“Apa­ren­te­men­te se lle­va­ban muy bien”

La Nueva Domingo - - SEGURIDAD. -

Nés­tor asegura que no hu­bo se­ña­les pre­vias al día del he­cho que hi­cie­ran pre­ver un desen­la­ce se­me­jan­do

“Pa­ra na­da, nun­ca ad­ver­tí na­da; apa­ren­te­men­te se lle­va­ban muy bien. Fue una cues­tión que has­ta el día de hoy no la co­no­ce­mos. No­so­tros éra­mos muy ami­gos de la ma­ma (Ma­ría Re­nau­do, quien se dis­cul­pó pe­ro pre­fi­rió no re­fe­rir­se a la su­ce­di­do) y de la chi­ca”, di­jo.

El hom­bre cree que “ha­cía un tiem­po que an­da­ban, cuan­do él ya es­ta­ba acá”, y al pre­gun­tár­se­le las causales que mo­ti­va­ron se­me­jan­te ac­ti­tud de Var­gas, con­si­de­ró que fue “cues­tión de ce­los, eso se di­jo; pe­ro a mí (Var­gas) no me co­men­tó na­da, por­que la re­la­ción que te­nía­mos era so­bre lo que ha­bía­mos he­cho a la ma­ña­na, cuan­do él iba a ha­cer una pa­sa­das en la pis­ta de mil me­tros en Las Tres Vi­llas, mien­tras yo lo ha­cía en el club Es­tu­dian­tes. Y co­men­tá­ba­mos so­bre lo que ha­cía­mos no­so­tros. Esa era la úni­ca re­la­ción que te­nía­mos”.

Sin pre­ci­sar fe­chas, co­men­tó que “sé que él (por Var­gas) fa­lle­ció, ya en li­ber­tad. Y cuan­do lo lar­ga­ron fue a pe­dir tra­ba­jo a dos o tres la­dos que yo co­no­cía y no le die­ron”, pa­ra lue­go co­men­tar que “en la cár­cel se re­ci­bió de abo­ga­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.