LA NACION

Car­mel: vol­ver al pa­sa­do pa­ra re­co­no­cer­nos dis­tin­tos

- Mer­ce­des Fu­nes Crime · Madrid · Netflix · Twitter · Nile · Sayyid · Carmel-by-the-Sea, CA · Vanessa Ragone

Ha­ce unos días, el dia­rio El País de Madrid co­me­tió un error, am­plia­men­te co­men­ta­do en las re­des so­cia­les, tan in­só­li­to co­mo sin­to­má­ti­co. En un ar­tícu­lo so­bre el documental de Net­flix que re­pa­sa el ca­so María Mar­ta García Bel­sun­ce, un re­dac­tor con­fun­dió el nom­bre de la víc­ti­ma con el del country don­de ocu­rrió su ase­si­na­to. “El día de su muer­te, Car­mel ha­bía ju­ga­do al te­nis y es­pe­ra­ba en ca­sa al ma­sa­jis­ta. Su ma­ri­do la en­con­tró en la ba­ñe­ra con la ca­be­za abier­ta. Dos mé­di­cos di­je­ron que fue por un gol­pe, pe­ro un mes des­pués la sa­ca­ron de la tum­ba: te­nía 5 ba­las en la ca­be­za”, des­cri­bía un posteo del me­dio es­pa­ñol en Twit­ter, que ge­ne­ró una ola de acla­ra­cio­nes. Es que el in­te­rés vo­raz por Car­mel: ¿Quién ma­tó a María Mar­ta, la mi­ni­se­rie documental pro­du­ci­da por Va­nes­sa Ra­go­ne y di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Hart­mann, ha tras­cen­di­do lar­ga­men­te las fron­te­ras del país, uno de los ob­je­ti­vos de Net­flix al pau­tar su es­treno.

En un tiem­po en que cual­quier “hit del mo­men­to” en las pla­ta­for­mas de strea­ming se con­vier­te en el te­rri­to­rio al que to­dos desea­mos huir pa­ra de­jar de la­do la pe­sa­da reali­dad, la re­vi­sión del tam­bién lla­ma­do “cri­men del country” y del pro­ce­so ju­di­cial que le si­guió ha si­do en las úl­ti­mas se­ma­nas el te­ma de con­ver­sa­ción inevi­ta­ble en los pri­me­ros es­car­ceos so­cia­les que per­mi­tió el fin de la cua­ren­te­na. Y co­mo en aque­llos aho­ra le­ja­nos días de prin­ci­pios de si­glo, cuan­do tam­bién pa­ra es­ca­par de otra du­ra reali­dad de­vo­rá­ba­mos ca­da no­ve­dad del ca­so di­fun­di­da por los dia­rios y la te­le­vi­sión, ca­da uno tie­ne su teo­ría y su pro­pio ve­re­dic­to. Es lo que ge­ne­ran los ca­sos po­li­cia­les cuan­do ad­quie­ren ri­be­tes li­te­ra­rios, con abun­dan­cia de co­lo­ri­dos per­so­na­jes, di­ne­ros ocul­tos y se­cre­tos de fa­mi­lia. Los no­ve­lis­tas clásicos los am­bien­ta­ban en man­sio­nes vic­to­ria­nas, en cru­ce­ros por el Ni­lo o a bor­do de un tren ex­pre­so. La crónica po­li­cial argentina en­con­tró el su­yo en un ba­rrio ce­rra­do del de­sigual co­nur­bano bo­nae­ren­se.

Pe­ro si pa­ra la li­te­ra­tu­ra los buenos ele­men­tos de un po­li­cial pa­re­cen inal­te­ra­bles aun­que cam­bien las geo­gra­fías y las épo­cas, al hip­no­ti­zar­nos otra vez con el ca­so

Bel­sun­ce en­con­tra­mos los ma­ti­ces que en las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas ha in­tro­du­ci­do, en es­tos úl­ti­mos años, una nue­va con­cien­cia co­lec­ti­va. En el documental se ha­ce evi­den­te có­mo en aquel tiem­po (el ase­si­na­to ocu­rrió el 27 de oc­tu­bre de 2002) era aún co­mún la ti­pi­fi­ca­ción me­diá­ti­ca de “cri­men pa­sio­nal” co­mo una for­ma de des­cri­bir esas muer­tes puer­tas aden­tro en el que el dra­ma vin­cu­lar de­bía pru­den­te­men­te ser ta­pa­do por el te­lón de la so­brie­dad pú­bli­ca. So­lo el in­te­rés que pu­do ge­ne­rar un ape­lli­do tra­di­cio­nal y un ba­rrio de cla­se al­ta res­ca­tó del des­tino de no­ti­cia bre­ve que se­gu­ra­men­te le hu­bie­ra ca­bi­do, en otras cir­cuns­tan­cias, a la muer­te de una mu­jer en la ba­ñe­ra de su ca­sa con el ma­ri­do co­mo prin­ci­pal sos­pe­cho­so. Era lo ha­bi­tual. Las es­ta­dís­ti­cas de la vio­len­cia de gé­ne­ro, invisibles por en­ton­ces, se en­gro­sa­ban con las muer­tes de mu­je­res anó­ni­mas sin que ape­nas las re­gis­trá­ra­mos.

La pro­pia pa­la­bra femicidio no era par­te de nues­tro vo­ca­bu­la­rio y ni si­quie­ra del de la Jus­ti­cia. Tan so­lo el mor­bo ali­men­ta­ba al­gu­nas co­ber­tu­ras cuan­do las hi­pó­te­sis so­bre la con­duc­ta de la víc­ti­ma atraían la aten­ción. María Mar­ta tam­bién lo pa­de­ció, y cuan­do nin­gu­na teo­ría so­bre su cri­men pa­re­cía ce­rrar fir­me­men­te, en­se­gui­da sur­gían in­fun­da­dos ru­mo­res so­bre su vi­da amo­ro­sa o su círcu­lo ín­ti­mo. So­lo cua­tro años des­pués, el ca­so No­ra Dal­mas­so re­pi­tió ca­si idén­ti­cas con­duc­tas.

Las muer­tes de mu­je­res no han dis­mi­nui­do, hoy lo sa­be­mos por­que sí hay es­ta­dís­ti­cas pú­bli­cas. Des­te­rra­mos el jus­ti­fi­ca­ti­vo “pa­sio­nal” pa­ra cu­brir crí­me­nes de gé­ne­ro y en la ma­yo­ría de los ca­sos ya no es la víc­ti­ma la in­ves­ti­ga­da, en gran me­di­da, por­que el pú­bli­co es­tá ahí pa­ra ve­lar por eso. Las pe­nas pa­ra los fe mi cid as son más du­ras y, ocu­rra nen ba­rrios ce­rra­dos o en des­cam­pa­dos mar­gi­na­les, las muer­tes to­man es­ta­do pú­bli­co y nos mo­vi­li­zan. Mar­cha­mos, re­cla­ma­mos, gri­ta­mos. La vio­len­cia no ha dis­mi­nui­do, pe­ro la so­cie­dad ya no la con­tem­pla con pa­si­vi­dad. No so­mos los mis­mos quie­nes hoy vol­ve­mos a ver a las ami­gas de María Mar­ta pe­dir Jus­ti­cia so­las con­tra la bu­ro­cra­cia ju­di­cial y una opi­nión pú­bli­ca ávi­da de mor­bo. El des­per­tar de nues­tras con­cien­cias ha ser­vi­do de al­go. ●

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina