LA NACION

Re­ce­ta pa­ra el éxi­to. La pasta ita­lia­na vi­ve un au­ge ines­pe­ra­do

- Business · Italian Food · Food · Italy · Europe · Americas · America · Barilla S.p.A. · Parma · Germany · Germany national football team · Asia · United States of America · Istat

Ba­ri­lla y otros fa­bri­can­tes se vie­ron be­ne­fi­cia­dos por un fuer­te sal­to en la de­man­da in­ter­na­cio­nal

Las gón­do­las va­cías de los su­per­mer­ca­dos eran es­ce­nas fa­mi­lia­res cuan­do los com­pra­do­res an­sio­sos car­ga­ban rollos de pa­pel hi­gié­ni­co y pa­que­tes de fi­deos cuan­do se im­pu­sie­ron por pri­me­ra vez los pri­me­ros ais­la­mien­tos por la cua­ren­te­na. El gus­to por los ali­men­tos se­cos de lar­ga du­ra­ción ha si­do una ben­di­ción pa­ra Italia, un país en pro­fun­da re­ce­sión. Aun­que los ita­lia­nos si­guen sien­do los ma­yo­res con­su­mi­do­res de pasta en to­do el mun­do, con­su­mien­do

23 kg por ca­be­za al año, los fa­bri­can­tes del ru­bro ex­por­tan el 60% de su pro­duc­ción, prin­ci­pal­men­te a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca. Mien­tras es­ta­ban en ca­sa, mu­chos más co­ci­ne­ros pre­pa­ra­ban pla­tos de es­pa­gue­tis, fet­tuc­ci­ne y far­fa­lle. Se­gún Is­tat, la agen­cia de es­ta­dís­ti­cas ita­lia­na, las ex­por­ta­cio­nes de pasta au­men­ta­ron un 30% en los pri­me­ros seis me­ses del año en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­río­do en 2019.

Ba­ri­lla, el ma­yor fa­bri­can­te de pasta del mun­do con ven­tas que el año pa­sa­do tre­pa­ron a US$4200 mi­llo­nes, de­be man­te­ner­se al día con la cre­cien­te de­man­da de su pro­duc­to prin­ci­pal. La empresa fa­mi­liar de 143 años tam­bién es pro­pie­ta­ria de Wa­sa, el ma­yor fa­bri­can­te mun­dial de pan de Sue­ciam así co­mo de una se­rie de mar­cas de snacks sa­lu­da­bles. La se­de de al­ta tec­no­lo­gía de la com­pa­ñía en Par­ma ope­ró ca­si a su ca­pa­ci­dad, pro­du­cien­do 1000 to­ne­la­das por día, du­ran­te los mo­men­tos de la cua­ren­te­na ita­lia­na. Por su par­te, al­gu­nas otras fá­bri­cas de Ba­ri­lla pro­du­je­ron más pasta que nun­ca, di­ce Bas­tian Die­gel, di­rec­tor de la mar­ca en Ale­ma­nia, aun­que a un cos­to sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más al­to de­bi­do a las me­di­das de se­gu­ri­dad adi­cio­na­les. La empresa in­for­mó que du­ran­te to­do es­te tiem­po con­ti­nuó fa­bri­can­do to­das sus

120 va­rie­da­des.

Ta­rea de­li­ca­da

El man­te­ni­mien­to del abas­te­ci­mien­to a Ale­ma­nia, uno de los mer­ca­dos más im­por­tan­tes de Ba­ri­lla, in­clu­so re­que­ría un trans­por­te es­pe­cial. A par­tir de mar­zo, el tra­ba­jo de pro­por­cio­nar el 22% de la pasta y has­ta el 39% de las sal­sas con­su­mi­das en Ale­ma­nia sig­ni­fi­có en­viar dos tre­nes a la se­ma­na des­de Par­ma a Ulm, su prin­ci­pal cen­tro de dis­tri­bu­ción en el país. Ca­da tren tie­ne 16 va­go­nes que trans­por­tan 490 to­ne­la­das de pasta, 60 to­ne­la­das de sal­sas y 50 to­ne­la­das de pes­to.

La pre­gun­ta pa­ra Ba­ri­lla y otros fa­bri­can­tes de pasta es si el au­ge du­ra­rá más que la pan­de­mia. Lui­gi Cris­tiano Lau­ren­za de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de la Pasta tie­ne con­fian­za. El con­su­mo de pasta en to­do el mun­do au­men­tó de 7 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 1999 a 16 mi­llo­nes de to­ne­la­das el año pa­sa­do, in­clu­so an­tes de que se con­vir­tie­ra en un ali­men­to bá­si­co pan­dé­mi­co. Italia pue­de ha­ber per­di­do un poco el ape­ti­to en los úl­ti­mos años, pe­ro hay es­pa­cio pa­ra cre­cer en ca­si to­das par­tes, en par­ti­cu­lar en Áfri­ca y Asia. La pasta es ba­ra­ta, sa­bro­sa y versátil, di­ce Lau­ren­za, lo que la ha­ce es­pe­cial­men­te atrac­ti­va pa­ra las fa­mi­lias con pro­ble­mas de li­qui­dez gol­pea­das por una pan­de­mia.

Pa­ra Ba­ri­lla es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te que la de­man­da si­ga fuer­te des­pués de ha­ber en­fren­ta­do una se­rie de tras­piés. En 2002 gas­tó 1800 mi­llo­nes de eu­ros en una ad­qui­si­ción hos­til de la fir­ma ale­ma­na Kamps. Re­sul­tó ser un error cos­to­so y en 2010 Ba­ri­lla ven­dió Kamps a un fon­do. En sep­tiem­bre de 2013, Gui­do Ba­ri­lla, pre­si­den­te de la empresa, di­jo que los va­lo­res fa­mi­lia­res de la fir­ma sig­ni­fi­ca­ban que no ha­ría un “co­mer­cial con una fa­mi­lia ho­mo­se­xual”. Los co­men­ta­rios pro­vo­ca­ron pro­tes­tas, en par­ti­cu­lar en Es­ta­dos Uni­dos, y ame­na­zas de boi­cot. Ba­ri­lla se vio obli­ga­do a dis­cul­par­se y, pos­te­rior­men­te, lan­zó una ca­ja de pasta de edi­ción li­mi­ta­da que mos­tra­ba a dos mu­je­res com­par­tien­do un be­so so­bre sus fi­deos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina