El des­em­bar­co de los “Chica­go boys”

La lle­ga­da de José Al­fre­do Mar­tí­nez de Hoz al ma­ne­jo de la eco­no­mía del país pro­vo­có nu­me­ro­sos cam­bios, que ge­ne­ra­ron una gran cri­sis.

La Nueva Domingo - - DOMINGO. BAJO ESTOS MISMOS CIELOS - Ri­car­do de Tit­to

El 2 de abril, tras ocho días de fe­ria­do cam­bia­rio y ban­ca­rio, el mi­nis­tro Mar­tí­nez de Hoz rea­li­za una po­nen­cia don­de ar­gu­men­ta los pro­ble­mas. El país, des­pués de Vi­de­la-Mar­tí­nez de Hoz, re­tro­ce­de cua­ren­ta años. La par­te de la tor­ta re­tro­trae a los tra­ba­ja­do­res a ni­ve­les de la dé­ca­da del ‘30.

José Al­fre­do Mar­tí­nez de Hoz, miem­bro de una tra­di­cio­nal fa­mi­lia te­rra­te­nien­te y con pre­sen­cia en la ban­ca, ha­bía si­do el de­sig­na­do pa­ra di­ri­gir la eco­no­mía. Des­de va­rios me­ses an­tes de que se con­su­ma­ra el gol­pe de Es­ta­do del 24 de mar­zo de 1976 se le en­car­gó que ela­bo­ra­ra un plan que fi­nal­men­te se iden­ti­fi­ca­rá con su ape­lli­do. El 2 de abril, tras ocho días de fe­ria­do cam­bia­rio y ban­ca­rio, el mi­nis­tro rea­li­za una lar­guí­si­ma po­nen­cia don­de ar­gu­men­ta que los pro­ble­mas no se re­du­cen a la al­ta in­fla­ción --signo de los tiem­pos de Isa­bel-- sino que, ade­más, son de ca­rác­ter cul­tu­ral y es­truc­tu­ral y que era ne­ce­sa­rio ata­car ex­pre­sa­men­te dos pi­la­res de la eco­no­mía ar­gen­ti­na de pos­gue­rra: la par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do y la au­tar­quía re­la­ti­va (o “eco­no­mía ce­rra­da” o “de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes”) por­que pro­du­cían “un ais­la­mien­to no só­lo ma­te­rial sino tam­bién men­tal” con “pro­fun­das des­via­cio­nes” en la cul­tu­ra so­cio­po­lí­ti­ca. Promete una eco­no­mía de pro­duc­ción. Le­jos de eso, du­ran­te va­rios me­ses la Bol­sa es an­tro de un vo­raz jue­go es­pe­cu­la­ti­vo y la es­tra­te­gia es re­ce­si­va.

El plan Mar­tí­nez de Hoz

Sus teo­rías apli­can de mo­do or­to­do­xo las re­co­men­da­cio­nes de la escuela de Chica­go o “mo­ne­ta­ris­ta”, fun­da­da por Mil­ton Fried­man. Por eso, mu­chos de sus jó­ve­nes ase­so­res co­mo Gui­ller­mo Wal­ter Klein, se­rán re­co­no­ci­dos co­mo los “Chica­go Boys”. Los su­ce­si­vos gol­pes de Es­ta­do del Cono Sur fa­ci­li­tan la pe­ne­tra­ción de las ideas de Fried­man. Así fue en Bra­sil des­de 1964, en Chi­le y Uruguay des­de 1973, co­mo lo es en Ar­gen­ti­na des­de el 76 y lo se­rá años des­pués en Bo­li­via.

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca mun­dial no es fa­vo­ra­ble. Des­de 1974 el au­men­to de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del pe­tró­leo po­ne fin a la hi­pó­te- sis de desa­rro­llo in­dus­trial sos­te­ni­do so­bre des­pre­cia­bles va­lo­res ener­gé­ti­cos y la Ar­gen­ti­na atra­vie­sa un pro­ce­so de es­tan­fla­ción que com­bi­na re­ce­sión con in­fla­ción. Un ca­rac­te­ri­za­do pro­fe­sor de la escuela mo­ne­ta­ris­ta, di­ce que pa­ra su­pe­rar la es­tan­fla­ción, “es [ne­ce­sa­ria] una au­tén­ti­ca y pro­fun­da de­pre­sión”. Mil­ton Fried­man, por su la­do, asegura que el au­men­to de los ín­di­ces de de­socu­pa­ción no es un in­di­ca­ti­vo de que exis­ta re­ce­sión.

El mo­de­lo im­pues­to mo­di­fi­ca los sis­te­mas de cam­bio, cré­di­to, im­pues­tos, co­mer­cio ex­te­rior y el ré­gi­men la­bo­ral pa­ra con­cen­trar la eco­no­mía en po­cas ma­nos y en­tre­gar el pa­tri­mo­nio nacional a las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les. Las re­ce­tas bá­si­cas son sen­ci­llas y se han vuel­to a uti­li­zar va­rias ve­ces des­pués: dis­mi­nuir gas­tos so­cia­les, re­ba­jar sa­la­rios, pre­sio­nar con al­tos ín­di­ces de des­em­pleo y subem­pleo. Ade­más, en es­te caso, au­men­tan­do los gas­tos mi­li­ta­res. La re­pre­sión a los tra­ba­ja­do­res es la úni­ca for­ma de ase­gu­rar el plan que de­can­ta en una fuer­te caí­da de la par­ti­ci­pa­ción de los asa­la­ria­dos en la ren­ta nacional: mien­tras en 1974 su par­te era del 40% ha­cía 1977 ape­nas su­pera el 20%.

Deu­da ex­ter­na y sa­la­rios

Más de un pe­que­ño em­pre­sa­rio se sin­tió alu­di­do cuan­do veía en la te­le­vi­sión --to­da­vía en blan­co y ne­gro-- un avi­so que mos­tra­ba un jar­dín al que ha­bía que des­ma­le­zar pa­ra que cre­cie­ran plan­tas fuer­tes: las (em­pre­sas) pe­que­ñas y ras­tre­ras, son per­ju­di­cia­les y de­ben ser qui­ta­das de raíz. Otro avi­so au­men­ta­ba las preo­cu­pa­cio­nes: un “tan­que­ci­to” de la Di­rec­ción General Im­po­si­ti­va (DGI) in­vi­ta­ba a los te­le­vi­den­tes a per­se­guir a los ti­ros a los con­tri­bu­yen­tes y de­la­tar a los eva­so­res e in­frac­to­res. El Es­ta­do mi­li­tar, a la par de des­ple­gar re­pre­sión clan­des­ti­na, “de­pu­ra la so­cie­dad de co­rrup­tos”... y se me­te en los rin­co­nes de la so­cie­dad.

La po­lí­ti­ca aper­tu­ris­ta, sin em­bar­go, no im­pli­ca in­ver­sión pa­ra desa­rro­llar ra­mas es­tra­té­gi­cas de la pro­duc­ción. Be­ni­to Llam­bí señala con acier­to que los go­ber­nan­tes “creían que da lo mis­mo fa­bri­car ace­ro que ca­ra­me­los”.

El eco­no­mis­ta An­to­nio Brai­lovsky ofre­ce al­gu­nas ci- fras que evi­den­cian el des­ca­la­bro eco­nó­mi­co que sig­ni­fi­ca el plan pa­ra los tra­ba­ja­do­res, la cla­se me­dia y los pe­que­ños pro­duc­to­res: en seis años las ta­sas de in­te­rés de un va­lor del or­den del 15% anual a ta­sas del or­den del 10% men­sual, el sa­la­rio real, a fi­nes de 1981, equi­va­le al 21,8% de su va­lor de 1974, la par­ti­ci­pa­ción de los asa­la­ria­dos en el in­gre­so nacional pa­sa de 51,3% en 1974 a ape­nas el 17,9% en 1977; el im­pues­to a las ven­tas –el que pa­ga el pue­blo–, es el 19,3% de la re­cau­da­ción de la DGI en 1970 mien­tras que diez años des­pués, su su­ce­sor, el IVA, cu­bre el 35,5%. Al mis­mo tiem­po los im­pues­tos a los sec­to­res pu­dien­tes, co­mo ga­nan­cias y ré­di­tos, ba­jan de 24,1% al 12,6%.

Au­men­tar la de­socu­pa­ción pa­ra de­pre­ciar la fuer­za de tra­ba­jo es una de las es­tra­te­gias bá­si­cas. En­tre 1975 y 1980, 450 mil obre­ros in­dus­tria­les pier­den su tra­ba­jo y, a me­dia­dos de 1981 se es­ti­man en 1,5 mi­llo­nes los de­socu­pa­dos ab­so­lu­tos y cer­ca de 4 mi­llo­nes los subocu­pa­dos.

El go­bierno impone la “Ley de Pres­cin­di­bi­li­dad” y es­ti­mu­la los “re­ti­ros vo­lun­ta­rios” que re­du­cen drás­ti­ca­men­te el per­so­nal de las re­par­ti­cio­nes y em­pre­sas pú­bli­cas. El re­cur­so, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca una op­ti­mi­za­ción del ser­vi­cio y, me­nos aún, re­duc­ción de cos­tos. Bue­na par­te de las ta­reas que rea­li­za­ban los ce­san­tea­dos son con­ce­sio­na­das a em­pre­sas pri­va­das que co­bran mon­tos muy su­pe­rio­res.

La to­ma de prés­ta­mos en el ex­te­rior co­lo­ca en rui­na al Es­ta­do. En 1975 la deu­da ex­ter­na era de 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res y cin­co años des­pués se cua­dru­pli­ca has­ta re­pre­sen­tar la mi­tad del PBI. Un me­ca­nis­mo per­ver­so au­men­ta la deu­da y en­ri­que­ce a los ban­cos.

Una ca­ra en­ga­ño­sa ocul­ta a bue­na par­te de la cla­se me­dia que es­tá so­bre una bom­ba de tiem­po. La fi­ja­ción de un pe­so so­bre­va­lua­do per­mi­te a mi­les de ar­gen­ti­nos via­jar al ex­te­rior y ha­cer­se fa­mo­sos en Mia­mi por el “de­me dos” que los ha­ce creer ri­cos. “José Mer­ca­do com­pra to­do im­por­ta­do”, iro­ni­za Charly Gar­cía en una can­ción por­que el con­su­mis­ta ar­gen­tino “pa­sa la vi­da com­pran­do por­que- rías”. En efec­to, las chu­che­rías elec­tró­ni­cas tai­wa­ne­sas es­tán en ab­so­lu­to au­ge.

Una rá­pi­da cuen­ta que su­ma el cre­ci­mien­to de la deu­da ex­ter­na, la fu­ga de ca­pi­ta­les y las in­ver­sio­nes de ar­gen­ti­nos en el ex­te­rior arro­ja un ni­vel de des­in­ver­sión si­mi­lar al pro­duc­to bru­to anual de la Ar­gen­ti­na. En 1981 Al­do Fe­rrer sos­tie­ne: “A par­tir de aquí hay que acep­tar que la Ar­gen­ti­na es un país en una si­tua­ción muy se­me­jan­te a la de aque­llos sa­li­dos de la gue­rra de 1945”. Fe­rrer con­clu­ye –con ironía– que el mo­de­lo im­pli­ca que al país le so­bran dos mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos y 15 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Al­gu­nos miem­bros del elen­co ofi­cial re­co­no­cen la gra­ve­dad de la si­tua­ción, co­mo Li­vio Kühl, mi­nis­tro de in­dus­tria en 1981 que de­cla­ra que es “la peor cri­sis, si no de la his­to­ria ar­gen­ti­na, por lo me­nos de es­te si­glo”. Apun­te­mos que el le­ga­do es con­se­cuen­cia de un go­bierno “es­ta­ble”. Des­pués de 30 años, Vi­de­la es el pri­mer pre­si­den­te que cum­ple su “pe­río­do” com­ple­to (en su caso, de 5 años) y Mar­tí­nez de Hoz di­ri­ge la eco­no­mía du­ran­te 60 me­ses con­ti­nua­dos, lo que cons­ti­tu­ye to­do un ré­cord, cer­cano al de Ra­món Ce­rei­jo quien, ba­jo la pri­me­ra ges­tión de Pe­rón, tu­vo la in­ves­ti­du­ra du­ran­te 72 me­ses, en­tre 1946 y 1952.

El plan, sin em­bar­go, cuen­ta tam­bién con ad­he­ren­tes. Da­vid Roc­ke­fe­ller lo elo­gia ca­lu­ro­sa­men­te y lo con­si­de­ra un “mi­la­gro eco­nó­mi­co” y ex­pre­sa “su ab­so­lu­ta con­fian­za en el ca­mino em­pren­di­do”. El co­men­ta­rio no es gra­tui­to: una de sus em­pre­sas pe­tro­le­ras, Amo­co (Stan­dard Oil de In­dia­na) fir­ma con­ce­sio­nes con Vi­de­la que se ex­tien­den has­ta fi­nes de si­glo y el Cha­se Man­hat­tan Bank se apro­pia de un ban­co ar­gen­tino. En los tiem­pos del Mun­dial ‘78 una reunión de 110 ma­na­gers de mul­ti­na­cio­na­les de­rro­chan ale­gría en la me­sa re­don­da or­ga­ni­za­da por Bus­si­ness In­ter­na­tio­nal: “El Pro­ce­so de Re­or­ga­ni­za­ción Nacional abre opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión y ne­go­cios que las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les no des­apro­ve­cha­rán”.

En las mis­mas fe­chas vi­si­ta el país Henry Kis­sin­ger que ava­la a Vi­de­la dis­cer­nien­do so­bre un hi­po­té­ti­co per­fil de la dic­ta­du­ra.

La cri­sis

En 1980 apa­re­cen inocul­ta­bles sig­nos de cri­sis del mo­de­lo. En la pri­me­ra mi­tad de 1980 el dé­fi­cit co­mer­cial lle­ga a 500 mi­llo­nes de dó­la­res. El brus­co co­lap­so del BIR (Ban­co de In­ter­cam­bio Re­gio­nal) que ha­bía atraí­do in­ver­so­res pa­gan­do ta­sas de in­te­rés des­co­me­di­das pro­du­ce pá­ni­co y una es­tam­pi­da. En­tre abril y ju­nio, una ci­fra cer­ca­na a los 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res “cor­to­pla­cis­tas” bus­ca otro ho­ri­zon­te pa­ra es­pe­cu­lar fue­ra del país y la “pla­ta dulce” cam­bia rá­pi­da­men­te su sa­bor. En ju­lio se pro­du­cen nue­vas ban­ca­rro­tas y, en­tre ellas, las del po­de­ro­so Gru­po Sa­se­tru, ex­por­ta­dor de ce­rea­les a pe­sar de que la Ar­gen­ti­na no se plie­ga al boi­cot ce­rea­le­ro con­tra la URSS “or­de­na­do” por Es­ta­dos Uni­dos co­mo re­pre­sa­lia a la in­va­sión so­vié­ti­ca a Af­ga­nis­tán. La URSS se ha con­ver­ti­do en un so­cio co­mer­cial fun­da­men­tal: en 1972 el in­ter­cam­bio co­mer­cial ron­da­ba los 30 mi­llo­nes de dó­la­res y en 1981 ro­za los 3.500 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, en 1980, las ex­por­ta­cio­nes, en dó­la­res cons­tan­tes, ba­jan el 3,9% y las im­por­ta­cio­nes cre­cen el 43%.

Agra­van­do la si­tua­ción, la dic­ta­du­ra rea­li­za pé­si­mos ne­go­cios en la cons­truc­ción de la re­pre­sa de Ya­ci­re­tá, que co­mien­za a per­fi­lar­se co­mo el “mo­nu­men­to a la co­rrup­ción” y, a fi­nes de 1978, hay con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas des­fa­vo­ra­bles por el ar­ma­men­tis­mo que se in­cen­ti­va an­te los pro­ble­mas li­mí­tro­fes con Chi­le.

Co­mo con­se­cuen­cia de és­te cú­mu­lo de fac­to­res si se con­fec­cio­na un ín­di­ce del con­jun­to de va­ria­bles de la eco­no­mía nacional con va­lor 100 en 1940, se apre­cia un pun­to má­xi­mo ha­cia 1948 (132,1) y un ran­go es­ta­ble en ade­lan­te que fluc­túa en­tre 105 y 120 pun­tos. En 1978 re­tro­ce­de a 99,3 y dos años des­pués, en 1981, ba­ja a 91,4. El país, des­pués de Vi­de­laMar­tí­nez de Hoz, re­tro­ce­de cua­ren­ta años. La par­te de la tor­ta re­tro­trae a los tra­ba­ja­do­res a ni­ve­les de la dé­ca­da del 30. Con los pri­me­ros reclamos de “Pan y Tra­ba­jo” fren­te a la igle­sia de San Ca­ye­tano, el co­mien­zo del fin de la dic­ta­du­ra co­mien­za a avi­so­rar­se... Lue­go, con la Gue­rra de Mal­vi­nas, el de­rrum­be se­rá es­tre­pi­to­so. Pe­ro un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co se ha­bía ins­ta­la­do ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.