¿Por qué la ges­ta de Juan B. Ma­ciel pue­de pro­yec­tar­se co­mo un au­ra?

El ase­si­na­to del mi­li­tan­te ra­di­cal do­rre­guen­se, en­mar­ca­do en los re­cla­mos por el de­re­cho al su­fra­gio li­bre, es una bi­sa­gra por el de­ve­nir his­tó­ri­co. Así lo re­fle­ja el es­cri­tor Fa­bián En­zo Bar­da, en su li­bro 1937 La Re­vo­lu­ción.

La Nueva Domingo - - LA REGION - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com

“La ges­ta de Ma­ciel fue el he­cho más tras­cen­den­te de la his­to­ria do­rre­guen­se, por­que se en­tron­ca con una si­tua­ción pre­via co­mo an­te­ce­den­te pró­xi­mo y de in­ci­den­cia en los su­ce­sos co­mo, por ejem­plo, que ha­ya si­do el ra­di­ca­lis­mo lo­cal de los po­cos que no le­van­tó la abs­ten­ción elec­to­ral en la dé­ca­da del 30, así co­mo la pro­yec­ción del au­ra de Ma­ciel ha­cia un fu­tu­ro in­me­dia­to con la dé­ca­da pe­ro­nis­ta que ge­ne­ra­rá, en el país, un pén­du­lo de de­mo­cra­cias con­di­cio­na­das dé­bi­les y dic­ta­du­ras ca­da vez se­rán más san­grien­tas y re­pre­si­vas”.

Lo di­jo el es­cri­tor Fa­bián En­zo Bar­da, en su re­cien­te li­bro 1937 La Re­vo­lu­ción, don­de re­fle­ja el ase­si­na­to del mi­li­tan­te ra­di­cal Juan Bau­tis­ta Ma­ciel, y otros di­ri­gen­tes y ad­he­ren­tes, acae­ci­do ha­ce 70 años en la ca­be­ce­ra de Co­ro­nel Do­rre­go en la lu­cha por el de­re­cho al su­fra­gio li­bre.

“Ese lu­gar cen­tral, en con­tex­tos de fuer­tes su­ce­sos y pro­ce­sos po­lí­ti­cos, en la his­to­ria lo­cal es de­ter­mi­nan­te, aun­que su ses­go par­ti­da­rio le de una par­cia­li­dad ca­da vez más im­por­tan­te. No obs­tan­te, el res­to de la so­cie­dad y, so­bre to­do la cla­se po­lí­ti­ca, no de­ja de mi­rar­lo con cierta ad­mi­ra­ción y gran cu­rio­si­dad”, agre­gó.

Se­gún el au­tor, des­de la anu­la­ción de las elec­cio­nes pro­vin­cia­les del 5 de abril de 1931, el ré­gi­men con­ser­va­dor mon­tó un apa­ra­to de fal­sea­mien­to de las elec­cio­nes de­no­mi­na­do, por ellos mis­mos, Frau­de Pa­trió­ti­co.

“Esa jor­na­da del 5 de sep­tiem­bre re­gis­tra ac­cio­nes ver­gon­zan­tes y es­can­da­lo­sas de la prác­ti­ca vi­cia­da. Con­tra eso se le­van­ta Juan Ma­ciel, pe­se a que la re­vo­lu­ción ra­di­cal en el país, y en la pro­vin­cia, ya ha­bía si­do le­van­ta­da”, sos­tu­vo.

El si­guien­te es un tra­mo del diá­lo­go del es­cri­tor doNue­va.: rre­guen­se con La —¿Juan Bau­tis­ta Ma­ciel era un hom­bre de ac­ción?

—Las cró­ni­cas de la épo­ca y la vi­sión de ami­gos y co­rre­li­gio­na­rios lo ubi­can de esa ma­ne­ra, de ahí que ha­ya si­do ele­gi­do pa­ra ser el je­fe del mo­vi­mien­to lo­cal, tal co­mo lo di­jo el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía pro­vin­cial, Ri­car­do Fuer­tes.

“Juan Ma­ciel per­te­ne­cía a una de las pri­me­ras fa­mi­lias que se ra­di­ca en el dis­tri­to y que ac­ce­de a la pro­pie­dad de la tie­rra lue­go de los di­fe­ren­tes in­ten­tos de im­po­ner la en­fi­teu­sis en la pro­vin­cia. Tan­to él co­mo su her­mano Ro­ber­to, quien fue in­ten­den­te y dipu­tado, mi­li­ta­ron ac­ti­va­men­te en la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal. No ocu­pó nin­gún car­go po­lí­ti­co y só­lo fue can­di­da­to a con­ce­jal su­plen­te en 1918.

“Era un hom­bre ín­te­gra­men­te asi­mi­la­do a nues­tras cos­tum­bres crio­llas y he­re­dó de su pa­dre, al igual que sus her­ma­nos, la afi­ción por los ca­ba­llos de ca­rre­ra. Aún hoy hay quie­nes re­cuer­dan a Gau­cho Po­bre, un cua­dre­ro de su pro­pie­dad que, vir­tual­men­te, arra­só con sus ri­va­les en la zo­na de Co­ro­nel Do­rre­go, al pun­to que re­sol­vió lle­var­lo a otros pun­tos del país, don­de si­guió ga­nan­do”. —¿Se lo pue­de con­si­de­rar un cau­di­llo po­pu­lar?

—Sí. La es­ta­tu­ra de cau­di­llo po­pu­lar es pro­duc­to de su in­mo­la­ción en los su­ce­sos del 5 de sep­tiem­bre de 1937. Has­ta ese en­ton­ces era un hom­bre im­por­tan­te den­tro de la po­lí­ti­ca lo­cal, pe­ro no a la al­tu­ra de su her­mano Ro­ber­to, o de los her­ma­nos Du­ra­ño­na, o de quien es­ta­ba sig­na­do pa­ra ser el prin­ci­pal hom­bre del ra­di­ca­lis­mo do­rre­guen­se: An­to­nio B. Cos­ta, que ha­bía si­do el in­ten­den­te más jo­ven de la his­to­ria do­rre­guen­se. A esa al­tu­ra ha­bía muer­to y años an­tes se ha­bía ra­di­ca­do en Tres Arro­yos por desave­nen­cias con sus co­rre­li­gio­na­rios. Cos­ta fue quien com­pró las 186 hec­tá­reas co­no­ci­das co­mo Ho­tel Mon­te Her­mo­so, don­de es­ta­ba el mí­ti­co Ho­tel de Ma­de­ra y don­de se em­pla­za Mon­te. —¿Se su­po quién ase­si­nó a Ma­ciel?

—Con res­pec­to a la muer­te de Ma­ciel siem­pre hubo que acla­rar una cues­tión re­fe­ren­te al lu­gar des­de don­de par­tió el dis­pa­ro. Ya no hay du­das que fue des­de la pro­pia Igle­sia del pue­blo, pe­ro lo que no se ha po­di­do de­ter­mi­nar con exac­ti­tud es de dón­de sa­lió el que lo ma­tó.

“La hi­pó­te­sis, que ha­bría par­ti­do de la vie­ja mu­ni­ci­pa­li­dad (hoy Cen­tro Cul­tu­ral), es que los pre­sun­tos au­to­res, o quie­nes han si­do se­ña­la­dos por con­tem­po­rá­neos, es­ta­ban apos­ta­dos en la se­de co­mu­nal jun­to al se­na­dor pro­vin­cial Gre­go­rio Juá­rez; el pre­si­den­te del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, Ne­llo Ven­tu­re­lli y el in­ten­den­te Ga­briel Cla­ve­rie, jun­to a em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les y ad­he­ren­tes al Par­ti­do De­mó­cra­ta Na­cio­nal.

“Los eje­cu­to­res más se­ña­la­dos a lo lar­go de la his­to­ria han si­do Car­mody o Fer­nán­dez Long, am­bos con fa­ma de ex­ce­len­tes ti­ra­do­res. Lo que sí hay que des­car­tar es que, du­ran­te la dé­ca­da del 40 y par­te de los 50, cir­cu­ló una des­ca­be­lla­da ver­sión que re­du­cía la muer­te de Ma­ciel a una cues­tión de po­lle­ras; es de­cir que, en me­dio de la lu­cha, al­guien ha­bría apro­ve­cha­do pa­ra co­brar una ven­gan­za per­so­nal. Pe­ro no fue así.

“En los su­ce­sos tam­bién mue­ren Car­los Cos­ta, Se­ve­ro Ve­ra y Emi­lio Na­va­rro, por la­do de los ra­di­ca­les; Zoi­ci­mo González y el sar­gen­to de Po­li­cía, Al­ber­to Gius­so por el ban­do de los de­fen­so­res del or­den, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, y Al­fre­do Zar­zo­so quien, por cir­cuns­tan­cias es­tric­ta­men­te la­bo­ra­les, que­dó en me­dio del ti­ro­teo.

“Cul­mi­na­dos los en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos se desató una te­rri­ble re­pre­sión po­li­cial y pa­ra­po­li­cial. Hubo tor­tu­ras y ve­já­me­nes, las que fue­ron de­nun­cia­das an­te la jus­ti­cia.

"En un mo­men­to, en de­pen­den­cias po­li­cia­les de la ciu­dad de Bahía Blan­ca lle­gó a 202 el nú­me­ro de de­te­ni­dos, no só­lo mi­li­tan­tes y afi­lia­dos ra­di­ca­les, sino que sus no­vias y es­po­sas fue­ron in­te­rro­ga­das e, in­clu­so, di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas.

“El his­to­ria­dor Jo­sé Luis Bu­sa­ni­che, en una obra in­te-

gral de His­to­ria Ar­gen­ti­na del Cen­tro Edi­tor de Amé­ri­ca la­ti­na, sos­tie­ne que la pi­ca­na eléc­tri­ca es uti­li­za­da por pri­me­ra vez en la co­mi­sa­ría de Co­ro­nel Do­rre­go con los de­te­ni­dos del 5 de sep­tiem­bre de 1937. La ate­nua­ción de la cau­sa —de re­be­lión a se­di­ción— hi­zo que fue­ran re­cu­pe­ran­do la li­ber­tad la ma­yo­ría de los de­te­ni­dos". —¿Cuál es su víncu­lo con es­ta his­to­ria?

—Mi pa­dre (En­zo, El Pul­po) me la con­tó cien­to de ve­ces. Él te­nía 18 años y es­ta­ba en el Tea­tro Ita­liano, a unos 50 me­tros de la pla­za. Me de­cía que des­pués del ti­ro­teo se pro­du­jo un si­len­cio que ja­más vol­vió a sen­tir en lar­ga vi­da. A me­di­da que fui cre­cien­do tra­té a Luis Fonseca, que ha­bía for­ma­do par­te de las hues­tes de Ma­ciel. —¿Cuál fue la reac­ción de los ve­ci­nos tras los su­ce­sos?

—La reac­ción de los ve­ci­nos era la pro­pia de una so­cie­dad muy di­vi­di­da en­tre con­ser­va­do­res y ra­di­ca­les. Los días pos­te­rio­res fue­ron ca­si de una ciu­dad to­ma­da, o en to­que de que­da, por la can­ti­dad de efec­ti­vos po­li­cia­les que lle­ga­ron a Do­rre­go ho­ras des­pués de los acontecimientos.

"Las cla­ses en las es­cue­las pri­ma­rias, ya que aún no ha­bía co­le­gios se­cun­da­rios, re­cién se reanu­da­ron el vier­nes 10 de sep­tiem­bre.

“Do­rre­go es­ta­ba pró­xi­mo a cum­plir sus pri­me­ros 50 años co­mo dis­tri­to. Te­nía más de 20.000 ha­bi­tan­tes en to­do el dis­tri­to, pe­ro la lo­ca­li­dad ca­be­ce­ra ron­da­ba los 8.500”. —¿Es­te he­cho se ha pre­ten­di­do ol­vi­dar? —No creo. Es de­cir, co­mo pre­ten­sión de ocul­ta­mien­to no ad­vier­to nin­gún signo a lo lar­go de es­tos ca­si 80 años, sal­vo los pe­río­dos de dic­ta­du­ra. Pe­se a ello, has­ta ha­ce unos 30 años era un te­ma muy a flor de piel en la co­mu­ni­dad.

“El ol­vi­do pue­de re­la­cio­nar­se con una cues­tión de épo­ca, del avan­ce de las teo­rías del de­no­mi­na­do fin de la his­to­ria y por­que, tam­bién, es muy cier­to que se ha cor­ta­do el diá­lo­go in­ter­ge­ne­ra­cio­nal en cues­tio­nes re­fe­ren­tes a la me­mo­ria po­pu­lar”.

—¿To­dos los do­rre­guen­ses sa­ben quién fue Juan Ma­ciel?

—Es muy di­fí­cil sa­ber­lo. Sí en­tien­do que an­tes es­ta­ba más pre­sen­te. De to­dos mo­dos, es par­te de nues­tro ADN. —¿De­be­ría te­ner más re­co­no­ci­mien­to es­te he­cho?

—Sin du­das. La his­to­ria lo­cal to­da­vía es­tá au­sen­te en los con­te­ni­dos del se­cun­da­rio, ya que só­lo apa­re­cen en cuar­to gra­do de pri­ma­ria re­fe­ren­cias al ori­gen de los distritos.

—¿Por qué Ud. uti­li­za la pa­la­bra re­vo­lu­ción en el li­bro? —Por­que pre­ci­sa­men­te la me­mo­ria co­lec­ti­va ha­bló siem­pre de la Re­vo­lu­ción del 37. "Tie­ne que ver con una vie­ja ma­nía ar­gen­ti­na que ca­ta­lo­ga­ba de re­vo­lu­ción tan­to a la de mayo de 1810 co­mo a los Gol­pes de Es­ta­do. En la dé­ca­da de 1930 el ra­di­ca­lis­mo re-

to­mó una de las cons­tan­tes de su his­to­ria, ya que hubo re­vo­lu­cio­nes en el Li­to­ral y la del 5 sep­tiem­bre, con su­ce­sos si­mi­la­res en Tres Arro­yos, Lin­coln y San Mar­tín, aun­que sin la mag­ni­tud de los en­ca­be­za­dos por Juan Ma­ciel". —¿La his­to­ria de Ma­ciel se ha re­pe­ti­do en el país?

—Pos­te­rior­men­te no. Pue­de haber cierta aso­cia­ción con la tra­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria del pri­mer ra­di­ca­lis­mo y los in­ten­tos aislados de los Her­ma­nos Ken­nedy, To­ran­zo y Po­mar, Cát­ta­neo y la su­ble­va­ción de Pa­sos de los Li­bres.

“Lo dis­tin­ti­vo de Ma­ciel es que que­da prác­ti­ca­men­te solo con su gen­te, ya que, en­tre la tar­de del sá­ba­do 4 y la ma­dru­ga­da del 5, lo bus­can por la zo­na ru­ral, has­ta en­con­trar­lo, pa­ra co­mu­ni­car­le que el mo­vi­mien­to a ni­vel pro­vin­cial ha abor­ta­do”.

“¡Los que sean co­bar­des que me di­gan; los que sean va­lien­tes que me si­gan! Cuan­do un hom­bre em­pe­ña su pa­la­bra, tie­ne que cum­plir­la”, di­jo Ma­ciel a sus ad­he­ren­tes.

FO­TOS: AGEN­CIA CO­RO­NEL DO­RRE­GO, DIARIO EL ATLÁN­TI­CO Y AR­CHI­VO LA NUE­VA. del li­bro, Fa­bián E. Bar­da, jun­to al úni­co re­cuer­do que exis­te en Co­ro­nel Do­rre­go. El au­tor

con­ver­ti­da en do­cu­men­to pe­rio­dís­ti­co: en la ma­ña­na del 6 de sep­tiem­bre de 1937, el día si­guien­te de los he­chos, se hi­zo la re­cons­truc­ción. Una imagen

son de fo­tó­gra­fos del diario El Atlán­ti­co, de Bahía Blan­ca. Las to­mas

Fue­ron ha­lla­das, ca­sual­men­te —por dos do­rre­guen­ses— en un re­ma­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.