La vi­da de An­drea, siem­pre sig­na­da por los ani­ma­les

Una ar­tri­tis reuma­toi­dea diag­nos­ti­ca­da a los 4 años, que se agra­vó con la muer­te de sus pa­dres, la de­jó en silla de rue­das. Sus her­ma­nos Na­ta­lia y Die­go y los ani­ma­les, se­gún con­fie­sa, fue­ron -son- sus gran­des pi­la­res.

La Nueva Domingo - - PARA EMPEZAR - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti Cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

En silla de rue­das des­de pe­que­ña, se apo­yó en el amor de su her­ma­na Na­ta­lia y el ca­ri­ño de sus mascotas.

El ho­gar de An­drea Fa­bia­na Vi­llar, en Za­pio­la al 1100, es tam­bién el ho­gar de Nie­ve, Xi­me­ni­ta, Po­yen, Ru­fus y Se­re­na, sus pe­rros; y Co­cu­cha, Po­ro­to, Mío, Ita­tí y Ju­lie­ta, los “mi­ni­nos”. Man­chi, una ca­cho­rra en adop­ción que se re­cu­pe­ra lue­go de una de­li­ca­da ci­ru­gía, tam­bién des­can­sa, có­mo­da y con to­dos los cui­da­dos, en un rin­cón del co­me­dor.

“An­dreí­ta” nun­ca es­tá so­la. Jun­to a la silla de rue­das que la acom­pa­ña des­de ha­ce dé­ca­das, siem­pre hay mascotas. Las que le pertenecen o las que ali­men­ta y res­ca­ta de la ca­lle.

Su vi­da siem­pre es­tu­vo sig­na­da por los ani­ma­les: apren­dió a ca­mi­nar de­trás de una pe­rri­ta y hoy, ade­más de los pro­pios, tie­ne a su car­go a otros 14 ani­ma­les en guar­de­rías o trán­si­to. Sien­te que es su misión, su mun­do, su ma­yor ale­gría...

Una ar­tri­tis reuma­toi­dea --en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria que afec­ta a las ar­ti­cu­la­cio­nes y al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co--, diag­nos­ti­ca­da a los 4 años, la lle­vó a pe­re­gri­nar por hos­pi­ta­les y con­sul­to­rios de la ciu­dad y el mun­do

Pe­ro po­co y na­da pu­do ha­cer­se a par­tir de sucesos que, más tar­de, y fren­te a una pa­to­lo­gía de ca­rác­ter psi­co­so­má­ti­ca, le ju­ga­ron en con­tra: la trá­gi­ca muer­te de su ma­dre, du­ran­te su in­fan­cia, y más tar­de de su pa­dre, en la ado­les­cen­cia.

--¿Quién fue su sos­tén?

--Mi her­ma­na Na­ta­lia, sin du­das. En el proceso, lar­go y di­fí­cil, re­sul­tó to­do pa­ra mí. No sé có­mo des­cri­bir­la, pe­ro des­de que ten­go uso de ra­zón he­mos es­ta­do jun­tas, la ex­tra­ña­ba mu­cho ca­da vez que me in­ter­na­ban y se ha ocu­pa­do de ba­ñar­me, de dar­me de co­mer... fue y es un apo­yo to­tal.

--¿Qué lu­gar ocu­pan los ani­ma­les en su vi­da?

--Un lu­gar enor­me. Más allá de que siem­pre los amé, co­no­cí al Mo­vi­mien­to Ar­gen­tino de Pro­tec­ción al Ani­mal (M.A.P.A) y a Mas­co­te­ros y así em­pe­cé a ser una pro­tec­cio­nis­ta ac­ti­va. Me dan mon­to­nes de sa­tis­fac­cio­nes. A ve­ces me cui­do de no so­bre­pa­sar los lí­mi­tes y ter­mi­nar des­qui­cia­da (ríe). Tie­nen una sen­si­bi­li­dad, una res­pues­ta, una mi­ra­da... Sal­var­los, com­par­tir la vi­da con ellos es por de­más gra­ti­fi­can- te. Ojo, res­ca­to ani­ma­les por­que ten­go esa po­si­bi­li­dad. No pue­do le­van­tar un chi­qui­to de la ca­lle, no es­toy en con­di­cio­nes de adop­tar una cria­tu­ra pe­ro, así y to­do, ayu­do a mucha gente. No to­le­ro ver a un chi­co dor­mir a la in­tem­pe­rie. Les ofrez­co ca­sa y co­mi­da, me sien­to útil de es­ta ma­ne­ra.

--¿Có­mo lle­ga a los ani­ma­les de la ca­lle?

--Tra­ba­jo des­de ha­ce 20 años en el área de sis­te­ma­ti­za­ción de da­tos, en el mu­ni­ci­pio y al mis­mo tiem­po co­la­bo­ro, aun­que de ma­ne­ra per­so­nal, con Ve­te­ri­na­ria y Zoo­no­sis. Des­de allí ha­go to­do lo que pue­do.

--¿Qué re­fle­xión ha­ce de su vi­da? ¿Sue­le eno­jar­se?

--Sé que la vi­da no fue muy jus­ta, pe­ro me com­pen­só de otra for­ma. To­dos te­ne­mos una épo­ca en que re­ne­ga­mos y pre­gun­ta­mos por qué, por qué a mí. Me ocu­rrió, pe­ro des­pués em­pe­cé a bus­car el pa­ra qué.

--¿Y cuál fue su con­clu­sión?

--De no ha­ber si­do por es­ta en­fer­me­dad, no se­ría la per­so­na que soy ni ten­dría la sen­si­bi­li­dad que ten­go. Po­si­ble­men­te me hu­bie­ran mal­cria­do o da­do to­do des­de otro lu­gar. Aun­que sue­ne ego­cén­tri­co, se apren­de cuan­do se vi­ve. Hay cues­tio­nes que no las pue­de en­ten­der cual­quie­ra.

--¿Qué sig­ni­fi­có la muer­te de su ma­dre?

--Es­toy con­ven­ci­da de que, pe­se a que la amé y la si­go aman­do, si ella vi­vie­ra yo no me hu­bie­se desa­rro­lla­do co­mo lo­gré ha­cer­lo, ni ga­na­do in­de­pen­den­cia. Era con­te­ne­do­ra, co­mo cual­quier ma­má, y co­rría an­tes de que yo pi­die­ra al­go. A ve­ces los pa­dres li­mi­tan sin dar­se cuen­ta.

--¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia cuan­do mu­rió su pa­dre?

--Sen­tí mie­do. Su­frí mu­cho su au­sen­cia y pen­sé que con mi her­ma­na, so­las, no íba­mos a po­der. Die­go, mi her­mano ma­yor, que siem­pre es­tu­vo pre­sen­te, es hi­jo de un an­te­rior ma­tri­mo­nio de mi pa­pá y por lo tan­to vi­vía con su ma­dre. No­so­tras, en cam­bio, hi­ci­mos lo que pu­di­mos... y sa­li­mos ade­lan­te.

--¿Có­mo hi­cie­ron?

--To­dos ayu­da­ron des­de al­gún lu­gar y nos sos­tu­vi­mos en­tre no­so­tras. Las au­sen­cias y las pér­di­das do­lo­ro­sas ha­cen cre­cer. Cla­ro que es­ta lec­tu­ra la pue­do ha­cer hoy, con el tiem­po.

¿Por qué a mí?

“Jor­gi­to”, un ne­ne sin bra­zos ni pier­nas que An­drea co­no­ció du­ran­te una de sus in­ter­na­cio­nes en Bue­nos Ai­res, cuan­do era pe­que­ña, la ayu­dó a so­bre­lle­var su con­di­ción.

--¿Có­mo fue?

--Era muy mie­do­sa, llo­ra­ba y re­za­ba ca­da vez que me in­yec­ta­ban, has­ta las en­fer­me­ras su­frían con­mi­go. Mi ma­má ha­bía muer­to y yo es­ta­ba in­ter­na­da “¿Por qué, Dio­si­to? ¿Por qué a mí?”, so­lía pre­gun­tar­me. Pe­ro un día apa­re­ció “Jor­gi­to”, cu­yos pa­dres, dro­ga­dic­tos, lo ha­bían aban­do­na­do. Y mi ca­be­za cam­bió pa­ra siem­pre.

--¿Qué re­fle­xio­nó?

--Que siem­pre hay gente que es­tá peor. Lo mi­ra­ba y pen­sa­ba que nun­ca iba a po­der aca­ri­ciar, eso me pa­re­cía te­rri­ble. Aquel día que­dó mar­ca­do, por­que de al­gu­na ma­ne­ra su­pe que no va­lía la pe­na la­men­tar­me. No ten­go re­sen­ti­mien­tos, to­do pa­sa por al­go, pa­ra cre­cer, en­ten­der, va­lo­rar....

En un hos­pi­tal por­te­ño co­no­cí un ne­ne sin bra­zos ni pier­nas y pu­de en­ten­der que mucha gente es­tá peor, que hay que agra­de­cer.”

Res­ca­to ani­ma­les por­que ten­go esa po­si­bi­li­dad. No pue­do le­van­tar un chi­qui­to de la ca­lle. Así y to­do tra­to de ayu­dar a mucha gente.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.