Una ba­ta­lla que re­cién co­mien­za

La Nueva Domingo - - EL PAÍS -

La que se ha ini­cia­do tras el dis­cur­so del pre­si­den­te del lu­nes en el Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner de­ja la im­pre­sión de ser una ba­ta­lla que re­cién co­mien­za. Que que­da le­jí­si­mo de ser la ba­se de un país nue­vo, más allá de las le­gí­ti­mas bue­nas in­ten­cio­nes. , sin gas­tos es­ta­ta­les ele­fan­tiá­si­cos y con ma­yor equi­dad pa­ra to­dos, en es­pe­cial pa­ra los que to­da­vía su­fren. Y que has­ta po­dría de­pa­rar­le al go­bierno en el arran­que al­gún sin­sa­bor no desea­do aun­que de se­gu­ro cal­cu­la­do por los es­tra­te­gas. Que pro­ven­drán no so­lo de los tra­di­cio­na­les fac­to­res de po­der a los que pa­re­ce que afec­ta­rá el pa­que­te de me­di­das anun­cia­das, em­pe­zan­do por las eco­no­mías re­gio­na­les (vi­nos, azú­car, etc.) o los sin­di­ca­tos, que van a re­cha­zar la re­for­ma la­bo­ral así co­mo es­tá plan­tea­da. Tam­bién el sec­tor que po­dría ver­se per­ju­di­ca­dos por los im­pues­tos a la ren­ta fi­nan­cie­ra. De he­cho, en es­te pun­to se co­no­ce que hu­bo re­pa­ros den­tro mis­mo del go­bierno, no ya del más am­plio co­lec­ti­vo de Cam­bie­mos. Pun­tual­men­te el mi­nis­tro "To­to" Capu­to y el ban­que­ro Stur­ze­neg­ger pa­ta­lea­ron de­lan­te de Ni­co­lás an­te el te­mor de que se pue­da pro­du­cir una fuga de di­vi­sas ha­cia el dó­lar. Aun­que el lau­do del pre­si­den­te Ma­cri, pre­vio pa­so de to­dos ellos por el des­pa­cho de Mar­cos Pe­ña, de­jó las co­sas ca­si co­mo es­ta­ban anun­cia­das.

Ni qué de­cir de la con­tro­ver­ti­da re­for­ma al sis­te­ma pre­vi­sio­nal, que en­cie­rra la idea ma­dre se­gún la cual los ju­bi­la­dos, en lí­neas ge­ne­ra­les y se­gún el pro­yec­to que pon­drá a de­ba­tir el go­bierno en una co­mi­sión de ex­per­tos, en el fu­tu­ro van a co­brar me­nos por­cen­ta­jes de au­men­to de los que co­bran aho­ra. Pe­ro cla­ro, no ca­da seis me­ses sino ca­da tri­mes­tre. Del mis­mo mo­do po­dría ge­ne­rar al­gún re­cha­zo in­terno no cal­cu­la­do, pe­se a que hay quie­nes de­fien­den al pre­si­den­te y a su de­ci­sión al pa­re­cer pues­ta sin di­si­mu­los so­bre la es­ce­na na­cio­nal de ha­cer va­ler el ro­tun­do es­pal­da­ra­zo que re­ci­bió en las ur­nas el 22 de oc­tu­bre. Es el ca­so del go­ber­na­dor men­do­cino Al­fre­do Cor­ne­jo, que se tren­zó du­ro con Du­jov­ne ape­nas co­no­ci­do el pa­que­te que le im­po­ne tri­bu­tos a la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la. Una que­ja que el hom­bre de Cam­bie­mos com­par­te con su par pe­ro­nis­ta Ser­gio Uñac. Los dos ha­cen cau­sa co­mún aun­que por otra vía y por el im­pues­to al bio­eta­nol con el tu­cu­mano Man­zur, que en el mi­nis­te­rio del In­te­rior con­ta­ban que era uno de los go­ber­na­do­res pro­cli­ves a un acer­ca­mien­to dia­lo­guis­ta al es­ti­lo Ur­tu­bey pa­ra acom­pa­ñar es­ta eta­pa de pro­fun­dos cam­bios en la economía y en la po­lí­ti­ca.

Hay una se­ñal que Ma­cri les ti­ró a to­dos ellos du­ran­te su dis­cur­so en el CCK que al­gu­nos to­da­vía pa­re­cie­ron no de­co­di­fi­car. En ver­dad fue­ron dos. Una cuan­do di­jo sin mi­rar a na­die en par­ti­cu­lar que to­dos tie­nen que ce­der al­go pa­ra sa­car el país ade­lan­te y pro­ce­der a su re­fun­da­ción. La otra cuan­do re­pi­tió una y otra vez a lo lar­go de sus va­rios dis­cur­sos de es­ta se­ma­na: es aho­ra o nun­ca.

En el go­bierno re­par­ten sen­sa­cio­nes. Op­ti­mis­mo mez­cla­do con ras­gos de eu­fo­ria, en es­pe­cial por el cos­ta­do po­lí­ti­co que su­po­ne en una mis­ma se­ma­na la re­nun­cia de la Pro­cu­ra­do­ra Gils Carbó, lar­ga­men­te an­he­la­da por Ma­cri, y la de­ten­ción con cár­cel en Ezei­za in­clui­da de Ama­do Bou­dou, quien no se me­re­cía el show me­diá­ti­co ofi­cial en su pi­so de Puer­to Ma­de­ro. Un vér­ti­go de jue­ces ob­se­sio­na­dos por lim­piar su pa­sa­do de ba­rrer ba­jo la al­fom­bra que no se sa­be dón­de ter­mi­na­rá, aun­que es po­si­ble ima­gi­nar­lo. Y al­gún desconcierto por la rá­pi­da reac­ción de los sec­to­res que se ve­rán in­vo­lu­cra­dos, y even­tual­men­te per­ju­di­ca­dos, por las re­for­mas anun­cia­das. "Em­pe­za­mos mal si an­tes de sen­tar­se a la me­sa a dis­cu­tir las pe­que­ñas di­fe­ren­cias que nos pue­den se­pa­rar ya hay sec­to­res que se que­jan y pri­vi­le­gian sus vie­jos in­tere­ses sec­to­ria­les", di­jo Pe­ña en una reunión de me­sa chi­ca lue­go de es­cu­char los pri­me­ros re­cla­mos de la CGT, de al­gu­nos sec­to­res em­pre­sa­rios, del pe­ro­nis­mo par­la­men­ta­rio y del cris­ti­nis­mo. Aun­que en es­te ca­so no es más que una cons­ta­ta­ción: Na­da de lo que ha­ga Ma­cri o el go­bierno se­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.