Trump y la reali­dad in­te­rior

La Nueva Domingo - - EL PAÍS. - Por Eu­ge­nio Pai­llet in­fo@la­nue­va.com

En des­pa­chos del ga­bi­ne­te ha­bía rap­tos de eu­fo­ria lue­go del re­gre­so de Ma­cri des­de los Es­ta­dos Uni­dos. Un im­pre­de­ci­ble Do­nald Trump, que hoy re­ci­be crí­ti­cas ce­rra­das tan­to fue­ra co­mo den­tro de su pro­pio país, y sue­le de­cir­se que na­die sa­be pa­ra dón­de va a sa­lir dis­pa­ra­do (que lo di­gan Mer­kel o Peña Nie­to), lle­nó de elo­gios al pre­si­den­te ar­gen­tino y has­ta le dio cha­pa de lí­der re­gio­nal al pro­po­ner­le que se pon­ga al fren­te de una cru­za­da pa­ra fre­nar los abu­sos de po­der de Ni­co­lás Ma­du­ro y vol­ver a una Ve­ne­zue­la de­mo­crá­ti­ca.

Ali­men­tan tres da­tos que pa­re­cen me­no­res pe­ro tie­nen su sim­bo­lis­mo po­lí­ti­co: ha­bi­li­tó el Glo­bal Entry pa­ra los ar­gen­ti­nos, un sis­te­ma de ágil ingreso a EE.UU. que só­lo tie­nen nueve paí­ses en el mun­do, apo­yó de­ci­di­da­men­te el re­in­gre­so del país a la OCDE, un ges­to del que has­ta Ba­rack Oba­ma se ha­bía dis­tan­cia­do, y tam­bién se com­pro­me­tió con la aper­tu­ra a la lle­ga­da de li­mo­nes tu­cu­ma­nos.

Ma­cri co­se­chó elo­gios allí don­de es­tu­vo, con los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes en el Ca­pi­to­lio, y en las reunio­nes con CEOS y eje­cu­ti­vos de las ms al­tas em­pre­sas de ese país, un buen sín­to­ma que ya ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do el día pre­vio en Hous­ton cuan­do se reunió con em­pre­sa­rios pe­tro­le­ros que le ex­pre­sa­ron su in­te­rés por in­ver­tir en Va­ca Muer­ta.

El pre­si­den­te cree, o es­tá al­ta­men­te con­ven­ci­do, de que su plan pa­ra sa­car el país ade­lan­te, erra­di­car la po­bre­za y ge­ne­rar mi­les de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, ade­más del ne­ce­sa­rio e im­pos­ter­ga­ble com­po­nen­te lo­cal, pa­sa tam­bién por ahí. Por la vuel­ta al mun­do que pro­cla­mó des­de el co­mien­zo. Un es­ce­na­rio que en ver­dad se ha ido plas­man­do des­de aquel via­je de Oba­ma en 2016.

La coin­ci­den­cia con Trump por Ve­ne­zue­la le per­mi­tió re­afir­mar un con­cep­to que tie­ne mu­cho de po­lí­ti­ca in­ter­na, y has­ta de chi­ca­na en tiem­pos elec­to­ra­les: "No­so­tros íba­mos ha­cia ese ca­mino", di­jo en Was­hing­ton y lo re­pi­tió el vier­nes en un par de ac­tos en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, con el kirch­ne­ris­mo co­mo des­ti­na­ta­rio di­rec­to del men­sa­je.

El pre­si­den­te apro­ve­cha su buen mo­men­to, que en aquel plano del re­in­gre­so a las gran­des li­gas se re­for­za­rá en ma­yo con vi­si­tas a Chi­na y Ja­pón, y en ju­nio con la lle­ga­da de An­ge­la Mer­kel, que le ha re­por­ta­do en abril la re­cu­pe­ra­ción de su ima­gen a los ni­ve­les de 2015, le­ve­men­te su­pe­rior al 50 %.

Con­ven­dría po­ner las co­sas en su jus­ta me­di­da: re­gre­sar al mun­do y con ello com­ba­tir la po­bre­za y crear em­pleo ge­nuino, ade­más de ge­ne­rar po­lí­ti­cas in­ter­nas pro­fun­das que to­da­vía no se ven, lle­va­rá tiem­po. Bas­tan­te más que el de las ur­gen­cias del ofi­cia­lis­mo por pre­sen­tar he­chos con­cre­tos an­tes de las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Y con un es­ce­na­rio lo­cal que si­gue sin ayu­dar.

Hay que de­cir­lo: Ma­cri re­ci­bió elo­gios a mano lle­na en Was­hing­ton, pe­ro es­cu­chó a la vez la mis­ma can­ti­ne­la que en sus vi­si­tas a España y Ho­lan­da. Los em­pre­sa­rios in­sis­ten en que pla­nean in­ver­tir pe­ro pre­fie­ren es­pe­rar a ver el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Des­con­fían de una vuel­ta al po­pu­lis­mo y quie­ren sa­ber si hay ries­go de per­der las elec­cio­nes y en­tur­biar el pa­no­ra­ma ha­cia 2019, y más allá.

En to­do ca­so, a va­rios de quie­nes lo con­sul­ta­ron, con los mi­nis­tros Ca­bre­ra y Aran­gu­ren co­mo tes­ti­gos, les di­jo que es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro que Cam­bie- mos ga­na­rá las elec­cio­nes por­que la gen­te no quie­re vol­ver al pa­sa­do, aun­que ha­ya sec­to­res que no la es­tén pa­san­do bien. "Ellos con­fían, pe­ro co­mo to­do hom­bre de ne­go­cios que apues­ta a una in­ver­sión, quie­ren es­pe­rar y ver", bus­có en­ten­der­los uno de esos mi­nis­tros.

Ma­cri ha lo­gra­do aco­mo­dar los tan­tos en el ro­deo pro­pio. Ca­rrió se­rá can­di­da­ta en Ca­pi­tal, no ha­brá de­fi­ni­ti­va­men­te es­pa­cio pa­ra Mar­tín Lous­teau, que si quie­re com­pe­tir ten­drá que ha­cer­lo por afue­ra, y en la pro­vin­cia Es­te­ban Bull­rich sea el can­di­da­to a se­na­dor. En­tre Gladys Gon­zá­lez y Fa­cun­do Ma­nes sal­drá quien en­ca­be­ce la lis­ta de dipu­tados. Siem­pre ba­jo la mis­ma con­sig­na: la cam­pa­ña se la po­nen al hom­bro Ma­cri y Vidal y ellos son "los can­di­da­tos".

El Go­bierno a su vez no de­ja de agra­de­cer los bue­nos ser­vi­cios que si­gue pres­tan­do Cris­ti­na Fer­nán­dez co­mo "je­fa de cam­pa­ña" de Cam­bie­mos. El es­ta­lli­do de la cri­sis en una San­ta Cruz que los Kirch­ner ma­ne­ja­ron co­mo su pa­tio de es­tan­cia du­ran­te 25 años es un pe­lo­ta­zo en con­tra pa­ra los cris­ti­nis­tas que pro­po­nen una vuel­ta al pa­sa­do. Tan­to co­mo tam­bién lo es la es­can­da­lo­sa sa­ga de men­ti­ras de la doc­to­ra a tra­vés de las re­des bus­can­do en­su­ciar pe­rio­dis­tas con imá­ge­nes tru­chas.

Tal vez por esas mis­mas ra­zo­nes cun­de la de­ses­pe­ra­ción en el pe­ro­nis­mo que no quie­re sa­ber más na­da con ella y busca su des­tino en las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Una fra­se de Flo­ren­cio Ran­daz­zo re­fle­ja aca­ba­da­men­te ese mo­men­to: "No cai­ga­mos en la tram­pa, te­ne­mos que unir­nos, el úni­co enemi­go es Ma­cri", ro­gó en un ac­to el miér­co­les. Cla­ro que esa unión, va­le la acla­ra­ción de los pro­pios ran­daz­zis­tas, no in­clu­ye a la doc­to­ra y sus fa­ná­ti­cos.

To­dos, ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción, mi­ran ha­cia el 24 de ju­nio: ese día ha­brá que ins­cri­bir can­di­da­tos y se sa­brá si ella se pre­sen­ta o no. Enor­me pa­ra­do­ja: hay más ma­cris­tas que pe­ro­nis­tas re­zan­do pa­ra que la da­ma com­pi­ta.

El Go­bierno no de­ja de agra­de­cer los bue­nos ser­vi­cios que si­gue pres­tan­do Cris­ti­na Fer­nán­dez co­mo “je­fa de cam­pa­ña” de Cam­bie­mos.

Trump lle­nó de elo­gios a Ma­cri y le dio cha­pa de lí­der re­gio­nal pa­ra fre­nar a Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.