te ni el mo­men­to ni el lu­gar pa­ra apos­tar al futuro.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina