LA NACION

Cam­paz­zo a la NBA. El ta­len­to sin lí­mi­tes que co­ro­na el ma­yor de sus desafíos Su agen­te con­fir­mó el des­em­bar­co en Den­ver Nug­gets, con un con­tra­to por dos tem­po­ra­das; se­rá el 13° ar­gen­tino en ju­gar en el má­xi­mo tor­neo del bás­quet­bol

- Die­go Mo­ri­ni Sports · National Basketball Association · Denver Nuggets · National League (Baseball) · Argentina · Argentina national football team · Real Madrid F.C. · Madrid · United States of America · Western Conference (NHL) · LeBron James · Anthony Davis · 3. Liga · Liga ACB · White House · London · Barcelona · Katie Price · Rio de Janeiro · Fidel Castro · Chile · China · Beijing · Ricky Rubio · Este · Cordoba · Malone, NY · Los Angeles Lakers · Jason Kidd · Pepe · Pablo Prigioni · NBA 2K · Jordan

No hay lí­mi­tes. No im­por­ta la di­fi­cul­tad. In­clu­so, cuan­to más desafian­te, ma­yor es su com­bus­ti­ble. Se le enciende el alma, le que­ma la san­gre. Lo sub­es­ti­man y pa­ra él se tra­ta de en­con­trar un mo­ti­vo más pa­ra dar un pa­so al fren­te. Fa­cun­do Cam­paz­zo es­tá en la ci­ma y lle­gó has­ta don­de él que­ría, has­ta don­de na­die ima­gi­na­ba, has­ta don­de la ma­yo­ría, cuan­do es­ta­ba en Mar del Plata, en la Li­ga Na­cio­nal, con Pe­ña­rol, creía que ese era su te­cho. Se en­car­gó de ani­qui­lar los pre­jui­cios y a ca­da pa­so mul­ti­pli­ca su 1,79 me­tro, se que­da con los flas­hes y su pa­so no le es in­di­fe­ren­te a na­die. La NBA se­rá su nue­va empresa y Den­ver Nug­gets su ca­sa en la li­ga más ex­tra­or­di­na­ria del pla­ne­ta bás­quet­bol. Cam­paz­zo, se­rá, en de­fi­ni­ti­va, la vuel­ta de la Argentina a la me­ca del básquet, el ju­ga­dor nú­me­ro 13 con ADN ce­les­te y blan­co en la com­pe­ten­cia, el re­ver­de­cer tras el re­ti­ro de Ma­nu Gi­nó­bi­li.

El acuer­do es­ta­ba al caer, se ve­nía ha­blan­do en los úl­ti­mos días del in­te­rés de Den­ver. Y ho­ras des­pués de que se con­fir­ma­ra la elec­ción de Lean­dro Bolmaro (a Min­ne­so­ta), lle­gó por fuen­tes con­fia­bles la no­ti­cia de otro des­em­bar­co cor­do­bés: su agen­te Alex Sa­rat­sis se lo co­mu­ni­có a ESPN, co­rro­bo­ra­do por el pe­rio­dis­ta Adrian Woj­na­rows­ki, de es­tre­cho víncu­lo con la NBA. El OK ofi­cial de Den­ver Nug­gets pro­ba­ble­men­te se pro­duz­ca ma­ña­na, que es la fe­cha ofi­cial pa­ra dar a co­no­cer los con­tra­tos. El acuer­do es por años.

In­ten­ta lu­cir se­rio, ma­du­ro, pe­ro el cor­do­bés, de 29 años, es un au­tén­ti­co per­so­na­je. De otra ma­ne­ra se per­de­ría el se­llo de iden­ti­dad que lo ca­rac­te­ri­za. pue­de ser el com­pe­ti­dor vo­raz, el pro­ta­go­nis­ta de“ala ca­ma con fa cu ”, una sec­ción que im­pu­so en la in­ti­mi­dad de la se­lec­ción argentina o pue­de ser el “She­riff de los ti­ros im­po­si­bles”. Es atre­vi­do fue­ra y den­tro de la can­cha ye­so con fi­gu­ra una men­ta­li­dad ga­na­do­ra que en­can­ta, que se­du­ce y que lo lle­vó a do­mi­nar la es­ce­na en Real Madrid, el equi­po más po­de­ro­so por fue­ra de la NBA. Y de esa ma­ne­ra es que en­cen­dió los ra­da­res de las fran­qui­cias de los Es­ta­dos Uni­dos. Por eso su lu­gar es­ta­rá cer­ca de­ja mal mu­rray y el Ni­ko­la Jo­kic, un me­nú fas­ci­nan­te pa­ra el ba­se ar­gen­tino, que des­em­bar­car á en la Con­fe­ren­cia Oes­te, la más sal­va­je de las com­pe­ten­cias.

Se­rá par­te de una or­ga­ni­za­ción que se cons­tru­yó so­bre las ba­ses de Mi­chael Malone que asu­mió co­mo en­tre­na­dor pa­ra la tem­po­ra­da 2015-2016. Bus­ca­rá ga­nar­se mi­nu­tos en un equi­po que en la úl­ti­ma tem­po­ra­da fue fi­na­lis­ta en el Oes­te y ca­yó an­te Los Angeles La­kers de Leb­ron Ja­mes y Ant­hony Davis. Bus­ca­rá Cam­paz­zo im­pri­mir su mar­ca, por­que de eso se tra­ta su ca­rre­ra. Pri­me­ro se pa­ró en­ci­ma de la Li­ga Na­cio­nal de la Argentina, y con Pe­ña­rol

co­mo tram­po­lín ha­cia la elite arra­só con to­do a su pa­so: ganó

12 tí­tu­los, la Li­ga de las Amé­ri­cas,

4 Li­gas Na­cio­nal, 3 Sú­per 8, la Co­pa Argentina, 2 In­ter­li­gas y la Co­pa Desafío. Ne­ce­si­ta­ba dar el sal­to. En

2014, des­em­bar­có en Real Madrid y en dos eta­pas le­van­tó 11 tro­feos: 4 Su­per­co­pas, 2 Co­pas del Rey, 3 Li­ga ACB y 2 Eu­ro­li­gas. Ya no le que­da­ba más por ha­cer en la Ca­sa Blan­ca.

“In­ten­to te­ner los pies so­bre la tie­rra, ser pro­fe­sio­nal. Si mi te­cho me per­mi­te lle­gar a la NBA, se ve­rá. Es un sue­ño, una fan­ta­sía que ten­go de chi­co. Con mis ami­gos ju­gá­ba­mos a ser Ja­son Kidd, Ste­ve Nash, te­nía­mos posters pe­ga­dos en la pa­red. Pe­ro an­tes me ob­se­sio­na­ba y aho­ra no”, con­ta­ba Cam­paz­zo en una char­la con la na­cion en ju­lio 2019. Por en­ton­ces, las mi­ra­das so­bre el ba­se cor­do­bés eran in­ten­sas, pe­ro to­dos de­ja­ban una cuo­ta de du­da por el te­ma de su ta­lla, ya que la ma­yo­ría de los ba­ses de la NBA tie­nen, por lo me­nos,

10 cen­tí­me­tros más de al­tu­ra. Pe­ro de­mos­tró que se tra­ta de ape­nas un de­ta­lle pa­ra él. Por eso su nom­bre se su­ma a la se­lec­ta nó­mi­na de los ar­gen­ti­nos que fue­ron par­te de la li­ga de los Es­ta­dos Uni­dos: Juan Ignacio Pe­pe Sán­chez, Ru­bén Wol­kowys­ki, Emanuel Gi­nó­bi­li, Car­los Del­fino, An­drés No­cio­ni, Fa­bri­cio Ober­to, Wal­ter Herrmann, Luis Sco­la, Pa­blo Pri­gio­ni, Nicolás La­pro­vit­to­la, Nicolás Brus­sino y Pa­tri­cio Ga­rino.

Hay mo­jo­nes en la ca­rre­ra de Cam­paz­zo que pue­den dar cuen­ta de ese atre­vi­mien­to que lo po­ne en otro ni­vel y de la con­fian­za ex­tre­ma que le per­mi­te en­fren­tar­se con­tra los po­deo ro­sos y los gi­gan­tes. En ju­lio de 2012, en un amis­to­so an­te Es­ta­dos Uni­dos, en la pre­via a los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres, en Bar­ce­lo­na el cor­do­bés de­jó sus ello por una ac­ción pa­ra el re­cuer­do:le me­tió un tre­men­do ta­pón a Ko­bebryant.enelv es­tua­rio, des­pués les con­tó a a sus com­pa­ñe­ros que sa­bía que The Black Mam­ba ha­cia ese mo­vi­mien­to por­que lo vio en el jue­go NBA 2K, en la Play Station, la con­so­la que tan­to le en­can­ta a Fa­cun­do, y que por eso pu­do blo­quer­lo.

Del mis­mo mo­do que su ima­gen re co­rrió el mun­do cuan­do que­dó ca­ra a ca­ra con el es­ta­dou­ni­den­se Dean­dre Jor­dan, de 2,11 me­tros. El ar­gen­tino se mo­les­tó por un em­pu­jón del pi­vo­te en el due­lo en­tre la Argentina y Es­ta­dos Uni­dos, en Río 2016. Le­jos de sen­tir­se in­ti­mi­dad o por la im­po­nen­te al­tu­ra de su ri­val y por los 32 ki­los de más de la mo­le del Dream Team, el cor­do­bés, des­de aba­jo, lo desafió sin re­tro­ce­der ni un cen­tí­me­tro.

O co­mo cuan­do to­dos se que­da­ron sin alien­to por­que Cam­paz­zo vol­có la pe­lo­ta por pri­me­ra vez en un par­ti­do ofi­cial, el 23 de oc­tu­bre de 2012, an­te De­por­ti­vo Castro, de Chi­le, en Mar del Plata: “La pri­me­ra vez que la vol­qué fue en un par­ti­do de la Li­ga Su­da­me­ri­ca­na, me acuer­do que ro­bé una pe­lo­ta, me fui so­lo y me­dio que du­dé en vol­car­la, pe­ro cuan­do arran­qué pa­ra dar los pa­sos ha­cia el aro, me con­ven­cí. La ver­dad que íba­mos ga­nan­do por 20 pun­tos y po­día equi­vo­car­me que na­die me iba a de­cir na­da. Yo me sen­tía de dos me­tros. Es un poco un re­su­men de lo que soy, es la com­pe­ten­cia que me ali­men­ta, es no que­rer per­der nun­ca”.

cuan­do na­die pen­sa­ba que po­día ser el ba­se más ad­mi­ra­do del Mun­dial Chi­na 2019, el lí­der emo­cio­nal del sub­cam­peón del mun­do, el ju­ga­dor que des­per­tó una in­fi­ni­dad de mur­mu­llos en el es­ta­dio de Pe­kín, cuan­do se anun­ció el quin­te­to ideal del tor­neo y en el pues­to de ba­se fue ele­gi­do el es­pa­ñol Ricky Ru­bio.

No pa­re­ce ha­ber im­po­si­bles pa­ra él. In­clu­so, has­ta en­con­tró la lla­ve pa­ra po­der sa­lir de Real Madrid des­pués de al­gu­nas se­ma­nas de tensión: el ba­se ar­gen­tino des­ti­nó su sa­la­rio, de agos­to a no­viem­bre de 2020, a pa­gar par­te de los 6.000.000 de eu­ros de su cláu­su­la de sa­li­da y abo­na­rá en va­rias cuo­tas anual es ese mon­to. va­le re­cor­dar, que de los seis mi­llo­nes de eu­ros de la sa­li­da de Cam­paz­zo, las fran­qui­cias de la NBA só­lo pue­den des­em­bol­sar sin que afec­te al lí­mi­te sa­la­rial unos 750.000 dó­la­res, pe­ro sí se pue­de acor­dar que el ju­ga­dor pue­da des­ti­nar a ese pa­go el 15% del sa­la­rio to­tal de su con­tra­to. El res­to lo de­be­ría abo­nar del sa­la­rio ne­to, una vez des­con­ta­dos los im­pues­tos.

“Veo mis vi­deos y, si me río, es cuan­do me­jor jue­go, así que in­ten­to ver qué tan­to me di­vier­to en la can­cha”, con­tó Cam­paz­zo en una en­tre­vis­ta con es­te me­dio. Es­te pa­so a la NBA se­rá de son­ri­sas, por­que pa­ra Fa­cun­do no exis­ten los im­po­si­bles. Por que es­tá en una eta­pa de su ca­rre­ra en la que ne­ce­si­ta es­ta aven­tu­ra ex­ci­tan­te y desafian­te. El gi­gan­te de Cór­do­ba, es­tá en la ci­ma, se pon­drá se­gu­ra­men­te la ca­mi­se­ta 7 de los Nug­gets y el bás­quet­bol ar­gen­tino dis­fru­ta­rá de ca­da mo­men­to del She­riff.

 ?? Efe ?? Fa­cun­do Cam­paz­zo con­cre­ta su sue­ño a los 29 años, tras bri­llar en Real Madrid
Efe Fa­cun­do Cam­paz­zo con­cre­ta su sue­ño a los 29 años, tras bri­llar en Real Madrid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina