Los pla­ne­tas pa­re­cen ali­near­se

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Por Eu­ge­nio Pai­llet in­fo@la­nue­va.com

Ma­cri sue­le re­pe­tir en char­las in­for­ma­les que siem­pre se con­si­de­ró un hom­bre de suer­te. Que él apor­to lo su­yo, y por eso le gus­ta en­fa­ti­zar en oca­sio­nes una de sus frases de ca­be­ce­ra: "Hay que rom­per­se el tras­te". Otra vez esa bue­na mano del des­tino pa­re­ce ha­ber­lo al­can­za­do. Los pla­ne­tas se le han ali­nea­do. Y jus­to a me­nos de un mes de las elec­cio­nes que po­drían ga­ran­ti­zar­le go­ber­na­bi­li­dad y ges­tión, no ya has­ta que con­clu­ya su man­da­to, sino con la po­si­bi­li­dad de una re­elec­ción que lo man­ten­ga en la Ca­sa Ro­sa­da has­ta 2023. Al mar­gen de que en­fa­ti­ce que el país ne­ce­si­ta 15 o 20 años más de es­te proceso de cam­bio -del que se con­si­de­ra fun­da­dor- pa­ra sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te del sis­te­ma pen­du­lar que con­de­nó a los ar­gen­ti­nos a los con­ti­nuos cim­bro­na­zos du­ran­te me­dio si­glo.

Los da­tos de la reali­dad pa­re­cie­ran dar­le la ra­zón al pre­si­den­te. El Go­bierno atra­vie­sa su me­jor mo­men­to des­de el as­pec­to eco­nó­mi­co. Ca­bría agre­gar que tam­bién ese buen pa­sar se re­fe­ren­cia en los pla­nos po­lí­ti­cos y so­cial. Con la siem­pre ines­ti­ma­ble ayu­di­ta de sus enemi­gos que se em­pe­ñan en mos­trar o de­cir ca­da día to­do lo que la so­cie­dad ya de­mos­tró que re­pu­dia. "¡Bin­go!", di­ría es­ta se­ma­na un fun­cio­na­rio del pri­mer pi­so de Bal­car­ce 50 mien­tras mi­ra­ba la es­can­da­lo­sa sa­ga de "Pa­ta" Me­di­na.

De he­cho lo di­cen en el Go­bierno pe­ro tam­bién lo re­fle­jan con­sul­to­res y ana­lis­tas. Exis­te una im­pre­sión muy afian­za­da en to­do esos sec­to­res -me­nos en el cris­ti­nis­mo du­ro, cla­ro es­tá- de que el ofi­cia­lis­mo se en­ca­mi­na a ga­nar có­mo­da­men­te las le­gis­la­ti­vas, que am­plia­rá a ni­vel na­cio­nal la vic­to­ria de las PA­SO, y que tam­bién se que­da­rá con el triun­fo en Bue­nos Ai­res, don­de to­das las en­cues­tas sos­tie­nen que Es­te­ban Bull­rich aven­ta­ja­rá a Cris­ti­na por en­tre 2 y 5 %.

Ha­ri­na de otro cos­tal es que los pro­pios ha­bi­tan­tes del Ins­ti­tu­to Pa­tria, bun­ker del cris­ti­nis­mo, re­co­noz­can que la elec­ción no vie­ne bien. O que de­jen tras­cen­der li­via­na­men­te la ver­sión acer­ca de que Cris­ti­na les di­jo: "Va­mos a per­der". ¿Es­tra­te­gia, vic­ti­mi­za­ción, pa­ra con­do­ler a al- go más que al 34 % de fie­les?

Pa­re­ce no­más que es el me­jor mo­men­to de Ma­cri. De mí­ni­ma se afian­za ese pa­no­ra­ma ha­cia octubre y un plano más am­plio per­mi­te ver que el po­der real, tal vez por pri­me­ra vez des­de que asu­mió, es­tá en ma­nos del pre­si­den­te. Le ga­ran­ti­za por ca­so el su­fi­cien­te ai­re po­lí­ti­co pa­ra apli­car des­pués de octubre un plan gra­dual, no un "ajus­ta­zo", en te­mas que re­quie­ren re­to­ques co­mo ta­ri­fas, qui­ta de sub­si­dios y achi­que en ge­ne­ral del gas­to pú­bli­co.

Se lo per­mi­te aquel pre­sen­te en el que hay mu­cho pa­ra enu­me­rar, co­mo los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos: suba de la ac­ti­vi­dad ge­ne­ral en ca­si cin­co pun­tos en ju­lio, ba­ja de la pobreza que sa­ca a 600.000 ar­gen­ti­nos de ese es­tra­to en el úl­ti­mo se­mes­tre, ade­más de suba del em­pleo re­gis­tra­do con un to­tal de 210.000 nue­vos pues­tos crea­dos en­tre ju­lio 2016 y ju­lio 2017. Se agre­ga el au­men­to del con­su­mo de pro­duc­tos bá­si­cos de la ca­nas­ta en sec­to­res ba­jos, y el boom de los cré­di­tos per­so­na­les e hipotecarios.

El Go­bierno man­tie­ne ade­más una bue­na re­la­ción con la CGT y la ma­yo­ría de los gre­mios que, co­mo bue­nos pe­ro­nis­tas, sa­ben oler los mo­men­tos po­lí­ti­cos. El ho­ri­zon­te lu­ce des­pe­ja­do de pa­ros o pla­nes de lu­cha. Un ejer­ci­cio ése que tam­bién prac­ti­can los go­ber­na­do­res y se­na­do­res, que se dis­po­nen a una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca con el Go­bierno des­pués de octubre. Ellos a fin de cuen­tas sa­ben que tam­bién tie­nen que ha­cer bue­na le­tra si pre­ten­den re­co­brar el po­der. Un su­pues­to que hoy pa­re­cie­ra des­car­ta­do al me­nos en la ins­tan­cia de 2019. Los mo­vi­mien­tos so­cia­les, sal­vo chis­pa­zos, fir­ma­ron la paz con Ca­ro­li­na Stan­ley has­ta des­pués de fin de año. La mi­nis­tra sa­be có­mo lle­var­los.

Siem­pre es bien­ve­ni­da la ayu­da de Cris­ti­na, que en ca­da re­por­ta­je o apa­ri­ción de­ja­ría caer pun­tos de in­ten­ción de vo­tos e ima­gen. Ella cree que ga­na te­rreno, pe­ro la em­ba­rra cuan­do ad­mi­te que en su Go­bierno hu­bo co­rrup­ción.

El pro­ble­ma de la doc­to­ra no es so­lo el pe­ro­nis­mo que ya no la quie­re y bus­ca­ra sa­cár­se­la de en­ci­ma. Se­gún los ana­lis­tas es la so­cie­dad mis­ma la que no le cree más na­da. Se su­ma un es­ce­na­rio im­pen­sa­do pa­ra tiem­pos preelec­to­ra­les en ma­te­ria ju­di­cial. El Go­bierno pue­de ce­le­brar que, a tres se­ma­nas de las elec­cio­nes, tie­ne a De Vi­do sen­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos; a la abo­ga­da exi­to­sa con un pro­ce­sa­mien­to pen­dien­do so­bre su ca­be­za; a Boudou ca­mino al ban­qui­llo por la cau­sa Cic­co­ne y a Ju­lio López rum­bo al jui­cio oral por los bol­sos con mi­llo­nes de dó­la­res. La fru­ti­lla fue la obs­ce­na for­tu­na de "Pa­ta" Me­di­na, ama­sa­da du­ran­te los años del kirch­ne­ris­mo.

Por si fal­ta­se al­go, Eli­sa Ca­rrió di­jo lo que en es­tas cró­ni­cas se re­fle­jó la se­ma­na pa­sa­da de fuen­tes se­gu­ras del Go­bierno: que a Cris­ti­na y a los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos les con­vie­ne que San­tia­go Mal­do­na­do apa­rez­ca muer­to, pa­ra car­gár­se­lo a Ma­cri.

Un plano más am­plio per­mi­te ver que el po­der real, tal vez por pri­me­ra vez des­de que asu­mió ha­ce dos años, es­tá en ma­nos del pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.