LA NACION

Lle­ga el he­re­de­ro de un de­por­ti­vo mí­ti­co

El Gor­don Mu­rray T.50 es con­si­de­ra­do co­mo el su­ce­sor del Mcla­ren F1, pe­ro con más po­ten­cia y tec­no­lo­gía

- Cars · Ayrton Senna · Cosworth Engineering · Gordon Murray · Motor Racing Developments Ltd. · Carlos Reutemann

667 CV Pro­du­ce el mo­tor as­pi­ra­do de 12 ci­lin­dros en V y 3.9 li­tros

Gor­don Mu­rray es uno de los in­ge­nie­ros más afa­ma­dos del au­to­mo­vi­lis­mo de­por­ti­vo. En su ex­ten­so his­to­rial (que in­clu­ye el fa­mo­so Brab­ham BT44 de Car­los Reu­te­mann), tie­ne va­rios pun­tos al­tí­si­mos: en­tre ellos, fue el res­pon­sa­ble de ha­ber pre­pa­ra­do los au­tos con los que el eterno Ayr­ton Senna ganó los cam­peo­na­tos mun­dia­les de Fór­mu­la 1, y tam­bién el de ha­ber si­do na­da me­nos que el crea­dor del Mcla­ren F1, uno de los co­ches de­por­ti­vos más fa­mo­sos del mun­do y que cuan­do fue pre­sen­ta­do en 1992 te­nía una se­rie de ade­lan­tos que aún si­guen vi­gen­te, co­mo por ejem­plo la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les co­mo car­bono o mag­ne­sio en las pie­zas o la dis­po­si­ción cen­tral del asien­to del con­duc­tor (es un tri­pla­za). Y no só­lo eso, sino que ca­si 30 años des­pués si­gue sien­do uno de los au­tos con mo­tor as­pi­ra­do más ve­lo­ces del mun­do.

Tras re­ti­rar­se de la com­pa­ñía con se­de en Wo­king, lan­zó su pro­pia mar­ca, Gor­don Mu­rray Au­to­mo­ti­ve, y su pri­mer mo­de­lo fue es­te es­pec­ta­cu­lar T.50.

Le lle­vó va­rios años desa­rro­llar es­ta bes­tia a Mu­rray, ya que qui­so vol­car to­da la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en sus años en la F1 pa­ra lle­var­los a un au­to de ca­lle.

Es­te T.50 tie­ne mu­chas si­mi­li­tu­des a ni­vel es­té­ti­co con el F1 (de he­cho, va­rios lo con­si­de­ran co­mo el “su­ce­sor” de aquél mí­ti­co mo­de­lo), con lí­neas pu­ras, mu­chas cur­vas, una par­te tra­se­ra que ase­me­ja una tur­bi­na e in­nu­me­ra­bles ele­men­tos que bus­can re­du­cir la fric­ción del vien­to, ya que la idea fue lo­grar la “ae­ro­di­ná­mi­ca más avan­za­da y efec­ti­va vis­ta ja­más en un au­to de ca­lle”, se­gún de­fi­nió Mu­rray. ¿Có­mo lo lo­gró? En­tre otros de­ta­lles, in­cor­po­ró un ven­ti­la­dor de 400 mm de diá­me­tro en la par­te tra­se­ra que suc­cio­na el ai­re que pa­sa por de­ba­jo del cha­sis y que lo uti­li­za pa­ra lo­grar el lla­ma­do efec­to sue­lo (lo ha­bía uti­li­za­do en los Brab­ham BT46 Ven­ti­la­dor a fi­nes de la dé­ca­da de 1970) y su­mó dos ale­ro­nes re­trác­ti­les que se van ade­cuan­do a la ve­lo­ci­dad. Con to­do es­to lo­gra un down­for­ce de 1500 kg, un 170% más que el pe­so del au­to (que es de ape­nas unos 950 kg).

El co­ra­zón es el mo­tor Cos­worth V12 at­mos­fé­ri­co 3.9 L que en­tre­ga 663 CV a tre­men­das 11.500 rpm y 467 Nm de tor­que a 9000 rpm, del cual el 70% es­tá dis­po­ni­ble des­de las 2500 rpm y que se aso­cia a una ca­ja ma­nual de 6 mar­chas de com­pe­ti­ción. De ahí que pue­da usar­se en el día a día.

Las pres­ta­cio­nes se es­ti­ma se­rán al­tí­si­mas. Y si bien no fue­ron con­fir­ma­das por el fa­bri­can­te, se es­ti­ma que ace­le­ra­rá de 0 a 100 km/h en me­nos de 3 s y su­pe­rará có­mo­da­men­te los 350 km/h.

Ex­clu­si­vo co­mo to­do su­per­de­por­ti­vo­que­se­pre­cie­de­tal,sees­tán­fa­bri­can­do ape­nas 100 uni­da­des que se ven­den des­de 2,6 mi­llo­nes de eu­ros ca­da una y cu­ya en­tre­ga co­men­za­rá en enero.

 ??  ?? Atrac­ti­vo
Es in­ne­ga­ble que las lí­neas de es­te T.50 tie­nen si­mi­li­tu­des con el Mcla­ren F1
Atrac­ti­vo Es in­ne­ga­ble que las lí­neas de es­te T.50 tie­nen si­mi­li­tu­des con el Mcla­ren F1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina