LA NACION

¿Ejer­ci­cio con el ros­tro cu­bier­to? No es tan ma­lo

Nue­vos es­tu­dios ha­lla­ron po­cos in­con­ve­nien­tes al usar ta­pa­bo­cas al en­tre­nar

- Health · Medicine · Lifestyle · York · United States of America · Haifa

NUE­VA York (The new York Ti­mes).– Ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te la pan­de­mia ha si­do un re­to pa­ra mu­chos de no­so­tros. los gim­na­sios es­tán ce­rra­dos o tie­nen una ocu­pa­ción li­mi­ta­da, al igual que los par­ques, pi­le­tas, ca­mi­nos y otras ins­ta­la­cio­nes re­crea­ti­vas. Si los sen­de­ros es­tán abier­tos, a me­nu­do es­tán atas­ca­dos, lo que di­fi­cul­ta el dis­tan­cia­mien­to so­cial cuan­do ca­mi­na­mos, pa­sea­mos, ca­bal­ga­mos, tro­ta­mos o ha­ce­mos ejer­ci­cio.

las re­co­men­da­cio­nes y re­qui­si­tos en torno a las mas­ca­ri­llas han crea­do com­pli­ca­cio­nes adi­cio­na­les. po­cas per­so­nas que ha­cen ejer­ci­cio, in­clu­yén­do­me, se po­nen los ta­pa­bo­cas con en­tu­sias­mo cuan­do se tra­ta de en­tre­na­mien­tos vi­go­ro­sos, con­ven­ci­dos de que ha­rán que nos su­de la ca­ra, que la res­pi­ra­ción sea di­fí­cil y que los en­tre­na­mien­tos sean más ago­ta­do­res. re­or­ga­ni­za­mos el tiem­po y los lu­ga­res de nues­tros tro­tes y pa­seos pa­ra po­der ejer­ci­tar­nos cuan­do hay po­ca gen­te cer­ca y de­jar­nos el ros­tro des­cu­bier­to. o sim­ple­men­te no en­tre­na­mos.

pe­ro pa­ra aque­llos de no­so­tros con­ven­ci­dos de que usar un cu­bre­bo­cas ha­rá que el ejer­ci­cio sea más di­fí­cil o más des­agra­da­ble, dos nue­vos es­tu­dios ofre­cen un con­tra­pun­to es­ti­mu­lan­te. am­bos en­cuen­tran que las mas­ca­ri­llas no afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a los en­tre­na­mien­tos vi­go­ro­sos, ya sean de te­la, qui­rúr­gi­cas o del ti­po n95. los ha­llaz­gos pue­den sor­pren­der pe­ro tam­bién ani­mar a cual­quie­ra que es­pe­re per­ma­ne­cer se­gu­ro y ac­ti­vo en las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses, a me­di­da que los ca­sos de co­ro­na­vi­rus au­men­tan en Es­ta­dos Uni­dos y otros lu­ga­res.

la ma­yo­ría de nues­tras ex­pec­ta­ti­vas so­bre las mas­ca­ri­llas y el ejer­ci­cio se ba­san en anéc­do­tas e ideas pre­con­ce­bi­das. po­ca cien­cia del pa­sa­do ha exa­mi­na­do si y có­mo los ta­pa­bo­cas afec­tan a los en­tre­na­mien­tos se­rios. los po­cos ex­pe­ri­men­tos an­te­rio­res re­le­van­tes se cen­tra­ron prin­ci­pal­men­te en los tra­ba­ja­do­res de la sa­lud que lle­va­ban mas­ca­ri­lla al ca­mi­nar, pa­ra ver si el es­tar ac­ti­vo mien­tras se las usa­ba afec­ta­ba su pen­sa­mien­to u otras ca­pa­ci­da­des (no su­ce­dió, se­gún mues­tran los es­tu­dios).

pe­ro ca­mi­nar sua­ve­men­te no es co­rrer, an­dar en bi­ci­cle­ta u otras ru­ti­nas más vi­go­ro­sas, y no he­mos te­ni­do evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre có­mo el uso de una mas­ca­ri­lla po­dría al­te­rar esos en­tre­na­mien­tos. así que, re­cien­te­men­te, gru­pos de cien­tí­fi­cos de­ci­die­ron in­ves­ti­gar el te­ma. Uno de ellos pu­bli­có sus ha­llaz­gos en el Scan­di­na­vian Jour­nal of Me­di­ci­ne & Scien­ce in Sports, y se con­cen­tró en las mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas y res­pi­ra­to­rias n95 du­ran­te el ejer­ci­cio. los in­ves­ti­ga­do­res, la ma­yo­ría de ellos afi­lia­dos al cam­pus de aten­ción Mé­di­ca de ram­bam en Hai­fa, is­rael, in­vi­ta­ron a 16 hom­bres adul­tos sa­nos y ac­ti­vos al la­bo­ra­to­rio, don­de com­pro­ba­ron los rit­mos car­día­cos, la pre­sión ar­te­rial, la sa­tu­ra­ción de oxí­geno, los rit­mos res­pi­ra­to­rios y los ni­ve­les ac­tua­les de dió­xi­do de car­bono. lue­go les co­lo­ca­ron tu­bos na­sa­les del­ga­dos que re­co­gían sus res­pi­ra­cio­nes pa­ra su aná­li­sis y, en tres vi­si­tas se­pa­ra­das al la­bo­ra­to­rio, les pi­die­ron que mon­ta­ran una bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­ria.

En ca­da vi­si­ta, los hom­bres, de he­cho, com­ple­ta­ron una prue­ba de pe­da­leo has­ta el ago­ta­mien­to, du­ran­te la cual los in­ves­ti­ga­do­res au­men­ta­ron gra­dual­men­te la re­sis­ten­cia en la bi­ci­cle­ta es­ta­cio­na­ria, co­mo en una lar­ga e im­pla­ca­ble subida de co­li­na, has­ta que los hom­bres ape­nas po­dían gi­rar los pe­da­les. Du­ran­te to­do el pro­ce­so, los in­ves­ti­ga­do­res mo­ni­to­rea­ron el rit­mo car­dia­co, la res­pi­ra­ción y otras me­di­das fi­sio­ló­gi­cas de los ciclistas y les pre­gun­ta­ron re­pe­ti­da­men­te qué tan di­fí­cil se sen­tía el ejer­ci­cio.

Du­ran­te una se­sión de pe­da­leo, los ros­tros de los hom­bres es­tu­vie­ron des­cu­bier­tos. pe­ro en las otras dos se­sio­nes, se pu­sie­ron una mas­ca­ri­lla qui­rúr­gi­ca de pa­pel desecha­ble o un res­pi­ra­dor n95 ajus­ta­do.

Des­pués, los cien­tí­fi­cos com­pa­ra­ron las res­pues­tas fi­sio­ló­gi­cas y sub­je­ti­vas de los ciclistas du­ran­te ca­da se­sión y en­con­tra­ron po­cas va­ria­cio­nes. Usar mas­ca­ri­lla no ha­bía he­cho que el ci­clis­mo se sin­tie­ra o fue­ra más ago­ta­dor y no ha­bía cansado a los ciclistas an­tes de tiem­po. El úni­co efec­to sus­tan­cial fue el de las mas­ca­ri­llas n95, que au­men­ta­ron li­ge­ra­men­te los ni­ve­les de dió­xi­do de car­bono en la res­pi­ra­ción, pro­ba­ble­men­te por­que las mas­ca­ri­llas es­ta­ban muy ajus­ta­das. pe­ro nin­guno de ellos se que­jó de opre­sión en el pe­cho, do­lo­res de ca­be­za u otros pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios.

la ma­yo­ría ex­pre­só cier­ta sor­pre­sa, en cam­bio, de que las mas­ca­ri­llas no les hu­bie­ran mo­les­ta­do, di­ce Danny Eps­tein, médico del de­par­ta­men­to de me­di­ci­na interna del cam­pus de aten­ción Mé­di­ca de ram­bam, quien di­ri­gió el nue­vo es­tu­dio. Ellos “ha­bían creí­do que su desem­pe­ño se re­du­ci­ría con el uso de cu­bre­bo­cas”, di­ce.

Las ex­pec­ta­ti­vas so­bre los ta­pa­bo­cas se ba­san en ideas pre­con­ce­bi­das

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina