Ase­gu­ran que se su­man mé­di­cos de ca­be­ce­ra pa­ra afi­lia­dos al PAMI

Mi­les de adul­tos ma­yo­res de la ciu­dad y la re­gión si­guen sin con­tar con un pro­fe­sio­nal de re­fe­ren­cia.

La Nueva Domingo - - LA CIUDAD - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

Cin­co nue­vos mé­di­cos de ca­be­ce­ra, tres de ellos ya en fun­cio­nes y el res­to en el trans­cur­so de es­te mes, se in­cor­po­ra­rían al sis­te­ma de PAMI, in­for­ma­ron des­de la UGL V con se­de en San Mar­tín 261.

Se­gún fuen­tes del Ins­ti­tu­to, que atra­vie­sa se­rios in­con­ve­nien­tes de­bi­do al abul­ta­do nú­me­ro de abue­los sin pro­fe­sio­nal de re­fe­ren­cia, dos mé­di­cos ya es­tán tra­ba­jan­do en el Hos­pi­tal Ita­liano y otro de ma­ne­ra par­ti­cu­lar, mien­tras que, du­ran­te no­viem­bre, otros dos ha­rían lo pro­pio en el Es­pa­ñol.

Si bien es­ta ci­fra no re­sul­ta su­fi­cien­te, per­mi­ti­ría pa­liar al me­nos una par­te del dé­fi­cit, se se­ña­ló.

De la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de con las guar­dias de emer­gen­cia de hospitales, in­gre­sar al sis­te­ma de PAMI no re­sul­ta muy se­duc­tor pa­ra los pro­fe­sio­na­les. Así, se­gún se es­ti­ma, su­man en­tre 6 y 8 mil los afi­lia­dos que no po­seen mé­di­co de ca­be­ce­ra.

Más allá de las com­pli­ca­cio­nes pro­pias que es­to aca­rrea, la si­tua­ción pro­vo­ca un escenario de so­bre­car­ga la­bo­ral pa­ra el per­so­nal de la se­de cen­tral y tam­bién en sa­las mé­di­cas y ser­vi­cios de emer­gen­cia.

El año pa­sa­do, de un to­tal de 50 mé­di­cos, al me­nos 20 que­da­ron afue­ra del sis­te­ma de­bi­do al cam­bio de mo­da­li­dad de pa­go (de pres­ta­ción a cá­pi­ta).

Más allá de lo ex­pues­to, aún se en­cuen­tra sin so­lu­ción otra si­tua­ción que preo­cu­pa a los 113 mil afi­lia­dos de la ciu­dad y la re­gión. En es­te ca­so es­tá re­la­cio­na­da con el sis­te­ma de tras­la­dos.

Es que la am­bu­lan­cia con­tra­ta­da por PAMI no atien­de el có­di­go verde, es de­cir, si­tua­cio­nes que no re­vis­ten ex­tre­ma gra­ve­dad.

Por lo tan­to, au­men­tan día a día las quejas con la fir­ma Vi­tal, que no acu­de a bue­na par­te de los do­mi­ci­lios.

Si bien fue ele­va­da a la se­de cen­tral la do­cu­men­ta­ción co­rres­pon­dien­te pa­ra in­cor­po­rar es­te có­di­go, “aún no hay res­pues­tas”, se di­jo ayer.

Có­di­go verde es la si­tua­ción don­de no exis­te ries­go de muer­te, se tra­ta por lo ge­ne­ral de pa­to­lo­gías le­ves co­mo las es­ta­cio­na­les, en­fer­me­da­des erup­ti­vas, trau­ma­tis­mos me­no­res, sín­dro­me fe­bri­les y otras, que en ge­ne­ral son re­suel­tas en el domicilio y pue­den ser tra­ta­das en for­ma am­bu­la­to­ria. No obs­tan­te, pa­ra una per­so­na ma­yor es­to pue­de re­ves­tir pe­li­gros.

“Exis­te una muy de­fi­cien­te pres­ta­ción por par­te de la em­pre­sa y, por lo tan­to, los abue­los o sus fa­mi­lia­res ter­mi­nan lla­man­do al 107 o 911. Nues­tra obli­ga­ción es aten­der la emer­gen­cia y no po­de­mos ne­gar­nos”, ha­bía se­ña­la­do días atrás el doc­tor Ni­co­lás Mu­ñoz Cru­za­do, ti­tu­lar de ese ser­vi­cio te­le­fó­ni­co.

Si bien el có­di­go ro­jo, es de­cir, el ries­go de vi­da, siem­pre de­be ser ab­sor­bi­do por el 107 “exis­te una gran can­ti­dad de si­tua­cio­nes, co­mo caí­das y frac­tu­ras o ma­les­ta­res en ge­ne­ral que no tie­nen un ca­nal. Y es allí don­de una vez más ter­mi­nan re­cu­rrien­do a no­so­tros”, ex­pre­só.

El pro­ble­ma de la fal­ta de mé­di­cos no es ex­clu­si­va de Bahía Blan­ca, aun­que nues­tra ciu­dad pro­fun­di­zó los in­con­ve­nien­tes en el úl­ti­mo año y medio.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

La aten­ción en la se­de de San Mar­tín al 200 tam­bién se ve so­bre­car­ga­da por­que allí se en­tre­gan al­gu­nas re­ce­tas mé­di­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.