Am­bu­lan­cias: los mi­nu­tos con­ta­dos

La Nueva Domingo - - OPINIÓN. - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twit­ter en @la­nue­va­web

La ciu­dad exi­ge una can­ti­dad de mó­vi­les ade­cua­da pa­ra su po­bla­ción, pa­ra la can­ti­dad de lla­ma­dos y las dis­tan­cias a re­co­rrer.

AL­GO NO

ter­mi­na de fun­cio­nar de la ma­ne­ra más ade­cua­da en nues­tra ciu­dad.

NO ES

la pri­me­ra vez que un he­cho ocu­rri­do en Bahía Blan­ca despierta las crí­ti­cas de los ve­ci­nos por una su­pues­ta de­mo­ra en la lle­ga­da de los ser­vi­cios de emer­gen­cia.

SI BIEN

el ar­chi­vo re­mi­te a mu­chas si­tua­cio­nes de los úl­ti­mos años don­de la am­bu­lan­cia fue cues­tio­na­da por su de­mo­ra, es cier­to que ca­da día se re­gis­tran en la ciu­dad de­ce­nas de lla­ma­dos a es­te ser­vi­cio vi­tal, que con ape­nas cua­tro mó­vi­les cu­bre co­ti­dia­na­men­te una ex­ten­sión te­rri­to­rial que has­ta ha re­sul­ta­do lla­ma­ti­va pa­ra los ex­per­tos en cues­tio­nes ur­ba­nas.

EN EL

caso pun­tual de lo ocu­rri­do se­ma­nas atrás en el ba­rrio Ruc­ci, don­de murió la jo­ven Agus­ti­na Bus­tos, de acuer­do con los re­gis­tros del 911, el ser­vi­cio de emer­gen­cias tar­dó trein­ta y un mi­nu­tos en pre­sen­tar­se en el es­ce­na­rio del he­cho, tiem­po del cual la mi­tad se re­la­cio­na con los mi­nu­tos que ne­ce­si­ta el mó­vil pa­ra lle­gar des­de su ubi­ca­ción al lu­gar des­de don­de fue con­vo­ca­do.

SI A

es­to se su­ma que el des­tino quie­ra que de ma­ne­ra si­mul­tá­nea se re­gis­tre más de un caso de ur­gen­cia, de­be asu­mir­se que al­guno de los he­chos se verá fa­tal­men­te afec­ta­do por la de­mo­ra.

EN EL

caso de Agus­ti­na, la am­bu­lan­cia es­ta­ba afec­ta­da a un tras­la­do cuan­do in­gre­só el lla­ma­do al 911.

LO CIER­TO

es que Bahía Blan­ca cuen­ta con cua­tro am­bu­lan­cias pa­ra las emer­gen­cias, dis­tri­bui­das en pun­tos con­si­de­ra­dos es­tra­té­gi­cos, equi­dis­tan­tes de los dis­tin­tos ba­rrios, pa­ra de esa ma­ne­ra agi­li­zar la ve­lo­ci­dad de res­pues­ta.

SIN EM­BAR­GO,

re­sul­ta cla­ro que el nú­me­ro es ajus­ta­do si se con­si­de­ra el área que se de­be aten­der, la po­si­ble coin­ci­den­cia de dos o más lla­ma­dos, los tiem­pos de re­co­rri­do y res­pues­ta.

A ES­TO

se su­ma que no siem­pre quie­nes con­vo­can al ser­vi­cio pue­den ase­gu­rar qué ti­po de có­di­go tie­ne la emer­gen­cia.

SIN TE­NER

que es­pe­rar he­chos que la­men­tar, sin du­da la ciu­dad exi­ge una can­ti­dad de am­bu­lan­cias ade­cua­da pa­ra su po­bla­ción, pa­ra la can­ti­dad de lla­ma­dos y las dis­tan­cias a re­co­rrer.

NO SE

puede es­pe­rar una res­pues­ta de se­gun­dos cuan­do los re­cur­sos es­tán a una dis­tan­cia que hoy, la­men­ta­ble­men­te, exi­ge un re­co­rri­do de­ma­sia­das ve­ces fa­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.