Una re­vi­sa­ción pe­rió­di­ca pue­de de­tec­tar con más tiem­po los me­la­no­mas

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

cu­dir al der­ma­tó­lo­go pa­ra una eva­lua­ción anual y re­vi­sar la piel de ma­ne­ra re­gu­lar son dos me­di­das ex­ce­len­tes pa­ra de­tec­tar pron­to el me­la­no­ma y otros ti­pos de cán­cer de piel, pues cuan­to an­tes se des­cu­bre, me­jor es la opor­tu­ni­dad de cu­rar­lo.

El me­la­no­ma es el ti­po más gra­ve de cán­cer de piel y se desa­rro­lla en las cé­lu­las lla­ma­das me­la­no­ci­tos que pro­du­cen me­la­ni­na o pig­men­to que da el co­lor a la piel.

A pe­sar de no ser cla­ra la cau­sa exac­ta de to­dos los me­la­no­mas, se sa­be que la ex­po­si­ción a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas (UV) y a la ra­dia­ción pro­ve­nien­te de la luz so­lar o de las lám­pa­ras y ca­mas de bron­cea­do au­men­ta el ries­go pa­ra la en­fer­me­dad.

La can­ti­dad de ca­sos de me­la­no­ma ha au­men­ta­do drás­ti­ca­men­te en los úl­ti­mos 30 años, so­bre to­do en las mu­je­res de edad me­dia.

Di­cho in­cre­men­to po­dría te­ner vin­cu­la­ción con el ma­yor uso de ca­mas de bron­cea­do du­ran­te los años 80, cuan­do mu­chas mu­je­res que

Aaho­ra tie­ne en­tre 40 y 50 años eran ado­les­cen­tes.

Por otro la­do, es ne­ce­sa­rio apren­der tam­bién el abe­cé del cán­cer de piel y se in­for­me so­bre cual­quie­ra de esas co­sas al der­ma­tó­lo­go.

Es tam­bién im­por­tan­te ob­ser­var el ta­ma­ño del lu­nar.

Si el diá­me­tro de un lu­nar ex­ce­de de 635 mi­lí­me­tros o tie­ne apro­xi­ma­da­men­te el ta­ma­ño del bo­rra­dor de un lá­piz, há­ga­lo re­vi­sar.

De igual ma­ne­ra, se re­co­mien­da re­vi­sar un lu­gar si pre­sen­ta al­gún cam­bio en su ta­ma­ño, for­ma, co­lor o al­tu­ra y/o si se desa­rro­llan sín­to­mas ta­les co­mo san­gra­do, co­me­zón o sen­si­bi­li­dad.

Ade­más, ten­ga pre­sen­te que apar­te del me­la­no­ma hay otros ti­pos de cán­cer de piel, ta­les co­mo el car­ci­no­ma ba­so­ce­lu­lar y el car­ci­no­ma de cé­lu­las es­ca­mo­sas.

Es­tos ti­pos de cán­cer tien­den a lu­cir co­mo man­chas es­ca­mo­sas de co­lor ro­sa o ro­jo en la piel, que no des­apa­re­cen por sí so­las.

La re­vi­sión anual rea­li­za­da por el der­ma­tó­lo­go es fun­da­men­tal pa­ra de­tec­tar pron­to el cán­cer de piel.

Va­le pre­gun­tar­se si us­ted tie­ne es­tos fac­to­res de ries­go pa­ra me­la­no­ma.

To­do aquel que se ex­po­ne al sol sin nin­gu­na pro­tec­ción co­rre el ries­go de me­la­no­ma, pe­ro al­gu­nas per­so­nas co­rren más pe­li­gro.

“Al me­di­tar so­bre el asun­to, esas per­so­nas son quie­nes tie­nen la me­nor can­ti­dad de pro­tec­ción na­tu­ral”, afir­ma el doc­tor Juan Car­los Martínez, mé­di­co der­ma­tó­lo­go de la Ma­yo Cli­nic, de Jack­son­vi­lle, Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos.

La pig­men­ta­ción na­tu­ral de la piel pro­te­ge con­tra los da­ños de la luz ul­tra­vio­le­ta, ex­pli­ca el pro­fe­sio­nal.

Las per­so­nas que tie­nen me­nos pig­men­tos son las de piel más cla­ra y co­rren el ma­yor ries­go de pa­de­cer cán­cer de piel.

Si us­ted es ru­bio o pe­li­rro­jo, tie­ne los ojos azu­les o ver­des y se le for­man pe­cas o se que­ma fá­cil­men­te con el sol, en­ton­ces su pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar me­la­no­ma se­gu­ra­men­te se­rá ma­yor.

“Por otra par­te, pue­de tam­bién exis­tir cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca”, ob­ser­va el doc­tor Martínez.

Uno pue­de te­ner más ries­go cuan­do al­gún fa­mi­liar desa­rro­lló cán­cer de piel o se ha que­ma­do mu­cho al sol con an­te­rio­ri­dad.

“Los pa­cien­tes con mu­chas que­ma­du­ras so­la­res, es­pe­cial­men­te du­ran­te la in­fan­cia, o los pa­cien­tes que se han ex­pues­to a mu­chos bron­cea­dos ar­ti­fi­cia­les pue­den co­rrer un al­to ries­go de desa­rro­llar un me­la­no­ma”, aña­de el co­no­ci­do pro­fe­sio­nal de la Ma­yo Cli­nic.

Por úl­ti­mo, el doc­tor Martínez pun­tua­li­za que es im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas que co­rren más ries­go so­me­ter­se re­gu­lar­men­te a re­vi­sio­nes con un es­pe­cia­lis­ta en der­ma­to­lo­gía.

Ade­más, to­do in­di­vi­duo de­be to­mar me­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar que el tiem­po de ex­po­si­ción al sol no sea un pe­río­do con­si­de­ra­do co­mo pe­li­gro­so.

En de­fi­ni­ti­va, es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción a to­dos es­tos con­se­jos de los pro­fe­sio­na­les, re­vi­sar­se, de tan­to en tan­to, el cuer­po, pa­ra ver si en­cuen­tra al­gu­na mar­ca dis­tin­ta y con­sul­tar a un der­ma­tó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.