LA NACION

De ren­ta fi­ja a fu­tu­ros. To­das las al­ter­na­ti­vas pa­ra in­ver­tir en crip­to­mo­ne­das

- Mó­ni­ca Fer­nán­dez Business · Financial Technology · Personal Investments · Finance · Tech · Investing · Personal Finance · Cryptocurrencies · SSC Bari · Bitcoin · United States of America · Ethereum · Argentina

En tiem­pos de al­ta vo­la­ti­li­dad en los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros de ca­si to­do el mun­do, ex­ce­so de li­qui­dez y ta­sas de in­te­rés por el pi­so, las crip­to­mo­ne­das en­tra­ron al radar de los in­ver­so­res me­nos so­fis­ti­ca­dos. De­ja­ron de ser una al­ter­na­ti­va que mi­ran so­lo los na­ti­vos di­gi­ta­les y los aman­tes del vér­ti­go pa­ra ir co­lán­do­se a las car­te­ras más tra­di­cio­na­les.

De me­nor a ma­yor, las op­cio­nes de in­ver­sión van des­de co­lo­ca­cio­nes bas­tan­te con­ser­va­do­ras y de ba­jo ries­go, com­pa­ra­bles a un pla­zo fi­jo o un FCI de mo­ney mar­ket, has­ta es­tra­te­gias com­ple­jas de apa­lan­ca­mien­to o fu­tu­ros, re­ser­va­das a en­ten­di­dos.

“no nos ol­vi­de­mos que com­prar crip­to es una in­ver­sión en sí mis­ma”, di­ce de en­tra­da Ma­tías Ba­ri, co­fun­da­dor y CEO de Sa­tos­hi­tan­go, y men­cio­na la po­si­bi­li­dad de ha­cer “hol­ding” o ate­so­ra­mien­to de las mo­ne­das a la es­pe­ra de un au­men­to de pre­cio a me­diano pla­zo co­mo la al­ter­na­ti­va más con­ser­va­do­ra de to­das.

“Exis­ten di­ver­sas op­cio­nes pa­ra ha­cer ren­dir las crip­to­mo­ne­das, al­gu­nas téc­ni­ca­men­te más com­ple­jas que otras”, arran­ca Juan Jo­sé Mén­dez, di­rec­tor de mar­ca de Ri­pio. “no­so­tros lan­za­mos Ri­pio Earn ha­ce po­cas se­ma­nas, que per­mi­te a cual­quier usua­rio ge­ne­rar una ga­nan­cia fi­ja men­sual en USDC (‘crip­to­dó­la­res’) a una ta­sa del 6% anual. El usua­rio de­ci­de cuán­do po­ner a ren­dir sus mo­ne­das y cuan­do pau­sar el pro­ce­so con un so­lo clic. La ga­nan­cia ge­ne­ra­da es­tá dis­po­ni­ble en 72 ho­ras há­bi­les”, ex­pli­ca.

“Se pue­den in­ver­tir crip­to­mo­ne­das en pla­zos fi­jos con mo­ne­das ata­das al dó­lar, las lla­ma­das ‘sta­ble­co­ins’ o crip­to­dó­la­res co­mo el BUSD, USDT o DAI”, apor­ta Maximilian­o Hinz, la­tam ope­ra­tions laun­cher de Bi­nan­ce.

La pla­ta­for­ma Bi­nan­ce ofre­ce pa­ra es­tas in­ver­sio­nes de ren­ta fi­ja dos mo­da­li­da­des: aho­rro fle­xi­ble y aho­rro blo­quea­do. La pri­me­ra op­ción per­mi­te res­ca­tes en cual­quier mo­men­to (si­mi­lar a un mo­ney mar­ket) y en la se­gun­da hay que res­pe­tar los pla­zos que se fi­ja­ron al ha­cer la in­ver­sión.

“El rendimient­o en el ca­so de la in­ver­sión fle­xi­ble ron­da el 2,26% anual en dó­la­res. Pa­ra in­ver­tir acá no hay nin­gu­na res­tric­ción. Uno pue­de des­ti­nar el equi­va­len­te a un dó­lar y de­jar­lo por un día si qui­sie­ra”, ex­pli­ca Hinz.

“Aho­rro Blo­quea­do per­mi­ten pla­zos de 7, 14, 30 o 90 días. Des­de el pun­to de vis­ta ope­ra­ti­vo se sus­cri­ben ‘lo­tes’ de US$100. En los pla­zos fi­jos con res­ca­te se­ma­nal, la ta­sa anual es­tá en 6,31% y si ge­ne­ra un pla­zo fi­jo de 90 días la ta­sa sube al 9%”, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo de Bi­nan­ces.

Con adre­na­li­na

El CEO de Sa­tos­hi­tan­go, Ma­tias Ba­ri, abre el aba­ni­co a otras al­ter­na­ti­vas más osa­das. “Con to­das las crip­to­mo­ne­das es po­si­ble ha­cer tra­ding, que es com­pra­ven­ta de crip­tos con el fin de con­se­guir una di­fe­ren­cia de pre­cio y mar­gin tra­ding, que es apa­lan­car­se pa­ra la com­pra”.

Apa­lan­car­se es to­mar deu­da pa­ra ha­cer una ope­ra­ción, una al­ter­na­ti­va de ma­yor ries­go que el tra­ding tra­di­cio­nal. En el ca­so de Sa­tos­hi­tan­go les ofre­cen a sus clien­tes ser po­ten­cia­do­res de la in­ver­sión. “Si un clien­te quie­re apos­tar a la suba de una crip­to­mo­ne­da en­ton­ces no­so­tros igua­la­mos 2, 3, 4 o 5 ve­ces su in­ver­sión de ma­ne­ra que pue­da au­men­tar su po­der ad­qui­si­ti­vo”, ex­pli­ca Ba­ri. “Si su pro­nós­ti­co es cer­te­ro, se lle­va mu­chas más ga­nan­cias que si hu­bie­ra in­ver­ti­do so­lo su ca­pi­tal. Y en el ca­so de que no lo sea, li­qui­da­mos su po­si­ción has­ta el tope de la in­ver­sión y no nos de­be na­da, no in­cu­rre en deu­das”.

Cues­tión de adre­na­li­na

En ese sen­ti­do, pa­ra in­ver­so­res que bus­can adre­na­li­na y ju­gar a la suba, el bit­coin re­pre­sen­ta siem­pre una bue­na al­ter­na­ti­va. “Se pue­de em­pe­zar a ope­rar des­de los $1500, y co­mo el bit­coin es muy di­vi­si­ble, no ha­ce falta com­prar uno en­te­ro, se ad­quie­re una par­te y ya se es­tá in­vir­tien­do”, di­ce Ba­ri.

“Bit­coin es la pri­me­ra he­rra­mien­ta fi­nan­cie­ra crea­da so­bre tec­no­lo­gía Block­chain y co­rre so­bre un sis­te­ma glo­bal si­mi­lar a in­ter­net que es téc­ni­ca­men­te im­po­si­ble de hac­kear o co­rrom­per. Aho­ra bien, bit­coin y la ma­yo­ría de las crip­to­mo­ne­das son un ac­ti­vo que im­pli­ca una in­ver­sión de ries­go me­dio-al­to por la vo­la­ti­li­dad de su co­ti­za­ción”, ex­pli­ca Mén­dez, de Ri­pio, y re­co­mien­da: “Al ser una in­ver­sión de ries­go, co­mo la com­pra de acciones, nun­ca es re­co­men­da­ble des­ti­nar un mon­to que no es­tés dispuesto a per­der”.

Si bien es­tá cla­ro que, co­mo en to­da in­ver­sión (sea del mun­do tra­di­cio­nal o di­gi­tal), el rendimient­o pa­sa­do nun­ca ga­ran­ti­za rendimient­o futuro, ver el re­co­rri­do de los ac­ti­vos siem­pre es una bue­na orien­ta­ción pa­ra el in­ver­sor.

El bit­coin, me­di­do en dó­la­res, en lo que va del año au­men­tó cer­ca de

85 por cien­to y uno de sus úl­ti­mos sal­tos fue des­pués de las elec­cio­nes en los Es­ta­dos Uni­dos cuan­do su­peró los US$15.900.

Des­de su lan­za­mien­to a so­lo un dó­lar en 2009 re­co­rrió mu­cho ca­mino. En el me­dio hu­bo ga­na­do­res y per­de­do­res en el tra­ding: en di­ciem­bre de 2017 su­peró los US$20.000 y al mes si­guien­te ha­bía per­di­do el

50% de su va­lor.

Ries­go al­to

otra al­ter­na­ti­va dis­po­ni­ble pa­ra in­ver­so­res con un per­fil de ries­go al­to son las ico, que sig­ni­fi­can “ofer­ta ini­cial de di­vi­sas”. “Se co­mer­cia­li­zan crip­to­mo­ne­das en for­ma de ‘to­kens’ a di­ver­sos in­ver­so­res que pagan en crip­to­mo­ne­das, en ge­ne­ral ETH. Sue­le ser una fuen­te de ca­pi­tal pa­ra em­pre­sas emer­gen­tes. Pe­ro pa­ra de­ci­dir in­ver­tir en es­te ti­po de al­ter­na­ti­vas re­co­men­da­mos ha­cer un due

di­li­gen­ce de la in­ver­sión: aná­li­sis téc­ni­co fi­nan­cie­ro, eva­luar al equi­po y tra­yec­to­ria, en­ten­der la pro­gra­ma­ción de­trás”, aler­ta Ba­ri.

“otra for­ma de ga­nar di­ne­ro con las crip­to es ha­cien­do al­go que se lla­ma ‘Yield­far­ming’, que es una for­ma de brin­dar li­qui­dez a un nue­vo pro­yec­to y que nos pa­guen es­tas ga­nan­cias con la nue­va mo­ne­da que emi­ten en el nue­vo pro­yec­to”, des­cri­be Hinz, de Bi­nan­ces. Más so­fis­ti­ca­do aún: “ope­rar con fu­tu­ros de crip­to­mo­ne­das, una ver­sión más avan­za­da del tra­ding tra­di­cio­nal que per­mi­te te­ner ga­nan­cias ma­yo­res, cla­ra­men­te con ma­yor ries­go”, di­ce el eje­cu­ti­vo.

¿Des­de dón­de se con­cre­tan las in­ver­sio­nes con crip­to­mo­ne­das? Exis­ten wa­llets que per­mi­ten den­tro de su in­fra­es­truc­tu­ra op­cio­nes de in­ver­sión y tam­bién pue­den ha­cer­se des­de las di­fe­ren­tes pla­ta­for­mas o

ex­chan­ge que ope­ran con mo­ne­das di­gi­ta­les co­mo Sa­tos­hi­tan­go, Ri­pio, Bi­nan­ces y otras.

La de­man­da de crip­to­mo­ne­das es­tá en pleno au­ge en el mer­ca­do ar­gen­tino. En par­te por­que los in­ver­so­res lo­ca­les acom­pa­ñan una ten­den­cia que es mun­dial, pe­ro tam­bién, y en gran me­di­da, por­que las mo­ne­das di­gi­ta­les son una ma­ne­ra de do­la­ri­zar­se sin lí­mi­tes y sin ce­po.

Ti­po de cam­bio

Las crip­to­mo­ne­das se com­pran siem­pre en pe­sos, en ope­ra­cio­nes que se pac­tan en­tre per­so­nas (P2P) en las pla­ta­for­mas de los ex­chan­ge. El ti­po de cam­bio re­sul­tan­te es­tá en lí­nea con el de con­ta­do con li­qui­da­ción (CCL) de las ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les.

En Sa­tos­hi­tan­go, por ejem­plo, cuen­tan que en 2020 se quin­tu­pli­có la ba­se de usua­rios ac­ti­vos. En Ri­pio “la com­pra y ven­ta de crip­to­mo­ne­das se mul­ti­pli­có más de cua­tro ve­ces es­te año en la Argentina, com­pa­ra­do con el año an­te­rior. Los ‘crip­to­dó­la­res’ fue­ron los ac­ti­vos con ma­yor cre­ci­mien­to, con una de­man­da 9 ve­ces ma­yor en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año en com­pa­ra­ción con el pri­me­ro”, cuen­ta Mén­dez.

“Las crip­to­mo­ne­das se vol­vie­ron una al­ter­na­ti­va de in­ver­sión real en la Argentina ac­tual. Hay mu­cho in­te­rés por los lla­ma­dos crip­to­dó­la­res, ya que el ar­gen­tino es­tá muy acos­tum­bra­do a uti­li­zar dó­la­res co­mo mé­to­do de aho­rro y se sien­te se­gu­ro de es­ta for­ma. En nues­tra pla­ta­for­ma de P2P, don­de la gen­te com­pra y ven­de sus crip­to­mo­ne­das con­tra pe­sos en­tre usua­rios, ve­mos que el vo­lu­men que se ope­ra mes a mes tien­de a du­pli­car­se”, re­su­me Hyn­se.

 ??  ?? las crip­to­mo­ne­das ofre­cen el atrac­ti­vo de do­la­ri­zar una car­te­ra sin pa­sar por el ce­po
las crip­to­mo­ne­das ofre­cen el atrac­ti­vo de do­la­ri­zar una car­te­ra sin pa­sar por el ce­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina