Ca­da vez hay me­nos ca­sos po­si­ti­vos de al­coho­le­mia en Bahía

SE DAN 6 VE­CES MÁS EN LOS HOM­BRES QUE EN LAS MU­JE­RES

La Nueva Domingo - - PORTADA - Por Fe­de­ri­co Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

Pe­se a que se si­guen re­gis­tran­do ac­ci­den­tes pro­ta­go­ni­za­dos por con­duc­to­res al­coho­li­za­dos, las es­ta­dís­ti­cas mues­tran un mar­ca­do des­cen­so en los úl­ti­mos cin­co años en nues­tra ciu­dad. Mien­tras que en 2012 los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en con­tro­les de al­coho­le­mia arro­ja­ban un 14,40%, la ci­fra fue ba­jan­do pro­gre­si­va­men­te has­ta al­can­zar un mí­ni­mo de 4,69% en 2016. El aná­li­sis con­clu­ye que los hom­bres tie­nen más pro­ble­mas que las mu­je­res. Los fac­to­res que pue­den ha­ber in­flui­do en la mer­ma de las in­frac­cio­nes son las cam­pa­ñas mu­ni­ci­pa­les de con­cien­ti­za­ción, el al­to va­lor de las mul­tas y el tem­po­ra­rio re­ti­ro de la li­cen­cia de con­du­cir.

La ma­du­rez de una so­cie­dad se pue­de me­dir de mu­chas for­mas. Una de ellas, fá­cil­men­te men­su­ra­ble, es el res­pe­to por las nor­mas de trán­si­to, so­bre to­do aque­llas cu­yo in­cum­pli­mien­to pue­de ter­mi­nar con la vi­da de una per­so­na. Afor­tu­na­da­men­te, Bahía Blan­ca de­mues­tra, al me­nos en es­te ru­bro, es­tar vol­vién­do­se una so­cie­dad más res­pon­sa­ble. Las ci­fras re­co­lec­ta­das por la Guar­dia

Ur­ba­na Mu­ni­ci­pal –-en sus di­fe­ren­tes eta­pas y de­no­mi­na­cio­nes-- en ca­da ope­ra­ti­vo de los úl­ti­mos 5 años in­di­can que mien­tras que en 2012 los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en con­tro­les de al­coho­le­mia arro­ja­ban un 14,40%, di­cha ci­fra ba­jó prác­ti­ca­men­te to­dos los años, al­can­zan­do en 2016 un mí­ni­mo de 4,69%.

Los dis­tin­tos ac­to­res de la ma­te­ria sos­tie­nen que, en­tre otros, los fac­to­res que pue­den ha­ber in­flui­do son las cam­pa­ñas mu­ni­ci­pa­les de con­cien­ti­za­ción, el al­to va­lor de las mul­tas y el re­ti­ro de la li­cen­cia de con­du­cir por tiem­pos pro­lon­ga­dos.

Más allá de edu­car a la po­bla­ción me­dian­te cam­pa­ñas, la Mu­ni­ci­pa­li­dad am­plió con­si­de­ra­ble­men­te sus ope­ra­ti­vos de trán­si­to en las ca­lles, vi­gi­lan­do de cer­ca a los con­duc­to­res, quie­nes co­mo to­do ser hu­mano sue­len ser hi­jos del ri­gor.

En ci­fras, mien­tras que en 2012 el ex­tin­to Cuer­po Úni­co de Ins­pec­to­res Mu­ni­ci­pa­les (CUIM) reali­zó 2.667 con­tro­les de al­coho­le­mia (unos 7 por día), en 2016 la tam­bién des­apa­re­ci­da Guar­dia Ur­ba­na Mu­ni­ci­pal (GUM) hi­zo 24.804 (unos 68 por día), es de­cir 8 ve­ces más en ape­nas 4 años.

Una im­por­tan­te dis­tin­ción que se pue­de rea­li­zar a par­tir del aná­li­sis de las es­ta­dís­ti­cas re­co­gi­das por la Mu­ni­ci­pa­li­dad, es en­tre los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos ob­te­ni­dos por los hom­bres (7,11 %) y los ob­te­ni­dos por las mu­je­res (1,07 %), un da­to que no se de­be con­fun­dir con la can­ti­dad de con­duc­to­res con­tro­la­dos de am­bos se­xos, que arro­ja al­re­de­dor de 3 hom­bres por ca­da mu­jer.

Pa­ra en­ten­der el por­qué de es­tas ci­fras que re­ve­lan que los hom­bres dan po­si­ti­vo seis ve­ces más que las mu­je­res, Nue­va.”

“La con­sul­tó al li­cen­cia­do en Psi­co­lo­gía Antonio Por­ce­lli Pius­si.

“Una in­ves­ti­ga­ción he­cha en dis­tin­tas par­tes del mun­do coin­ci­de con los da­tos que arro­jan los ope­ra­ti­vos de Bahía Blan­ca y sos­tie­ne que hay más hom­bres que con­du­cen al­coho­li­za­dos que mu­je­res que ha­gan lo pro­pio, in­clu­so con una pro­por­ción muy si­mi­lar a la lo­cal (7 hom­bres por ca­da 1 mu­jer)”, ex­pli­có.

“Al da­to se lo pue­de en­ten- der con dos cues­tio­nes: por un la­do los hom­bres tie­nen una ma­yor de­pen­den­cia del al­cohol que las mu­je­res y, por otro, los hom­bres son mu­cho me­nos pro­pen­sos a ex­pe­ri­men­tar mie­do que las mu­je­res. Eso los lle­va a te­ner dis­tin­tas con­duc­tas con­si­de­ra­das de ries­go, co­mo las que po­nen en pe­li­gro la vi­da de uno y/o de ter­ce­ros, lo que se da en el ca­so de ma­ne­jar al­coho­li­za­do”, agre­gó.

“Di­cha fal­ta de mie­do en los hom­bres tie­ne un ba­sa­men­to or­gá­ni­co en el ce­re­bro. Ex­pe­ri­men­tos han de­mos­tra­do que cuan­do el ce­re­bro del hom­bre es ex­pues­to a se­ña­les de pe­li­gro, es­te reac­cio­na con me­nor in­ten­si­dad que el de las mu­je­res. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la zo­na que de­tec­ta las se­ña­les o es­tí­mu­los ame­na­zan­tes se de­no­mi­na amíg­da­la y es allí don­de se ge­ne­ra la reac­ción”, ex­pli­có el psi­có­lo­go.

“Es una cues­tión na­tu­ral que se da por­que a tra­vés de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, al ha­ber si­do ca­za­do­res los hom­bres han es­ta­do mu­cho más ex­pues­tos al pe­li­gro que las mu­je­res, ha­bi­tuán­do­se a ex­pe­ri­men­tar si­tua­cio­nes de ries­go y por en­de for­jan­do un ce­re­bro me­nos sen­si­ble fren­te al pe­li­gro y los ries­gos”, aña­dió.

“El he­cho de que los hom­bres ten­gan más con­duc­tas de ries­go los lle­va a co­me­ter más ac­tos irres­pon­sa­bles que po­nen en pe­li­gro al res­to de los se­res hu­ma­nos. La psi­co­pa­tía --o tras­torno an­ti­so­cial de la per­so­na­li­dad--, eso que pa­de­cen aque­llos que de­lin­quen, mal­tra­tan o agreden, es­tá al­tí­si­ma­men­te más pre­sen­te en hom­bres que en mu­je­res, con una re­la­ción apro­xi­ma­da de 10 hom­bres por ca­da mu­jer”, con­clu­yó Por­ce­lli Pius­si.

Di­vi­di­da en tres par­tes an­te su di­so­lu­ción a fi­nes de 2016, la Guar­dia Ur­ba­na Mu­ni­ci­pal con­ti­núa con su mi­sión de con­tro­lar el trán­si­to ba­jo la ór­bi­ta de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Con­trol de Trán­si­to Ur­bano, al man­do de Mau­ro Plai­de.

“Los con­tro­les de al­coho­le­mia po­si­ti­vos ba­ja­ron en los úl­ti­mos años en par­te por los tra­ba­jos que ha­ce­mos de con­cien­ti­za­ción, edu­ca­ción y pre­ven­ción, y en par­te por los ope­ra­ti­vos que rea­li­za­mos de ma­ne­ra ru­ti­na­ria. Eso ha­ce que el con­duc­tor hoy op­te por to­mar­se un ta­xi o por la fi­gu­ra del con­duc­tor de­sig­na­do”, ana­li­zó Plai­de.

“No so­lo lo no­ta­mos cuan­do ve­mos gru­pos de 4 o 5 chi­cos que van de la 'pre­via' al bo­li­che, sino que ellos mis­mos nos lo co­men­tan. Nos di­cen 'hoy me to­có a mí, el fin­de que vie­ne le to­ca a otro', 'no to­mé na­da, es­toy de con­duc­tor de­sig­na­do' y co­sas por el es­ti­lo. En las úl­ti­mas Fies­tas se no­tó mu­chí­si­mo una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de los bahien­ses, en Na­vi­dad sin ir más le­jos dio po­si­ti­vo un so­lo con­trol so­bre 180 rea­li­za­dos”, co­men­tó el mu­ni­ci­pal.

En 2016 se al­can­zó un ré­cord de con­tro­les de al­coho­le­mia rea­li­za­dos en la ciu­dad, con 24.804, ca­si un 70% más que el año pre­ce­den­te. “No so­lo au­men­tó la can­ti­dad de con­tro­les, sino tam­bién la ubi­ca­ción de los mis­mos. Al­go que im­ple­men­ta­mos en mi ges­tión fue ha­cer los con­tro­les en lu­ga­res que na­die te­nía pre­vis­tos, po­co fre­cuen­tes. Hoy la gen­te sa­be que aga­rre por don­de aga­rre

“Los hom­bres tie­nen más pro­ble­mas que las mu­je­res” “Cre­ció la fi­gu­ra del con­duc­tor de­sig­na­do”

pue­de ha­ber un con­trol, por lo que se tie­ne que cui­dar más a la ho­ra de be­ber o di­rec­ta­men­te to­mar­se un ta­xi”, agre­gó el di­rec­tor de CTU.

Plai­de ex­pli­có que, ade­más, los ope­ra­ti­vos son más ro­ta­ti­vos, se rea­li­zan 2 o 3 por no­che y, se­gún el día y la can­ti­dad de per­so­nal con que se cuen­te, pue­den ser en si­mul­tá­neo o en dis­tin­tos ho­ra­rios de la ma­dru­ga­da. “Si se ha­ce en un so­lo pun­to, va­mos con dos al­coho­lí­me­tros y ha­ce­mos en dos o más ca­lles a la vez, co­mo por ejem­plo en Alem, Do­rre­go y Al­si­na si se es­co­ge la es­qui­na del tea­tro”, ex­pli­có.

En 2012 un ca­so di­vi­dió las aguas en los tri­bu­na­les lo­ca­les: la presencia de un en­fer­me­ro y no de un mé­di­co du­ran­te un con­trol de al­coho­le­mia sig­ni­fi­có el éxi­to en la ape­la­ción de un con­duc­tor que ha­bía da­do po­si­ti­vo. Hoy la presencia de un mé­di­co ya no es ne­ce­sa­ria.

“Ac­tual­men­te hay en­car­ga­dos de ope­ra­ti­vo y ope­ra­do­res del al­coho­lí­me­tro. El ope­ra­dor es un ins­pec­tor que re­ci­bió una ma­trí­cu­la emi­ti­da por la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Vial y ava­la­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, la que lo ha­bi­li­ta pa­ra ope­rar tan­to el al­coho­lí­me­tro co­mo el Dra­ger Test –-uti­li­za­do pa­ra de­tec­tar el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes--”, acla­ró el fun­cio­na­rio.

Es por eso que ya no es un re­qui­si­to le­gal la presencia de un mé­di­co en el ope­ra­ti­vo. “An­tes te­nía­mos úni­ca­men­te 2 ins­pec­to­res ma­tri­cu­la­dos, mien­tras que so­lo en 2016 ma­tri­cu­la­mos a 67 más”, agre­gó Plai­de.

So­bre los días de la se­ma­na y los ho­ra­rios en que se rea­li­zan los con­tro­les de trán­si­to pa­ra de­tec­tar el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol, el di­rec­tor de Con­trol de Trán­si­to sos­tu­vo que “por re­gla se ha­cen de jue­ves a do­min­go des­de la me­dia­no­che has­ta las 7.30 de la ma­ña­na, res­pon­dien­do al mo­vi­mien­to noc­turno, aun­que de lu­nes a miér­co­les o cual­quier día pe­ro du­ran­te la ma­ña­na o la tar­de se pue­den rea­li­zar por ex­cep­ción”.

“Co­mo he­mos te­ni­do tan­tos ac­ci­den­tes con per­so­nas al­coho­li­za­das du­ran­te el día, tam­bién los es­ta­mos ha­cien­do en ese ho­ra­rio. Se pue­den rea­li­zar tan­to de ma­ne­ra alea­to­ria co­mo an­te una de­nun­cia o un in­di­cio de que una per­so­na es­té ma­ne­jan­do ebria”, di­jo Plai­de.

“Los que se po­nen vio­len­tos an­te un con­trol po­si­ti­vo y el secuestro de su vehícu­lo si­guen exis­tien­do, pe­ro son los me­nos. Ha­ce­mos mu­cho hin­ca­pié en la edu­ca­ción, la ama­bi­li­dad y el res­pe­to del agen­te pa­ra con el con­duc­tor. Sa­be­mos que an­tes era un pun­to muy cri­ti­ca­do, lo que ge­ne­ra­ba el re­cha­zo de la gen­te. Aho­ra siem­pre les di­go a los ins­pec­to­res que un pro­ce­di­mien­to bien en­ca­ra­do, con bue­nos mo­da­les an­te to­do, pre­dis­po­ne a las per­so­nas de otra ma­ne­ra”.

Ade­más, to­do ope­ra­ti­vo de Con­trol de Trán­si­to Ur­bano cuen­ta con la presencia de efec­ti­vos de la Po­li­cía Lo­cal. “Hay que to­mar con­cien­cia de que el al­cohol con el vo­lan­te no va” A car­go del juz­ga­do N° 2 del tri­bu­nal de Fal­tas, el juez Gabriel Nar­di sos­tu­vo que “tar­de o tem­prano, el con­duc­tor tie­ne que to­mar con­cien­cia de que el al­cohol con el vo­lan­te no va. Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y de in­ha­bi­li­ta­ción son im­por­tan­tes, pe­ro más aún lo es la vi­da de las per­so­nas, que son al fin de cuen­tas el eje por don­de de­be pa­sar el de­ba­te”.

“Una per­so­na muer­ta no tie­ne so­lu­ción, sin im­por­tar que se ha­ga jus­ti­cia o no. A un hi­jo muer­to no te lo de­vuel­ve na­die. Más allá de la cues­tión del vo­lan­te, veo mu­cha gen­te muy al­coho­li­za­da, sin dis­tin­guir se­xo ni edad. Si ves co­mo sa­len de los ba­res, lo más pe­li­gro­so que pue­de pa­sar es que ten­gan un au­to cer­ca”, ana­li­zó el ma­gis­tra­do.

En­fo­cán­do­se so­bre las múl­ti­ples au­dien­cias por al- coho­le­mias po­si­ti­vas que tie­ne en su juz­ga­do se­ma­nal­men­te, Nar­di de­ta­lló cuá­les son las for­mas del pro­ce­di­mien­to. “El des­car­go lo tie­ne que ha­cer el 100% de los in­frac­to­res por­que es un ac­to pro­ce­sal ne­ce­sa­rio y obli­ga­to­rio pa­ra po­der dic­tar sen­ten­cia. Eso no im­pli­ca que la per­so­na ten­ga que de­cla­rar, pue­de pre­sen­tar­se, ne­gar­se a ha­cer­lo y ahí mis­mo se ter­mi­na la au­dien­cia, juz­gán­do­se el ca­so des­pués en ba­se a las co­ns- tan­cias obran­tes del ope­ra­ti­vo”.

“La ma­yo­ría de la gen­te sue­le ex­pli­car de dón­de ve­nía y ha­cia dón­de se di­ri­gía o qué ha­bía be­bi­do. Una ex­cu­sa bas­tan­te ha­bi­tual es que se tras­la­da­ban po­cas cua­dras y otra es que su­pues­ta­men­te no es­ta­ban ma­ne­jan­do cuan­do los fre­na­ron, sino que se ubi­ca­ban pa­ra­dos al la­do del au­to. Pe­ro se tra­ta de una reac­ción muy co­mún de los con­duc­to­res, cuan­do do­blan una es­qui­na, se en­cuen­tran de gol­pe con el ope­ra­ti­vo y es­ta­cio­nan en el pri­mer lu­gar dis­po­ni­ble”.

“Más allá de que esas ex­cu­sas no pros­pe­ran, la obli­ga­ción que te­ne­mos co­mo juz­ga­do­res de la Jus­ti­cia de Fal­tas es es­ta­ble­cer la le­ga­li­dad del pro­ce­di­mien­to. Es el in­frac­tor el que se va­le de los erro­res del mis­mo pa­ra ar­gu­men­tar su de­fen­sa. Son muy im­por­tan­tes pa­ra que el pro­ce­di­mien­to ten­ga va­li­dez las ac­tas ela­bo­ra­das por los agen­tes de trán­si­to y los tic­kets de ri­gor del al­coho­lí­me­tro. Un ape­lli­do equi­vo­ca­do, una fe­cha mal pues­ta o un tic­ket per­di­do pue­den anu­lar to­do el pro­ce­di­mien­to y no se pue­de con­de­nar al in­frac­tor”.

Un ar­ti­lu­gio que se ins­ta­ló ha­ce algunos años pa­ra su­pues­ta­men­te lo­grar “ven­cer al sis­te­ma” es no pre­sen­tar el car­net an­te un ope­ra­ti­vo, adu­cien­do la pér­di­da o la fal­ta del mis­mo.

El juez Nar­di ex­pli­có que es un error pen­sar eso por­que “no te­ner la li­cen­cia en el au­to con­fi­gu­ra una nue­va in­frac­ción con el mis­mo va­lor que la mul­ta por al­coho­le­mia más 2 me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción. Cuan­do el juz­ga­do dic­ta la sen­ten­cia se con­mi­na al in­frac­tor a traer la li­cen­cia pa­ra que la san­ción de in­ha­bi­li­ta­ción se cum­pla. O trae la que tie­ne, o tra­mi­ta una nue­va si efec­ti­va­men­te la per­dió o se le ven­ció y una vez que la po­see la trae pa­ra ser re­te­ni­da”.

“La san­ción de in­ha­bi­li­ta­ción, con­for­me lo pre­vé la ley 24.449, va de 1 a 9 me­ses, pla­zo que se pue­de agra­var se­gún el ca­rác­ter de re­in­ci­den­te del in­frac­tor. No­so­tros te­ne­mos una ta­bla que de­pen­dien­do del ni­vel de al­cohol en san­gre nos in­di­ca qué in­ha­bi­li­ta­ción apli­ca­mos. Una per­so­na que dé 1,10 gra­mos ten­drá en­tre uno y dos me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción, mien­tras que una que su­pere los 3 gra­mos se­gu­ra­men­te es­ta­rá más cer­ca de los 9 me­ses”. Ca­be re­cor­dar que el má­xi­mo per­mi­ti­do pa­ra au­tos es 0,50, mien­tras que pa­ra mo­tos es de 0,20.

Las mul­tas por al­coho­le­mia po­si­ti­va ron­dan en­tre los 6.000 y los 6.300 pe­sos, de­bién­do­se abo­nar ín­te­gra­men­te, sin po­si­bi­li­dad de re­duc­ción por pago vo­lun­ta­rio.

Pa­ra re­ti­rar un vehícu­lo se­cues­tra­do se de­be pre­sen­tar la tar­je­ta ver­de, el tí­tu­lo de pro­pie­dad del au­to­mo­tor y el se­gu­ro vi­gen­te. Ade­más de la mul­ta, hay un gas­to ad­mi­nis­tra­ti­vo ge­ne­ra­do por la cau­sa que ron­da los $800, a los que se les de­be su­mar unos $70 por ca­da día de es­ta­día en el co­rra­lón. “No sue­len es­tar mu­chos días en el de­pó­si­to, la gen­te sue­le ve­nir in­me­dia­ta­men­te des­pués del secuestro del vehícu­lo”, di­jo Nar­di.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Los hom­bres tie­nen ma­yor de­pen­den­cia del al­cohol y ex­pe­ri­men­tan me­nos mie­do que las mu­je­res, di­ce Por­ce­lli Pius­si.

Los ín­di­ces dis­mi­nu­ye­ron, en bue­na me­di­da, gra­cias a la con­cien­ti­za­ción, afir­ma Plai­de.

El Dra­ger Drug Test se uti­li­za so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.