LA NACION

Pre­via de con­tras­te p. 2

En la an­te­sa­la de los re­gre­sos de Boca y ri­ver a la co­pa Li­ber­ta­do­res, los xe­nei­zes ca­ye­ron an­te La­nús (2-1) y los mi­llo­na­rios ven­cie­ron a Ban­fi­eld (2-0)

- Fran­co Tos­si Sports · Soccer · Porto Alegre · Porto · Club Atlético Independiente · Club Atlético Talleres

Boca no po­día dar­se el lu­jo de re­la­jar­se y via­jar men­tal­men­te cin­co días an­tes a Por­to Ale­gre, don­de el miér­co­les en­fren­ta­rá a In­ter por la ida de los oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa li­ber­ta­do­res. Y la­nús no era un ri­val de pa­so: de­bía su­pe­rar­lo en la Bom­bo­ne­ra pa­ra no em­pe­zar a te­ner pro­ble­mas con la cla­si­fi­ca­ción a la zo­na Cam­peo­na­to. Pe­ro así co­mo los ojos se abrían ca­da vez más an­te una ra­cha in­vic­ta, aho­ra tam­bién ge­ne­ra una enor­me sor­pre­sa có­mo per­dió la brú­ju­la en el mo­men­to me­nos opor­tuno: ca­yó 2-1, se­gun­da de­rro­ta se­gui­da y co­mo lo­cal, y se le vie­ne In­ter... la reac­ción en el se­gun­do tiem­po, con los in­gre­sos de Car­do­na y Ca­pal­do, no le al­can­zó pa­ra re­ver­tir el re­sul­ta­do. Y ter­mi­nó con sie­te fut­bo­lis­tas amo­nes­ta­dos, otro sín­to­ma de que –cuan­do las co­sas no le sa­len– los ner­vios ga­nan te­rreno. No hay que ol­vi­dar que en la de­rro­ta an­te­rior con Ta­lle­res fue­ron ex­pul­sa­dos Iz­quier­doz y oban­do.

Rus­so bus­có dar­le mi­nu­tos a cier­tos fut­bo­lis­tas. Y el fo­co fue la vuel­ta de Mau­ro Zá­ra­te: 299 días de­bie­ron trans­cu­rrir –pan­de­mia de por me­dio– pa­ra que vol­vie­ra a es­tar en­tre los on­ce. Ex­tra­ño, jus­ta­men­te, por la his­to­ria com­par­ti­da: fue su DT en Vé­lez y ter­mi­na­ron ga­nan­do el Clau­su­ra 2005. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to, Rus­so no pu­do dis­fru­tar del Zá­ra­te des­equi­li­bran­te, el de la bue­na pe­ga­da, el de los go­les.

Aquel par­ti­do an­te In­de­pen­dien­te que reini­ció la Su­per­li­ga pa­sa­da (0-0) tu­vo al 9 por úni­ca vez co­mo ti­tu­lar. Du­ran­te el se­gun­do tiem­po se des­ga­rró el ge­me­lo de­re­cho y no só­lo sa­lió del equi­po du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción sino que la es­truc­tu­ra ofen­si­va ya se ar­mó sin él. Y le cos­tó en­con­trar su lu­gar: cin­co me­ses de pa­ra­te, el téc­ni­co op­tó por el equi­po cam­peón pa­ra reanu­dar la com­pe­ten­cia y su­frió un nue­vo des­ga­rro (en el is­quio­ti­bial iz­quier­do) poco an­tes de co­men­zar la Co­pa li­ga Pro­fe­sio­nal.

El en­cuen­tro fren­te al Gra­na­te era su gran opor­tu­ni­dad de re­gre­sar. Na­da me­jor que po­der mos­trar­se po­cos días an­tes de una se­rie de li­ber­ta­do­res, la com­pe­ti­ción en la que Rus­so quie­re te­ner a to­dos a dis­po­si­ción y en buen es­ta­do fut­bo­lís­ti­co pa­ra po­der dar pe­lea. En­ci­ma, con las du­das que exis­ten en ata­que: a me­di­da que pa­san los par­ti­dos, Sol­dano y Ábi­la no con­for­man del to­do, más allá de que el úl­ti­mo ayer hi­zo el des­cuen­to.

Por lo vis­to en los úl­ti­mos pa­rran­te ti­dos, si Miguel Rus­so tu­vie­ra que ele­gir un com­pa­ñe­ro de Te­vez pa­ra en­fren­tar a los bra­si­le­ños, no to­ca­ría de­ma­sia­do lo que ve­nía tra­ba­jan­do. o bien man­tie­ne a un Sol­dano que só­lo hi­zo dos go­les en 23 en­cuen­tros ofi­cia­les o apues­ta, co­mo fren­te a Ne­well’s, al in­gre­so de Car­do­na co­mo en­gan­che y la so­le­dad de Te­vez de ‘9’. Por­que si es­pe­ra­ba al­go di­fe­ren­te con la reapa­ri­ción de Zá­ra­te, se ha­brá que­da­do preo­cu­pa­do.

Cla­ro es­tá que to­da la es­truc­tu­ra fue apá­ti­ca, pe­ro la ex­pec­ta­ti­va pues­ta so­bre el ex hom­bre de Vé­lez era muy gran­de. Con Zá­ra­te en ac­ción, la sen­sa­ción de va­cío ofen­si­vo no se al­te­ró. Due­ño de la pe­lo­ta pa­ra­da has­ta el in­gre­so de Car­do­na, to­das las eje­cu­cio­nes que se des­pren­die­ron de su dies­tra que­da­ron cor­tas o en­con­tra­ron siem­pre un des­pe­je del vi­si­tan­te.

En va­rias oca­sio­nes si­mu­ló in­frac­cio­nes que Fa­cun­do Te­llo no

y las ve­ces que in­ten­tó pi­vo­tear no apor­tó na­da in­tere­san­te, ade­más de ha­ber per­di­do va­rias pe­lo­tas. lo úni­co res­ca­ta­ble del pri­mer tiem­po fue un zur­da­zo de me­dia dis­tan­cia, acaso una zo­na en la que Rus­so no quie­re ver a Zá­ra­te.

Sin em­bar­go, ni si­quie­ra en esos mo­men­tos es­tu­vo fino. A los 7 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po, cuan­do Boca em­pe­zó a ser al­go más pro­ta­go­nis­ta obli­ga­do por los dos go­les que or­si­ni le con­vir­tió en la pri­me­ra par­te, re­ci­bió con tiem­po y es­pa­cio en el área: te­nía dos op­cio­nes de pa­se, pe­ro de­ci­dió ha­cer la in­di­vi­dual y la per­dió. En­ci­ma, en la ju­ga­da an­te­rior se ganó la amo­nes­ta­ción.

la­nús sor­pren­dió con el es­que­ma con cua­tro de­lan­te­ros (De la Ve­ga, or­si­ni, Sand y Acos­ta) y gol­peó en los mo­men­tos jus­tos. Zá­ra­te no ganó su par­ti­do per­so­nal tam­po­co: ter­mi­nó su­mán­do­se a las preo­cu­pa­cio­nes en el ata­que: su ac­tua­ción no le da de­ma­sia­do op­ti­mis­mo y ter­mi­na sien­do par­te de es­te Boca que, de re­pen­te, pa­só de ser in­ven­ci­ble a su­frir dos caí­das con­se­cu­ti­vas en las que re­ci­bió tres go­les (an­tes só­lo le ha­bían con­ver­ti­do 4 en 16 par­ti­dos). Un es­ce­na­rio pa­ra el aler­ta, jus­to an­tes de to­par­se con el desafío continenta­l.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina