Se cum­plen 50 años de la ofen­si­va so­vié­ti­ca con­tra la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga

El sue­ño del “so­cia­lis­mo con ros­tro hu­mano” se es­tre­lló con­tra los tan­ques so­vié­ti­cos, cuan­do las tro­pas del Ejér­ci­to Ro­jo in­va­die­ron Che­cos­lo­va­quia.

La Nueva Domingo - - DOMINGO - Ka­rin­ne De­lor­me

Ha­ce 50 años, en la ma­dru­ga­da del 21 de agos­to de 1968, el sue­ño del “so­cia­lis­mo con ros­tro hu­mano” se es­tre­lló con­tra los tan­ques so­vié­ti­cos, cuan­do las tro­pas del Ejér­ci­to Ro­jo in­va­die­ron Che­cos­lo­va­quia con el ob­je­ti­vo de ata­jar el im­pul­so trans­for­ma­dor de la “Pri­ma­ve­ra de Pra­ga”.

“A las 23, las tro­pas so­vié­ti­cas, po­la­cas, ale­ma­nas del es­te, búl­ga­ras y hún­ga­ras cru­za­ron la fron­te­ra che­cos­lo­va­ca”, anun­ció AFP el 21 de agos­to de ma­dru­ga­da.

Che­cos­lo­va­quia, que en 1993 tras el fin del co­mu­nis- mo, fue di­vi­di­da en dos paí­ses, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia, si­guió de es­te mo­do ba­jo la fé­ru­la de la Unión So­vié­ti­ca, que lo in­te­gró a su área de in­fluen­cia po­co des­pués del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

La ten­sión no de­jó de acen­tuar­se en los úl­ti­mos me­ses en­tre Che­cos­lo­va­quia y el lí­der so­vié­ti­co Leo­nid Brézh­nev, tras la lle­ga­da de un equi­po re­for­mis­ta al po­der.

El en­la­ce de Mos­cú, An­to- nin Nov­tony, fue sus­ti­tui­do por el es­lo­va­co Ale­xan­der Dub­cek al fren­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Che­cos­lo­va­co (PCT) en enero, y por el ge­ne­ral Lud­vik So­vo­bo­da en la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca en mar­zo.

A las re­for­mas ini­cia­das ba­jo el im­pul­so de Dub­cek -abo­li­ción de la cen­su­ra, li­ber­tad de reunión y de aso­cia­ción, una (pru­den­te) re- for­ma eco­nó­mi­ca- le si­guie­ron una su­ce­sión de ad­ver­ten­cias, avi­sos e in­clu­so ul­ti­má­tums por par­te de la URSS.

Tan­ques en las ciu­da­des

El 21 de agos­to, Mos­cú y sus alia­dos des­ple­ga­ron 200.000 sol­da­dos -que aca­ba­ron sien­do 600.000-, y en po­cas ho­ras, las uni­da­des ae­ro­trans­por­ta­das y te­rres­tres del Pac­to de Var­so­via irrum­pie­ron en te­rri­to­rio che­cos­lo­va­co.

A las 4.59, Ra­dio Pra­ga anun­ció que la ca­pi­tal y to­da la re­pú­bli­ca che­cos­lo­va­ca ha­bían si­do ocu­pa­das.

El go­bierno ins­tó a los ciu­da­da­nos a “guar­dar la cal­ma y no opo­ner­se con las ar­mas a las tro­pas ex­tran­je­ras”.

En Pra­ga, las tro­pas so­vié­ti­cas con­cen­tra­ron sus fuer­zas en torno a tres pun­tos neu­rál­gi­cos: la se­de del Co­mi­té cen­tral del PCT, el Cas­ti­llo de Hrad­cany -se­de del presidente de la Re­pú­bli­ca- y la se­de de la ra­dio.

Al al­ba, cien­tos de pra­guen­ses se con­cen­tra­ban fren­te al edi­fi­cio de la ra­dio, ro­dea­do de tan­ques.

“So­lo las sal­vas de las ar­mas pu­die­ron cu­brir el cla­mor de los sil­ba­tos, los in­sul­tos co­mo Ges­ta­po o los vi­va Du­beck”, in­for­mó el en­via­do es­pe­cial de AFP, Jean Le­clerc du Sa­blon.

Un cen­te­nar de per­so­nas fue­ron aba­ti­das du­ran­te los pri­me­ros días de la ope­ra­ción.

Di­ri­gen­tes de­te­ni­dos

Des­de Mos­cú, la agen­cia de pren­sa Tass afir­mó que la in­ter­ven­ción mi­li­tar res­pon­día a una pe­ti­ción “de hom­bres de Es­ta­do che­cos­lo­va­cos”. Los his­to­ria­do­res es­ta­ble­cie­ron que uno de ellos era Va­sil Bi­lak, un miem­bro del Po­lit­bu­ró del PCT.

Des­de las pri­me­ras ho­ras de la in­va­sión, Dub­cek y otros di­ri­gen­tes fue­ron de­te­ni­dos por el Ejér­ci­to Ro­jo.

Fue­ron lle­va­dos a la fuer­za al Krem­lin el 22 de agos­to, adon­de un día des­pués lle­gó una de­le­ga­ción en­ca­be­za­da por Svo­bo­da.

Fue­ron obli­ga­dos a fir­mar el “Pro­to­co­lo de Mos­cú”, que si­tua­ba a Che­col­so­va­quia ba­jo tu­te­la ru­sa y ra­ti­fi­ca­ba la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca.

Los “acuer­dos” man­te­nían en el po­der a Dub­cek, pe­ro lo com­pro­me­tían a res­ta­ble­cer el pa­pel di­ri­gen­te del par­ti­do.

So­lo un di­ri­gen­te che­cos­lo­va­co, Fran­ti­sek Krie­gel, se ne­gó a fir­mar el cues­tio­na­do do­cu­men­to que, se­gún di­jo, “no fue fir­ma­do con una plu­ma, sino dic­ta­do por las bo-

cas de los ca­ño­nes”.

Fuer­te re­sis­ten­cia pa­si­va

La po­bla­ción, que no te­nía ac­ce­so a la in­for­ma­ción so­bre las dis­cu­sio­nes que se lle­va­ban a ca­bo en Mos­cú, or­ga­ni­zó una re­sis­ten­cia no vio­len­ta.

Rá­pi­da­men­te, se re­ti­ra­ron las pla­cas de las ca­lles con la es­pe­ran­za de des­orien­tar a los in­va­so­res. En el cam­po, en cu­yas gran­jas on­dea­ban las ban­de­ras che­cos­lo­va­cas a me­dia as­ta, las se­ña­les fue­ron sus­ti­tui­das por una úni­ca fle­cha: “Di­rec­ción Mos­cú”.

Do­ce ra­dios li­bres si­guie­ron fun­cio­nan­do, pe­se a las me­di­das em­pren­di­das por Mos­cú.

Las bo­ci­nas, las si­re­nas de las fá­bri­cas y las cam­pa­nas de las iglesias so­na­ban por to­da Che­cos­lo­va­quia re­gu­lar­men­te en apo­yo a Svo­bo­da y Dub­cek, en cu­yo país se los es­pe­ra­ba con fer­vor.

La muer­te de la Pri­ma­ve­ra

El 27 de agos­to por la ma­ña­na, la po­bla­ción, exul­tan­te, asis­tió al re­co­rri­do en­tre el ae­ró­dro­mo y el cas­ti­llo, co­ro­na­do de nue­vo por la ban­de­ra na­cio­nal.

Un sen­ti­mien­to de ali­vio que du­ró po­co.

En un dis­cur­so di­ri­gi­do a la na­ción, el ge­ne­ral Svo­bo­da anun­ció que la sa­li­da de los “ocu­pan­tes” es­ta­ba con­di­cio­na­da a una “nor­ma­li­za­ción de la si­tua­ción”.

“Se res­trin­gi­rá mo­men­tá­nea­men­te la li­ber­tad pa­ra per­mi­tir una vuel­ta a la nor­ma­li­dad”, aña­dió Ale­xan­der Dub­cek.

El 16 de oc­tu­bre se fir­mó un acuer­do so­bre el “es­ta­cio­na­mien­to tem­po­ral de las tro­pas so­vié­ti­cas”.

Des­ti­tui­do en abril de 1969, Dub­cek fue re­em­pla­za­do por Gus­tav Hu­sak, que lan­zó la “nor­ma­li­za­ción” a gol­pe de jui­cios po­lí­ti­cos. La de­mo­cra­cia no re­gre­só a Pra­ga has­ta la “Re­vo­lu­ción de ter­cio­pe­lo” de 1989.

Sen­ti­do del hu­mor

In­clu­so a la som­bra de los tan­ques so­vié­ti­cos que in­va­die­ron su país en ple­na no­che el 21 de agos­to de 1968 pa­ra aplas­tar un in­ten­to de ins­tau­rar un “so­cia­lis­mo con ros­tro hu­mano”, los che­cos y los es­lo­va­cos con­ser­va­ron su mor­daz sen­ti­do del hu­mor.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se de otro mo­do y una vez que el gol­pe hu­bo pa­sa­do, las ca­lles se trans­for­ma­ron es­pon­tá­nea­men­te en una suer­te de re­vis­ta sa­tí­ri­ca, con ins­crip­cio­nes con ti­za y con cal y car­te­les he­chos a mano.

“Pro­fun­di­za­mos tan­to en nues­tra amis­tad que, al fi­nal, nos hun­di­mos”, cons­ta­ta­ba un au­tor anó­ni­mo, alu­dien­do al he­cho de que la agre­sión fue per­pe­tra­da por la URSS y otros cua­tro “paí­ses her­ma­nos” del Pac­to de Var­so­via, del que Che­cos­lo­va­quia tam­bién for­ma­ba par­te.

“¡Le­nin, des­pier­ta, Brézh­nev se ha vuel­to lo­co!”, cla- ma­ba otro le­ma, om­ni­pre­sen­te, re­fle­jan­do qui­zá la in­ge­nua creen­cia de que al fun­da­dor del ré­gi­men so­vié­ti­co no le ha­bría gus­ta­do la ac­tua­ción de uno de sus su­ce­so­res.

En la mis­ma lí­nea, otro es­lo­gan de­cía: “Le­nin ten­dría ver­güen­za de ver­les aquí”. Co­mo ri­ma­ba muy bien en che­co (“Le­nin by se sty­del, kdyby vas tu vi­del”), los che­cos y los es­lo­va­cos lo en­to­na­ron mu­cho fren­te a los ca­ño­nes.

Iván,vuel­ve a ca­sa

“Iván, vuel­ve a tu ca­sa, que­re­mos ir al co­le­gio”, de­cía otro le­ma, re­cor­dan­do la vuel­ta al co­le y em­plean­do el nom­bre de “Iván” pa­ra re­fe­rir­se iró­ni­ca­men­te a “el ru­so”, una cos­tum­bre muy ex­ten­di­da.

“¡Iván, vuel­ve a ca­sa, tu Na­tas­ha sa­le con Ko­lia!”, de­cía otro, del que más tar­de na­ce­ría una can­ción, que re­za­ba: “Vuel­ve a tu ca­sa, Iván, Na­tas­ha te es­pe­ra. Vuel­ve a tu ca­sa, Iván, aquí las chi­cas no te quie­ren. ¡Vuel­ve a tu ca­sa, Iván, y no vuel­vas nun­ca más por aquí!”.

Es­te ti­po de pu­llas ha­cían sen­tir­se in­có­mo­dos a los sim­ples sol­da­dos so­vié­ti­cos, que no en­ten­dían por­qué ha­bían si­do en­via­dos a Che­cos­lo­va­quia y que de­bían de li­diar cien ve­ces al día con la pre­gun­ta de que qué ha­cían allí, pa­ra qué ha­bían ido.

No fue­ron po­cos los di­chos que sur­gie­ron en reac­ción a la pro­pa­gan­da ofi­cial de Mos­cú, que afir­ma­ba que la po­bla­ción ha­bía re­ci­bi­do con ale­gría la lle­ga­da del ejér­ci­to so­vié­ti­co que “aplas­tó la con­tra­rre­vo­lu­ción ram­pan­te”.

“La agen­cia TASS anun­cia que el ejér­ci­to so­vié­ti­co fue aco­gi­do con flo­res. Aña­di­mos: ¡es ver­dad, pe­ro es­ta­ban en ma­ce­te­ros!”, de­cía uno de ellos, mien­tras que otro ci­ta­ba a un corresponsal fic­ti­cio de esa agen­cia ofi­cial so­vié­ti­ca que avi­sa­ba al Krem­lin de que “¡Do­ce nue­vos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios es­tán hoy en la uni­dad de ma­ter­ni­dad de Pra­ga! ¡En­víen más tan­ques!”.

Diez man­da­mien­tos

El hu­mor tí­pi­co del país del “va­lien­te sol­da­do Ch­veik”, hé­roe de una fa­mo­sa no­ve­la que sa­le ai­ro­so de to­das las si­tua­cio­nes gra­cias a una mez­cla de in­ge­nui­dad y tor­pe­za es­con­di­das, tam­bién se ha­ce sen­tir en nu­me­ro­sos lla­ma­dos a la no co­la­bo­ra­ción con los ocu­pan­tes y sus asis­ten­tes lo­ca­les.

El dia­rio Ve­cer­ni Praha pu­bli­có los “Diez man­da­mien­tos”: 1) No lo sé, 2) No co­noz­co eso, 3) No lo di­ré, 4) No lo ten­go, 5) No sé ha­cer­lo, 6) No se lo da­ré, 7) No pue­do, 8) No iré, 9) No se lo en­se­ña­ré y 10) No lo ha­ré.

Pa­ra in­ten­tar blo­quear la ac­ción del ejér­ci­to y de los ser­vi­cios se­cre­tos so­vié­ti­cos, los che­cos y los es­lo­va­cos blan­quea­ron con cal las se­ña­les de to­do el país y las pla­cas de las ca­lles, pa­ra re­bau­ti­zar­las “ca­lle Dub­cek”, por Ale­xan­der Dub­cek, el lí­der re­for­mis­ta.

Uno de tan­tos jue­gos de pa­la­bras na­cía del ape­lli­do del presidente che­cos­lo­va­co, Svo­bo­da, que sig­ni­fi­ca “li­ber­tad” en che­co y ru­so. En un pri­mer mo­men­to, Lud­vik Svo­bo­da apo­yó tí­mi­da­men­te las re­for­mas de Dub­cek, pe­ro aca­bó por acep­tar la “nor­ma­li­za­ción”.

“Bien­ve­ni­do, Svo­bo­da. ¿Ha traí­do al­go de li­ber­tad?”, es­cri­bie­ron los jó­ve­nes pra­guen­ses en una pa­red, an­tes de que re­gre­sa­ran des­de Mos­cú de los di­ri­gen­tes che­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.