El bar­co va­ra­do se­rá una re­ser­va de aves

El “Saint Ch­ris­top­her”, aban­do­na­do ha­ce 64 años en la cos­ta del ca­nal de Bea­gle, se­rá ho­gar de aves del lu­gar y otras mi­gra­to­rias que bus­can re­fu­gio.

La Nueva Domingo - - SOCIEDAD. -

A tra­vés de los años, las aves se apro­pia­ron de es­te bar­co. En al­gu­nos ca­sos anidan di­rec­ta­men­te y en otros son mi­gra­to­rias. A ello hay que su­mar­le el fac­tor tu­rís­ti­co.

VA­LOR HIS­TÓ­RI­CO Y TU­RÍS­TI­CO

El "Sain­tCh­ris­top­her", un re­mol­ca­dor va­ra­do ha­ce 64 años fren­te a la cos­ta de Us­huaia que se con­vir­tió en una clá­si­ca pos­tal de la ciu­dad del Fin del Mundo, se­rá trans­for­ma­do en una re­ser­va na­tu­ral don­de po­drán ani­dar aves del Ca­nal de Bea­gle, una de­ci­sión que to­ma­ron au­to­ri­da­des lo­ca­les tras lan­zar un plan de res­ca­te por el ries­go de hun­di­mien­to.

Por el avan­za­do es­ta­do de de­te­rio­ro de la em­bar­ca­ción que en la dé­ca­da del 50 se uti­li­zó pa­ra re­flo­tar el bu­que

"Mon­teCer­van­tes", un cru- ce­ro ale­mán que se hun­dió fren­te al fa­ro Les Eclai­reurs, pró­xi­mo a Us­huaia, au­to­ri­da­des, or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les pu­sie­ron en mar­cha el plan que se lle­va­rá a ca­bo en di­fe­ren­tes eta­pas.

Una de las pri­me­ras me­di­das con­sis­tió en una re­co­rri­da por el in­te­rior del bu­que --de la que par­ti­ci­pó Té­lam es­ta semana--, que per­ma­ne­ce en­ca­lla­do a unos 30 me­tros de la cos­ta, con su cas­co de ma­de­ra apo­ya­do so­bre el le­cho ma­rino e in­cli­na­do unos 15 gra­dos a es­tri­bor.

El tra­ba­jo a car­go de fun­cio­na­rios de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Obras Sa­ni­ta- rias (DPOSS) y del Mu­seo del Fin del Mundo, in­clu­yó un com­ple­to re­le­va­mien­to fotográfico y sir­vió pa­ra cons­ta­tar jun­to al avan­za­do de­te­rio­ro del bar­co, la in­ter­re­la­ción en­tre el an­ti­guo re­mol­ca­dor y las aves que ha­bi­tan o vi­si­tan a in­ter­va­los re­gu­la­res el Ca­nal Bea­gle.

"A tra­vés de los años, las aves se apro­pia­ron de es­te bar­co. En al­gu­nos ca­sos anidan di­rec­ta­men­te y en otros son mi­gra­to­rias. A ello hay que su­mar­le el com­po­nen­te tu­rís­ti­co, por­que a dia­rio pue­den ver­se cien­tos de per­so­nas con­tem­plan­do o fo­to­gra­fian­do a es­tos ani­ma­les", di­jo la di­rec­to­ra pro­vin­cial de Mu­seos y Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral, Ca­ri­na Quat­troc­chi.

La fun­cio­na­ria pre­ci­só que al­gu­nas es­pe­cies, co­mo los ga­vio­ti­nes sud­ame­ri­ca­nos, lle­gan a la zo­na en sep­tiem­bre de ca­da año y uti­li­zan al "Sain­tC hris­top­her" co­mo re­fu­gio, mien­tras que otras aves co­mo el bi­guá usan los ca­bles ten­so­res del bar­co pa­ra ex­ten­der y se­car sus alas ne­gras.

"Tam­bién hay otras es­pe­cies, co­mo gar­zas bru­jas, re­mo­li­ne­ras, ga­vio­tas co­ci­ne­ras, pe­tre­les y pa­tos va­por que to­ma­ron al bar­co co­mo un am­bien­te na­tu­ral pa­ra ni­di­fi­car. Es no­to­rio co­mo al­go in­ani­ma­do se fue trans­for­man­do en un si­tio re­ple­to de vi­da", re­mar­có Quat­troc­chi.

La di­rec­to­ra de mu­seos fue­gui­na des­ta­có, ade­más, el va­lor pai­sa­jís­ti­co de la em­bar­ca­ción, ya que "la ima­gen de Us­huaia con el "Saint

Ch­ris­top­her" cons­ti­tu­ye una pos­tal in­con­fun­di­ble".

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

La pos­tal más lin­da en la cos­ta del ca­nal de Bea­gle. El re­mol­ca­dor pa­só rá­pi­da­men­te a for­mar par­te del pai­sa­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.