Ado­les­cen­tes: no de­jan de cre­cer las con­sul­tas por sui­ci­dios y adic­cio­nes

El ti­tu­lar del área de Sa­lud Men­tal del mu­ni­ci­pio, Hu­go Kern, opi­nó que nun­ca hay que re­la­ti­vi­zar con­duc­tas ex­tre­mas de los ado­les­cen­tes y que uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes es que la fa­mi­lia siem­pre es­té cer­ca.

La Nueva Domingo - - LA CIUDAD -

PA­RA PA­DRES Y PA­RA HI­JOS Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

La pro­ble­má­ti­ca de las adic­cio­nes en el mun­do cre­ce sis­te­má­ti­ca­men­te y Bahía Blan­ca no es la ex­cep­ción. De he­cho, nin­gu­na si­tua­ción de con­su­mo re­tro­ce­de. Por el con­tra­rio, se in­cre­men­ta­ron con los años.

Así lo con­fir­mó Hu­go Kern, ti­tu­lar del de­par­ta­men­to de Sa­lud Men­tal del Cen­tro Mu­ni­ci­pal de Pro­mo­ción de la Sa­lud Co­mu­ni­ta­ria, quien re­co­no­ció que a ni­vel lo­cal el au­men­to de la de­man­da es sis­te­má­ti­ca. --¿Cre­cen las con­sul­tas?

--Siem­pre. El por­cen­ta­je au­men­ta ca­da año en­tre un 20% y un 30%. En 2012 hubo un pi­co ex­cep­cio­nal y las con­sul­tas subie­ron un 80%. Es com­ple­jo me­dir el uso de dro­gas, so­bre to­do aque­llas ile­ga­les. Ar­gen­ti­na es el se­gun­do país de con­su­mo de al­cohol en el mun­do y, en cuan­to a la co­caí­na, den­tro de La­ti­noa­mé­ri­ca, es uno de los prin­ci­pa­les. --¿Los sui­ci­dios y los in- ten­tos si­guen afec­tan­do con más pre­va­len­cia a va­ro­nes ado­les­cen­tes? --Así es. Tan­to sui­ci­dios co­mo uso de dro­gas son las cau­sas pre­ve­ni­bles que pro­du­cen la ma­yor can­ti­dad de mor­bi­mor­ta­li­dad en­tre va­ro­nes de 14 a 24 años. En es­to se con­tem­plan in­to­xi­ca­cio­nes, ac­ci­den­tes y sui­ci­dios. De allí la im­por­tan­cia de pen­sar en es­tra­te­gias de pre­ven­ción, por eso es­ta­mos en ese ca­mino. El pró­xi­mo mar­tes se hará una ac­ti­vi­dad en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te, con la me­sa de pre­ven­ción del sui­ci­do. Hay 500 chi­cos ins­crip­tos, eso de­mues­tra el in­te­rés de las es­cue­las en tra­ba­jar en el te­ma. --¿De­be de­jar de ser ta­bú el te­ma del sui­ci­dio?

--Cla­ro. Hay que abor­dar­lo res­pon­sa­ble­men­te, pe­ro abor­dar­lo al fin por­que los in­ten­tos son un pro­ble­ma de sa­lud prevenible. Exis­ten, ade­más, cier­tos mi­tos que no per­mi­ten to­mar con­cien­cia de la pro­ble­má­ti­ca. De­be­mos sa­ber que las per­so­nas que se sui­ci­dan ge­ne­ral­men­te an­tes tu­vie­ron un in­ten­to. Y que nun­ca hay que re­la­ti­vi­zar una con­duc­ta de es­te ti­po. Abor­da­je del pro­ble­ma

--¿Có­mo abor­dar a un hi­jo ado­les­cen­te en es­tos tiem­pos?

--Sos­te­ner cual­quier me­ta en es­tos tiem­pos es com­ple­jo, pe­ro si exis­te una fa­mi­lia, ya es al­go fa­vo­ra­ble. Lo prin­ci­pal es en­ten­der la ló­gi­ca de las ne­ce­si­da­des de los ado­les­cen­tes. Ellos ne­ce­si­tan ga­nar su es­pa­cio, ha­cer sus ex­pe­rien­cias. Los adul­tos de­be­mos so­por­tar la con­fron­ta­ción y no de­ser­tar fren­te a la de­man­da. Dar­le res­pon­sa­bi- li­da­des, ha­cer con­tra­tos y lo­grar que se cum­plan. --¿Hay que ha­blar de es­tos pro­ble­mas?

--Siem­pre. Y no de­ri­var de in­me­dia­to al chico a un psi­có­lo­go. Si así fue­ra, la es­tra­te­gia es que ten­ga un sis­te­ma de fá­cil ac­ce­so y que con­sul­te por pro­pia ini­cia­ti­va. Que lo­gre man­te­ner una con­ver­sa­ción o con­sul­ta con un te­ra­peu­ta que no se an­gus­tie fren­te a las co­sas que el ado­les­cen­te plan­tea. Que pue­da, a tra­vés del gru­po y la con­sul­ta in­di­vi­dual, ac­ce­der a una red de apo­yo. --¿Por qué los pa­dres nos an­gus­tia­mos?

--La de­man­da de los ado­les­cen­tes a ve­ces an­gus­tian al adul­to y ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre por va­rios mo­ti­vos. Uno de ellos es que las si­tua­cio­nes que se plan­tean son nue­vas y tam­bién in­flu­ye lo ge­ne­ra­cio­nal y las mo­da­li­da­des de con­su­mo.

--¿Es ob­vió que dar­le amor a un ni­ño des­de que na­ce ayu­da a que en su ado­les­cen­cia no ten­ga con­duc­tas ex­tre­mas?

--Sí, cla­ro. Las per­so­nas a las que uno ama son con las que a ve­ces más nos enoja­mos. El amor no es ideal, con­tie­ne agre­si­vi­dad in­te­rior y pue­de con­ti­nuar­se en el odio. Lo con­tra­rio al amor es la in­di­fe­ren­cia. El amor es un víncu­lo am­bi­va­len­te. Pen­sar en el amor co­mo se plan­tea en las pe­lí­cu­las ge­ne­ra de­cep­ción. --¿Có­mo so­bre­vi­vir a un ado­les­cen­te?

--El pro­ble­ma es que la eta­pa se alar­ga ca­da vez más, por­que co­mien­za más tem­prano y se ex­tien­de. Los pa­dres quie­ren que los hi­jos no ha­gan cier­tas co­sas pro­pias de la edad y el chico in­sis­te y lo ha­ce. Hay que de­jar­los, no desis­tir y marcar lí­mi­tes siem­pre. Pe­ro el lí­mi­te se po­ne des­de la in­fan­cia, no solo en la ado­les­cen­cia.

--¿Có­mo ayu­dar a los pa­dres en es­te sen­ti­do?

--Des­de nues­tro lu­gar, a par­tir del mes que vie­ne, to­dos los vier­nes, se ha­rán reuniones de pa­dres en si­tua­ción de con­flic­to coor­di­na­do por te­ra­peu­tas. No es sen­ci­llo por­que to­dos los pro­ble­mas son nue­vos, co­mo las re­des, que tie­nen co­sas fan­tás­ti­cas, co­mo la po­si­bi­li­dad de la co­ne­xión, pe­ro que tam­bién re­pre­sen­tan un ries­go.

El por­cen­ta­je de con­sul­tas por es­tas pro­ble­má­ti­cas au­men­ta ca­da año en­tre un 20% y un 30%, se­gún con­fir­mó el fun­cio­na­rio.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Kern anun­ció que el mar­tes se re­uni­rá la me­sa de pre­ven­ción del sui­ci­dio. Ar­man una ac­ti­vi­dad con 500 chi­cos ano­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.