LA NACION

Ra­zo­nes pa­ra la co­rri­da al­cis­ta

- Die­go de la Puen­te El au­tor es so­cio de Nó­vi­tas SA Commodity Markets · Financial Markets · Finance · Business · United States of America · Chicago · Chicago Transit Authority · China · Argentina · South America

Mu­cho se ha dis­cu­ti­do en las úl­ti­mas se­ma­nas y en di­fe­ren­tes ám­bi­tos so­bre cuá­les han si­do los mo­ti­vos o los fac­to­res que han mo­to­ri­za­do las re­cien­tes subas so­bre los pre­cios de los gra­nos. Y, en es­te sen­ti­do, re­sul­ta su­ma­men­te di­fí­cil en­con­trar un so­lo res­pon­sa­ble.

Que la de­pre­cia­ción del dó­lar a es­ca­la glo­bal (co­mo con­se­cuen­cia de la enor­me emi­sión es­ta­dou­ni­den­se), su­ma­do a los “re­plie­gues” en las ta­sas de in­te­rés, han con­ci­ta­do la aten­ción de gran­des es­pe­cu­la­do­res y fon­dos de in­ver­sión no pa­re­cie­ra una no­ve­dad en sí mis­ma.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió tam­bién en 2008 con mo­ti­vo de la cri­sis de las hi­po­te­cas en los Es­ta­dos Uni­dos. Cla­ra­men­te ello ge­ne­ró fuer­tes subas en las co­ti­za­cio­nes de los gra­nos en Chica­go, aun­que no fue ex­clu­si­va de es­tas com­mo­di­ties, sino que otras ma­te­rias pri­mas tam­bién sin­tie­ron el im­pac­to de los gran­des “fon­dos” in­gre­san­do con di­ne­ro fres­co a es­tas plazas.

De igual ma­ne­ra, Chi­na tam­bién ha si­do un gran ar­tí­fi­ce o res­pon­sa­ble de es­tas subas. Qui­zá el más im­por­tan­te de to­dos. Por­que a di­fe­ren­cia de lo que ve­nía ocu­rrien­do has­ta el ini­cio de la gue­rra co­mer­cial en­tre el gi­gan­te asiá­ti­co y Es­ta­dos Uni­dos, allá por mar­zo de 2018, hoy Chi­na com­pra ab­so­lu­ta­men­te to­do, no so­lo so­ja.

El re­fle­jo lo po­de­mos ver, ade­más, en ce­ba­da, maíz, tri­go, car­nes de to­do ti­po y en sor­go. En es­te úl­ti­mo ca­so, so­lo las ven­tas des­de la Argentina ha­cia Chi­na se mul­ti­pli­ca­ron por 10 en un so­lo año. Qui­zá en es­ta va­ria­ble re­si­den las ma­yo­res con­tro­ver­sias o in­te­rro­gan­tes, si se quie­re.

¿El con­su­mo de Chi­na es equi­va­len­te a su de­man­da? ¿O po­dría es­tar com­pran­do pa­ra in­cre­men­tar sus stocks de re­ser­va pre­pa­rán­do­se pa­ra al­gu­na otra even­tua­li­dad?

Es­tas du­das re­sul­tan muy in­tere­san­tes pa­ra el de­ba­te, pues­to que el im­pul­so que es­te fac­tor le agre­ga a los pre­cios po­dría vol­ver­se co­mo un bu­me­rang si nos es­ta­mos equi­vo­can­do en el diag­nós­ti­co.

Cli­ma en Su­da­mé­ri­ca

En los úl­ti­mos días he ve­ni­do es­cu­chan­do mu­chas afir­ma­cio­nes o co­men­ta­rios so­bre si re­sul­ta­ría fac­ti­ble que los pre­cios de la so­ja, por ejem­plo, pu­die­ran vol­ver a los re­gis­tra­dos en­tre 2008-2012. Y to­do pa­re­cie­ra in­di­car que el ter­cer fac­tor cla­ve se­rá el de­ve­nir cli­má­ti­co en Su­da­mé­ri­ca.

Es in­tere­san­te re­cor­dar que en 2008 nues­tra re­gión tu­vo una se­quía con un im­pac­to pro­duc­ti­vo im­por­tan­te, de la mis­ma for­ma que Es­ta­dos Uni­dos tu­vo la se­gun­da peor se­quía de la his­to­ria en 2012.

Las es­tra­te­gias co­mer­cia­les son vi­ta­les en es­te con­tex­to, por­que a ca­mi­nos lar­gos, pa­sos cor­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina