La peor no­ti­cia: se­gui­rá llo­vien­do en el sud­oes­te y en to­da la pro­vin­cia

Un in­for­me del Cer­zos y la Bol­sa de Ce­rea­les pro­yec­ta pre­ci­pi­ta­cio­nes de en­tre 400 y 600 mi­lí­me­tros has­ta fe­bre­ro. Las na­pas no dan más y la zo­na es­tá anega­da en un 42 por cien­to.

La Nueva Domingo - - LA REGIÓN - Her­nán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com

En una zo­na que en los úl­ti­mos años ha pa­sa­do de una se­quía fe­roz a años de llu­vias ca­si in­ter­mi­na­bles, con re­gis­tros anua­les que su­pe­ran lar­ga­men­te los his­tó­ri­cos, las no­ti­cias no son exac­ta­men­te las me­jo­res: de acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do por el área de Es­ti­ma­cio­nes Agrí­co­las de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bahía Blan­ca y el Cer­zos-INTA, en la zo­na cir­cun­dan­te a Bahía Blan­ca van a caer en­tre 400 y 600 mi­lí­me­tros en­tre es­te mes y fe­bre­ro pró­xi­mo.

Las es­ti­ma­cio­nes son muy preo­cu­pan­tes: en­tre es­te mes y oc­tu­bre se es­pe­ran pre­ci­pi­ta­cio­nes su­pe­rio­res a las nor­ma­les en to­do el sud­oes­te bo­nae­ren­se; y por más in­ten­sas to­da­vía en las zo­nas del Va­lle Bo­nae­ren­se del río Co­lo­ra­do y des­de Pi­güé ha­cia el nor­te. Des­de Co­ro­nel Do­rre­go ha­cia el es­te se cal­cu­la que el ni­vel de llu­vias se­rá nor­mal e —in­clu­so— in­fe­rior al his­tó­ri­co.

Sin em­bar­go, pen­san­do en los es­tra­gos que, ac­tual­men­te, es­tá cau­san­do el ex­ce­so hí­dri­co en el nor­te pam­peano y en ca­si to­do el oes­te, nor­te y cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la si­tua­ción aún es más com­pli­ca­da.

De acuer­do con la lí­nea que tra­zan las iso­hie­tas que cru­zan nues­tra re­gión en un sen­ti­do sud­es­te-no­roes­te, pa­ra los pró­xi­mos cin­co me­ses y me­dio hay que es­pe­rar to­da­vía más agua: en Pa­ta­go­nes y par­te de Vi­lla­rino, en­tre 200 y 300 mi­lí­me­tros; mien­tras que pa­ra el res­to del sud­oes­te se es­pe­ran unos 400mm. Si se pien­sa en aque­llos distritos pro­duc­ti- vos que no co­rres­pon­den al área in­me­dia­ta a Bahía Blan­ca, pe­ro que se ubi­can den­tro del ra­dio que abar­ca la BCP, de los cua­les la gran ma­yo­ría tie­ne gra­ves pro­ble­mas de ex­ce­so hí­dri­co, hay que pen- sar en unos 600 mi­lí­me­tros en los pró­xi­mos me­ses.

Es de­cir, distritos que es­tán en pro­ble­mas por acu­mu­la­ción y ex­ce­so de agua co­mo Prin­gles, Suá­rez, Puan, Al­si­na y Gua­mi­ní no só­lo no ten­drán un res­pi­ro, sino que aca­so vean co­mo sus in­con­ve­nien­tes cre­cen ex­po­nen­cial­men­te. Por ello, hoy ur­ge en­con­trar res­pues­tas a cues­tio­nes que hoy to­da­vía se es­tán dis­cu­tien­do, co­mo la de- ri­va­ción del agua que ba­ja de las sie­rras ha­cia Suá­rez, los ni­ve­les de las la­gu­nas que com­po­nen las En­ca­de­na­das del Oes­te o la ur­gen­te rea­li­za­ción de obras.

Los nú­me­ros son muy cla- ros: to­man­do co­mo re­fe­ren­cia la zo­na de in­fluen­cia de la BCP, te­nien­do so­la­men­te en cuen­ta el área po­ten­cial­men­te pro­duc­ti­va, el 55% se en­cuen­tra com­pro­me­ti­da por el agua, ya sea inun­da­da o anega­da. En La Pam­pa, ese por­cen­ta­je de afec­ta­ción ya es del 30%, to­man­do en cuen­ta los de­par­ta­men­tos pro­duc­ti­vos ubi­ca­dos en­tre el cen­tro y es­te pro­vin­cial.

Con da­tos to­ma­dos a me­dia­dos de julio en ba­se a imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, si só­lo se to­ma­ran los distritos del SOB, unas 228.250 hec­tá­reas (42% del to­tal, sin in­cluir Pa­ta­go­nes) ya no so­por­ta­rían el in­gre­so de ma­qui­na­rias pa­ra la­bo­reos de cam­po.

“A la fe­cha, en la zo­na de Bahía Blan­ca lle­va­mos unos 900 mi­lí­me­tros en el año, cuan­do el pro­me­dio anual del úl­ti­mo me­dio si­glo es de 600 o 700mm —con­tó Ma­ría Ele­na An­to­ne­lli, del área de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos de la Bol­sa—. Es­te mes ya he­mos te­ni­do en­tre 50 y 100mm, de­pen­dien­do de la zo­na, y pro­nos­ti­can más llu­vias”.

En el as­pec­to pro­duc­ti­vo, es­ta si­tua­ción ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre en cuan­to al es­ta­do de los cul­ti­vos de fi­na y a lo que pue­de ocu­rrir con la siem­bra de la gruesa, ya que en ca­si la mi­tad del área pro­duc­ti­va no se po­dría sem­brar, co­se­char o fer­ti­li­zar; ni qué ha­blar de los pro­ble­mas que pue­dan cau­sar las en­fer­me­da­des o la in­ca­pa­ci­dad de in­cor­po­rar ni­tró­geno al sue­lo pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del tri­go. Tam­po­co es­tá ga­ran­ti­za­do el in­gre­so li­bre a esos lo­tes, te­nien­do en cuen­ta que mu­chos ca­mi­nos ru­ra­les es­tán ba­jo agua o anega­dos.

“Es un es­ce­na­rio in­cier­to pa­ra nues­tra zo­na, y más preo­cu­pan­te pa­ra la zo­na nor­te. En el sec­tor más pró­xi­mo a Bahía Blan­ca no es alar­man­te; in­clu­so he­mos vis­to lo­tes de tri­go en la zo­na de Ba­jo Hon­do que pre­ci­san que llue­va”, re­co­no­ció.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.