LA NACION

Cuan­do los maes­tros del po­li­cial se apar­tan de las tra­mas cri­mi­na­les

Nue­vos li­bros de Leo­nar­do Pa­du­ra y del ita­liano An­drea Ca­mi­lle­ri van más allá del gé­ne­ro que los hi­zo co­no­ci­dos

- Tex­to Jo­sé María Brindisi | ilus­tra­ción Se­bas­tián Du­four Arts · Books · Literature · Jorge Luis Borges · Sherlock Holmes · Sherlock · Como · Facebook · Miami · Soviet Union · United States of America · Dashiell Hammett · Leon Trotsky · Henning Mankell · Snow

To­do re­la­to es, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­li­cial. la idea per­te­ne­ce a ricardo pi­glia, y de­fi­ne el ca­rác­ter de lo na­rra­ti­vo: siem­pre es­ta­mos yen­do, in­clu­so aun­que no ten­ga­mos con­cien­cia de ello, ha­cia al­gu­na par­te; siem­pre hay, en una his­to­ria, un nor­te que nos lla­ma. Qui­zá se de­ba a esa rai­gam­bre de­tec­ti­ves­ca el he­cho de que el gé­ne­ro po­li­cial, en el fon­do, no le sea del to­do ajeno a nin­gún na­rra­dor y que atra­vie­se la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea por­tan­do in­fi­ni­tas más­ca­ras.

lo cier­to es que la evo­lu­ción o, más ati­na­da­men­te, tran­si­ción en­tre el lla­ma­do po­li­cial “blan­co” –el de poe en

Los crí­me­nes de la ca­lle Mor­gue o el de las no­ve­las del pro­lí­fi­co Wi­lliam Wil­kie co­llins–, en el que pre­do­mi­na la ra­zón in­clu­so cuan­do los he­chos re­sul­tan inex­pli­ca­bles, y el “ne­gro”, en el que el uni­ver­so to­do pa­re­ce te­ñi­do por esa to­na­li­dad –con Das­hiell Ham­mett y ray­mond chand­ler co­mo es­tan­dar­tes–, am­plió o di­lu­yó sus fron­te­ras; no obs­tan­te, es en los grises don­de sue­len en­con­trar­se los ma­yo­res ha­llaz­gos. al­can­za con ob­ser­var la sa­ga de G.K. ches­ter­ton pro­ta­go­ni­za­da por el pa­dre Brown, ese hí­bri­do fir­ma­do por an­ton ché­jov –y re­cu­pe­ra­do por Bor­ges y Bioy pa­ra la cé­le­bre co­lec­ción que di­ri­gie­ron en Eme­cé– cu­yo tí­tu­lo es Ex­tra­ña

con­fe­sión, o has­ta al­gu­nos mo­men­tos del em­ble­má­ti­co Sher­lock Hol­mes de co­nan Doy­le, pa­ra vis­lum­brar has­ta qué pun­to esos lí­mi­tes ya eran bas­tan­te en­de­bles e in­clu­so per­mi­tían pen­sar el po­li­cial no so­lo co­mo un gé­ne­ro sino en oca­sio­nes co­mo un me­dio, una ló­gi­ca, un mo­do de ver el mun­do des­de su vio­len­cia na­tu­ra­li­za­da u om­ni­pre­sen­te, y tam­bién des­de sus mis­te­rios.

Esa trans­for­ma­ción pro­gre­si­va, o ese aba­ni­co am­plia­do, ne­ce­si­tó en ade­lan­te nu­trir­se de múl­ti­ples ma­te­ria­les, y acaso re­fle­jó ca­da vez me­jor la am­pli­tud de in­tere­ses de au­to­res co­mo el bra­si­le­ño ru­bem Fon­se­ca o el es­pa­ñol Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán, en los que el cri­men pa­re­ce en ge­ne­ral una ex­cu­sa pa­ra en­tre­ve­rar­se con las pro­fun­di­da­des y sin du­da am­bi­güe­da­des de la men­te y del alma.

Dis­cí­pu­lo del es­pa­ñol, y na­ci­do en 1925 co­mo Fon­se­ca –y co­mo él, fa­lle­ci­do re­cien­te­men­te, ya no­na­ge­na­rio–, el ita­liano an­drea ca­mi­lle­ri no so­lo en­gen­dró en sus no­ve­las po­li­cia­les a un co­mi­sa­rio-fi­ló­so­fo, cu­ya trans­pa­ren­cia ja­más fue si­nó­ni­mo de sen­ci­llez, sino que ade­más se ten­tó con sa­car am­bos pies del pla­to po­li­cial y des­de allí en­tre­gar al­gu­nas de sus pá­gi­nas más brillantes, co­mo en el en­can­ta­dor ab­sur­do de La con­ce­sión del te­lé­fono o esa suer­te de sem­blan­za no­ve­la­da de la vi­da de pi­ran­de­llo lla­ma­da Bio­gra­fía del hi­jo

cam­bia­do. Uno de los úl­ti­mos li­bros del si­ci­liano, que aca­ba de pu­bli­car­se en es­pa­ñol, es La lie­bre que se bur­ló de

no­so­tros, una se­rie de cuen­tos bre­ves en los que un na­rra­dor in­ter­pre­ta las acciones de di­ver­sos ani­ma­les (de la lie­bre del tí­tu­lo a un zo­rro) y su re­la­ción con los hu­ma­nos.

otro des­cen­dien­te ilus­tre del crea­dor de pe­pe car­val­ho es el cu­bano leo­nar­do pa­du­ra, cu­yo al­ter ego, el de­tec­ti­ve Ma­rio con­de, ha de­ja­do es­pa­cio de vez en cuan­do a in­quie­tu­des ca­da vez más di­ver­sas; su­ce­dió, en­tre otras, con la no­ta­ble El hom­bre que ama­ba a los pe­rros

–cen­tra­da en el ase­sino de león Trotsky, el enig­má­ti­co ra­món Mer­ca­der–, y aho­ra vuel­ve a su­ce­der con Co­mo pol­vo

en el vien­to, una am­bi­cio­sa obra de ca­si se­te­cien­tas pá­gi­nas con­ce­bi­da co­mo el tes­ti­mo­nio de to­da una épo­ca.

El dis­pa­ra­dor de la no­ve­la de pa­du­ra es una fo­to: la mis­ma apa­re­ce en el Fa­ce­book de la ma­dre de Mar­cos –un cu­bano re­cién arri­ba­do a Mia­mi–, y es­te se la en­se­ña a su no­via adela, que aun­que na­ció y vi­vió siem­pre en el ex­te­rior posee raí­ces en la is­la y pa­re­ce, pa­ra amar­gu­ra de su pro­pia ma­dre, en­ca­pri­cha­da en ahon­dar ca­da vez más en ellas. la ima­gen, fes­ti­va –la ce­le­bra­ción de un cum­plea­ños, un cuar­to de si­glo atrás–, guarda un tin­te nos­tál­gi­co: se tra­ta de la úl­ti­ma vez que to­do aquel gru­po de ami­gos, el de los pa­dres de Mar­cos y que se apo­da­ba a sí mis­mo El clan, es­tu­vo reuni­do en pleno; unos días más tar­de una tra­ge­dia se en­ca­de­nó con otra, y allí co­men­zó el de­rrum­be. pe­ro el pun­to de in­fle­xión, en el pre­sen­te, pa­sa por adela: al­go vio, en aque­lla ima­gen de 1991, que la in­quie­ta, y que en ade­lan­te co­mien­za a des­ovi­llar la tra­ma.

Ese via­je en el tiem­po se tor­na una his­to­ria dis­per­sa, pe­ro es jus­ta­men­te esa cua­li­dad di­gre­si­va, con sus mo­ro­si­da­des fruc­tí­fe­ras y al­gu­nas más ar­bi­tra­rias, el nú­cleo que la no­ve­la mis­ma po­ne en jue­go: pa­du­ra re­tro­ce­de y –mien­tras el pre­sen­te se ar­ti­cu­la co­mo una lar­ga es­pe­ra– nos obli­ga a se­guir­le los pa­sos a ca­da uno de los pro­ta­go­nis­tas del clan, a ser tes­ti­gos de su dis­per­sión. En fun­ción de ello, re­sul­ta esen­cial com­pren­der que al mar­gen de otras crí­ti­cas a la reali­dad so­cio­po­lí­ti­ca de su país que acaso el au­tor ja­más ha­bía lle­va­do a tal pun­to. Di­cho sea de pa­so, pa­du­ra con­ti­núa re­si­dien­do en cu­ba, en la mis­ma ca­sa de to­da su vi­da.

Co­mo pol­vo en el vien­to se cen­tra en los años del lla­ma­do “pe­río­do Es­pe­cial”, un tiem­po de una pre­ca­rie­dad ex­tre­ma hi­ja de la caí­da de la URSS y el con­ti­nuo blo­queo a la is­la ca­ri­be­ña por par­te de Es­ta­dos Uni­dos. la dis­per­sión geo­grá­fi­ca, que asi­mis­mo es emo­cio­nal –la ma­yo­ría ter­mi­na la­brán­do­se ba­rre­ras pa­ra no su­frir–, pa­re­ce en mu­chos de los pro­ta­go­nis­tas de la no­ve­la en­te­ra­men­te com­pren­si­ble.

Ha­cien­do abs­trac­ción de la má­xi­ma de pi­glia alu­di­da al co­mien­zo, poco y na­da hay en el úl­ti­mo pa­du­ra de sus raí­ces po­li­cia­les, y es po­si­ble que en ver­dad la tra­ma sea lo más débil de una no­ve­la que sin em­bar­go con­mue­ve a vo­lun­tad. pa­du­ra se las arre­gla de so­bra pa­ra ra­mi­fi­car la ex­pec­ta­ti­va, de­mos­tran­do que su iden­ti­dad de au­tor le pa­ga cuan­tio­sos dividendos. El ca­so in­ver­so, po­dría de­cir­se, es el de es­cri­to­res de po­li­cia­les co­mo el sue­co Hen­ning Man­kell o John Ban­vi­lle –que aca­ba de dar de ba­ja a su seu­dó­ni­mo Ben­ja­min Black, su­peran­do al fin el pu­dor de ha­ber pe­ca­do vol­cán­do­se al gé­ne­ro cri­mi­nal, y fir­mó Snow, su más re­cien­te no­ve­la con su pro­pio nom­bre–, que arri­ba­ron con éxi­to a las cos­tas del gé­ne­ro ne­gro ya con un re­co­rri­do ex­ten­so en la no­ve­la tra­di­cio­nal y con un uni­ver­so más am­plio.

Si el po­li­cial si­gue go­zan­do de bue­na sa­lud, tal vez se de­ba en gran me­di­da a es­ta cla­se de es­cri­to­res que, le­jos de li­mi­tar­se, be­ben de dis­tin­tas fuen­tes y sa­ben que la bue­na li­te­ra­tu­ra es una ba­ta­lla que pue­de dar­se en in­fi­ni­tos cam­pos.

 ??  ??
 ??  ?? LA LIE­BRE QUE SE BUR­LÓ DE NO­SO­TROS An­drea Ca­mi­lle­ri Duo­mo Trad.: Oriol Sán­chez Va­qué 196 págs./$1095
LA LIE­BRE QUE SE BUR­LÓ DE NO­SO­TROS An­drea Ca­mi­lle­ri Duo­mo Trad.: Oriol Sán­chez Va­qué 196 págs./$1095
 ??  ?? CO­MO POL­VO EN EL VIEN­TO Leo­nar­do Pa­du­ra Tus­quets
669 pá­gi­nas
$ 1600
CO­MO POL­VO EN EL VIEN­TO Leo­nar­do Pa­du­ra Tus­quets 669 pá­gi­nas $ 1600

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina