LA NACION

Ri­ver se re­con­for­ta en los triun­fos, pe­ro si­gue sin te­ner la guar­dia al­ta

Le­jos de su me­jor ver­sión, otra vez la pa­só mal con Ban­fi­eld, aun­que aho­ra sa­lió ai­ro­so; mien­tras ga­na, pien­sa en có­mo vol­ver a ser

- Ariel Ru­ya

No le so­bra na­da a Ri­ver. No tie­ne ma­gia, no tie­ne in­ven­ti­va y sue­le su­frir ines­pe­ra­dos con­tra­tiem­pos en la úl­ti­ma lí­nea, sea con tres, con cua­tro o con cin­co in­te­gran­tes. Pe­ro tie­ne una vir­tud po­de­ro­sa, in­cues­tio­na­ble: cuan­do se ins­pi­ra, cuan­do se aso­cian un par de in­tér­pre­tes con cla­se y has­ta cuan­do se nu­tre del la­bo­ra­to­rio, se im­po­ne. No arro­lla, pe­ro su­pera al ad­ver­sa­rio a pun­to tal de re­du­cir­lo a mi­ga­jas. Ban­fi­eld fue me­jor en bue­na par­te del desa­rro­llo, pe­ro no su­po có­mo, con qué ga­nar­le al gi­gan­te ador­me­ci­do. Y lo pa­gó con una de­rro­ta ines­pe­ra­da, la pri­me­ra en es­ta co­pa. Ri­ver su­ma tres vic­to­rias se­gui­das, to­do un sín­to­ma de su je­rar­quía, aun cuan­do no lle­na los ojos de fútbol.

Ri­ver fue un equi­po pre­vi­si­ble, en­tra­do en años. No tu­vo la pi­car­día, la ener­gía de los jó­ve­nes, só­lo ex­clui­dos en al­gu­nas es­to­ca­das, por Al­va­rez y Fe­rrei­ra, que ama­ga tan­to co­mo no ter­mi­na de ex­plo­tar. El DNI de la mi­tad del equi­po mi­llo­na­rio re­fle­ja me­jor es­ta sín­te­sis: Bo­log­na tie­ne 38 años; Cas­co, 32; Pi­no­la, 37; Pon­zio, 38, y Prat­to, 32 años. En reali­dad, só­lo los de­fen­so­res son ha­bi­tua­les ti­tu­la­res y con otro per­fil: Cas­co se sien­te más có­mo­do por el sec­tor iz­quier­do y Pi­no­la pre­fie­re ser arro­pa­do en una lí­nea de cua­tro. Es­ta vez, Ga­llar­do no só­lo in­clu­yó una ma­yor do­sis de ex­pe­rien­cia: tam­bién cam­bió la es­tan­te­ría. Pa­só del 4-3-3 que le dio más incertidum­bre que au­da­cia y se in­cli­nó por un elás­ti­co 3-5-2. El pro­ble­ma no fue el da­to nu­mé­ri­co, sino la in­ca­pa­ci­dad. No tu­vo sor­pre­sa, mo­vi­li­dad. El in­gre­so de Ca­rras­cal (lue­go, ex­pul­sa­do por un ex­ce­so que le pue­de cos­tar ca­ro) y, so­bre to­do, la sa­li­da de Pi­no­la, re­sul­ta­ron to­do un sím­bo­lo.

Con la ca­mi­se­ta nú­me­ro 10, Na­cho Fer­nán­dez no fue el ce­re­bro. Re­cu­pe­ra­do de un des­ga­rro, con la ne­ce­si­dad de su­mar mi­nu­tos pa­ra los desafíos que ven­drán, se mos­tró es­tá­ti­co, apa­ga­do, una suer­te de in­tras­cen­den­cia im­pro­pia en una fi­gu­ra de su cla­se. Es un lla­ma­do de aten­ción que se re­pli­ca: des­de el regreso del fútbol, duel la pan­de­mia, no tie­ne el jue­go sa­gra­do ni la di­ná­mi­ca que son sus mar­cas de ba­se.

Ri­ver lo pre­ci­sa con la ne­ce­si­dad del agua fres­ca: si no fun­cio­na Ni­co de la Cruz, Ri­ver es un equi­po re­pe­ti­ti­vo, que en­tra dó­cil den­tro del em­bu­do de­fen­si­vo de cual­quier ad­ver­sa­rio. Has­ta que en una arre­me­ti­da, de zur­da, en­con­tró la aper­tu­ra del mar­ca­dor. lo su­ges­ti­vo es có­mo lo gri­tó: con bron­ca, pri­me­ro, ener­gía po­si­ti­va, des­pués. El gri­to, tal vez, le de­vol­vió el alma al cuer­po a un ju­ga­dor im­pres­cin­di­ble en ca­si to­do el pro­ce­so del Mu­ñe­co.

la ca­be­za, el cuer­po de­ri­ve res­tá en otra sin­to­nía, más pres­ti­gio­sa, co­mo la nue­va aven­tu­ra en la Co­pa li­ber­ta­do­res. Es­te mar­tes, se en­con­tra­rá con Pa­ra­naen­se, por los oc­ta­vos de fi­nal. Y en el mien­tras tan­to, jue­ga en el ex­pe­ri­men­to do­més­ti­co, prue­ba, en­sa­ya, se equi­vo­ca y, de vez en cuan­do acier­ta. El ad­ver­sa­rio fue uno de los me­jo­res en es­te tra­mo del año: Ban­fi­eld es apli­ca­do, com­ba­ti­vo y pe­li­gro­so.

Co­mo Pa­ye­ro, Ga­lop­po, Fon­ta­na y en el tra­mo fi­nal, Ur­zi: jó­ve­nes pro­me­sas con­ver­ti­das en reali­dad, crea­das en las in­fe­rio­res. El in­tér­pre­te me­jor, sin em­bar­go, era Mauricio Cue­ro, el co­lom­biano que ha­bía re­cu­pe­ra­do lo me­jor de su jue­go, pe­ro que de­bió sa­lir cer­ca del fi­nal del pri­mer tiem­po por un des­ga­rro que has­ta le pro­vo­có lá­gri­mas. Al ra­to, la sa­li­da de Ar­bo­le­da (una in­frac­ción de Pi­no­la) ma­reó un poco a Ban­fi­eld; Fa­cun­do Al­ta­mi­rano fue a ocu­par el ar­co. El equi­po lo­cal po­dría ha­ber mar­ca­do la di­fe­ren­cia, por un pe­nal que lo­llo le dio con alma y vi­da rum­bo a las nu­bes. la in­frac­ción fue una dis­trac­ción im­pen­sa­da de Pon­zio.

En el pri­mer en­cuen­tro, en Ave­lla­ne­da, Ban­fi­eld le dio una lec­ción tác­ti­ca a Ri­ver, más allá del triun­fo por 3 a 1. Ano­che, Ri­ver vol­vió a sen­tir­se aho­ga­do de a ra­tos, por la di­ná­mi­ca as­fi­xian­te del Ta­la­dro. Su­frió en el área pro­pia y no dis­fru­tó en la aje­na. Se­lla­do el 1-0, in­gre­sa­ron tres ti­tu­la­res en el tra­mo fi­nal, co­mo Pé­rez, Suá­rez y Bo­rré y el equi­po fue más ar­mó­ni­co, con otra sin­to­nía, más fina. Ban­fi­eld lo com­pli­có has­ta el fi­nal, co­mo un ca­be­za­zo es­pec­ta­cu­lar de Ga­lop­po que Bo­log­na, otra vez de­ci­si­vo, en­vió al cór­ner.

Sin em­bar­go, el po­der de fue­go de Ri­ver di­si­mu­la to­dos los desa­ti­nos y en un sal­to de­mo­le­dor, Ro­jas se­lló la vic­to­ria, a la sa­li­da de un cór­ner. Ri­ver ga­na, mien­tras pien­sa có­mo vol­ver a ser.

 ?? Mau­ro al­fie­ri / pool ar­gra ?? Na­cho Fer­nán­dez vol­vió con un gol
Mau­ro al­fie­ri / pool ar­gra Na­cho Fer­nán­dez vol­vió con un gol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina