LA NACION

Ty­son vs. Jo­nes: una bom­ba de tiem­po en cuen­ta re­gre­si­va

- Os­val­do Prin­ci­pi —pa­ra La NA­CION— Neil deGrasse Tyson · Mike Tyson · Staples Center · World Boxing Organization · Vladimir Putin · Canadian nationality law · HBO · Iron Man · Evander Holyfield

El es­ta­dou­ni­den­se Mi­ke Ty­son tie­ne 54 años y una pro­li­ja bar­ba blan­ca. Su cuer­po re­cu­pe­ró par­te de la mus­cu­la­tu­ra que por­ta­ba aquel no­quea­dor in­sa­cia­ble de los do­ra­dos 80, pe­ro su len­gua y su ver­bo­rra­gia si­guen for­ce­jean­do en la cons­truc­ción de una obra des­ca­la­bra­da, irri­so­ria y –a ve­ces– in­mo­ral. A sie­te días de su es­pec­tácu­lo de ex­hi­bi­ción –de­fi­ni­ción téc­ni­ca y le­gal de lo que rea­li­za­rá el sá­ba­do pró­xi­mo– an­te su com­pa­trio­ta Roy Jo­nes, en el Sta­ples Cen­ter de Los Angeles, su regreso al cua­dri­lá­te­ro cons­ti­tu­ye al­go se­me­jan­te a des­ac­ti­var una bom­ba de tiem­po en su con­teo re­gre­si­vo.

Ty­son, de­di­ca­do a la co­mer­cia­li­za­ción in­dus­trial de can­na­bis en te­rri­to­rio ca­li­for­niano, ocu­pó sus me­mo­rias re­cien­tes ex­po­nien­do sus cua­li­da­des eva­si­vas a los con­tro­les an­ti­do­ping de to­do ti­po de es­ti­mu­lan­tes: hu­mos, yu­yos y pas­tas. Y to­do es­to, se ar­chi­vó en el tra­ta­mien­to y el an­dar de las no­ti­cias, co­mo sim­ples anéc­do­tas sin nin­gún ti­po de re­fle­xión, re­cha­zo u ob­je­ción. So­bre to­do, pa­ra ana­li­zar qué da­ños o ta­len­to – aún– man­tie­ne su ma­te­ria gris y su cuer­po.

Tras to­do es­te re­la­to de mu­gre y tram­pa pu­gi­lís­ti­ca, apa­re­ció el Con­se­jo Mun­dial de bo­xeo (CMB) y ofren­dó un cin­tu­rón de ho­nor en dispu­ta y un fa­llo ex­tra­or­di­na­rio que en mo­do “ci­ber­né­ti­co-vir­tual”

da­rán tres de sus ju­ra­dos, des­de dis­tin­tos paí­ses. Es­to qui­zás es­ti­mu­le la ven­ta de PPV del match – abono pa­go en los ho­ga­res a 50 dó­la­res – por la no­ve­do­sa se­ñal Fi­te TV, sin mu­cho su­ce­so has­ta el mo­men­to. Es al­go así co­mo

agre­gar naf­ta en pleno in­cen­dio. Nin­gu­na de las tres res­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes mun­dia­les re­co­no­ci­das uni­ver­sal­men­te (AMB-FIB-OMB) se vin­cu­ló a és­te even­to ni pro­pu­sie­ron re­gla­men­ta­ción al­gu­na.

Los me­dios idó­neos in­ter­na­cio­na­les ig­no­ra­rán la cues­tión pun­tua­ble en és­te desafío –sin con­si­de­ra­ción es­ta­dís­ti­ca le­gi­ti­ma– pac­ta­do a 8 rounds de 2 mi­nu­tos ca­da uno y sin ca­be­zal pro­tec­tor en los atle­tas. As­pec­tos dis­tan­tes de las le­yes ha­bi­tua­les en es­tas com­pe­ten­cias que se­rá su­per­vi­sa­da, ba­jo res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y pe­nal de la Co­mi­sión Atlé­ti­ca de Ca­li­for­nia, que só­lo prio­ri­zó to­do aque­llo que au­men­ta­se el in­gre­so aran­ce­la­rio por ha­bi­li­ta­cio­nes. No ha­brá pú­bli­co y tam­po­co mu­cho sen­ti­do co­mún.

Roy Jo­nes tie­ne 51 años y fue un bo­xea­dor ac­ti­vo has­ta 2018. Ganó cua­tro co­ro­nas mun­dia­les, des­de me­diano a pe­sa­do, en­tre 1993 y 2004, y es una fi­gu­ra co­no­ce­do­ra de es­te ofi­cio. El pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin le otor­gó la na­cio­na­li­dad y el pa­sa­por­te ru­so, co­bi­ján­do­lo un buen tiem­po en su país pa­ra in­cul­car a los cau­cá­si­cos su muy bue­na téc­ni­ca com­ba­ti­va. Fue por más de una dé­ca­da uno de los co­men­ta­ris­tas de HBO y es por­ta­dor de una ri­que­za téc­ni­ca y es­tra­té­gi­ca ad­mi­ra­ble. Es un in­te­rro­gan­te sa­ber cuál se­rá su com­por­ta­mien­to cuan­do sue­ne la cam­pa­na en el ini­cio de “Le­yends only Lea­gue”, un li­ga pa­ten­ta­da por Mi­ke Ty­son.

Des­de aquel mor­dis­co his­tó­ri­co que mu­ti­ló par­te de la ore­ja iz­quier­da de Evan­der Holy­field, el 28 de ju­nio de 1997, Ty­son no apor­tó na­da po­si­ti­vo a es­te de­por­te. Lo usó pa­ra jus­ti­fi­car, en las mi­se­rias de es­te ne­go­cio, gran par­te de las fa­len­cias de su vi­da oca­sio­na­das por agen­tes ex­ter­nos al ring y los guan­tes. La gran ex­pec­ta­ti­va que pro­du­ce la ex­hi­bi­ción: “Ty­son vs. Jo­nes” es con­tem­plar qué do­mi­nio de su tem­pe­ra­men­to y ra­cio­ci­nio con­ser­va “El hom­bre de hie­rro” so­bre un cua­dri­lá­te­ro. De­bie­ra ser una fies­ta, pe­ro de­du­ci­mos que pue­de ser una bom­ba de tiem­po que re­cla­ma tra­ta­mien­to y pa­lia­ti­vos a una se­ma­na de su pues­ta en es­ce­na.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina