LA NACION

Uni­cor­nio uru­gua­yo.

El plan de Pe­di­dos­ya pa­ra in­gre­sar al pro­ce­sa­mien­to de pa­gos

- Tex­to Alfredo Sainz Business · Consumer Goods · Business Trends · Argentina

Da­niel Sa­ra­ma­ga ase­gu­ra que nun­ca es un mal mo­men­to pa­ra cre­cer. El em­pre­sa­rio fun­dó Pa­ta­go­nia Floo­ring -la com­pa­ñía lí­der en fa­bri­ca­ción y co­mer­cia­li­za­ción de pi­sos de ma­de­ra- en 2003, cuan­do la eco­no­mía argentina se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de una de sus peo­res cri­sis, y aho­ra im­pul­sa un plan de ex­pan­sión de su fir­ma apos­tan­do a nue­vos ni­chos de ne­go­cios co­mo la aten­ción a do­mi­ci­lio y la res­tau­ra­ción ho­ga­re­ña.

A los 64 años y con ca­si cua­tro dé­ca­das co­mo em­pren­de­dor, Sa­ra­ma­ga sa­be lo que es te­ner que vol­ver a em­pe­zar des­de ce­ro -en los ‘90 tu­vo una fá­bri­ca de mue­bles, An­dre Ke­vin-y hoy es­tá al fren­te de una com­pa­ñía que cuen­ta con más de 60 show­rooms re­par­ti­dos en to­do el país y ade­más ya pu­so un pie en el mer­ca­do pa­ra­gua­yo. 1

Adap­tar­se al clien­te Sa­ra­ma­ga ase­gu­ra que des­de que na­ció Pa­ta­go­nia Floo­ring no hu­bo un so­lo año en el que su empresa no ha­ya cre­ci­do. “Des­de que co­men­za­mos to­dos los años cre­ci­mos, a ve­ces a una ta­sa de más del 10% y otros años me­nos de 5%, pe­ro lo im­por­tan­te es que siem­pre so­mos un poco más gran­des”, sos­tie­ne. A la ho­ra de ex­pli­car es­te in­vic­to, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía ase­gu­ra que una de las cla­ves es su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción al mo­men­to que vi­ve el mer­ca­do y a las po­si­bi­li­da­des de sus clien­tes.

“Hoy el ma­yor cre­ci­mien­to lo es­ta­mos lo­gran­do a par­tir de un acuer­do que hi­ci­mos con una empresa sue­ca, lla­ma­da Bo­na, que es es­pe­cia­lis­ta en la res­tau­ra­ción de pi­sos de ma­de­ra, uti­li­zan­do una tec­no­lo­gía sin pol­vo. Con los sue­cos em­pe­za­mos a tra­ba­jar ha­ce tres años, y mul­ti­pli­ca­mos el ne­go­cio por diez. Por el con­tex­to, tu­vi­mos que fo­ca­li­zar­nos no tan­to en la ven­ta de pro­duc­to y pa­sar a ofre­cer un ser­vi­cio. La idea es po­ner­se siem­pre en los za­pa­tos del clien­te y es­tar siem­pre pa­ra lo que pue­da o ne­ce­si­te en ca­da mo­men­to”, se­ña­ló Sa­ra­ma­ga. 2

Ha­cer lo que la com­pe­ten­cia no es­tá dis­pues­ta a ha­cer Cuan­do co­men­zó la cua­ren­te­na en Pa­ta­go­nia Floo­ring se die­ron cuen­ta que su mo­de­lo co­mer­cial ba­sa­do en la aten­ción de pú­bli­co que se acer­ca­ba a sus lo­ca­les pa­ra con­sul­tar ti­pos de pi­so y pre­cios, al me­nos por un tiem­po, no iba a fun­cio­nar más. Fren­te a es­te di­le­ma, de­ci­die­ron po­ner en mar­cha un nue­vo ser­vi­cio de aten­ción a do­mi­ci­lio, a tra­vés de show­rooms mó­vi­les, con el ob­je­ti­vo de no per­der la re­la­ción con los clien­tes que ha­bían de­ja­do de vi­si­tar sus pun­tos de ven­ta. “Cuan­do se copia se uno so­lo es pla­gio, cuan­do co­piás de mu­chos es in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do. La idea de los show­rooms mó­vi­les no la in­ven­ta­mos no­so­tros pe­ro nos es­ta fun­cio­nan­do muy bien. La cla­ve es con­tar con el me­jor per­so­nal, de ma­ne­ra de po­der ofre­cer una aten­ción de ex­ce­len­cia, aún cuan­do se tra­ta de un ser­vi­cio que es ob­via­men­te sin com­pro­mi­so de com­pra. Lo que ha­ce­mos es ir al do­mi­ci­lio de un po­si­ble clien­te con mues­tras de nues­tros pi­sos. Eso no es al­go que to­dos es­tén dis­pues­tos a ha­cer por­que mu­chas ve­ces la ven­ta no sa­le”, ex­pli­ca Sa­ra­ma­ga. 3

Mi­rar siem­pre el lar­go pla­zo Cuan­do Pa­ta­go­nia Floo­ring dio sus pri­me­ros pa­sos, la Argentina te­nía un ti­po de cam­bio muy com­pe­ti­ti­vo y la ma­yo­ría de las in­dus­trias lo­ca­les de­ci­die­ron po­ner el fo­co en la ex­por­ta­ción. El sec­tor de los pi­sos de ma­de­ra no fue la ex­cep­ción y en la fir­ma ase­gu­ran que du­ran­te los tres pri­me­ros años ca­si la to­ta­li­dad de sus pro­duc­ción se des­ti­na­ba a clien­tes en el ex­te­rior. “Lo­gra­mos ex­por­tar pi­sos de al­ta tec­no­lo­gía a los cin­co con­ti­nen­tes y prác­ti­ca­men­te crea­mos un nue­vo ru­bro en la ba­lan­za co­mer­cial argentina. Cuan­do los cos­tos lo­ca­les se fue­ron en­ca­re­cien­do en dó­la­res em­pe­za­mos a vol­car­nos más al mer­ca­do do­més­ti­co, pe­ro igual nun­ca des­cui­da­mos los clien­tes que su­pi­mos con­se­guir en el ex­te­rior. Hoy con el dó­lar ofi­cial es­ta­mos ex­por­tan­do ca­si a pér­di­da, con una ren­ta­bi­li­dad mí­ni­ma, pe­ro cree­mos que es­to va a cam­biar en al­gún mo­men­to y es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra vol­ver a cre­cer afue­ra”, ex­pli­can en la com­pa­ñía de pi­sos. 4

No per­der nun­ca to­do el mie­do Con ca­si cua­tro dé­ca­das em­pren­dien­do, Sa­ra­ma­ga ase­gu­ra que hay al­go que nun­ca per­dió: el mie­do a que apa­rez­ca un nue­vo ri­val que lo ter­mi­ne su­peran­do.

“Nun­ca hay que sub­es­ti­mar a la com­pe­ten­cia. Y por más que lle­ve años en es­to, siem­pre ten­go el mie­do de que apa­rez­ca un nue­vo com­pe­ti­dor más im­por­tan­te. Si hay al­go que apren­dí es que así co­mo el fra­ca­so nun­ca es ter­mi­nal, tam­bién el éxi­to es de­fi­ni­ti­vo. Hay que rein­ven­tar­se to­do el tiem­po”, ex­pli­ca el fun­da­dor de Pa­ta­go­nia Floo­ring.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina