La enor­me ta­rea del Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción Luis Brai­lle

Gra­cie­la Hi­no­jo­sa y Ser­gio Espinosa pa­sa­ron de la luz a la os­cu­ri­dad. So­nia Za­ba­la, con ma­ti­ces, tam­bién en­fren­tó las som­bras. El Cen­tro les per­mi­tió reha­bi­li­tar­se y re­in­ser­tar­se. Hoy 15 per­so­nas se en­cuen­tran en lis­ta de es­pe­ra. La en­ti­dad ne­ce­si­ta la co

La Nueva Domingo - - PORTADA - LOS CON­TU­VO EN EL MO­MEN­TO MÁS DU­RO Anahí Gon­zá­lez agon­za­lez@la­nue­va.com Gra­cie­la Hi­no­jo­sa,

Gra­cie­la Hi­no­jo­sa, Ser­gio Espinosa y So­nia Za­ba­la tie­nen al­go en co­mún: los tres atra­ve­sa­ron una du­ra prue­ba. En al­gún mo­men­to de sus vi­das la luz se apa­gó en sus ojos -to­tal o par­cial­men­te- y to­do cam­bió de mo­do ra­di­cal.

Ne­ce­si­ta­ban y que­rían avan­zar pe­ro las som­bras pa­re­cían cu­brir­lo to­do.

¿Có­mo se­guir ade­lan­te? ¿Có­mo no de­jar­se ven­cer por el pe­si­mis­mo y la an­gus­tia? ¿Có­mo re­to­mar sus vi­das sin de­pen­der de la ayu­da de otros pa­ra to­do?

Has­ta que al­guien les ha­bló del Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción y Bi­blio­te­ca Po­pu­lar Luis Brai­lle de nues­tra ciu­dad y com­pren­die­ron que per­der la vis­ta no era igual a per­der­lo to­do. Es­ta­ban vi­vos, te­nían fa­mi­lias que los apo­ya­ban y mu­cho ca­mino por an­dar.

Hoy, ple­na­men­te reha­bi­li­ta­dos, agra­de­cen la enor­me ta­rea que se rea­li­za la ins­ti­tu­ción que los hi­zo sen­tir­se “co­mo en ca­sa” y mar­có un an­tes y un des­pués en sus vi­das.

Que­rer es po­der

Ser­gio Espinosa que­dó cie­go por un dis­pa­ro. Ha­ce si­len­cio lue­go de con­tar­lo. Te­nía 24 años y vi­vía con una tía en Co­ro­nel Do­rre­go, de don­de es oriun­do. Su ma­má fa­lle­ció cuan­do él era un be­bé y has­ta los 12 años lo crió una abue­la.

Cuan­do la os­cu­ri­dad se apo­de­ró de su vi­da tu­vo mo­men­tos muy du­ros. Es­ta­ba to­do el día sen­ta­do, no se ani­ma­ba a mo­ver­se de la si­lla por­que sen­tía que no sa­bía ha­cer na­da. De­bía apren­der to­do de ce­ro.

-De­pen­día de que al­guien me lle­va­ra a cual­quier par­te o al­can­za­ra un ma­te. Pen­sa­ba ¿Có­mo voy a ca­mi­nar? No creí que fue­ra a po­der.

Has­ta que un tío lo acom­pa­ñó al Cen­tro Luis Brai­lle y to­do cam­bió. La an­gus­tia ce­só y se en­con­tró con otro mun­do po­si­ble.

-Apren­dí a ha­cer la ca­ma, a co­ci­nar y ce­bar­me un ma­te. A ha­cer las co­sas so­lo. Es fun­da­men­tal no de­pen­der de otro.

Tam­bién de­jó de ne­ce­si­tar ayu­da pa­ra dar un pa­seo o rea­li­zar un trá­mi­te.

-Es­to (por el Cen­tro Brai­lle) me cam­bió la vi­da. Me sa­có del po­zo. Apren­dí mu­cho y nun­ca se ter­mi­na de apren­der. Aho­ra soy una per­so­na nor­mal pe­ro sin luz.

Cuan­do des­de el Cen­tro le ofre­cie­ron tra­ba­jar en el Ta­ller Pro­te­gi­do, en pri­mer ins­tan­cia re­cha­zó la ofer­ta so­bre to­do por la dis­tan­cia que de­bía re­co­rrer des­de su pue­blo has­ta Bahía Blan­ca. Le re­sul­ta­ba com­pli­ca­do via­jar to­dos los días. Sin em­bar­go, al tiem­po lo­gró or­ga­ni­zar­se y lla­mó a la en­ti­dad pa­ra sa­ber si la pro­pues­ta se­guía en pie.

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Co­ro­nel Do­rre­go sol­ven­ta sus via­jes pa­ra que asis­ta al Cen­tro tres ve­ces por se­ma­na. Tra­ba­ja en do­ble turno en la con­fec­ción de ce­pi­llos y per­chas de ma­de­ra.

Hoy se sien­te muy bien. Útil. Ha­ce los man­da­dos, pa­ga los ser­vi­cios, ma­ne­ja di­ne­ro.

-Creí que no iba a adap­tar­me. Pen­sa­ba “Soy de Do­rre­go, acá no me co­no­cen”. Pe­ro no fue así. Es una ins­ti­tu­ción muy fa­mi­liar.

Te­nía tan­tas ga­nas de apren­der que la reha­bi­li­ta­ción no le cos­tó.

-Me reha­bi­li­té bas­tan­te rá­pi­do.

Pa­ra él, bue­na par­te de la so­cie­dad sa­be có­mo co­la­bo­rar con una per­so­na cie­ga pe­ro to­da­vía fal­ta avan­zar.

-Algunos te ven en la es­qui­na y te pre­gun­tan ¿que­rés cru­zar? o ¿adon­de vas? Te quie­ren ayu­dar. Pe­ro otros tie­nen te­mor, no sa­ben có­mo pre­gun­tar­te.

Otra de las co­sas que ja­más ima­gi­nó que po­dría ha­cer es­tan­do cie­go fue sa­car fotos pe­ro hi­zo un cur­so de fo­to- gra­fía y lo lo­gró.

-Has­ta hi­ce fotos a la luz del sol con una cá­ma­ra es­te­no­pei­ca. No era im­po­si­ble. Que­rer es po­der.

Ser­gio cuen­ta que el sen­ti­do que más lo ayu­da a orien­tar­se es el oí­do.

-A las per­so­nas las re­co­no­cés mu­cho por la voz. En la ca­lle tam­bién es muy útil, sa­bés cuán­do vie­ne una bi­ci­cle­ta por­que es­cu­chás el ro­da­do o cuán­do se cru­za una pa­lo­ma.

-Ha­cé de cuen­ta que na­cí de nue­vo. La ma­ne­ra de en­se­ñar que tie­nen no es de un maes­tro a un alumno. Te en­se­ñan en fa­mi­lia.

Re­cu­pe­rar la au­to­no­mía

Gra­cie­la Hi­no­jo­sa de­jó a su hi­jo más chi­co en el jar­dín, en Pe­dro Lu­ro, y to­do se apa­gó. Des­de ha­cía un año ve­nía per­dien­do gra­dual­men­te la vi­sión -lue­go de ha­ber si­do so­me­ti­da a una pun­ción ce­re­bral por la apa­ri­ción de un quis­te- has­ta que un día se hi­zo la os­cu­ri­dad to­tal.

En aquel mo­men­to es­ta­ba por cum­plir los 26 años y te- nía tres hi­jos chi­qui­tos a su car­go: una ne­na de 8 años, un ne­ne de 6 y otro de 4. Que­dar­se de bra­zos cru­za­dos no era una op­ción.

An­tes de per­der la vis­ta so­lía ver pa­sar a un hom­bre con bas­tón blan­co pe­ro nun­ca se le ha­bía da­do por pre­gun­tar­le có­mo lo usa­ba y, me­nos aún, quién le ha­bía en­se­ña­do.

-No se me ha­bía ocu­rri­do que po­día pa­sar­me a mí.

Des­de su lle­ga­da al Cen­tro Luis Brai­lle apren­dió mu­chas co­sas. Por em­pe­zar, que es­tar cie­go no sig­ni­fi­ca vi­vir ais­la­do y, en se­gun­do lu­gar, que ha­bía mu­chas per­so­nas co­mo ella que ha­bían lo­gra­do se­guir ade­lan­te.

Hoy, to­tal­men­te reha­bi­li­ta­da y a pun­to de ter­mi­nar la se­cun­da­ria en una es­cue­la de adul­tos con­fie­sa que su ma­yor te­mor pa­sa­ba por en­fren­tar el afue­ra. No se ima­gi­na­ba que se­ría ca­paz de ca­mi­nar so­la por la ca­lle y has­ta to­mar co­lec­ti­vos.

-Mi­rá co­mo son las co­sas. Hoy me orien­to me­jor que an­tes de per­der la vis­ta. Voy pa­ra to­dos la­dos so­la y no me pier­do nun­ca.

Gra­cie­la vi­ve con su hi­jo de 16 años, que cur­sa la se­cun­da­ria y su hi­ja de 21 años que fue ma­má de Taiel, de cua­tro.

Taiel siem­pre es­tá aten­to a su abu, más allá de que ella se ma­ne­ja so­la por com­ple­to. Él se fi­ja, por ejem­plo, que no ha­ya si­llas en el ca­mino sino arri­ma­das a la me­sa y la ayu­da a ar­mar los pa­res de cal­za­dos.

-Aun­que yo sé re­co­no­cer mis za­pa­ti­llas, él es­tá siem­pre vo­lun­ta­rio y me di­ce: “Mi­rá, es­tas son las dos igua­les”.

Brai­lle le dio a Gra­cie­la la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en el Ta­ller Pro­te­gi­do don­de se con­fec­cio­nan pro­duc­tos que lue­go se co­mer­cia­li­zan en el mer­ca­do lo­cal. Via­ja tres ve­ces por se­ma­na des­de Pe­dro Lu­ro pa­ra cum­plir su ta­rea en do­ble turno. Apren­dió es­cri­tu­ra Brai­lle y usa la compu­tado­ra y el te­lé­fono ce­lu­lar con una apli­ca­ción es­pe­cial.

-Siem­pre me sen­tí co­mo en ca­sa. Veía gen­te más gran­de que yo que se ma­ne­ja­ba con el bas­tón y pen­sa­ba ¡Yo tam­bién ten­go que po­der!

Vol­ver a ca­sa

So­nia Za­ba­la se con­vir­tió en pre­si­den­ta del Cen­tro Luis Brai­lle lue­go de atra­ve­sar va­rias ex­pe­rien­cias muy di­fí­ci­les.

Siem­pre su­po que su vi­da se en­ca­mi­na­ba ha­cia la ce­gue­ra ya que pa­de­cía que­ra­to­cono, una en­fer­me­dad con­gé­ni­ta pro­gre­si­va.

A los 25 años se so­me­tió a un tras­plan­te de cór­nea de su

¡A co­la­bo­rar! Po­dés aso­ciar­te lla­man­do al (291) 452-2498 o ins­cri­bir­te co­mo vo­lun­ta­rio. Tam­bién po­dés com­prar los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en el Ta­ller Pro­te­gi­do o do­nar pa­pel. Si te­nés una em­pre­sa, tu ayu­da es esen­cial.

ojo iz­quier­do pe­ro la ope­ra­ción no sa­lió bien y per­dió la vi­sión en ese ojo. En­ton­ces te­nía una hi­ja de 9 años. En el ojo de­re­cho su­fría una dis­mi­nu­ción vi­sual se­ve­ra.

-Es­ta­ba li­mi­ta­da. No po­día con­se­guir tra­ba­jo, no po­día leer, que me en­can­ta, ni ha­bía po­di­do ter­mi­nar el se­cun­da­rio.

Una pri­ma le di­jo ¿Por qué no vas a Brai­lle?

-Yo pen­sa­ba que era só­lo pa­ra cie­gos pe­ro des­pués de una en­tre­vis­ta em­pe­cé a ve­nir pa­ra apren­der lec­toes­cri­tu­ra Brai­lle. Mi reha­bi­li­ta­ción em­pe­zó por ahí.

Con­cu­rrió du­ran­te cua­tro años a la en­ti­dad que ja­más le ne­gó una pres­ta­ción aun­que ella no te­nía obra social.

-An­tes no sa­bía ha­cer na­da so­la, siem­pre iba acom­pa­ña­da con al­guien que me de­cía “Allá es­tá es­to” o “Allá es­tá lo otro”.

Tras su pa­so por Brai­lle co­bró una ma­yor au­to­no­mía. Se co­lo­có un len­te de con­tac­to en el ojo en que aún te­nía vi­sión y con­si­guió tra­ba­jo en la Coo­pe­ra­ti­va Obre­ra. Du­ran­te mu­cho tiem­po si­guió vi­si­tan­do la en­ti­dad, es­po­rá­di­ca­men­te.

Dos dé­ca­das más tar­de -ha­ce cua­tro años- re­ci­bió una no­ti­cia que pu­so su mun­do de ca­be­za: de­bía ha­cer­se un tras­plan­te de cór­nea en el ojo en el que aún te­nía vi­sión. En­ton­ces re­tor­nó a la ins­ti­tu­ción en busca de con­ten­ción y la re­ci­bie­ron con los bra­zos abiertos.

-Ha­bía que in­ten­tar la ope­ra­ción pa­ra no lle­gar a la ce­gue­ra. Fue un due­lo, un pro­ce­so di­fí­cil. En Brai­lle me ayu­da­ron mu­cho.

La ci­ru­gía fue exi­to­sa. Hoy So­nia tie­ne un 20% de vi­sión en el ojo tras­plan­ta­do y usa an­te­ojos só­lo pa­ra ver de le­jos.

Tras es­ta ex­pe­rien­cia se acer­có a la en­ti­dad des­de otro lu­gar: pa­ra ofre­cer su co­la­bo­ra­ción co­mo vo­lun­ta­ria y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en Pre­si­den­te ad ho­no­rem.

-Siem­pre es­tu­ve muy agra­de­ci­da con la en­ti­dad pe­ro des­de que co­no­cí có­mo se sos­tie­ne eco­nó­mi­ca­men­te lo es­toy mu­cho más. Es in­creí­ble el tra­ba­jo que hay de­trás, por par­te de la co­mi­sión di­rec­ti­va, del equi­po de pro­fe­sio­na­les, de los vo­lun­ta­rios y las ga­nas que le po­ne to­do el mun­do pa­ra se­guir sos­te­nien­do la ins­ti­tu­ción.

En el Cen­tro, ca­da día, un equi­po de 17 pro­fe­sio­na­les brin­da a las per­so­nas cie­gas o con ba­ja vi­sión las he­rra­mien­tas que ne­ce­si­tan pa­ra au­to­va­ler­se y re­in­te­grar­se a la so­cie­dad y con­ten­ción psi­co­ló­gi­ca pa­ra con­cre­tar sus ob­je­ti­vos.

Siem­pre me sen­tí co­mo en ca­sa. Veía gen­te más gran­de que yo ma­ne­jan­do el bas­tón y pen­sa­ba ¡Ten­go que po­der!”.

GRA­CIE­LA HI­NO­JO­SA OPE­RA­RIA DE BRAI­LLE Acá na­cí de nue­vo. La ma­ne­ra de en­se­ñar que tie­nen en Brai­lle no es de un maes­tro a un alumno. Te en­se­ñan en fa­mi­lia”.

SER­GIO ESPINOSA OPE­RA­RIO DE BRAI­LLE

Ser­gio Espinosa y So­nia Za­ba­la, tres his­to­rias de su­pera­ción en el Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción Luis Brai­lle.

FOTOS: EM­MA­NUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.