LA NACION

A 75 años de los jui­cios de Nú­rem­berg

- Inés M. Wein­berg Crime · Law · Nuremberg · United States of America · Este · Jackson Wang · Internationaler Strafgerichtshof · Germany · Germany national football team · United Kingdom · England · France · University of Paris · Paris · Soviet Union · Russia · Buenos Aires · Robert Jackson · Jackson · Geoffrey Lawrence, 1st Baron Oaksey · Iona · Hermann Göring · Francis Biddle · François de Menthon

El 21 de no­viem­bre de 1945, fren­te al fla­man­te Tri­bu­nal Mi­li­tar de Nú­rem­berg, el fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos, Ro­bert Jack­son, pro­nun­ció su me­mo­ra­ble in­for­me de aper­tu­ra. En uno de sus frag­men­tos di­jo: “Es­te Tri­bu­nal, si bien es no­ve­do­so y ex­pe­ri­men­tal, no es pro­duc­to de es­pe­cu­la­cio­nes abs­trac­tas ni fue crea­do pa­ra reivin­di­car teo­rías le­ga­lis­tas. […] El sen­ti­do co­mún de la hu­ma­ni­dad exi­ge que la ley […] tam­bién de­be lle­gar a los hom­bres que po­seen un gran po­der y lo usan de ma­ne­ra de­li­be­ra­da y con­cer­ta­da pa­ra po­ner en mo­vi­mien­to ma­les que no de­jan in­tac­to nin­gún hogar en el mun­do”.

A 75 años del ini­cio de los jui­cios de Nú­rem­berg es opor­tuno re­fle­xio­nar so­bre su le­ga­do, so­bre cuán­to he­mos avan­za­do y cuán­to he­mos re­tro­ce­di­do, te­nien­do en cuen­ta –en el ca­so de mi ge­ne­ra­ción– que na­ci­mos en la pos­gue­rra y en los al­bo­res de la Gue­rra Fría con la tá­ci­ta res­pon­sa­bi­li­dad de ase­gu­rar los be­ne­fi­cios de la paz pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Jack­son fue un ar­tí­fi­ce muy ac­ti­vo en la con­for­ma­ción del Tri­bu­nal y en la crea­ción de la nor­ma­ti­va de de­re­cho in­ter­na­cio­nal que se apli­có en los jui­cios, y ale­gó que lo que es­ta­ba en jue­go era la ci­vi­li­za­ción. En su in­ter­ven­ción de­jó cla­ro que el Tri­bu­nal de Nú­rem­berg no juz­ga­ba al pue­blo ale­mán, sino a in­di­vi­duos na­zis que ha­bían te­ni­do res­pon­sa­bi­li­dad en cua­tro ti­pos de crí­me­nes que, con crí­ti­cas en con­tra y otras a fa­vor, ha­bían si­do ti­pi­fi­ca­dos es­pe­cial­men­te pa­ra di­chos pro­ce­sos: cons­pi­ra­ción, crí­me­nes de gue­rra, crí­me­nes con­tra la paz y crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad.

Los jui­cios de Nú­rem­berg sen­ta­ron las ba­ses de la jus­ti­cia pe­nal in­ter­na­cio­nal del futuro y mos­tra­ron que, en cir­cuns­tan­cias im­pos­ter­ga­bles, los con­sen­sos son esen­cia­les. Con­tri­bu­ye­ron a dar vuel­ta aque­lla trá­gi­ca pá­gi­na de la his­to­ria pa­ra co­men­zar la re­cons­truc­ción. Pe­se a que Nú­rem­berg fue cri­ti­ca­do por ser un tri­bu­nal mi­li­tar y por apli­car le­yes post fac­to, sin Nú­rem­berg no hu­bie­ran exis­ti­do ni el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra la ex-yu­gos­la­via, ni el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra Ruan­da, ni la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal.

Es­tos jui­cios his­tó­ri­cos nos ayu­dan a en­ten­der, 75 años des­pués, qué de­be­mos re­cha­zar co­mo ci­vi­li­za­ción pa­ra ase­gu­rar­nos la no re­pe­ti­ción de las abe­rra­cio­nes co­me­ti­das. Es cier­to que es­te prin­ci­pio pa­re­ce un enun­cia­do cuan­do se mi­ra ha­cia los Bal­ca­nes y Ruan­da, pe­ro tam­bién es cier­to que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es­tá más aler­ta, con­de­na esos crí­me­nes y res­pal­da su pe­na li­za ció na tra­vés de tri­bu­na­les pe­na­les es­pe­cí­fi­cos, cu­yos fa­llos son re­co­no­ci­dos am­plia­men­te por las na­cio­nes.

Pa­ra cuan­do los tri­bu­na­les de la ex-yu­gos­la­via y de Ruan­da echa­ron a an­dar ya es­ta­ban ti­pi­fi­ca­dos en la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal vi­gen­te el ge­no­ci­dio y los crí­me­nes de gue­rra, co­mo con­se­cuen­cia de aquel an­te­ce­den­te que, con sus acier­tos y sus erro­res, ha­bía sig­ni­fi­ca­do el Tri­bu­nal Mi­li­tar de Nú­rem­berg. Na­die en el futuro po­drá ale­gar que no hay un cuer­po nor­ma­ti­vo vi­gen­te pa­ra el juz­ga­mien­to de es­tos crí­me­nes abe­rran­tes. Al mo­men­to de de­ci­dir­se su crea­ción, el di­le­ma ini­cial de los alia­dos era: eje­cu­ción o en­jui­cia­mien­to de los al­tos man­dos na­zis. Los jui­cios de Nú­rem­berg fue­ron el triun­fo de la ra­zón.

Uno de los as­pec­tos re­le­van­tes de aque­llos pro­ce­sos fue que se juz­gó a in­di­vi­duos y no a or­ga­ni­za­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes. To­do co­men­zó de ce­ro: el pro­ce­di­mien­to, las nor­mas, la ti­pi­fi­ca­ción de los crí­me­nes, los in­di­vi­duos que se­rían acu­sa­dos, dón­de fun­cio­na­ría el Tri­bu­nal y có­mo funcionarí­an los de­más tri­bu­na­les que, en los dis­tin­tos paí­ses don­de el na­zis­mo ha­bía aso­la­do, juz­ga­rían a los res­pon­sa­bles di­rec­tos. ¿Por qué Nú­rem­berg? Por­que te­nía un al­to va­lor sim­bó­li­co. Era, jun­to con Mú­nich, la ciu­dad de los gran­des ac­tos del na­zis­mo.

Los jui­cios co­men­za­ron el 21 de no­viem­bre de 1945 en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, uno de los po­cos edi­fi­cios re­le­van­tes que ha­bían que­da­do en pie lue­go del in­ten­so bom­bar­deo alia­do so­bre Ale­ma­nia. Y las sen­ten­cias se co­no­cie­ron en­tre el 30 de sep­tiem­bre y el 1º de oc­tu­bre de 1946. Ca­da na­ción alia­da pro­pu­so un juez ti­tu­lar y uno su­plen­te. Por EE.UU., el ti­tu­lar fue Fran­cis Bidd­le, fis­cal ge­ne­ral y se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia de su país; por Gran Bre­ta­ña, el fis­cal de la Cor­te de Ape­la­ción de In­gla­te­rra sir Geof­frey Law­ren­ce, quien fue ele­gi­do por sus pa­res co­mo pre­si­den­te del Tri­bu­nal Mi­li­tar de Nú­rem­berg. Por Fran­cia, Hen­ri Don­ne­dieu de Va­bres, pro­fe­sor de Cri­mi­no­lo­gía y De­re­cho Pe­nal In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís, y por la URSS, el ge­ne­ral Io­na T. Ni­kits­chen­ko. Los fis­ca­les fue­ron el ya men­cio­na­do Ro­bert Jack­son, por Es­ta­dos Uni­dos; por Gran Bre­ta­ña, el acu­sa­dor fue sir David Max­well Fy­fe; Fran­cia eli­gió a Fra­nçois de Ment­hon, y Ru­sia op­tó por el ge­ne­ral Ro­man Ru­den­ko.

Fue­ron en­jui­cia­dos 185 acu­sa­dos, en­tre los cua­les al­gu­nos mu­rie­ron du­ran­te los pro­ce­sos y otros, co­mo Her­man Gö­ring, se sui­ci­da­ron an­tes de la pe­na de muer­te. De los que que­da­ron, 24 fue­ron con­de­na­dos a muer­te; 20 a ca­de­na per­pe­tua, 98 a pri­sión y 35 fue­ron ab­suel­tos. Jack­son sub­ra­yó en­ton­ces: “Que cua­tro gran­des na­cio­nes, sa­tis­fe­chas con su vic­to­ria y ator­men­ta­das por la in­jus­ti­cia acon­te­ci­da, no ejer­zan re­van­cha y so­me­tan a sus enemi­gos cap­tu­ra­dos al ve­re­dic­to de la ley, es uno de las más sig­ni­fi­ca­ti­vas con­tri­bu­cio­nes que el po­der hi­zo ja­más a la ra­zón”. Los jui­cios fue­ron tam­bién mo­ra­les ha­cia aden­tro de Ale­ma­nia.

Más allá de las va­lo­ra­cio­nes po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas, qui­zá el ma­yor le­ga­do es que, a par­tir de los jui­cios de Nú­rem­berg, el de­re­cho pe­nal in­ter­na­cio­nal se desa­rro­lló de mo­do de reac­cio­nar de ma­ne­ra más efi­caz an­te ge­no­ci­dios y crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad. Nú­rem­berg con­cien­ti­zó a la so­cie­dad mun­dial de que las atro­ci­da­des no pue­den ni de­ben que­dar im­pu­nes.

Uno de los as­pec­tos re­le­van­tes fue que se juz­gó a in­di­vi­duos y no a or­ga­ni­za­cio­nes o ins­ti­tu­cio­nes

Pre­si­den­ta del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la CABA e in­te­gró el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal pa­ra Ruan­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina