LA NACION

¿Por qué nos se­du­cen tan­to los con­te­ni­dos que des­apa­re­cen?

- Ariel To­rres @ariel­to­rres Business · Viral · Twitter · William Butler Yeats · Horace · Picaboo · Facebook

Aho­ra se su­mó Twit­ter (https://blog.twit­ter.com/es_­la/to­pics/product/2020/pre­sen­ta­mos­fleets-una-nue­va-for­ma-de-unir­te-ala-con­ver­sa­cion.html) y con­fir­mó que nos atrae lo que es­tá dis­po­ni­ble so­lo por un bre­ve pe­río­do. Tal vez te­nía ra­zón el poe­ta Yeats, cuan­do es­cri­bió: “Man is in lo­ve, and lo­ves what va­nis­hes”. El ver­so ha si­do tra­du­ci­do al es­pa­ñol co­mo “El hom­bre ama, y ama lo que des­apa­re­ce”. Sí, te­ne­mos es­ta mar­ca­da de­bi­li­dad por lo efí­me­ro, y no me ex­tra­ña. Tam­po­co no­so­tros so­mos pa­ra siem­pre.

por otro la­do, ex­hi­bi­mos una fuer­te ob­se­sión con la tras­cen­den­cia. lo de­jó cla­ro el poe­ta Ho­ra­cio: “Exe­gi mo­nu­men­tum ae­re pe­ren­nius”, es­cri­bió en una oda en la que se jac­ta­ba de ha­ber crea­do “una obra más du­ra­de­ra que el bron­ce”. no le fal­ta­ba ra­zón, hay que re­co­no­cer­le eso.

así que te­ne­mos una na­tu­ra­le­za mu­chas ve­ces con­tra­dic­to­ria. Buscamos per­pe­tuar­nos, pe­ro al mis­mo tiem­po ha­ce­mos un cul­to de lo efí­me­ro, des­de las flo­res has­ta las

Sto­ries de ins­ta­gram, un con­cep­to crea­do por Snap­chat co­mo es­pí­ri­tu de su ser­vi­cio. al re­pli­car­lo en ins­ta­gram, Fa­ce­book des­ac­ti­vó Snap­chat, que pro­me­tía con­ver­tir­se en otra red so­cial sig­ni­fi­ca­ti­va. De­li­cias de la con­cen­tra­ción en las in­dus­trias de la tec­no­lo­gía e in­ter­net.

En fin, la cues­tión es que al­guien se to­ma el tra­ba­jo de pro­du­cir un contenido, en oca­sio­nes con lu­jos que an­tes so­lían ver­se so­lo en la te­le o en el ci­ne, pe­ro esa Story es­ta­rá dis­po­ni­ble so­lo du­ran­te 24 ho­ras.

aquí vie­ne la par­te en la que el lu­di­ta de fuste se po­ne a re­zon­gar con­tra to­do, des­de la cul­tu­ra de la ima­gen has­ta la vo­la­ti­li­dad en “los tiem­pos que co­rren”. pa­ra em­pe­zar, los tiem­pos no co­rren. pe­ro, de­jan­do de la­do eso (tam­po­co ca­mi­nan, ojo), cuan­do uno em­pie­za a que­jar­se del tiem­po que le ha to­ca­do vi­vir es por­que ya ti­ró la toa­lla, fa­vor de ano­tar. Ten­go la im­pre­sión de que las Sto­ries (Fleets, en Twit­ter) no so­lo nos atraen por­que son efí­me­ras y por­que si ma­ña­na no van a es­tar dis­po­ni­bles en­ton­ces hay que apro­ve­char aho­ra

(¿Car­pe diem?), sino por otro mo­ti­vo. Uno mu­cho más te­rre­nal.

De­tén­gan­se un ins­tan­te a ob­ser­var a vue­lo de pá­ja­ro las re­des so­cia­les (y la web en ge­ne­ral, o, si lo quieren, to­da in­ter­net). Di­cho en po­cas pa­la­bras, sus es­ta­dís­ti­cas son abru­ma­do­ras. De nin­gu­na ma­ne­ra es­tán a nues­tra es­ca­la, la es­ca­la de las per­so­nas. no te­ne­mos quin­ce ami­gos en Fa­ce­book, sino más de 3000. no sos na­da si no con­tás con –al me­nos– 10.000 se­gui­do­res, y al­gu­nos los acu­mu­lan de a de­ce­nas de mi­llo­nes. Se en­vían cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de mails por día; los si­tios de mú­si­ca ofre­cen de­ce­nas de mi­llo­nes de can­cio­nes, y You­tu­be re­ci­be 13.000 mi­llo­nes de pe­di­dos de pá­gi­na (o equi­va­len­tes;

hits, en la jer­ga) ca­da 24 ho­ras. po­dría se­guir, pe­ro es bas­tan­te cla­ro que se tra­ta de di­men­sio­nes so­bre­hu­ma­nas, aun sin abun­dar en es­tas ci­fras que es­ca­pan a nues­tra com­pren­sión.

con los con­te­ni­dos ocu­rre lo mis­mo. pro­me­dio, si sos un usua­rio me­su­ra­do, vas a ver 50 fo­tos y vi­deos por día so­lo en ins­ta­gram. Más de 18.000 al año. nun­ca an­tes de in­ter­net y de las re­des so­cia­les ha­bía­mos mi­ra­do es­ta can­ti­dad de fo­tos y vi­deos. pue­den su­mar­le What­sapp, Fa­ce­book y Twit­ter. En­ton­ces, de cier­ta for­ma, el ce­re­bro tien­de a co­lap­sar, so­bre­pa­sa­do por la sen­sa­ción cla­ra y dis­tin­ta de que es im­po­si­ble se­guir to­das las cuen­tas que nos po­drían in­tere­sar y mu­cho me­nos ver to­dos sus con­te­ni­dos.

En ese es­ce­na­rio cruel pa­ra la men­te, que se subió en­tu­sias­ma­da por la ge­ne­ro­si­dad de las re­des (spoi­ler: no exis­te tal ge­ne­ro­si­dad), se re­cor­tan, tam­bién cla­ros y dis­tin­tos, los con­te­ni­dos efí­me­ros. Son un ali­vio. por un la­do, sa­be­mos que no se nos van a ir acu­mu­lan­do pen­dien­tes, vi­deos y fo­tos que no vi­mos, que te­ne­mos que ver, que al­gu­na vez va­mos a ver. por otro, es una for­ma de sin­ce­rar al­go que sa­be­mos des­de siem­pre: ca­si to­do lo que postea­mos es pe­re­ce­de­ro. con al­gu­nas ex­cep­cio­nes, es ver­dad; por ejem­plo, ins­ta­gram vie­ne a fun­cio­nar co­mo el vie­jo ál­bum de fo­tos. pe­ro eso es por­que hay to­da­vía otra ava­lan­cha di­gi­tal: las mi­les de fo­tos que to­ma­mos con el te­lé­fono y que nun­ca vol­ve­mos a mi­rar.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina