LA NACION

Ma­dre e hi­jo, en una no­ve­la fuer­te y ori­gi­nal

- Ca­ro­li­na Es­ses

“Aque­lla ma­ña­na en que la odia­ba más que nun­ca, mi ma­dre cum­plió trein­ta y nue­ve años. Era ba­ji­ta y gor­da, ton­ta y fea.” así em­pie­za El ve­rano en que mi ma­dre tu­vo los ojos ver­des, de Ta­tia­na Țî­bu­leac (Mol­da­via, 1978). Quien na­rra es aleksy, un ado­les­cen­te con pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos a quien su ma­dre le pi­de pa­sar un ve­rano jun­tos en un pue­blo de Fran­cia. a tra­vés de un len­gua­je cru­do, poé­ti­co, que si­gue las im­pre­sio­nes y los pen­sa­mien­tos tor­tuo­sos del na­rra­dor, la no­ve­la cuen­ta la trans­for­ma­ción de ese víncu­lo ma­dre/hi­jo a la vez que na­rra el pa­sa­je de la vi­da a la muer­te: la ma­dre, le con­fie­sa en las pri­me­ras pá­gi­nas, es­tá mu­rien­do de cán­cer.

in­mi­gran­tes po­la­cos que vi­ven en lon­dres, la fa­mi­lia de aleksy es lo que los nor­te­ame­ri­ca­nos lla­man una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal: un pa­dre vio­len­to que aban­do­na a la ma­dre y al hi­jo, una her­ma­na muer­ta, una ma­dre de­ma­sia­do he­ri­da co­mo pa­ra ha­cer­se car­go del pa­de­ci­mien­to de otro –“al­guien que me ha­bía apar­ta­do de un pun­ta­pié co­mo a un pe­rro cuan­do yo es­ta­ba dispuesto a ser un pe­rro so­lo por sus ca­ri­cias”, di­ce aleksy– y una abue­la cie­ga. pue­de que es­ta sem­blan­za ro­ce lo gro­tes­co: afor­tu­na­da­men­te el na­rra­dor se ríe, por mo­men­tos, de sí mis­mo y así sor­tea lo que de otra ma­ne­ra hu­bie­se si­do un lar­go me­lo­dra­ma. no lo es. De lo que ha­bla la no­ve­la es de dos per­so­nas –ma­dre, hi­jo– que es­pe­ran la muer­te co­mo si se tra­ta­ra de un alum­bra­mien­to y que, a par­tir de esa es­pe­ra, sin so­lem­ni­dad, em­pie­zan a re­en­con­trar­se. la ma­ne­ra en la que la au­to­ra na­rra sin de­ma­sia­da ac­ción pe­ro con des­crip­cio­nes po­ten­tes, el leit­mo­tif que se in­ter­ca­la en­tre los ca­pí­tu­los (“los ojos de mi ma­dre llo­ra­ban ha­cia aden­tro/ los ojos de mi ma­dre eran cam­pos de ta­llos ro­tos”) y la cons­truc­ción de los per­so­na­jes ha­cen de El ve­rano en que mi ma­dre... una no­ve­la con­mo­ve­do­ra, aun­que sin la me­nor sen­si­ble­ría. Țî­bu­leac po­ne en boca de aleksy me­tá­fo­ras ori­gi­na­les: “Mi ma­dre pa­re­cía una plan­ta de in­te­rior sa­ca­da al bal­cón. Yo pa­re­cía un cri­mi­nal lo­bo­to­mi­za­do. Éra­mos, al fin, una fa­mi­lia”.

la au­to­ra mol­da­va no se ins­ta­la, sin em­bar­go, en la re­tó­ri­ca del do­lor. Fiel a los pre­cep­tos clásicos de la no­ve­la, los per­so­na­jes cam­bian, hay un trán­si­to que el len­gua­je acom­pa­ña. la vi­da de aleksy avan­za y la cru­de­za se vuel­ve más ama­ble. El ve­rano en que mi ma­dre tu­vo los ojos ver­des es una obra so­bre la re­la­ción fi­lial de gran be­lle­za, que re­fle­xio­na so­bre el ar­te sin sol­tar la aten­ción del lec­tor.

 ??  ?? EL VE­RANO EN QUE MI MA­DRE TU­VO LOS OJOS VER­DES Ta­tia­na Tî­bu­leac Im­pe­di­men­ta Trad.: M. Ochoa de Ori­be
256 págs./$985
EL VE­RANO EN QUE MI MA­DRE TU­VO LOS OJOS VER­DES Ta­tia­na Tî­bu­leac Im­pe­di­men­ta Trad.: M. Ochoa de Ori­be 256 págs./$985

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina