LA NACION

Ca­ba­llos de elite. El mi­llo­na­rio ne­go­cio ar­gen­tino de­trás del po­lo in­ter­na­cio­nal

- Bel­kis Mar­tí­nez Argentina · Palermo · United Arab Emirates · Spain · Japan · United States of America · United Kingdom · Chile · Saudi Arabia · Tortugas (Santa Fe) · Hurlingham, Buenos Aires · La Dolfina Polo Team

La Argentina es uno de los paí­ses más im­por­tan­tes en pro­duc­ción, cría y do­ma de ca­ba­llos. El ne­go­cio de­ja un sal­do de US$30 mi­llo­nes en di­vi­sas y ge­ne­ra em­pleo pa­ra más de 500.000 per­so­nas.

El país es el cuar­to ha­ce­dor mun­dial de pu­ra san­gre de ca­rre­ra. Pa­ra man­te­ner el ni­vel, fue ne­ce­sa­ria la participac­ión de la­bo­ra­to­rios de clo­na­ción de los po­tri­llos que son in­sig­nia de las ac­ti­vi­da­des ecues­tres.

Des­de ha­ce 84 años, la Argentina es se­de de la Tri­ple Co­ro­na de Po­lo, una se­rie de tres tor­neos que in­clu­ye el Abier­to de Tor­tu­gas, el Abier­to de Hur­ling­ham y el Cam­peo­na­to Ar­gen­tino Abier­to (Pa­ler­mo).

La dis­tin­ción de ser nú­me­ro uno en es­te de­por­te es po­si­ble, en par­te, por el ni­vel de los deportista­s, las cua­li­da­des geo­grá­fi­cas del país y los ca­ba­llos de ra­za pu­ra que son cla­ve pa­ra con­ser­var el ni­vel de­por­ti­vo.

La in­dus­tria equi­na se ha man­te­ni­do a la van­guar­dia de to­da la tec­no­lo­gía em­brio­na­ria, por lo que es­to ha per­mi­ti­do que el país es­té en­tre los pri­me­ros lu­ga­res en la cría, pro­duc­ción y re­pro­duc­ción de ca­ba­llos. Por ejem­plo, dos de los cin­co la­bo­ra­to­rios de clo­na­ción y téc­ni­ca re­pro­duc­ti­va del mun­do se en­cuen­tran en la Argentina.

Es­tos cen­tros de ge­né­ti­ca jue­gan un rol cla­ve pa­ra la re­pro­duc­ción y clo­na­ción de es­pe­cí­me­nes que tie­nen una al­ta va­lía en el mun­do de­por­ti­vo, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal.

En el país se pro­du­cen cer­ca de 8000 em­brio­nes de la ra­za po­lo ar­gen­tino. Tam­bién se lo con­si­de­ra co­mo el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de ca­ba­llos pa­ra ese de­por­te. De acuer­do con los da­tos ofi­cia­les, la Argentina tie­ne 3 mi­llo­nes de ca­ba­llos. So­lo en 2019 se ex­por­ta­ron cer­ca de 3000, por los cua­les se re­ci­bie­ron US$29 mi­llo­nes en di­vi­sas.

“Tra­ba­ja­mos con los me­jo­res po­lis­tas del mun­do. A Pa­blo Mc Do­duc­ción nough y Adolfo Cam­bia­so le he­mos clo­na­do mu­chos ca­ba­llos, a to­dos los ju­ga­do­res de La Dolfina. El po­lo re­pre­sen­ta el 90% del mer­ca­do”, di­ce Ju­lie­ta Mer­tian, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria y es­pe­cia­lis­ta en téc­ni­ca re­pro­duc­ti­va del la­bo­ra­to­rio Clo­nar­gen.

El la­bo­ra­to­rio pro­du­ce cer­ca de 1000 em­brio­nes anua­les cu­ya me­to­do­lo­gía es la clo­na­ción y re­proem­brio­na­ria de ca­ba­llos. Por ca­da ejem­plar clo­na­do el la­bo­ra­to­rio co­bra en­tre US$40.000 y US$50.000, pe­ro la in­ver­sión va­ría de­pen­dien­do de la can­ti­dad de po­tri­llos a clo­nar.

Diez años atrás, el pre­cio se acer­ca­ba a los US$120.000 por la re­la­ción de­man­da-cos­tos. no obs­tan­te, con la de­man­da que han ob­ser­va­do los la­bo­ra­to­rios ese va­lor se vuel­ve más “ac­ce­si­ble” pa­ra la in­dus­tria.

El la­bo­ra­to­rio tie­ne clien­tes in­ter­na­cio­na­les que ad­quie­ren sus ser­vi­cios pa­ra con­ser­var el gen de un pro­to­ti­po de po­tri­llo. En­tre ellos hay em­pre­sa­rios y deportista­s de ir­lan­da, Emi­ra­tos Ára­bes, Es­pa­ña, italia y Ja­pón.

“La clo­na­ción es ge­ne­rar una ré­pli­ca idén­ti­ca al otro. El al­can­ce de es­ta téc­ni­ca pa­ra los clien­tes es te­ner más can­ti­dad de ejem­pla­res, con­ser­var una per­for­man­ce y ma­te­rial ge­né­ti­co que ellos pue­den vol­ver a te­ner. Se ex­por­tan mu­chos clo­nes, por ejem­plo, ra­za pe­rua­nos de pa­so, sal­to, ára­bes, pe­ro nues­tro ma­yor fuer­te lo ocu­pa la ra­za po­lo”, sin­te­ti­za Mer­tian.

Se­gún la Cá­ma­ra de la in­dus­tria na­cio­nal Equi­na (Ca­mi­ne), el ma­yor mer­ca­do es Es­ta­dos Uni­dos. Le si­guen Reino Uni­do, Chi­le, Emi­ra­tos Ára­bes, Ara­bia Sau­di­ta y otros 37 des­ti­nos.

Com­pe­ten­cia lo­cal

Uno de los de­to­nan­tes del cre­ci­mien­to de es­ta in­dus­tria es el al­to ni­vel de las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas, don­de el país ha lo­gra­do man­te­ner­se en­tre los pri­me­ros lu­ga­res a lo lar­go de la his­to­ria. Es­to, se­gún men­cio­nan los ex­per­tos con­sul­ta­dos, se de­be a la su­pe­rio­ri­dad de los deportista­s y la ge­né­ti­ca de los ani­ma­les. Tam­bién lo re­con­fir­man las es­ta­dís­ti­cas que dan cuen­ta que la Argentina ha man­te­ni­do la su­pe­rio­ri­dad mun­dial en el tor­neo que se es­ta­rá dispu­tan­do en el país has­ta el 19 de di­ciem­bre.

Por ejem­plo, Mea­dow Brook, el úl­ti­mo club ex­tran­je­ro que ganó el Ar­gen­tino Abier­to de Pa­ler­mo (el más im­por­tan­te) lo hi­zo en 1932.

Hernán Lar­gel, de El Pa­len­que, un cen­tro de re­pro­duc­ción asis­ti­da, in­di­ca que si bien de­trás de la ac­ti­vi­dad equi­na hay un ne­go­cio, tam­bién hay arrai­go y una co­ne­xión muy es­tre­cha en­tre las per­so­nas y los ca­ba­llos. “Es una gran in­dus­tria que ge­ne­ra mu­chas fuen­tes de tra­ba­jo, arrai­go y mue­ve mu­cho di­ne­ro den­tro del país. Pe­ro es mu­cho más im­por­tan­te lo que ge­ne­ra den­tro del país que lo que de­ja co­mo ga­nan­cia. A un ha­ras le to­ma mu­cho tiem­po lo­grar un ca­ba­llo de ex­por­ta­ción, des­de que na­ce has­ta que se pue­de ven­der en el ex­te­rior”, des­cri­be.

Lar­gel es­pe­ci­fi­ca que pa­san “mu­chas co­sas” des­de que un ca­ba­llo na­ce has­ta que se con­vier­te en un pro­duc­to de co­mer­cia­li­za­ción. “Des­de el na­ci­mien­to, la do­ma y la ex­por­ta­ción pue­den pa­sar sie­te años mí­ni­ma­men­te”, ob­ser­va.

Du­ran­te la crian­za de un po­tri­llo jue­gan ac­to­res co­mo el do­ma­dor en “la he­chu­ra del ca­ba­llo”, tra­ba­ja­do­res del cam­po, he­rre­ros, ta­la­bar­te­ros, el per­so­nal de las ins­ta­la­cio­nes y mo­li­ne­ros. Es­to im­pli­ca la ge­ne­ra­ción de mano de obra di­rec­ta e in­di­rec­ta.

De acuer­do con los da­tos ofi­cia­les, la ac­ti­vi­dad ge­ne­ra al­re­de­dor de 500.000 empleos, de ese to­tal, el po­lo al­ber­ga cer­ca de 50.000 y el turf 30.000, con in­gre­sos por US$500 mi­llo­nes.

 ??  ?? En el país se pro­du­cen 8000 em­brio­nes por año
En el país se pro­du­cen 8000 em­brio­nes por año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina