En so­lo 5 años hu­bo más de 150 accidentes en el Par­que de Ma­yo

PI­DEN CO­LO­CAR MÁS REDUCTORES Y RA­DA­RES MÓ­VI­LES

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ser­gio Prie­ta sprie­ta@la­nue­va.com

Las cur­vas pro­nun­cia­das, la fal­ta de con­tro­les y los ex­ce­sos de ve­lo­ci­dad son fac­to­res que lo con­vier­ten en un es­ce­na­rio ca­da vez más pe­li­gro­so. La es­ta­dís­ti­ca in­clu­ye, ade­más, tres per­so­nas fa­lle­ci­das. “Se de­be­ría ana­li­zar si se prio­ri­za el es­par­ci­mien­to o un lu­gar de trán­si­to per­ma­nen­te”, di­cen los es­pe­cia­lis­tas.

El trán­si­to en el Par­que de Ma­yo preo­cu­pa y días atrás es­tu­vo a pun­to de con­ver­tir­se en el es­ce­na­rio de una nue­va tra­ge­dia. Un au­to que cir­cu­la­ba a ele­va­da ve­lo­ci­dad per­dió el con­trol en uno de los puen­tes y, tras dar va­rios tum­bos, ter­mi­nó in­crus­ta­do con­tra un ár­bol.

Una mu­jer que co­rría con va­rias per­so­nas por la ve­re­da de en­fren­te des­cri­bió la siNue­va.”. tua­ción a “La Con­tó que con sus com­pa­ñe­ros sien­ten que “se sal­va­ron por se­gun­dos" y por la for­tu­na de que el au­to sa­lió dis­pa­ra­do pa­ra el la­do opues­to al que co­rrían.

“Fue una si­tua­ción muy fea por­que vi­mos có­mo el au­to da­ba tum­bos y es­cu­cha­mos la ex­plo­sión que ge­ne­ró el im­pac­to con­tra uno de los ár­bo­les. Lue­go va­rias per­so­nas in­ten­ta­ron res­ca­tar a los ado­les­cen­tes que que­da­ron atra­pa­dos y se vi­vie­ron es­ce­nas dra­má­ti­cas”, di­jo.

Se­gún tes­ti­gos, el ac­ci­den­te se pro­du­jo por la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo. Por suer­te, no hu­bo he­ri­dos de gra­ve­dad.

El pro­ble­ma de los ex­ce­sos en el par­que es ca­si per­ma- nen­te. El ex­ce­len­te es­ta­do del pa­vi­men­to, el an­cho de las ca­lles, las cur­vas pro­nun­cia­das y la au­sen­cia de con­tro­les, ra­da­res y el úni­co lo­mo de burro ins­ta­la­do a me­tros de uno de los dos puen­tes vehi­cu­la­res, for­man par­te de un com­bo que con­vier­te al prin­ci­pal pa­seo pú­bli­co en un lu­gar per­fec­to pa­ra con­du­cir rá­pi­do.

De acuer­do con es­ta­dís­ti­cas de Pe­dro Sil­ber­man, ti­tu­lar de un gru­po que es­tu­dia las co­li­sio­nes en Bahía Blan­ca, des­de 2012 ocu­rrie­ron den­tro del es­pa­cio un to­tal de 152 accidentes, lo que arro­ja un pro­me­dio de 30 cho­ques al año. En ese lap­so mu­rie­ron tres per­so­nas.

Hu­bo un fa­lle­ci­do en 2013 y otras dos víc­ti­mas fa­ta­les en mar­zo úl­ti­mo. Pa­ra el de­cano del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la Sa­lud de la UNS, el pro­ble­ma requiere una de­fi­ni­ción por par­te del Es­ta­do.

“Hay que ana­li­zar si se prio­ri­za el es­par­ci­mien­to o un lu­gar de trán­si­to per­ma- nen­te”, di­jo Sil­ber­man.

“Creo que se de­be­ría per­mi­tir la cir­cu­la­ción de au­tos so­lo en la ca­lle que une a Ur­qui­za con la Ca­rrin­dan­ga y con­tro­lar o co­lo­car sen­das pea­to­na­les en al­tu­ra pa­ra pre­ve­nir pro­ble­mas por los ex­ce­sos de ve­lo­ci­dad”, se­ña­ló.

Al mis­mo tiem­po con­si­de­ró que el res­to de las ca­lles in- ter­nas don­de hoy exis­te cir­cu­la­ción vehi­cu­lar no apor­ta nin­gu­na so­lu­ción al pro­ble­má­ti­co trá­fi­co bahien­se e, in­clu­so, en al­gu­nos sec­to­res ge­ne­ra com­pli­ca­cio­nes.

“El se­má­fo­ro en Agua­do y Alem le res­ta un tiem­po a la cir­cu­la­ción de la prin­ci­pal ave­ni­da y com­pli­ca el trán­si­to. Pien­so que en to­do ese sec­tor el ac­ce­so a los vehí­cu- los de­be­ría que­dar res­trin­gi­do, co­mo su­ce­de en otras ciu­da­des don­de a los es­pa­cios ver­des se los uti­li­za co­mo lu­gar de es­par­ci­mien­to”, opi­nó.

No obs­tan­te, di­jo que en ca­so de no po­der avan­zar con esas me­di­das se po­drían construir sen­das pea­to­na­les en al­tu­ra y vi­gi­lar la cir­cu­la­ción a al­tas ve­lo­ci­da­des.

El buen es­ta­do del pa­vi­men­to, el an­cho de las ca­lles, las cur­vas pro­nun­cia­das y la au­sen­cia de con­tro­les ge­ne­ran el es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra los ex­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.