LA NACION

El gran di­rec­tor Ricardo Bar­tís con­vir­tió a su Spor­ti­vo Tea­tral en un mag­ní­fi­co vi­ve­ro.

El gran di­rec­tor lle­nó a su Spor­ti­vo Tea­tral de “otro” ti­po de vi­da

- Jaz­mín Car­bo­nell

Pa­ra to­dos aque­llos que ha­yan en­tra­do al Spor­ti­vo Tea­tral, la sa­la y es­cue­la de tea­tro que Ricardo Bar­tís fun­dó allá por los años 80, no les ex­tra­ña­rá es­ta trans­for­ma­ción. Las plan­tas fue­ron co­pan­do la pa­ra­da ca­si has­ta el pun­to de de ga­nar­le el es­pa­cio al tea­tro. En es­tos sie­te me­ses du­rí­si­mos de sa­las tea­tra­les ce­rra­das y de futuro in­cier­to pa­ra la ac­ti­vi­dad, la ve­ge­ta­ción se vol­vió la due­ña in­dis­cu­ti­da y con es­ta ener­gía ava­sa­llan­te su­ma­do al tiem­po im­po­si­ble pa­ra el tea­tro, Bar­tís jun­to a su equi­po de tra­ba­jo, em­pe­za­ron a ar­mar es­te nue­vo em­pren­di­mien­to: Tea­tro Bo­tá­ni­co.

La si­tua­ción pa­ra las sa­las in­de­pen­dien­tes es trá­gi­ca. Los cos­tos de man­te­ni­mien­to se vuel­ven im­po­si­bles y si en esos pri­me­ros me­ses de es­tu­por se pu­die­ron dis­po­ner de los sub­si­dios de es­te año su­ma­dos a los aho­rros de al­gu­nos de sus due­ños, la si­tua­ción se vol­vió in­sos­te­ni­ble cuan­do se ex­ten­dió a tal pun­to la pa­ra­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad tea­tral. Por eso la rein­ven­ción. Por eso la crea­ti­vi­dad pa­ra po­der man­te­ner en pie es­tos es­pa­cios que no so­lo son tea­tros sino es­pa­cios de for­ma­ción y de ex­pe­ri­men­ta­ción. La cla­ve tal vez pa­ra que el tea­tro por­te­ño ten­ga se­me­jan­te im­pron­ta.

“El Spor­ti­vo es­tá ce­rra­do des­de el 15 de mar­zo de­bi­do a la pan­de­mia –cuen­ta Bar­tís–. Man­te­ner es­te lu­gar tie­ne un cos­to enor­me. Du­ran­te los pri­me­ros dos me­ses pen­sa­mos que po­día­mos aguan­tar, uti­li­za­mos el di­ne­ro que nos ve­nía de los sub­si­dios pa­ra que la gen­te que tra­ba­ja dan­do cla­ses en el es­tu­dio pu­die­ran so­bre­vi­vir y lo mis­mo con las per­so­nas que es­tán vin­cu­la­das al tra­ba­jo den­tro del lu­gar. El man­te­ni­mien­to del es­tu­dio lo rea­li­za Hernán Me­laz­zi que es un ac­tor que ha tra­ba­ja­do con­mi­go den­tro del Spor­ti­vo, ade­más de un ami­go, una per­so­na muy que­ri­da y de mu­cha con­fian­za. Con él nos ve­nía­mos pre­gun­tan­do có­mo íba­mos a ha­cer pa­ra pa­gar to­das las cuen­tas ca­da vez que lle­ga­ban. Los ser­vi­cios son ca­rí­si­mos por el ba­rrio –pleno Pa­ler­mo– y to­do el tiem­po nos apa­re­cía la idea de po­ner un vi­ve­ro. Es muy que­ri­do pa­ra no­so­tros el te­ma de las plan­tas tan­to en la te­rra­za co­mo en el pa­tio y se le ha otor­ga­do siem­pre un ran­go pro­ta­go­nis­ta den­tro de nues­tro es­pa­cio”.

Me­laz­zi ade­más de ser un gran ac­tor, ha­ce dos años es­tu­dia jar­di­ne­ría y las pa­sio­nes con el maes­tro en­ton­ces se du­pli­ca­ron. ¿Por qué en­ton­ces no con­ju­gar plan­tas y tea­tro, en el Spor­ti­vo Tea­tral? A am­bos se su­mó Lo­re­na Re­guei­ro, pro­duc­to­ra des­de ha­ce más de quin­ce años de dis­tin­tos pro­yec­tos den­tro del Spor­ti­vo. “El es­tu­dio es be­llí­si­mo: el lu­gar, las plan­tas, las flo­res. Pe­ro es muy tris­te ver­lo va­cío. Así que em­pe­za­mos a pen­sar en es­ta idea, con­ver­tir al Spor­ti­vo en un vi­ve­ro co­mo for­ma no so­lo de sub­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca sino tam­bién pa­ra dar­le vi­ta­li­dad al es­pa­cio”, cuen­ta Bar­tís y agre­ga que pre­via ci­ta se pue­den com­prar allí plan­ti­nes, plan­tas de huer­ta, de es­ta­ción, aro­má­ti­cas. Se pue­de bus­car Tea­tro Bo­tá­ni­co en las re­des y co­la­bo­rar con es­ta cau­sa pa­ra sos­te­ner la cul­tu­ra y pa­ra evi­tar que la pan­de­mia se lle­ve par­te de ella.

Ricardo Bar­tís, au­tor y di­rec­tor de obras em­ble­má­ti­cas co­mo Pos­ta­les ar­gen­ti­nas, El pe­ca­do que no se pue­de nom­brar, Don­de más due­le, De mal en peor, La pes­ca, por ci­tar so­lo al­gu­nas, es­ta­ba a pun­to de es­tre­nar La ges­ta he­roi­ca, su pro­pia ver­sión de Rey Lear, de Sha­kes­pea­re, en mar­zo, en el Cer­van­tes. “Al tea­tro lo veo con mu­cha preo­cu­pa­ción. En­tien­do que has­ta que no se pro­duz­ca una trans­for­ma­ción sus­tan­ti­va a tra­vés de la va­cu­na o al­go por el es­ti­lo, el tea­tro va a es­tar ren­go, en una si­tua­ción de mu­cha di­fi­cul­tad, muy com­ple­ja. Por­que la si­tua­ción pro­to­co­lar y las dis­tan­cias arras­tran esos pro­ble­mas a la es­ce­na. Ten­go tris­te­za, una enor­me tris­te­za y a la es­pe­ra de cuán­do po­dre­mos mos­trar nues­tra obra”.

 ??  ??
 ?? San­tia­go fi­li­puz­zi ?? Bar­tís, en su es­pa­cio
San­tia­go fi­li­puz­zi Bar­tís, en su es­pa­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina