Trump con­de­na el ra­cis­mo

La Nueva Domingo - - OPINIÓN - por Lo­gan Cy­rus

El presidente es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump ex­pre­só es­te sá­ba­do su con­de­na a to­do ti­po de ra­cis­mo, en una jor­na­da en la que se con­me­mo­ra el aniver­sa­rio de los mor­ta­les dis­tur­bios en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia (su­r­es­te) du­ran­te una mar­cha or­ga­ni­za­da por gru­pos neo­na­zis que vol­ve­rán a mar­char es­te do­min­go.

“Los dis­tur­bios en Char­lot­tes­vi­lle de ha­ce un año cau­sa­ron muer­tes in­sen­sa­tas y di­vi­sión”, es­cri­bió Trump en su cuen­ta de Twit­ter, la vís­pe­ra de un ac­to con­vo­ca­do por gru­pos de la ex­tre­ma de­re­cha en Was­hing­ton.

El presidente ha­bía si­do am­plia­men­te cri­ti­ca­do el año pa­sa­do por no ha­ber con­de­na­do cla­ra­men­te a los ma­ni­fes­tan­tes neo­na­zis tras los in­ci­den­tes de agos­to de 2017, que de­ja­ron un muer­to y pu­sie­ron en evi­den­cia el avan­ce de la ex­tre­ma de­re­cha blan­ca. “De­be­mos es­tar uni­dos co­mo na­ción. Con­deno to­do ti­po de ra­cis­mo y ac­to de vio­len­cia. Paz pa­ra TO­DOS los es­ta­dou­ni­den­ses”, aña­dió en su men­sa­je, lan­za­do an­tes de la ma­ni­fes­ta­ción que los neo­na­zis tie­nen pre­vis­ta fren­te a la mis­ma Ca­sa Blan­ca.

Sin em­bar­go, el se­na­dor Mark War­ner, de­mó­cra­ta por el es­ta­do de Vir­gi­nia, in­sis­tió en que Trump des­pe­jó el ca­mino pa­ra que los na­cio­na­lis­tas blan­cos di­fun­die­ran “odio e in­to­le­ran­cia”.

“Es­tos pro­pa­ga­do­res de odio y fa­na­tis­mo se ani­ma­ron a ha­cer pú­bli­co su men­sa­je de­bi­do a un presidente que se ne­gó a con­de­nar­los ca­te­gó­ri­ca e inequí­vo­ca­men­te en tér­mi­nos cla­ros”, tui­teó.

Al cum­plir­se el pri­mer aniver­sa­rio de Char­lot­tes­vi­lle, la red de ex­tre­ma de­re­cha “Uni­te the Right” (Unir a la de­re­cha) con­vo­có una nue­va con­cen­tra­ción es­ta vez en los al­re­de­do­res de la Ca­sa Blan­ca.

Asi­mis­mo, se con­vo­có una con­tra-ma­ni­fes­ta­ción en la pla­za La­fa­yet­te, ubi­ca­da fren­te a la re­si­den­cia pre­si­den­cial.

Las au­to­ri­da­des bus­ca­rán el do­min­go im­pe­dir que los dos gru­pos en­tren en con­tac­to. Co­mo pre­cau­ción, tras ha­ber que­da­do des­bor­da­das du­ran­te los dis­tur­bios del 12 de agos­to de 2017, las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia tan­to en Cha­lot­tes­vi­lle co­mo en to­do Vir­gi­nia pa­ra ayu­dar la mo­vi­li­za­ción de agen­tes y re­cur­sos en la ciu­dad y el es­ta­do.

En Char­lot­tes­vi­lle, las au­to­ri­da­des dis­pu­sie­ron una im­por­tan­te pre­sen­cia de agen­tes de se­gu­ri­dad con pa­tru­lla­jes y co­lo­ca­ción de va­llas y ba­rri­ca­das de con­cre­to en el área cir­cun­dan­te al cen­tro de la ciu­dad, con so­lo dos pun­tos de in­gre­so pa­ra pea­to­nes.

Dos per­so­nas fue­ron arres­ta­das, una por tras­pa­sar el pe­rí­me­tro de se­gu­ri­dad y otra por con­duc­ta al­bo­ro­ta­da. Am­bos fue­ron li­be­ra­dos y re­ci­bie­ron ci­ta­cio­nes por fal­tas me­no­res.

Es­te sá­ba­do ma­ni­fes­tan­tes an­ti­fas­cis­tas rea­li­za­ron una mar­cha pa­cí­fi­ca en la ciu­dad y mu­chas per­so­nas de­ja­ron flo­res en un me­mo­rial en ho­nor a Heat­her He­yer, muer­ta en los in­ci­den­tes del año pa­sa­do. La red ul­tra­con­ser­va­do­ra “Uni­te the Right” ha­bía ob­te­ni­do en aquel mo­men­to au­to­ri­za­ción pa­ra una con­cen­tra­ción en Char­lot­tes­vi­lle en pro­tes­ta con­tra un pro­yec­to de la al­cal­día de re­ti­rar una es­ta­tua del ge­ne­ral con­fe­de­ra­do Ro­bert E. Lee.

Al cul­mi­nar la mar­cha se des­en­ca­de­na­ron cho­ques en­tre los su­pre­ma­cis­tas blan­cos y los con­tra-ma­ni­fes­tan­tes, que fue­ron em­bes­ti­dos por un sim­pa­ti­zan­te neo­na­zi cau­san­do la muer­te de Heat­her He­yer, de 32 años, y de­jan­do 19 he­ri­dos.

Aque­lla mar­cha ha­bía co­men­za­do el 11 de agos­to con cien­tos de sim­pa­ti­zan­tes neo­na­zis, hom­bres que por­ta­ban ri­fles, lan­za­ban con con­sig­nas na­cio­na­lis­tas blan­cas y em­pu­ña­ban an­tor­chas en es­ce­nas que evo­ca­ban los mí­ti­nes ra­cis­tas del sur de Es­ta­dos Uni­dos an­tes del sur­gi­mien­to del mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les uni­ver­sa­les.

Des­pués de la pro­tes­ta y los dis­tur­bios, Trump re­ci­bió am­plias crí­ti­cas por ha­ber es­ta­ble­ci­do ini­cial­men­te una equi­va­len­cia mo­ral en­tre am­bos gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes sin con­de­nar di­rec­ta­men­te a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos. Al día si­guien­te, di­jo que ha­bía “cul­pa de am­bas par­tes” por la vio­len­cia en Vir­gi­nia, que los an­ti­rra­cis­tas lle­ga­ron “con pa­los en sus ma­nos”, y con­si­de­ró que “ha­bía muy bue­na gen­te en am­bos ban­dos”.

Trump ha si­do acu­sa­do de mi­só­gino y ra­cis­ta -al­go que él nie­ga- y ha re­tui­tea­do ma­te­rial na­cio­na­lis­ta blan­co; ha di­cho que los me­xi­ca­nos que cru­zan la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos son vio­la­do­res y tra­fi­can­tes de dro­gas; se re­fi­rió a una Miss Uni­ver­so his­pa­na co­mo “Miss Hou­se­kee­ping” (Miss Ama de ca­sa) y ade­más em­pleó a Ste­ve Ban­non, una fi­gu­ra cen­tral de la “alt-right” co­mo su je­fe de cam­pa­ña y prin­ci­pal es­tra­te­ga por un tiem­po.

“Los dis­tur­bios en Char­lot­tes­vi­lle de ha­ce un año cau­sa­ron muer­tes in­sen­sa­tas y di­vi­sión”, es­cri­bió el presidente nor­te­ame­ri­cano en su cuen­ta de Twit­ter.

Lo­gan Cy­rus es pe­rio­dis­ta de la agen­cia AFP-NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.