Abu­sos en in­fe­rio­res: tam­bién pa­só en Olim­po de Bahía Blan­ca

Un en­tre­na­dor de ca­te­go­rías in­fan­ti­les fue ex­pul­sa­do de la ins­ti­tu­ción au­ri­ne­gra tras la de­nun­cia de un gru­po de chi­cos, a fi­nes de los años 80. A par­tir de lo ocu­rri­do en In­de­pen­dien­te, hoy es­tos ca­sos preo­cu­pan al país.

La Nueva Domingo - - LA CIUDAD. - HIS­TO­RIAS DE NUES­TRA CIU­DAD Ma­xi­mi­li­ano Alli­ca ma­lli­ca@la­nue­va.com

Ya era de no­che, vol­vía­mos de un via­je a Torn­quist. O Do­rre­go. O Prin­gles. No in­tere­sa.

El arran­que de ca­da via­je era eu­fó­ri­co. Ga­ná­ra­mos o no, vol­vía­mos can­tan­do. A los 20 ki­ló­me­tros em­pe­za­ba el si­len­cio: can­san­cio y sue­ño pa­ra la ma­yo­ría.

Esa no­che, ha­ce 30 años (o 29, no in­tere­sa), un gru­po se amon­to­nó en la par­te de atrás del mi­cro. Los que íba­mos más ade­lan­te nos fui­mos en­te­ran­do al ra­to de qué es­ta­ban ha­blan­do. Ya na­die pu­do dormir.

--Al­ber­to, qué ha­ce, pa

re... –con­tó el ne­gro “Cho­co­la­te” que le ha­bía pe­di­do, días an­tes, a uno de los pro­fes de ca­te­go­rías in­fan­ti­les.

Ha­bía su­ce­di­do una tar­de co­mo tan­tas, an­tes de que el mi­cro de Olim­po par­tie­ra des­de el Ro­ber­to Car­mi­nat­ti ha­cia la can­cha de in­fe­rio­res de Sarmiento al 2000, don­de aho­ra es­tá el shop­ping.

El pro­fe Al­ber­to, el más que­ri­do por pa­dres y chi­cos, el con­fi­den­te de mu­chos, lo ha­bía lla­ma­do a “Cho­co” al ves­tua­rio a bus­car unas bol­sas con pe­lo­tas y pe­che­ras, pe­ro le pi­dió que es­pe­re y se sien­te. Le mos­tró una re­vis­ta porno, le que­ría to­car la pier­na.

-- Al­ber­to, qué ha­ce, pa

re... --le di­jo el pi­be, en­ton­ces de 11 años. O 12, no in­tere­sa.

El Ne­gro era (es) un pi­be de ba­rrio, con mu­cha ve­lo­ci­dad men­tal. Lo su­po fre­nar sin ar­mar un escándalo.

Pe­ro aque­lla no­che, en el mi­cro que vol­vía de la re­gión, uno de sus com­pa­ñe­ros se que­bró.

Llo­ran­do, “Fa­bi” se lo con­tó al chi­co de al la­do. No es­pe­ra­ba que “Cho­co­la­te” le con­tes­ta­ra que sa­bía per­fec- ta­men­te de qué le es­ta­ba ha­blan­do.

De a po­co, la char­la se ex­ten­dió a otros.

Creo que al­guien le pe­gó un gri­to a uno de los téc­ni­cos que via­ja­ba esa no­che y se fue pa­ra la reunión. O el téc­ni­co se dio cuen­ta de que al­go ra­ro pa­sa­ba y se man­dó pa­ra atrás. Se­gu­ro, ese día Al­ber­to no es­ta­ba.

No re­cuer­do los de­ta­lles de los re­la­tos, ni in­tere­san. Sí re­cuer­do con ni­ti­dez que fue­ron va­rios los chi­cos que de­nun­cia­ron, en general, si­tua­cio­nes pa­re­ci­das a la de “Cho­co­la­te”, sin que el pe­dó­fi­lo pu­die­ra avan­zar más allá.

Téc­ni­cos, di­ri­gen­tes y pa­dres ac­tua­ron rá­pi­do y echa- ron a Al­ber­to, cu­yo nom­bre en es­ta his­to­ria no es el de la vi­da real. Pa­sa­ron mu­chos años, ni si­quie­ra sé si vi­ve.

En­tien­do que tam­po­co se lo puede de­nun­ciar, la ley de­ter­mi­na que el de­li­to pres­cri­bió y, en to­do caso, de­be­rían de­nun­ciar­lo las víc­ti­mas di­rec­tas, no quie­nes so­lo es­cu­cha­mos las his­to­rias de nues­tros com­pa­ñe­ros, nues- tros ami­gos.

Sí sé que ha­ce unos 10 años es­te “pro­fe” in­ten­tó di­ri­gir la es­cue­li­ta de otro club de Bahía Blan­ca, pe­ro sal­ta­ron sus an­te­ce­den­tes y le pi­die­ron que se fue­ra an­tes de em­pe­zar.

Tam­bién sé que ha­ce 30 años, o 29, es­tos te­mas eran mu­cho más difíciles de tra­tar. Ha­bía mu­cha ver­güen­za por par­te de las víc­ti­mas, mu­cha de­sola­ción y an­gus­tia en caso de que­dar ex­pues­tos fren­te a los de­más. Mu­cho más que aho­ra.

Por suer­te aque­llos pi­bes de Olim­po tu­vie­ron ca­rác­ter y cor­ta­ron el pro­ble­ma an­tes de que em­peo­re. Ade­más, los adul­tos no du­da­ron y se pu­sie­ron de in­me­dia­to con ellos.

Al otro día de aquel via­je en co­lec­ti­vo, Al­ber­to se fue y no vol­vió.

Des­de que se co­no­cie­ron las ac­tua­les in­ves­ti­ga­cio­nes por abu­sos en las in­fe­rio­res de In­de­pen­dien­te y otros clu­bes, du­dé si re­cor­dar es­ta his­to­ria o no.

Pe­ro de­ci­dí con­tar­lo pa­ra que es­tén aler­tas, to­do eso que ve­mos en la te­le­vi­sión tam­bién sue­le pa­sar a la vuel­ta de nues­tras es­qui­nas.

No re­cuer­do los de­ta­lles de los re­la­tos, ni in­tere­san. Sí re­cuer­do con ni­ti­dez que fue­ron va­rios los chi­cos que de­nun­cia­ron, en general, si­tua­cio­nes pa­re­ci­das.

La rá­pi­da AR­CHI­VO LA NUE­VA. in­ter­ven­ción de los adul­tos an­te la de­nun­cia de los chi­cos per­mi­tió apar­tar al di­rec­tor téc­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.