LA NACION

Zoom­pa­men­tos. El boom in­fan­til de la pan­de­mia

Con car­pas im­pro­vi­sa­das en me­dio del li­ving o en el pro­pio cuar­to de los chi­cos, sur­gie­ron co­mo un ori­gi­nal pun­to de fu­ga del en­cie­rro

- Vi­vian Ur­feig Falco · Buenos Aires · Instagram · Palermo · Ferrara

un res­ca­te de la cua­ren­te­na, un bál­sa­mo que nos re­ga­ló una tri­bu de ami­gos”. Cie­lo Di Fal­co es la ma­má de Tu­pac, un ne­ne de 8 años que en­con­tró en los cam­pa­men­tos por Zoom una sa­li­da crea­ti­va al des­con­cier­to ini­cial que ins­ta­ló la cua­ren­te­na. Tu­pac ya par­ti­ci­pó en más de 10 “zoom­pa­men­tos”. Con linterna, dis­fra­ces, ins­tru­men­tos y su mu­ñe­co in­se­pa­ra­ble pa­só una no­che dis­tin­ta. En una car­pa im­pro­vi­sa­da en el me­dio del li­ving o en el pro­pio cuar­to de los chi­cos los zoom­pa­men­tos sur­gie­ron co­mo un pun­to de fu­ga del en­cie­rro.

El au­tor de es­ta idea dis­rup­ti­va, un boom ines­pe­ra­do que tra­jo la pan­de­mia, se lla­ma Ga­briel Wisz­nia, más co­no­ci­do co­mo Ga­bi­chu, de la agru­pa­ción Laberinto Mas­ti­ca­ble. Téc­ni­co en re­crea­ción y lí­der de la ban­da de rock in­fan­til Los Ra­vio­lis. Él re­con­fi­gu­ró el es­pa­cio do­més­ti­co, de­tec­tó opor­tu­ni­da­des y se trans­for­mó en el re­fe­ren­te del Zoom sub-12. To­do em­pe­zó por una abue­la que qui­so re­ga­lar una participac­ión es­te­lar de Laberinto Mas­ti­ca­ble, ex­per­tos en ani­ma­cio­nes, en el cum­plea­ños vir­tual de su nie­ta. Des­con­fia­do del for­ma­to, Ga­bi­chu acep­tó so­lo pa­ra “pro­bar la pla­ta­for­ma”. Cuan­do to­dos can­ta­ron el fe­liz cum­plea­ños tu­vo la cer­te­za de que es­ta­ba an­te un ha­llaz­go. Y rá­pi­do de re­fle­jos pa­ten­tó Zoom­plea­ños y Zoom­pa­men­to en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual. De una agen­da re­ple­ta de even­tos can­ce­la­dos pa­só a ago­tar la ca­pa­ci­dad de la sa­la del we­bi­nar. En­tre abril y no­viem­bre se me­tió en la ca­sa de más de 5500 fa­mi­lias, los hi­zo bai­lar, ju­gar a la gue­rra de al­moha­das, bus­car ob­je­tos en la os­cu­ri­dad, es­cu­char his­to­rias y ma­qui­llar­se de zom­bies. Por una no­che re­con­fi­gu­ró la mo­no­to­nía del es­pa­cio do­més­ti­co.

“Nun­ca ha­bía­mos usa­do las re­des pa­ra ge­ne­rar con­te­ni­dos”, con­fie­sa Ga­bi­chu, de 44 años, al fren­te del equi­po que in­te­gra jun­to a Gus­ta­vo Nils­son y Mau­ro Vuot­to, que se po­nen en la piel de dis­tin­tos per­so­na­jes: un ma­go tru­cho, una maes­tra anacró­ni­ca, un ni­ño pre­gun­tón. El hu­mor in­te­li­gen­te, la iro­nía y los gui­ños a los adul­tos son los in­gre­dien­tes de la fór­mu­la que es­ta­lló el fin de se­ma­na pa­sa­do cuan­do el Zoom­pa­men­to se trans­mi­tió des­de el Mu­seo Sí­vo­ri, por ini­cia­ti­va de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Participac­ión Ciu­da­da­na y Cer­ca­nía, jun­to con los Museos de Buenos Aires. En me­nos de 24 ho­ras re­par­tie­ron 1000 en­tra­das.

La di­ná­mi­ca del even­to –re­pi­te fun­ción el pró­xi­mo sá­ba­do– ter­mi­na al otro día, cuan­do los acam­pan­tes se vuel­ven a co­nec­tar des­de sus gua­ri­das pa­ra com­par­tir el desa­yuno. El ins­truc­ti­vo que lle­ga por mail con la com­pra de la en­tra­da ($400) in­clu­ye un tu­to­rial pa­ra ar­mar car­pas, su­ge­ren­cias pa­ra la de­co­ra­ción y ele­men­tos a car­gar en la mo­chi­la. El fo­gón infaltable de los cam­pa­men­tos vie­ne con ya­pa: León Gie­co, Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes, Los Ti­pi­tos, Los Pe­ri­cos o Juan­chi Ba­lei­rón apa­re­cen de sor­pre­sa y can­tan “una que se­pa­mos to­dos”.

“Los pi­bes de­jan la car­pa ar­ma­da va­rios días. Es­ta suer­te de cue­va fun­cio­na sim­bó­li­ca­men­te co­mo la ac­ción de ir­se a otro la­do. Mu­chos se lle­van a la bol­sa de dor­mir el ob­je­to de ape­go o la fo­to de la ma­má o el pa­pá que es­tán en la ha­bi­ta­ción de al la­do”, se­ña­la Ga­bi­chu.

Pa­ra Pa­blo Bur­gos, psi­có­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en re­crea­ción, el fe­nó­meno vir­tual fun­cio­na co­mo vál­vu­la de es­ca­pe a la nor­ma­li­dad en un con­tex­to don­de “to­do se re­su­mía a un so­lo há­bi­tat du­ran­te el ini­cio de la cua­ren­te­na es­tric­ta”.

El di­rec­tor de Re­si­den­cias Coo­pe­ra­ti­vas de Tu­ris­mo (RCT) y de los es­pa­cios re­crea­ti­vos pa­ra chi­cos y ado­les­cen­tes de Sho­lem Buenos Aires se­ña­la que la he­rra­mien­ta “le per­mi­te a les pi­bes ju­gar a no es­tar den­tro de la ha­bi­ta­ción, crear un es­pa­cio ale­ja­do de la mi­ra­da de los pa­dres”. Bur­gos coor­di­nó “cam­pa­zooms” en gru­pos de en­tre 5 y 14 años que fun­cio­nan den­tro de la ins­ti­tu­ción. “El fo­co es­tu­vo pues­to en con­so­li­dar la gru­pa­li­dad, en des­con­tex­tua­li­zar y rom­per con el mol­de de lo ru­ti­na­rio”, ex­pli­ca. En es­te ca­so, la in­ter­ac­ción gru­pal se pla­ni­fi­có en fun­ción de pro­pues­tas que vo­ta­ron los chi­cos: qué co­mer o qué co­ci­nar, qué jue­gos ha­cer y có­mo adap­tar los tí­pi­cos desafíos noc­tur­nos a la vir­tua­li­dad. El equi­po do­cen­te le sa­có el ju­go a la pla­ta­for­ma y or­ga­ni­zó en las sa­las del Zoom el es­pa­cio de fo­gón co­lec­ti­vo.

Fans de la pri­me­ra ho­ra

Francesca y Pie­rino “Pi­pi” Fe­rra­ra Lu­cino tie­nen 6 y 3 años y di­fí­cil­men­te se ol­vi­den de la no­che en que lo­gra­ron dis­fra­zar de mo­mia a Fa­bri­zio, el pa­pá. Fue pa­ra el zoom­pa­men­to te­má­ti­co de Ha­llo­ween, un even­to pa­ra el que se pre­pa­ra­ron du­ran­te va­rios días. “Fa­bri­zio se apren­dió las can­cio­nes de Laberinto en la gui­ta­rra. Nos hi­ci­mos fans. Ve­mos los vi­vos de Ins­ta­gram tres ve­ces por se­ma­na (@la­be­rin­to­mas­ti­ca­ble)”, apun­ta Ya­mi­la Lu­cino, psi­có­lo­ga, de 42 años.

El ca­so de Am­bar y Ma­nuel Gar“fue cía, de Pa­ler­mo, fue em­ble­má­ti­co. “De pron­to nos vi­mos los 4 en la car­pa, muer­tos de ri­sa y fas­ci­na­dos cuan­do apa­re­ció León Gie­co can­tan­do El Fan­tas­ma de Can­ter­vi­lle. No lo po­día­mos creer”, re­cuer­da Mag­da­le­na, la ma­má.

Mien­tras la pro­duc­to­ra Sim­ple Proar­te ul­ti­ma los de­ta­lles de las pró­xi­mas fe­chas en museos por­te­ños y con­fir­ma las par­ti­ci­pa­cio­nes de Ke­vin Johan­sen y el Mono de Ka­pan­ga, Ga­bi­chu y com­pa­ñía acei­tan los per­fi­les de sus per­so­na­jes. “Me pongo lo­co cuan­do a los chi­cos se les quie­re ba­jar contenido de lo que es­tá bien o mal, cuan­do los so­bre­pro­te­gen o les ha­blan con di­mi­nu­ti­vos. No hay ne­ce­si­dad de sub­es­ti­mar a los chi­cos”, in­di­ca Ga­bi­chu, in­no­va­dor en tiem­pos in­cier­tos. ●

 ??  ?? Ga­briel Wisz­nia, alias Ga­bi­chu, es el men­tor de la idea; Tu­pac, de 8 años, que­dó tan en­tu­sias­ma­do que ya par­ti­ci­pó de 10 “zoom­pa­men­tos”
Ga­briel Wisz­nia, alias Ga­bi­chu, es el men­tor de la idea; Tu­pac, de 8 años, que­dó tan en­tu­sias­ma­do que ya par­ti­ci­pó de 10 “zoom­pa­men­tos”
 ?? Gentileza ??
Gentileza

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina