LA NACION

El iné­di­to ex­pe­ri­men­to de que to­dos man­den y nin­guno go­bier­ne

Las ten­sio­nes en­tre el pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Kirch­ner mar­can el pul­so de un go­bierno en el que va­rios pe­ro­nis­mos to­man me­di­das dis­tin­tas y en­fren­ta­das al mis­mo tiem­po

- Tex­to Ser­gio Sup­po Politics · Juan Domingo Perón · Este · Cristina Fernandez de Kirchner · Argentina · Mauricio Macri · Héctor José Cámpora · Sergio Massa · Carlos Menem · Máximo Kirchner · Adrift

Siem­pre hu­bo va­rios pe­ro­nis­mos, va­ya no­ve­dad. An­ta­gó­ni­cos y con­tra­dic­to­rios, pe­lea­do­res ha­cia aden­tro y afue­ra, con ma­yo­rías gre­ga­rias ha­cia un je­fe que a su vez co­rría a un se­gun­do plano a los que que­da­ban en des­ven­ta­ja. Pe­rón des­pla­zó a los la­bo­ris­tas y lue­go a los mon­to­ne­ros; Me­nem al ca­fie­ris­mo; Kirch­ner a Duhal­de; Cris­ti­na al pro­pio pe­ro­nis­mo.

El da­to nue­vo es otro: es la pri­me­ra vez que va­rios pe­ro­nis­mos pre­ten­den go­ber­nar y to­man me­di­das dis­tin­tas y en­fren­ta­das al mis­mo tiem­po. Pul­sean con le­yes, anun­cios, re­for­mas y mo­vi­li­za­cio­nes en un festival de pre­sio­nes cru­za­das y ejer­ci­cios de po­si­cio­na­mien­to.

Es­te ex­pe­ri­men­to sin­gu­lar e iné­di­to ocu­rre so­bre la reali­dad repetida y agra­va­da de una cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que re­pli­ca y su­pera el úl­ti­mo gran es­ta­lli­do del país, en di­ciem­bre de 2001. La res­pues­ta al enig­ma de la no­ve­dad del pre­si­den­te ele­gi­do por la vi­ce­pre­si­den­ta co­rre­tea, im­pre­ci­so, so­bre esa ca­tás­tro­fe agi­gan­ta­da por los efec­tos glo­ba­les de la pan­de­mia. Na­die man­da so­bre el res­to y to­dos pre­ten­der ha­cer­lo.

Aun­que el conflicto en­tre el go­bierno de Al­ber­to Fer­nán­dez y el man­do de Cris­ti­na Kirch­ner es el nu­do esen­cial de la si­tua­ción, de esa pe­lea se des­pren­den nue­vos con­flic­tos y a la vez se vuel­ven más vi­si­bles ba­ta­llas en­tre sectores y se ex­po­nen sin pu­dor am­bi­cio­nes de po­der.

Es así que Al­ber­to y Cris­ti­na pul­sean por el rum­bo de la eco­no­mía y cuan­do el Pre­si­den­te ajus­ta los nú­me­ros fis­ca­les, su je­fa le re­cuer­da que ella no es res­pon­sa­ble por las me­di­das del Go­bierno. El ga­bi­ne­te es un ca­tá­lo­go de mi­nis­tros que res­pon­den a je­fa­tu­ras dis­tin­tas y eje­cu­tan pla­nes con­tra­pues­tos. Con las mis­mas pa­la­bras po­dría des­cri­bir­se que la in­ten­ción re­for­mis­ta del Pre­si­den­te so­bre la Jus­ti­cia cho­ca con la de­ci­sión de so­me­ter­la de la vice.

Al­ber­to Fer­nán­dez cons­tru­ye su pro­pia de­bi­li­dad y es­tá ex­pues­to a que una car­ta vi­ra­li­za­da en las re­des so­cia­les le pon­ga lí­mi­tes, lo ex­pon­ga y has­ta lo des­ca­li­fi­que. El Pre­si­den­te lle­ga al ex­tre­mo de res­pal­dar y ce­le­brar los ata­ques de Cris­ti­na en su con­tra.

Ya hu­bo dos mi­si­vas ful­mi­nan­tes mien­tras Fer­nán­dez y su mi­nis­tro Mar­tín Guzmán lle­van ade­lan­te la com­pli­ca­da ta­rea de re­cor­tar gas­tos, ba­jar ju­bi­la­cio­nes y di­bu­jar un déficit fis­cal tan acep­ta­ble co­mo pa­ra que el Fon­do Mo­ne­ta­rio ad­mi­ta que, du­ran­te es­te pe­río­do de go­bierno y par­te del pró­xi­mo, la Argentina de­je de pa­gar el cré­di­to que to­mó Mauricio Ma­cri.

Fer­nán­dez se con­ver­ti­ría así en un pre­si­den­te sin ne­ce­si­dad de pa­gar la deu­da ex­ter­na lue­go de dos arre­glos que pos­da­ta­ron los des­em­bol­sos a los bo­nis­tas y al FMI. Esa enor­me ven­ta­ja es sin em­bar­go ape­nas un da­to más den­tro de un con­tex­to de cri­sis fis­cal, re­ce­sión y em­po­bre­ci­mien­to cre­cien­tes. El kirch­ne­ris­mo nun­ca acep­ta­rá que la Argentina se em­po­bre­ce día a día y que el re­par­to de los años de la so­ja a 600 dó­la­res es aho­ra in­via­ble. Di­si­mu­la y pa­ta­lea y ape­la al efec­tis­mo de dis­cur­sos va­cíos de re­cur­sos pa­ra sol­ven­tar las pro­me­sas.

Las cri­sis no re­traen a las frac­cio­nes del pe­ro­nis­mo; pa­re­cen mul­ti­pli­car­les las am­bi­cio­nes. Má­xi­mo Kirch­ner, el prín­ci­pe he­re­de­ro, ya ven­de con im­pues­tos a la ri­que­za y con­tac­tos in­ten­sos con ac­to­res cla­ve su am­bi­ción de lle­gar al trono fa­mi­liar que su ma­dre le pres­tó a Fer­nán­dez. La co­lo­ni­za­ción del co­nur­bano por par­te de La Cám­po­ra es el pun­to de par­ti­da pa­ra sen­tar­se a ne­go­ciar con el pe­ro­nis­mo del res­to del país. Un clá­si­co.

Ser­gio Mas­sa acu­mu­la re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios pa­ra su nun­ca ar­chi­va­da pro­yec­ción pre­si­den­cial. Es­tá ca­da vez más le­jos de ser el en­gra­na­je mo­de­ra­do que co­la­bo­ra con la con­so­li­da­ción del kirch­ne­ris­mo. Un co­ci­ne­ro di­ría que el gus­to es­tá en la va­rie­dad, pe­ro la reali­dad es me­nos pia­do­sa y mues­tra que en­tre los so­cios del ofi­cia­lis­mo vue­lan ollas y cu­chi­llos.

To­dos creen go­ber­nar y nin­guno ter­mi­na de ha­cer­lo. A la de­ri­va en me­dio de otra tor­men­ta, la Argentina es un bar­co con un ca­pi­tán con el man­do diez­ma­do y va­rios tri­pu­lan­tes que com­pi­ten por el mis­mo ti­món.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina