LA NACION

La his­to­ria se­cre­ta de la muer­te de Juan Duar­te

¿Sui­ci­dio o ase­si­na­to? En su li­bro Ma­ten a Duar­te, la au­to­ra en­cuen­tra ma­te­rial nue­vo que echa luz so­bre el fi­nal del her­mano de Eva Pe­rón

- Ca­ta­li­na De Elía Po­li­tó­lo­ga y pe­rio­dis­ta Crime · Juan Domingo Perón · Mahatma Gandhi · Horatio Nelson · General Archive of the Nation · Arturo Frondizi · Héctor José Cámpora · Chamber of Deputies of Italy

El 9 de abril de 1953 en­con­tra­ron a Juan Duar­te, el her­mano de Evi­ta y se­cre­ta­rio pri­va­do de Juan Do­min­go Pe­rón, muer­to de un dis­pa­ro en la ca­be­za en su de­par­ta­men­to, ubi­ca­do en Ca­llao 1944, en Ba­rrio Nor­te. Ha­bía pa­sa­do poco tiem­po des­pués de que Pe­rón le pi­die­ra su re­nun­cia por sos­pe­chas de co­rrup­ción en un “ne­go­cia­do de las car­nes”. Ha­bía pa­sa­do ca­si un año des­de la muer­te de Evi­ta y, ade­más de la pre­vi­si­ble an­gus­tia pro­vo­ca­da por es­ta pér­di­da, Juan Duar­te ha­bía per­di­do a su prin­ci­pal pro­tec­to­ra. El con­tex­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co tam­bién ha­bía cam­bia­do. El go­bierno de Pe­rón atra­ve­sa­ba una cri­sis eco­nó­mi­ca y la lu­cha con­tra la co­rrup­ción des­via­ba la aten­ción del pú­bli­co.

Mi­li­ta­res cer­ca­nos a Pe­rón ini­cia­ron una in­ves­ti­ga­ción interna y ci­ta­ron a Duar­te a de­cla­rar el 9 de abril. Aun­que sin nom­brar­lo, Pe­rón le de­di­có el día an­te­rior (8 de abril) un du­ro dis­cur­so en el que afir­mó: “Cuan­do yo lo pue­da com­pro­bar, es­tén se­gu­ros de que van a la cár­cel, así sea mi pro­pio pa­dre”. Su círcu­lo ín­ti­mo lo ha­bía de­ja­do afue­ra.

Me acer­qué a la his­to­ria de Duar­te en 2014 pa­ra un in­for­me te­le­vi­si­vo so­bre as­pec­tos no ex­plo­ra­dos de su muer­te. La his­to­ria me atra­pó. In­tuí des­de ese mo­men­to al­go que des­pués pu­de co­rro­bo­rar. No exis­te evi­den­cia con­cre­ta de que ha­ya si­do un sui­ci­dio, por­que hay mu­chos in­te­rro­gan­tes que no res­pon­die­ron ni la Jus­ti­cia ni la His­to­ria.

Las pri­me­ras pre­gun­tas que me for­mu­lé fue­ron: ¿se sui­ci­dó o lo ase­si­na­ron? Me lla­ma­ba la aten­ción el si­len­cio del pe­ro­nis­mo, la Jus­ti­cia, los me­dios y los li­bros de His­to­ria. ¿Por qué la muer­te de un hom­bre que tu­vo tan­to po­der que­dó a un cos­ta­do? Ca­sua­li­dad o no, el ca­so fue uti­li­za­do pa­ra de­fen­der o pa­ra acu­sar a Pe­rón, y las ver­da­de­ras cau­sas de la muer­te de Duar­te fue­ron pos­ter­ga­das.

En las fo­tos del pri­mer go­bierno pe­ro­nis­ta del Ar­chi­vo Ge­ne­ral de la Na­ción (AGN) y de los dia­rios de la épo­ca (1946-1953), Duar­te apa­re­ce siem­pre de­trás o a un cos­ta­do de Pe­rón, quien, co­mo tan­tos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, con­ta­ba con su círcu­lo ín­ti­mo. Duar­te era una de las prin­ci­pa­les es­pa­das de ese gru­po.

Pa­ra ave­ri­guar qué pa­só, de­ci­dí ras­trear el ex­pe­dien­te ju­di­cial. No fue una la­bor sen­ci­lla por­que no es­ta­ba ar­chi­va­do ofi­cial­men­te. Hu­bo dos li­bros de la épo­ca que fue­ron mi pun­to de par­ti­da: La Jus­ti­cia na­cio­nal re­sol­vió el Ca­so Duar­te, es­cri­to por el pri­mer juez que in­ter­vino, Raúl Pi­za­rro Mi­guens, y Ca­so Duar­te, de Al­do Luis Mo­li­na­ri, el ca­pi­tán de fra­ga­ta de la Co­mi­sión 58 de la Po­li­cía Fe­de­ral du­ran­te la Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra. En am­bos fi­gu­ra­ban el nú­me­ro de ex­pe­dien­te y los nom­bres de los jue­ces y fis­ca­les que ha­bían in­ter­ve­ni­do. Gra­cias a eso pu­de de­ter­mi­nar que hu­bo tres ex­pe­dien­tes.

El pri­me­ro con­tie­ne la in­ves­ti­ga­ción en la es­ce­na del cri­men en 1953, rea­li­za­da por el juez Raúl Pi­za­rro Mi­guens, quien esa mis­ma ma­ña­na con­clu­yó que “fue un sui­ci­dio”.

El se­gun­do es de 1955. Des­pués del de­rro­ca­mien­to de Pe­rón, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Li­ber­ta­do­ra, se for­mó una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra a car­go de los ca­pi­ta­les Mo­li­na­ri y Gandhi, en el in­ten­to de pro­bar que Duar­te fue ase­si­na­do, que el go­bierno de Pe­rón ha­bía es­ta­do in­vo­lu­cra­do y que el juez Pi­za­rro Mi­guens ha­bía for­ma­do par­te de una su­pues­ta ma­nio­bra de en­cu­bri­mien­to.

El ter­ce­ro es­tu­vo a car­go del juez Ju­lián Fran­klin Kent, quien, ya con Ar­tu­ro Fron­di­zi en el po­der, ava­ló el sui­ci­dio que ha­bía sos­te­ni­do su par Pi­za­rro Mi­guens, a quien so­bre­se­yó del su­pues­to en­cu­bri­mien­to de la muer­te de Duar­te.

Con es­tas nue­vas pis­tas vol­ví al Pa­la­cio de Jus­ti­cia. Ave­ri­güé que el des­pa­cho del juez Ju­lián Fran­klin Kent que­da­ba allí. Cuan­do me acer­qué, no es­ta­ban al tan­to de la his­to­ria de Juan Duar­te. Sin em­bar­go, hu­bo muy bue­na pre­dis­po­si­ción y al ca­bo de unas se­ma­nas me avi­sa­ron que el ex­pe­dien­te ha­bía apa­re­ci­do en una ca­ja fuer­te. Gran par­te de la his­to­ria del her­mano de Evi­ta y se­cre­ta­rio pri­va­do de Pe­rón ha­bía per­ma­ne­ci­do más de cin­cuen­ta años ol­vi­da­da allí, sin que na­die la re­cla­ma­ra.

El ex­pe­dien­te no es­ta­ba com­ple­to. Lo que se ha­bía en­con­tra­do era lo ac­tua­do por el juez de ins­truc­ción en lo pe­nal Ju­lián Fran­klin Kent pa­ra in­ves­ti­gar la au­to­de­nun­cia de su par Pi­za­rro Mi­guens, he­cha con el pro­pó­si­to de lim­piar su nom­bre. Con­tac­té a las fa­mi­lias de los jue­ces: me res­pon­die­ron que ellos no te­nían las par­tes del ex­pe­dien­te que fal­ta­ban.

En 2018 re­to­mé la in­ves­ti­ga­ción pa­ra mi te­sis de maes­tría. Mi hi­pó­te­sis gi­ró en torno al uso po­lí­ti­co de la muer­te de Duar­te y có­mo la bru­ma ju­di­cial ha­bía con­tri­bui­do a la con­fu­sión, la im­pu­ni­dad y el ol­vi­do. Cuan­do con­cluí que­da­ban pen­dien­tes mu­chas pre­gun­tas.

Vol­ví al Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial. Re­leí el ex­pe­dien­te y, jun­to con el equi­po del ar­chi­vo, en­con­tra­mos una bol­sa de plás­ti­co ver­de que cam­bia­ría el rum­bo de mi in­ves­ti­ga­ción. Esa bol­sa con­te­nía 16 dis­cos con gra­ba­cio­nes ori­gi­na­les de las de­cla­ra­cio­nes tes­ti­mo­nia­les to­ma­das por la Co­mi­sión 58, en­tre el 29 de di­ciem­bre de 1955 y el 4 de enero de 1956, so­bre la muer­te de Juan Duar­te. Esos re­gis­tros tam­bién ha­bían per­ma­ne­ci­do, jun­to con el ex­pe­dien­te que ha­bía en­con­tra­do en 2014, du­ran­te más de cin­cuen­ta años en la ca­ja fuer­te del des­pa­cho del úl­ti­mo juez a car­go de la cau­sa. Gra­cias a es­ta in­ves­ti­ga­ción, ha­bían pa­sa­do a ser par­te del AGN.

Me pres­ta­ron un to­ca­dis­cos, que tras­la­dé al ar­chi­vo, ubi­ca­do en el sub­sue­lo del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, me pu­se au­ri­cu­la­res y es­cu­ché aquel ma­te­rial his­tó­ri­co iné­di­to. Eran las vo­ces de los ve­ci­nos de Duar­te, sus ami­gos y fun­cio­na­rios del go­bierno de Pe­rón. Uno de los que más me sor­pren­dió fue Héctor Cám­po­ra, que en 1953, ade­más de ser el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, era uno de los me­jo­res ami­gos de Duar­te. Cám­po­ra de­cla­ró que en la ma­dru­ga­da de la muer­te de Juan Duar­te es­tu­vo en el cum­plea­ños de su ma­dre. Sin em­bar­go, la ve­ci­na María Ro­sa Daly Nel­son lo ubi­có en la es­ce­na del cri­men a las 2 de la ma­ña­na.

Tam­bién es­cu­ché al pri­mer juez Raúl Pi­za­rro Mi­guens, a los agen­tes de po­li­cía que in­ter­vi­nie­ron en la es­ce­na del cri­men, a los mé­di­cos fo­ren­ses y a los empleados de Duar­te. Por pri­me­ra vez, los pro­ta­go­nis­tas y tes­ti­gos de es­ta his­to­ria te­nían voz. Con es­ta in­for­ma­ción, en­tre­vis­té –en off– a va­rias fuen­tes pri­ma­rias que por pri­me­ra vez se ani­ma­ron a con­tar su ver­sión so­bre es­ta his­to­ria.

Más allá de las par­ti­cu­la­ri­da­des del ca­so, hay mu­chos pun­tos que acer­can el de­ve­nir de la muer­te de Juan Duar­te a la del fis­cal Al­ber­to Nis­man.

Las es­ce­nas del cri­men en los dos ca­sos per­ma­ne­cen en­vuel­tas en sos­pe­chas de ma­ni­pu­la­ción por par­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Am­bas in­ves­ti­ga­cio­nes tu­vie­ron la in­ter­ven­ción de au­to­ri­da­des ju­di­cia­les di­fe­ren­tes y en los dos ca­sos se sos­pe­chó de la sim­pa­tía ju­di­cial con el Po­der Eje­cu­ti­vo, la Jus­ti­cia no ex­pli­có la muer­te y las in­ter­ven­cio­nes ju­di­cia­les tu­vie­ron «ver­da­des» di­fe­ren­tes se­gún los go­bier­nos de turno. Así, pa­ra Pi­za­rro Mi­guens, Duar­te se sui­ci­dó, pa­ra la Li­ber­ta­do­ra fue ase­si­na­do y pa­ra el juez Fran­klin Kent su co­le­ga Pi­za­rro Mi­guens hi­zo un tra­ba­jo co­rrec­to. Pa­ra la du­pla Fa­bia­na Pal­mag­hi­ni-vi­via­na Fein la in­ves­ti­ga­ción apun­ta­ba a un sui­ci­dio y pa­ra Ju­lián Er­co­li­ni-eduar­do Taiano fue un ho­mi­ci­dio.

Exis­te una suer­te de cor­sé en torno a es­tos ca­sos, una suer­te de iner­cia en vir­tud de la cual los ac­to­res po­lí­ti­cos y ju­di­cia­les se ol­vi­dan del ca­so e ini­cian un jue­go de es­pe­jos don­de lo que real­men­te im­por­ta es el uso del ex­pe­dien­te co­mo ele­men­to pa­ra cons­truir un re­la­to que des­gas­te al opo­nen­te. En mi li­bro Ma­ten a Duar­te mues­tro có­mo se cons­tru­ye esa es­pe­cie de cor­sé de du­das que su­je­tan la ver­dad con el fin de im­pe­dir que se co­noz­can las cau­sas reales de la muer­te de Juan Duar­te. Tam­bién mues­tro có­mo la Jus­ti­cia argentina mu­chas ve­ces re­nun­cia de mo­do cons­cien­te a co­no­cer la ver­dad y con­vier­te a los ca­sos del po­der en re­cur­sos po­lí­ti­cos pa­ra ob­je­ti­vos cor­tos y con­tin­gen­tes.

 ?? Ar­chi­vo/ inv. j.tre­na­do ?? Pe­rón re­ci­be la ban­da pre­si­den­cial en Ca­sa de Go­bierno, en ju­nio de 1946; de­trás de él, de bi­go­tes, Juan Duar­te
Ar­chi­vo/ inv. j.tre­na­do Pe­rón re­ci­be la ban­da pre­si­den­cial en Ca­sa de Go­bierno, en ju­nio de 1946; de­trás de él, de bi­go­tes, Juan Duar­te
 ??  ?? MA­TEN A DUAR­TE Ca­ta­li­na De Elía Pla­ne­ta
MA­TEN A DUAR­TE Ca­ta­li­na De Elía Pla­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina