De tan­to es­pe­rar, los ho­ga­res fue­ron su ho­gar

Cuan­do cum­plió los 18 años, vol­vió con su pa­pá bio­ló­gi­co.

La Nueva Domingo - - EN PRIMER PLANO -

Ru­bén va a su cuar­to y se ti­ra en la ca­ma. No es su me­jor día: es­tá can­sa­do y se sien­te tris­te. Mi­ra to­do lo que lo ro­dea, has­ta que se de­tie­ne en una de las pa­re­des.

Ahí cuel­ga el car­tel que le hi­cie­ron sus “her­ma­nos” y “her­ma­nas” pa­ra sus 18, cuan­do de­jó el ho­gar “Rin­cón de nues­tros sue­ños” des­pués de 4 años. Tie­ne los men­sa­jes de to­dos sus com­pa­ñe­ros. Ru­bén los lee y la res­pues­ta es au­to­má­ti­ca: re­cuer­da que lo quie­ren, recupera la son­ri­sa y se le­van­ta.

*** Ru­bén pa­só dos ter­cios de su vi­da en las ins­ti­tu­cio­nes. Te­nía 6 años cuan­do el juez de­ci­dió que no po­día es­tar más con su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca por si­tua­cio­nes vio­len­tas y de­nun­cias con­tra su pa­dre. Lo lle­va­ron al Pa­tro­na­to de la In­fan­cia y ahí es­tu­vo has­ta los 10, cuan­do ce­rró.

Las sen­sa­cio­nes del pri­mer día per­ma­ne­cen in­tac­tas.

—Te sa­can (de tu ca­sa)] y no en­ten­dés adón­de te lle­van. Te­nés mie­do. To­do el tiem­po es­tás bus­can­do a tus vie­jos, es­tás de­ses­pe­ra­do.

Fue di­fí­cil, pe­ro el tiem­po y la te­ra­pia lo ayu­da­ron.

—Te­nés mo­men­tos de ra­bia, de enojo, de tris­te­za, te sen­tís un po­co mal y el psi­có­lo­go en ese mo­men­to me ayu­dó mu­cho. Y en el Pa­tro­na­to al­gu­nos chi­cos tam­bién me apo­ya­ron.

Cuan­do el Pa­tro­na­to ce­rró, es­tu­vo unos días en la Ca­sa de Abri­go y pa­só a un ho­gar de Pun­ta Al­ta, sin rom­per víncu­lo con su ma­má, quien su­fría pro­ble­mas de sa­lud. Ella lo vi­si­tó ca­da fin de se­ma­na has­ta que mu­rió. Y siem­pre lu­chó por lo mis­mo: que sus 8 hi­jos es­tén uni­dos.

Ru­bén cuen­ta que su muer­te lo de­rrum­bó. Él nun­ca ha­bía pen­sa­do en la adop­ción, pe­ro cuan­do su ma­má fa­lle­ció fue al ho­gar “Rin­cón de nues­tros sue­ños” y to­do cam­bió.

Te­nía 14 y una pa­re­ja que vi­vía en Bue­nos Ai­res lle­gó con la in­ten­ción de adop­tar­lo jun­to a uno de sus her­ma­nos.

Cuan­do le di­je­ron que se tra­ta­ba de una pa­re­ja ho­mo­se­xual, tu­vo sus du­das: era chico y re­co­no­ce que la so­cie­dad no es­ta­ba tan pre­pa­ra­da pa­ra eso. Pe­ro pre­fi­rió dar­les una opor­tu­ni­dad y co­no­cer­los an­tes de juz­gar. Y así fue: hubo vi­si­tas al ho­gar, sa­li­das a lu­ga­res pú­bli­cos de Bahía Blan­ca e in­clu­so una mi­ni con­vi­ven­cia.

—Es re­bo­ni­to sen­tir que per­so­nas des­co­no­ci­das quie­ren com­par­tir su vi­da con vos.

La psi­có­lo­ga Ro­cío Gó­mez di­ce que la ma­ter­ni­dad o la pa­ter­ni­dad “no pa­sa por el se­xo bio­ló­gi­co que vos ten­gas, sino por una cues­tión del rol, de iden­ti­dad”. Por eso lo pue­de ejer­cer tan­to una per­so­na so­la, co­mo una pa­re­ja he­te­ro­se­xual u ho­mo­se­xual.

Ru­bén pa­só una se­ma­na en Bue­nos Ai­res con esa pa-

re­ja, pe­ro no to­do re­sul­tó co­mo es­pe­ra­ba. A los dos o tres días em­pe­za­ron las dis­cu­sio­nes y a la se­ma­na el víncu­lo se di­sol­vió.

—No es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ser pa­dres, así que vol­vi­mos. Pe­ro me sir­vió pa­ra la ex­pe­rien­cia… Hubo di­fe­ren­cias, ellos que­rían un chico más chico.

—¿Qué pen­sás de las per­so­nas que solo quie­ren adop­tar ne­nes chi­qui­ti­tos?

—Un gran­de ya tie­ne co­sas apren­di­das que por ahí a un ne­ne chi­qui­to se le pue­de en­se­ñar, es más lle­va­ble. Un chico ma­yor, que por ahí en­tien­de más las co­sas, es un po­co más re­bel­de o no ac­túa de la for­ma que ellos quie­ren. Pe­ro se le pue­de en­se­ñar, co­mo a to­dos, si lle­vás un rit­mo y sa­bés có­mo tra­tar­lo… —di­ce Ru­bén.

—¿Y qué sig­ni­fi­ca ser adop­ta­do pa­ra un chico que es­tá tan­tos años en un ho­gar?

—Es al­go real­men­te her­mo­so, es una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra co­men­zar y re­ci­bir afec­to. Pro­ble­mas siem­pre va a haber, pe­ro te­ner la opor­tu­ni­dad de te­ner un pa­dre, una ma­dre, o co­mo quie­ra sen­tir­lo el chico, es una es­pe­ran­za.

*** Ru­bén tie­ne 7 her­ma­nos. Los 3 más gran­des son de dis­tin­to pa­pá y viven jun­tos. Y los 4 más chi­cos tie­nen dis­tin­tas reali­da­des: uno si­gue en “Rin­cón de nues­tros sue­ños”, otro es­tá in­ter­na­do en una clí­ni­ca de Quil­mes por pro­ble­mas de sa­lud y los 2 más chi­cos fue­ron adop­ta­dos.

—Ellos (los 2 más chi­cos) es­tán per­fec­tos, tie­nen la me­jor edu­ca­ción. Ten­go per­mi­so pa­ra ver­los, los lla­mo. La se­ño­ra que los adop­tó tie­ne a uno de mis her­ma­nos con pro­ble­mas y lo cui­da con to­do el amor, le tie­ne pa­cien­cia. Es­toy sú­per agra­de­ci­do por­que eso no se lo po­dría haber da­do yo, ni mi ma­má ni mi vie­jo. Es bueno sa­ber que al­guien los cui­da.

Ru­bén habla de su fa­mi­lia con amor. En sus pa­la­bras no que­dan ras­tros de la im­po­ten­cia y el enojo que al­gu­na vez sin­tió. Se mues­tra cal­mo, re­fle­xi­vo, con ga­nas de con­tar y ayu­dar a otros chi­cos.

Di­ce que pa­ra ca­da uno la ex­pe­rien­cia es dis­tin­ta. Pe­ro ase­gu­ra que en los ho­ga­res hay gen­te bue­na y de­ja un men­sa­je pa­ra quie­nes re­cién co­mien­zan es­te ca­mino.

—No ten­gan mie­do. Un ho­gar es un lu­gar don­de van a evi­tar que te pa­sen las co­sas que te hi­cie­ron ir ahí. Más ade­lan­te vas vien­do que son per­so­nas bue­nas, que te van a lle­var a nue­vas opor­tu­ni­da­des, que te van a en­se­ñar mi­les de co­sas, que te van a dar la con­fian­za... Y ten­gan es­pe­ran­za por­que en un mo­men­to to­do se va a aca­bar, pe­ro las per­so­nas que que­rés siem­pre van a es­tar ahí apo­yán­do­te, no te van a sol­tar la mano.

Ru­bén pa­só por mu­chas ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro “Rin­cón de nues­tros sue­ños” es sin du­das su ver­da­de­ro ho­gar. Ahí apren­dió lo que es ga­nar­se la con­fian­za y sen­tir­se li­bre. Ahí co­no­ció a sus otras “her­ma­nas” y “her­ma­nos”. Ahí ob­tu­vo los me­jo­res con­se­jos de las cui­da­do­ras y se sin­tió es­cu­cha­do. Y ahí tam­bién co­no­ció la im­por­tan­cia de pe­dir per­dón y sen­tir­se per­do­na­do des­pués de al­gu­na ma­ca­na. —¿Te es­ca­pas­te al­gu­na vez?

—Sí. En Pun­ta Al­ta por­que no te­nía­mos li­ber­tad pa­ra na­da. Íba­mos a una es­cue­la que es­ta­ba en re­mo­de­la­ción, des­pués la Po­li­cía ya sabía que es­tá­ba­mos ahí. Acá tam­bién me es­ca­pé, pe­ro no por ca­pri­cho, sino por ado­les­cen­te, por re­bel­día.

*** Ru­bén ya no vi­ve más en el ho­gar: cum­plió 18 y tu­vo que ir­se por ma­yo­ría de edad, aun­que ca­si to­dos los días va a vi­si­tar a la fa­mi­lia que lo acom­pa­ñó du­ran­te 4 años.

Aho­ra vi­ve con su pa­pá bio­ló­gi­co, al que pu­do per­do­nar gra­cias al apo­yo de te­ra­peu­tas y la ayu­da de las cui­da­do­ras y del director de “Rin­cón de nues­tros sue­ños”. Duer­me en la pie­za gran­de que an­tes com­par­tía con sus her­ma­nos y di­ce que la re­la­ción (con su pa­pá) es bue­na: ya no to­ma al­cohol ni se mues­tra vio­len­to y se ga­na la vi­da ven­dien­do de to­do en la ca­lle.

Ru­bén tam­bién ayu­da con los gas­tos. Tie­ne una be­ca del pro­gra­ma pro­vin­cial “Au­to­no­mía Jo­ven” y tan­to el ho­gar co­mo la es­cue­la co­la­bo­ran con los pa­sa­jes de co­lec­ti­vo —to­ma uno pa­ra ir al ho­gar y 2 pa­ra la es­cue­la—.

Fue­ra de su ca­sa, su vi­da es co­mo la de cual­quier otro chico: es­tu­dia —le que­da un año y me­dio pa­ra ter­mi­nar la se­cun­da­ria—, ha­ce de­por­tes con sus ami­gos y pien­sa en su fu­tu­ro: quie­re en­trar al Ejér­ci­to y ser pi­lo­to de avión, aun­que tam­bién le gus­ta la co­ci­na y pue­de ima­gi­nar­se co­mo chef.

Los gol­pes de la vi­da no pu­die­ron con sus as­pi­ra­cio­nes ni con sus sue­ños. Pe­ro sí le mar­ca­ron el ca­mino de la su­pera­ción: Ru­bén se ve co­mo pa­dre en unos años y no quie­re re­pe­tir los mis­mos erro­res (que sus pa­dres).

—Apren­dí mu­cho es­tan­do en ho­ga­res y la ver­dad no me hu­bie­ra gus­ta­do que sea de otra for­ma. Apren­dí co­sas que me van a ayu­dar pa­ra ade­lan­te, pa­ra se­guir con mi vi­da si en al­gún mo­men­to ten­go con­flic­tos.

EM­MA­NUEL BRIANE -LA NUE­VA.

“Rin­cón de nues­tros sue­ños”, el ver­da­de­ro ho­gar de Ru­bén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.