Tres her­ma­nos que son un ejem­plo de per­se­ve­ran­cia

Alum­nos de la EETNº 2, de­mues­tran un gran desem­pe­ño en las olim­pía­das de ma­te­má­ti­ca. Pa­ra ir al “co­le” ha­cen un es­fuer­zo ex­tra por­que viven en un campo de Vi­lla­rino. Se le­van­tan 4.30 y ca­mi­nan 7 cua­dras has­ta la ru­ta, don­de pa­sa uno de los dos co­lec­ti­vos

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti Cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

No sien­to que ha­go un sa­cri­fi­cio. Pa­ra mí es nor­mal ¿Si es­tu­dié pa­ra el cer­ta­men? Sí. En las va­ca­cio­nes de in­vierno.” JUAN BAU­TIS­TA OCARANZA 4º AÑO QUIN­TA DI­VI­SIÓN Ele­gí es­te co­le­gio por­que soy fa­ná­ti­co de los au­to­mo­to­res. No veo la ho­ra de egre­sar y em­pe­zar a tra­ba­jar.” AGUS­TÍN OCARANZA 5º AÑO CUAR­TA DI­VI­SIÓN Cuan­do re­ci­bí la men­ción de ho­nor es­ta­ba en otra co­sa. Ba­jé co­rrien­do la es­ca­le­ra y me die­ron una dis­tin­ción.” PEDRO OCARANZA 1º AÑO SE­GUN­DA DI­VI­SIÓN

Alas 4.30 de la ma­dru­ga­da, ri­gu­ro­sa­men­te, sue­na el des­per­ta­dor en la ha­bi­ta­ción que Agus­tín, Juan Bau­tis­ta y Pedro Ocaranza com­par­ten en su ca­si­ta de campo si­tua­da en la ru­ta 3, ki­ló­me­tro 711, del par­ti­do de Vi­lla­rino, a unos 30 mi­nu­tos de Bahía Blan­ca.

Los días de la se­ma­na re­sul­tan muy si­mi­la­res: lue­go de un desa­yuno rá­pi­do, em­pren­den la mar­cha sie­te cua­dras has­ta lle­gar a la pa­ra­da de “El Vi­lla­rino” que los de­ja­rá en Co­lón y Angel Bru­nel, el pri­mer des­tino. Otro mi­cro, fi­nal­men­te, los con­du­ce ca­da día a la Es­cue­la Téc­ni­ca Nº 2 de Aza­ra 1250.

Pa­ra es­tos her­ma­nos de 16, 15 y 12 años, res­pec­ti­va­men­te, lle­gar a ho­ra­rio al co­le­gio, así co­mo te­ner asis­ten­cia per­fec­ta, es ha­bi­tual.

Pe­ro tam­bién hay al­go que los ca­rac­te­ri­za a los tres: su fa­ci­li­dad pa­ra la ma­te­má­ti­ca. De he­cho lograron des­ta­ca­das par­ti­ci­pa­cio­nes en dos co­no­ci­dos cer­tá­me­nes, im­pul­sa­dos y acom­pa­ña­dos por do­cen­tes y di­rec­ti­vos del es­ta­ble­ci­mien­to.

Pedro, el her­mano me­nor, aca­ba de lo­grar una men­ción de ho­nor en la com­pe­ten­cia Ñan­dú, que reúne a los alum­nos más pe­que­ños.

“Juan­ci­to”, el del me­dio --se­rio y de po­cas pa­la­bras--, es­tá a un pa­so, exa­men me­dian­te, de via­jar a Cór­do­ba rum­bo a la ins­tan­cia na­cio­nal de las Olim­pía­das de Ma­te­má­ti­ca (OMA). Pa­ra eso de­bió es­tu­diar in­clu­so du­ran­te sus va­ca­cio­nes.

Agus­tín, en tan­to, lle­gó has­ta la eta­pa zo­nal. Sin em­bar­go, dis­fru­ta de otra gran ale­gría: el co­le­gio lo se­lec­cio­nó pa­ra que el Ro­tary Club de Bahía Blan­ca le otor­gue una be­ca has­ta que fi­na­li­ce el se­cun­da­rio con el ob­je­ti­vo de con­tri­buir con sus gas­tos es­co­la­res.

Es que, só­lo un bo­le­to de ida en mi­cro cues­ta 32 pe­sos, con el des­cuen­to es­tu­dian­til in­clui­do. “So­mos tres y via­ja­mos to­dos los días”, acla­ra, co­mo si hi­cie­ra fal­ta, el ma- yor, un fa­ná­ti­co de los au­to­mo­to­res.

Pre­ci­sa­men­te esa orien­ta­ción lo lle­vó a ano­tar­se tiem­po atrás en es­ta es­cue­la téc­ni­ca y, más tar­de, lo si­guie­ron sus her­ma­nos.

No más de las 10 de la no- che, los tres se van a la ca­ma. Cla­ro que hay ex­cep­cio­nes, co­mo el co­te­jo de Ar­gen­ti­na-Ve­ne­zue­la, que el mar­tes pa­sa­do los obli­gó a tras­no­char.

Hi­jos de Ma­ría, ama de ca­sa, y de Pa­blo, em­plea­do de una li­bre­ría, los chi­cos dis­fru­tan de los nú­me­ros y los cálcu­los, aun­que ase­gu­ran que tie­nen muy en cla­ro su fu­tu­ro, que no es­tá, pre­ci­sa­men­te, re­la­cio­na­do con es­ta ma­te­ria.

“Ten­go mu­chas ga­nas de egre­sar con mi tí­tu­lo de téc­ni­co y em­pe­zar a tra­ba­jar en­se­gui­da con los au­tos”, ad­vier­te Agus­tín, que con­cu­rre a 5º cuar­ta. Aún no es­tá con­ven­ci­do de acu­dir a la uni­ver­si­dad, por­que es cons­cien­te de que los ho­ra­rios la­bo­ra­les pue­den ju­gar­le en con­tra.

Juan, que asis­te a 4º quin­ta, an­he­la se­guir Pro­gra­ma-

Es im­por­tan­te alen­tar a los alum­nos a que par­ti­ci­pan de cer­tá­me­nes por­que re­pre­sen­tan al co­le­gio y a com­pa­ñe­ros.” AL­FRE­DO MO­RÁN VI­CE­DI­REC­TOR EET Nº2.

ción en la UNS y Pedro, pu­ra son­ri­sa, alumno de 1º se­gun­da, ana­li­za con­ti­nuar con la orien­ta­ción Quí­mi­ca, aun­que pa­ra eso de­be­ría cam­biar­se más ade­lan­te a la Téc­ni­ca 4.

Pe­ro no to­do es “dos más dos es cua­tro” en la vi­da de los her­ma­nos Ocaranza. El me­nor prac­ti­ca Ka­ra­te y los ma­yo­res op­ta­ron por ano­tar­se en Ajedrez.

Los fi­nes de se­ma­na, le­jos del rui­do de la ciu­dad, son pa­ra el campo y la fa­mi­lia.

Or­gu­llo.

El vi­ce­di­rec­tor Al­fre­do Mo­rán di­jo que el co­le­gio atra­vie­sa una bue­na eta­pa, con un equi­po di­rec­ti­vo, do­cen­te y no do­cen­te de je­rar­quía y alum­nos des­ta­ca­dos.

Co­men­tó que los pro­fe­so­res Clau­dia Mameo y Se­bas­tián Ven­tu­ra, re­fe­ren­tes en las olim­pía­das de ma­te­má­ti­ca, alien­tan to­dos los años la par­ti­ci­pa­ción de los chi­cos.

“He­mos lo­gra­do un buen po­si­cio­na­mien­to”, in­di­có, pa­ra ejem­pli­fi­car que cua­tro es­tu­dian­tes con­ti­núan en ca­rre­ra. “Te­ner un alumno en una olim­pía­da es im­por­tan­te por­que re­pre­sen­ta al es­ta­ble­ci­mien­to y a sus com­pa­ñe­ros, por eso de­be­mos mo­ti­var­los”, ex­pre­só.

Me­ses atrás sur­gió otra ini­cia­ti­va que per­mi­tie­ra co­no­cer los gus­tos de los chi­cos. “Hubo 30 ano­ta­dos pa­ra un tor­neo in­terno de ajedrez. Nos po­ne con­ten­tos por­que es re­sur­gir en una prác­ti­ca per­di­da”, di­jo. Res­pec­to de lo es­tric­ta­men­te téc­ni­co, ad­mi­tió la gran de­man­da de pro­fe­sio­na­les de es­te ti­po por par­te de em­pre­sas y ta­lle­res. “Equi­va­le, ni más, ni me­nos, que a tra­ba­jo y eso es muy fa­vo­ra­ble, por eso tra­ta­mos de que nues­tros alum­nos egre­sen con una ex­ce­len­te for­ma­ción”, fi­na­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.