LA NACION

Los nue­vos ba­rrios. Huer­ta, yo­ga, na­tu­ra­le­za y con­fort

Vi­vir en armonía con un en­torno na­tu­ral y po­der desa­rro­llar una vi­da en co­mu­ni­dad de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble es una op­ción que des­pier­ta ca­da día más in­te­rés y sur­gen pro­yec­tos na­tu­ral es­ta­te que atien­den esa de­man­da

- Verónica Ru­bi

La pan­de­mia de­jó en pau­sa de­ci­sio­nes y acciones. Tam­bién ace­le­ró otras. La ca­sa se con­vir­tió en un lu­gar obli­ga­do, pe­ro a la vez en un re­fu­gio se­gu­ro. Y cre­ció la ne­ce­si­dad de trans­for­mar­la en un si­tio más agra­da­ble y con­for­ta­ble. Con el tra­ba­jo re­mo­to, las ven­ta­jas de vi­vir en la ciu­dad em­pe­za­ron a va­ler me­nos. El de­seo de mu­dar­se a las afue­ras dis­pa­ró la de­man­da de te­rre­nos pa­ra com­prar y tam­bién de alquileres de pro­pie­da­des en ba­rrios ce­rra­dos. Un fe­nó­meno in­ci­pien­te co­men­zó a po­ten­ciar­se: bus­car un es­ti­lo de vi­da más co­nec­ta­do con las per­so­nas, la na­tu­ra­le­za, la sus­ten­ta­bi­li­dad, el equi­li­brio del en­torno y el bie­nes­tar.

¿Es­toy don­de quie­ro es­tar? ¿Ten­go hoy acá lo que ne­ce­si­ta mi fa­mi­lia? Fue­ron pre­gun­tas dis­pa­ra­do­ras. La si­tua­ción de cri­sis y la in­tros­pec­ción des­per­tó un re­plan­teo del es­ti­lo de vi­da ac­tual. La sen­sa­ción de que ya na­da vol­ve­rá a ser igual, que te­ne­mos que pen­sar y de­ci­dir dón­de y có­mo que­re­mos que nos en­cuen­tre la pró­xi­ma pan­de­mia.

Cons­tan­za Ci­lley, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la con­sul­to­ra Voi­ces!, afir­ma que “es­te aná­li­sis im­pli­có una de­ci­sión de cam­bio de rum­bo, de dar pa­sos ade­lan­te en bus­ca del hogar ideal con la con­so­li­da­ción del te­le­tra­ba­jo”.

Vi­vir en armonía con un en­torno na­tu­ral y po­der desa­rro­llar una vi­da en co­mu­ni­dad de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble es una op­ción que des­pier­ta ca­da día más in­te­rés en­tre aque­llas per­so­nas que quieren rom­per sus la­zos con la ur­be.

“Las ciu­da­des y las nue­vas co­mu­ni­da­des ya se es­tán pen­san­do a otra es­ca­la y los desa­rro­lla­do­res es­tán em­pe­zan­do a pla­ni­fi­car pro­duc­tos in­mo­bi­lia­rios pa­ra com­pra­do­res con con­cien­cia de que su bie­nes­tar de­pen­de del bie­nes­tar del otro”, in­di­ca Tino Lut­te­ral, fun­da­dor de la desa­rro­lla­do­ra Nue­vo Ur­ba­nis­mo S.A, em­pren­di­mien­tos ur­ba­nos con pro­pó­si­to.

Así sur­gen nue­vos pro­yec­tos que pro­po­nen el res­pe­to a la tie­rra, la bio­ar­qui­tec­tu­ra (un sis­te­ma de cons­truc­ción en equi­li­brio con el en­torno y los ma­te­ria­les), la per­ma­cul­tu­ra (la per­ma­nen­cia de lo na­tu­ral), la ge­ne­ra­ción de ener­gías re­no­va­bles y la pro­duc­ción de ali­men­tos or­gá­ni­cos, con­vi­vien­do con per­so­nas que com­par­ten la mis­ma fi­lo­so­fía.

“Es­tán na­cien­do ini­cia­ti­vas real­men­te di­fe­ren­tes den­tro de lo que es el real es­ta­te a las que po­dría­mos lla­mar na­tu­ral es­ta­te: pro­po­ner una ma­ne­ra dis­tin­ta de vi­vir”, di­ce Aní­bal Gui­ser, crea­dor del ve­cin­da­rio de ca­sas flo­tan­tes Eco­náu­ti­co Hi­po­cam­po, en Masch­witz. “La trans­for­ma­ción del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio se­rá crear un mer­ca­do de cons­truc­ción bio­na­tu­ral de ca­sas mo­der­nas y con­for­ta­bles, un mé­to­do cons­truc­ti­vo que pue­da ser asu­mi­do por una empresa cons­truc­to­ra o un desa­rro­lla­dor y que uti­li­ce ma­te­ria­les ver­da­de­ra­men­te eco­ló­gi­cos en armonía con el en­torno na­tu­ral. La bús­que­da de otros es­pa­cios pa­ra vi­vir es una ten­den­cia que en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo em­pie­za a apa­re­cer”, sos­tie­ne Gui­ser .

Se pla­ni­fi­can pro­duc­tos in­mo­bi­lia­rios pa­ra com­pra­do­res con con­cien­cia de que su bie­nes­tar de­pen­de del de sus ve­ci­nos

En es­te con­tex­to, hay va­rios em­pren­di­mien­tos que se es­tán ges­tan­do con pro­pues­tas de hu­ma­ni­za­ción del es­pa­cio más que de ur­ba­ni­za­ción, con sis­te­mas de bio­cons­truc­ción, mo­de­los de com­pra con­jun­ta de te­rre­nos, ge­ne­ra­ción de ener­gías re­no­va­bles y una re­con­fi­gu­ra­ción de los ame­ni­ties con huer­tas, es­pa­cios de yo­ga, bi­blio­te­cas, es­cue­las al­ter­na­ti­vas y or­ga­ni­co­me­dor. Gui­ser plan­tea la idea de “pri­va­ci­dad co­mu­ni­ta­ria” y la de­fi­ne co­mo “un ve­cin­da­rio con su­fi­cien­te afi­ni­dad pa­ra lo­grar la armonía y la ne­ce­sa­ria pri­va­ci­dad de ca­da vivienda y te­rreno”.

En esa lí­nea, tam­bién exis­ten re­des que co­nec­tan desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios con per­so­nas que es­tán en el mis­mo ti­po de bús­que­da, ge­ne­ran­do así gru­pos de afi­ni­dad co­mo in­cu­ba­do­ras de co­mu­ni­da­des. “La pro­ble­má­ti­ca de las gran­des me­tró­po­lis es el ano­ni­ma­to, que lle­va a la in­se­gu­ri­dad y des­con­fian­za. Hay es­tu­dios que de­mues­tran que 600 es la can­ti­dad de per­so­nas a las cua­les al­can­zás a re­co­no­cer sus ros­tros. Más de 600 ya son des­co­no­ci­dos”, cuen­ta Pa­blo Gar­giu­lo, coor­di­na­dor de pro­yec­tos en Red/cons­cien­cia e in­te­gran­te de In­ge­nia Eco. De es­te mo­do, tam­bién em­pie­za a re­de­fi­nir­se el con­cep­to de co­mu­ni­dad. “Lue­go del Covid-19, ne­ce­si­ta­mos crear lu­ga­res pa­ra per­te­ne­cer y com­pen­sar la ve­da de afec­to fí­si­co que nos im­pu­so el dis­tan­cia­mien­to so­cial, un es­pa­cio don­de con otros sea­mos nues­tra me­jor ver­sión con una mi­ra­da más pro­fun­da so­bre có­mo de­be­mos es­tar en el mun­do, con quie­nes que­re­mos es­tar y pa­ra qué. La co­mu­ni­dad de­be­ría ser el con­te­ne­dor den­tro del cual nues­tros sue­ños in­di­vi­dua­les se trans­for­men en sue­ños co­lec­ti­vos que pue­dan ser una reali­dad”, agre­ga Lut­te­ral.

El fe­nó­meno se re­fle­jó en la ge­ne­ra­ción de dis­tin­tos pro­yec­tos. Por ca­so, Co­mu­na Cas4 es un pro­yec­to pa­ra crear una co­mu­na sus­ten­ta­ble en San An­drés de Gi­les, con 137 lo­tes dis­tri­bui­dos al­re­de­dor de una la­gu­na en una superficie de 76 hec­tá­reas. Allí se re­cons­tru­yó el pai­sa­je na­ti­vo ori­gi­nal de la eco-re­gión pa­ra atraer y re­cu­pe­rar a la fau­na lo­cal y las es­pe­cies na­ti­vas. El pro­yec­to plan­tea bam­bu­sal edu­ca­ti­vo y pro­duc­ti­vo, mue­lles, es­pa­cios co­mu­nes, bi­ci­sen­das, pi­le­ta na­tu­ral, huer­ta co­mu­ni­ta­ria pa­ra abas­te­cer a los ve­ci­nos y se con­tem­pla un ga­lli­ne­ro, va­cas pa­ra or­de­ñe y pa­na­les pa­ra pro­duc­ción de miel. La ar­qui­tec­tu­ra de las ca­sas se­rán mo­du­la­res sus­ten­ta­bles, con ener­gías re­no­va­bles y trans­por­ta­bles, con un al­to acen­to en el di­se­ño.

Pa­ra los aman­tes del agua, otra op­ción es Eco­náu­ti­co Hi­po­cam­po: un ve­cin­da­rio de ca­sas flo­tan­tes de bio­ar­qui­tec­tu­ra moderna. Ac­tual­men­te hay cin­co ca­sas ha­bi­ta­das, ocho en pro­yec­to de cons­truc­ción y muy po­cos lo­tes dis­po­ni­bles. Es­tá ubi­ca­do en los hu­me­da­les del Del­ta y es un con­cep­to de ba­rrio per­ma­cul­tu­ral abier­to al río con el ob­je­ti­vo de ha­bi­tar esa zo­na pa­ra pre­ser­var­la. Hay cua­tro mo­de­los de ca­sas de en­tre 35 y 135 m2 que pro­po­nen un equi­li­brio en­tre la ca­li­dez de la ca­sa de ma­de­ra y la mo­der­ni­dad de una vivienda ac­tual. Las ca­sas flo­tan so­bre el agua pe­ro no se mue­ven de­bi­do a un sis­te­ma de flo­ta­bi­li­dad se­gu­ra.

Otro ca­so es el de Ume­pay, un pro­yec­to que ha­ce cul­to a la sus­ten­ta­bi­li­dad. En es­te ca­so, se tra­ta de una co­mu­ni­dad sus­ten­ta­ble que cre­ció or­gá­ni­ca­men­te a 40 mi­nu­tos de Ya­can­to, ca­mino a Du­razno, en Cór­do­ba. Lo que em­pe­zó con un gru­po re­du­ci­do de per­so­nas se con­vir­tió en un lu­gar de re­fe­ren­cia en la pro­vin­cia pa­ra quie­nes eli­gen un es­ti­lo de vi­da al­ter­na­ti­vo y sa­lu­da­ble. Es un pue­blo eco­ló­gi­co de mon­ta­ña que ocu­pa 300 hec­tá­reas di­vi­di­das en ba­rrios, ro­dea­dos de un pa­raí­so na­tu­ral a ori­llas del Río Gran­de. Ya se con­so­li­dó co­mo una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad con 41 lo­tes de al­re­de­dor de una hec­tá­rea y un có­di­go de ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­ni­za­ción con el me­nor im­pac­to po­si­ble. Cuen­ta con un es­pa­cio pa­ra di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, res­tau­ran­te ve­ge­ta­riano, huer­ta co­mu­ni­ta­ria y alo­ja­mien­to pa­ra 50 per­so­nas.

En la Pa­ta­go­nía, Pue­blo Cha­pel­co, es un pro­yec­to de pue­blo de mon­ta­ña, a 20 mi­nu­tos del cen­tro de San Mar­tín de los An­des, con ge­ne­ra­ción pro­pia de ener­gía y ali­men­tos y un eti­que­ta­do de vi­vien­das con tres ti­pos de ca­te­go­rías de acuer­do a su efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Con vis­tas úni­cas, sie­te hec­tá­reas de bos­ques de len­gas y el arro­yo Pi­chi Cha­cay, es un desa­rro­llo de van­guar­dia por la ca­li­dad de vi­da que ofre­ce en sus 76 hec­tá­reas, de las cua­les so­lo se ur­ba­ni­za­rán 24 con lo­tes de más de 1000 m2 y el res­to se man­ten­drá el pai­sa­je na­tu­ral de la mon­ta­ña. Es­ta mis­ma desa­rro­lla­do­ra es­tá ar­man­do un pro­yec­to en Pi­lar con lo­tes de 375m2, pen­sa­do pa­ra un pú­bli­co jo­ven. Con­ta­rá con una huer­ta de 3,5 hec­tá­reas pa­ra ali­men­tar a to­das las ca­sas con una ca­nas­ta se­ma­nal (se cal­cu­la 100m2 por fa­mi­lia por año) y ven­der a ba­jo cos­to a ve­ci­nos de los al­re­de­do­res. Por otra par­te, Ali­cia Fren­kel, una ins­truc­to­ra de yo­ga, que es­tá co-crean­do un pro­yec­to que per­mi­ta dis­fru­tar de una vi­da ple­na en un en­torno na­tu­ral, ins­pi­rán­do­se en los mo­de­los de eco­al­deas y de cohou­sing se­nior, que ya fun­cio­na con éxi­to en otros paí­ses. El lu­gar se­rá en una zo­na pe­ri­fé­ri­ca de la ciu­dad, no más de 100 km. so­bre el co­rre­dor nor­te/no­roes­te. El plan es cons­truir vi­vien­das sus­ten­ta­bles, in­di­vi­dua­les, in­de­pen­dien­tes y pro­pias en te­rre­nos pe­que­ños pa­ra con­tar con un am­plio es­pa­cio de uso co­mún: huer­ta y pro­duc­ción de ali­men­tos, bi­blio­te­ca, es­pa­cios de tra­ba­jo cor­po­ral y so­cial, en una superficie to­tal de al­re­de­dor de 15 hec­tá­reas. La par­ti­cu­la­ri­dad es que bus­can crear una co­mu­ni­dad +50, es re­qui­si­to que al me­nos uno de los in­te­gran­tes de ca­da ca­sa ten­ga esa edad.

Las pro­pie­da­des co­lec­ti­vas tam­bién se im­po­nen. Ver­de­nue­vo es un pro­yec­to de ve­cin­da­rio co­la­bo­ra­ti­vo en un cam­po de 27 hec­tá­reas en las afue­ras del pue­blo de Ca­pi­lla del Se­ñor. Más de 10 hec­tá­reas se de­di­ca­rán a la agroe­co­lo­gía y ha­brá lo­tes pa­ra 105 ca­sas. Se con­ci­be co­mo un em­pren­di­mien­to co­lec­ti­vo a par­tir de 30 fun­da­do­res que com­pren par­ce­las y ten­gan así participac­ión en 2/3 de los be­ne­fi­cios de acuer­do a lo in­ver­ti­do. Una par­ti­cu­la­ri­dad es que los lo­tes se­rán cir­cu­la­res y se­pa­ra­dos en­tre sí, ge­ne­ran­do in­fi­ni­tos re­co­rri­dos pa­ra ca­mi­nar. Ha­brá una huer­ta, un mer­ca­do con pro­duc­tos de los ve­ci­nos y em­pren­de­do­res lo­ca­les, un or­ga­ni­co­me­dor, dos la­gu­nas y un es­pa­cio pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mu­ni­ta­rias. Las ca­sas se­rán de cons­truc­ción na­tu­ral bio­sus­ten­ta­ble con la es­té­ti­ca, el con­fort y la tec­no­lo­gía que re­quie­re la vi­da moderna.

En li­nea con la ten­den­cia, una his­to­ria ins­pi­ra­do­ra que ha­ce cul­to a la ten­den­cia de pro­pie­da­des co­lec­ti­vas es la de Fe­li­ci­tas, en Masch­witz. La his­to­ria mí­ni­ma de cua­tro ami­gos de la in­fan­cia que so­ña­ban con com­prar un te­rreno pa­ra ju­gar al te­nis, fes­te­jar cum­plea­ños, te­ner una pi­le­ta o sim­ple­men­te sa­ber dón­de en­con­trar­se ca­da fin de se­ma­na sin ne­ce­si­dad de coor­di­nar na­da.

Por úl­ti­mo Red/cons­cien­cia es un mo­vi­mien­to glo­bal cu­ya área so­cial es­tá en­fo­ca­da en la cul­tu­ra re­ge­ne­ra­ti­va con pro­yec­tos de con­ser­va­ción de eco­sis­te­mas, la crea­ción de eco­al­deas con tec­no­lo­gía y la cons­truc­ción de vi­vien­das a las que lla­man re­fu­gios, que son trans­por­ta­bles y tie­nen mu­cho fo­co en el di­se­ño y la sus­ten­ta­bi­li­dad. A tra­vés de smart towns crea­ron la pri­me­ra pla­ta­for­ma pa­ra la ges­tión de ur­ba­ni­za­cio­nes sos­te­ni­bles y pe­que­ñas, que per­mi­te en­con­trar opor­tu­ni­da­des de te­rre­nos pa­ra ar­mar un desa­rro­llo y gen­te que bus­ca un há­bi­tat con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas, ar­man­do así gru­pos de afi­ni­dad pa­ra crear eco­al­deas con la cons­truc­ción de los re­fu­gios y así ayu­dar a so­lu­cio­nar el ac­ce­so a la vivienda a ba­jo cos­to y con ba­jo im­pac­to en la hue­lla eco­ló­gi­ca. •

 ??  ??
 ??  ?? en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za La ca­sa de agua es par­te del mun­do náu­ti­co y la ma­de­ra evo­ca la iden­ti­dad del Del­ta
en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za La ca­sa de agua es par­te del mun­do náu­ti­co y la ma­de­ra evo­ca la iden­ti­dad del Del­ta
 ??  ?? ma­te­ria­les La elec­ción de los in­su­mos de cons­truc­ción es cla­ve
ma­te­ria­les La elec­ción de los in­su­mos de cons­truc­ción es cla­ve
 ??  ?? ume­pay Un pro­yec­to sus­ten­ta­ble a 40 mi­nu­tos de Ya­can­to, en Cór­do­ba
ume­pay Un pro­yec­to sus­ten­ta­ble a 40 mi­nu­tos de Ya­can­to, en Cór­do­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina